x

Nos gustaría enviarte notificaciones de las últimas noticias y novedades

PERMITIR
NO, GRACIAS
X

La buena información es más valiosa que nunca | Suscríbete a infoLibre por sólo 1 los primeros 15 días

Buscador de la Hemeroteca
Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Olvidaste tu contraseña?
infolibre Periodismo libre e independiente
Secciones
Facebook

Una auditoría encargada por Facebook acusa a la red social de permitir a Trump "sembrar confusión" e interferir en las elecciones de EEUU

  • "Si bien Facebook ha creado un mecanismo robusto para erradicar actores extranjeros que ejecutan campañas coordinadas para interferir en los procesos democráticos en EEUU, ha tomado decisiones que dejan nuestras elecciones expuestas a la interferencia del presidente", asegura el informe
  • El examen, elaborado durante los últimos dos años por un bufete de abogados, asegura que la red social "representa importantes retrocesos" para los derechos civiles

Publicada el 09/07/2020 a las 18:30 Actualizada el 10/07/2020 a las 10:16
Donald Trump durante su encuentro en la Casa Blanca con Mark Zuckerberg el pasado mes de septiembre.

Donald Trump durante su encuentro en la Casa Blanca con Mark Zuckerberg el pasado mes de septiembre.

EP

Una auditoría externa encargada por Facebook desgrana durante 89 páginas todo lo que tiene que mejorar en esta red social en materias que van desde la responsabilidad en los derechos civiles, las elecciones, las prácticas publicitarias o la privacidad. Este informe acusa, entre otros muchos aspectos, a la plataforma de tomar "decisiones políticas" que permiten al presidente de Estados Unidos, Donald Trump, interferir para "sembrar confusión y evitar la votación" durante los próximos comicios en el país que se van a celebrar en noviembre. "Si bien Facebook ha creado un mecanismo robusto para erradicar activamente actores extranjeros que ejecutan campañas coordinadas para interferir en los procesos democráticos en EEUU, ha tomado decisiones que dejan nuestras elecciones expuestas a la interferencia del presidente", explica este informe en clara alusión al escándalo de Cambridge Analytica que afectó a la compañía tras los comicios de 2016.

Este examen externo [consultar aquí íntegro en inglés] al que ha sido sometido la plataforma ha estado dirigido por la abogada de derechos civiles y consultora independiente Laura Murphy y por la abogada Megan Cacace, del bufete Relman Colfax, especializado en combatir la discriminación y la segregación. Elaborado desde el año 2018, este texto, el tercero que elaboran, trata múltiples temáticas que van desde las elecciones y Trump, pasando por la diversidad hasta la moderación del contenido y las prácticas publicitarias.

"Específicamente, tenemos serias preocupaciones de que la combinación de la decisión de la compañía de eximir a los políticos de la verificación de los hechos y los precedentes establecidos por sus recientes decisiones sobre las publicaciones del presidente Trump, deja la puerta abierta para que otros políticos usen la plataforma para interferir con la votación", asegura este informe publicado este jueves por la propia tecnología que también señala que "los políticos son libres de engañar a la gente sobre los métodos de votación oficiales y se les permite con impunidad incitar a la violencia contra los grupos que abogan por la discriminación racial justicia". "Esto no es un buen augurio para el ambiente hostil de votación que Facebook puede facilitar en Estados Unidos", explica el documento que también admite que les preocupa que "los políticos y cualquier otro usuario capitalice las brechas políticas" para suprimir el voto en función de "raza u otras características".

La auditoría critica abiertamente que Facebook no retirará unas publicaciones de Trump del pasado mes de mayo en las que calificaba los votos por correo de los estados de Michigan y Nevadas como "ilegales" y ofreció información falsa sobre cómo obtener estas papeletas ya que incumplía la política de la plataforma sobre la supresión de votantes, la incitación a la violencia y el discurso del odio. El informe también pone de relieve el hecho de que el pasado mes de junio, el CEO y fundador de la red social, Mark Zuckerberg, diese marcha atrás y permitiese desactivar los anuncios electorales o políticos de los candidatos a la presidencia, de 'Super PAC' -organizaciones que recaudan fondos y los destinan a apoyar a un candidato- o cualquier organización política. A pesar de este anuncio, la auditoría señala que "Facebook no ha revertido las decisiones sobre las publicaciones de Trump", por ello, los autores del informe aseguran estar "profundamente preocupados" por el precedente que se establece.

