X

Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es




Día del medio ambiente:

Ecología y progreso o desigualdad y riesgo

Observatorio de la Sostenibilidad Publicada 05/06/2017 a las 06:00 Actualizada 05/06/2017 a las 09:38    
Facebook Twitter Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios 2

Bosque de Itati (Navarra).

Bosque de Itati (Navarra).

Wikipedia

"El tren de la sostenibilidad ha dejado la estación. Suban a bordo o quédense detrás. Aquellos que no apuesten por la economía verde vivirán en un futuro gris".


Antonio Guterres, Secretario General de la Organización de Naciones Unidas, hablando sobre sobre cambio climático a los líderes mundiales.
1 de junio 2017


Escenario actual
Este año de 2017 viene marcado por la grave irresponsabilidad del presidente de EEUU, Donald Trump, de dejar el Acuerdo de París contra el cambio climático. Y, en España, por la visibilidad de algunos procesos relacionados con el cambio climático, que cada vez van a ser más frecuentes y severos.


En efecto, hay que destacar la grave sequía que afecta al sector agrario. Algún embalse, como el de Buendía, se encuentra al 13,85% a 30 de mayo, (mientras el año pasado estaba al 22% y la media de los últimos 10 años al 27%). El de Entrepeñas está al 15.7% (mientras la misma semana del año pasado estaba al 32% y la media de los últimos 10 años estaba a 40%). Hay que recordar que estos dos embalses son los que alimentan el trasvase Tajo Segura. Es decir: este año previsiblemente no se podrá trasvasar más agua. Esta situación de sequía, unida a las altas temperaturas de este mes de abril, va a afectar de una forma importante al país con previsibles aumento de riesgo de incendios forestales.

Por otra parte, y esto es una señal positiva aunque tomada de una forma tardía, acaba de anunciarse el inicio de la discusión de una nueva ley de cambio climático, dos años después del acuerdo de París. A la vez el Gobierno acaba de aprobar unos Presupuestos Generales del Estado con los mayores recortes que nunca se habían dado en medio ambiente y en cambio climático.

Estos hechos coyunturales sólo vienen a acentuar la crisis ecológica o ambiental actual, que presenta una magnitud e intensidad que se puede observar en las siguientes evidencias.

La costa, con grave riesgo por el cambio climático y sometida a una especulación brutal sólo detenida durante la crisis. Ya han subido las primas de los seguros para las propiedades en riesgo y las previsibles y enormes pérdidas económicas por erosión de costas por subida del mar, acidificación y temperatura (hasta el 3% del PIB en 2050). Pero no es sólo para el 2050. Ya podemos observar, en vivo y en directo, el desastre económico en el ecocidio del Mar Menor por mala planificación y gestión.

A pesar de ello, el último Gobierno del PP ha aprobado una ley que todavía va a posibilitar una mayor urbanización, indultando una serie de municipios de una forma aleatoria e iniciando una carrera sobre quién va a construir cada vez más cerca del mar en contra del propio turismo y olvidando los graves y crecientes riesgos  originados por el cambio climático. Hay que recordar que el turismo representa una parte importante del PIB y nosotros mismos estamos destruyendo su base física y ecológica.

Los ecosistemas forestales han sido abandonados a su suerte, con unas tasas de ordenación que no llegan ni al 10% del total, mientras los incendios siguen asolando el territorio según la climatología caprichosa de cada año. Como este, por ejemplo, con varias víctimas, millones y millones de euros perdidos y graves efectos ecológicos.

Respecto al cambio climático, nuestro país (según informes de la AEMA de 2014) ocupa el último lugar de toda Europa en cuanto a reducción de emisiones totales y el penúltimo en porcentaje de reducciones. Y esto contando la grave crisis económica. Es decir, los partidos gobernantes nos han colocado en el furgón de cola de la UE con el modelo productivo aplicado y además han implementado planes de asignación que beneficiaban a los que más contaminaban, como petroleras, cementaras o energéticas, en una nueva forma de aplicar la política ambiental: los que contaminan cobran. Tampoco ha habido ningún plan serio de adaptación al cambio climático ni en ciudades, ni en administraciones, ni en sectores económicos.

La calidad del aire ha sido despreciada por los gobernantes hasta la llegada de los ayuntamientos del cambio, a pesar de la enorme población afectada y de las evidencias de su afección a la salud. Han llegado multas desde Europa por esa mala calidad de aire en Madrid o Barcelona y ni siquiera se han aplicado protocolos serios de aviso a la población. La movilidad sostenible y el control de las emisiones de las industrias y las centrales energéticas tampoco se han enfrentado con valentía.

En biodiversidad sigue el declive. Imparable en grupos como anfibios o reptiles y otras