Por su parte, el imperio tecnológico al mismo tiempo que ha publicado este informe también ha incluído sus propios comentarios en boca de Sheryl Sandberg, directora de operaciones y número dos de la compañía que reconoce que aún tienen "un largo camino por recorrer" pero que están "progresando". Concretamente, sobre el tema de la injerencia en las elecciones, afirma que Facebook ha ampliado sus políticas de supresión de votantes y ahora prohíben las "amenazas de que la votación resulte afectada por intentos de interferencia coordinada, que se sabe que intimidan y desmovilizan a los votantes". Asimismo, recuerda que ahora la red social incluye un enlace en las publicaciones de temática electoral al centro de información de votación.

Zuckerberg explicó a sus empleados el pasado mes de junio su intención de no hacer nada con respecto a algunas de las publicaciones de Trump durante las protestas por el asesinato de George Floyd ya que que se trataba de una "decisión difícil" pero que era "bastante exhaustiva" ya que Facebook no se quería erigir como "árbitro de la verdad". El líder del imperio tecnológico aseguró en aquel momentos que los principios y políticas de plataforma que apoyan la libertad de expresión "muestran que  lo correcto es dejar las cosas como están" a pesar de que muchas personas se molestarían y los criticarían.

"Importantes retrocesos" en derechos civiles

A pesar de llevar dos años eleborando este informe, el momento de publicación coincide con un punto álgido en las protestas por los derechos civiles en Estados Unidos, materia al que el texto dedica muchas páginas. Según el documento, los autores han encontrado que las decisiones tomadas por Facebook "representan importantes retrocesos" en esta materia. Asimismo, advierten que, si las cosas no cambian, la red social podría convertirse en una "cámara de resonancia" del extremismo si no toman medidas más fuertes. En este punto, el texto recomienda a la compañía californiana hacer todo lo posible para evitar que sus algoritmos y sus herramientas eviten llevar a sus usuarios a la polarización.

"Cuando acordamos convertirnos en la primera compañía de redes sociales en realizar una auditoría de este tipo, con el estímulo de la comunidad de derechos civiles, nadie sabía que el informe final se publicaría en un momento en que la injusticia racial y la brutalidad policial traen millones de gente a la calle, tanto en casa como en el extranjero, para hacer campaña por el cambio", asegura Sandberg en un post publicado en la sección de medios de la tecnología y apunta que "tampoco teníamos idea de que se publicaría en un momento en que Facebook se ha enfrentado a fuertes críticas por parte de la comunidad de derechos civiles sobre el contenido de odio en nuestra plataforma y está sujeto a un boicot por parte de varios anunciantes". La número dos del imperio tecnológico deja claro que la red social "se opone firmemente al odio" y que quieren ser una lugar donde todos "puedan hacer oír su voz" es "fundamental" pero "eso no significa que sea aceptable que las personas difundan el odio". "Tenemos políticas claras contra el odio, y nos esforzamos constantemente por mejorar y acelerar su cumplimiento. Hemos progresado realmente a lo largo de los años, pero este trabajo nunca termina y sabemos qué gran responsabilidad tiene Facebook para mejorar y encontrar y eliminar contenido odioso", reconoce.

El informe también alerta de la falta de libertad de expresión en Facebook. "Elevar la libertad de expresión es algo bueno, pero debería aplicarse a todos. Cuando significa que los políticos poderosos no tienen que acatar las mismas reglas que todos los demás, se crea una jerarquía de discurso que privilegia ciertas voces sobre las voces menos poderosas. La priorización de la libre expresión sobre todos los demás valores, como la igualdad y la no discriminación, es profundamente preocupante para los auditores", explica el texto. "Desde el punto de vista de los auditores, el énfasis que hemos puesto en la libertad de expresión no ha sido equilibrado adecuadamente por el valor crítico de la no discriminación", resumen Sandberg sobre este punto de la auditoria.

Más contenidos sobre este tema




Lo más...
 
Opinión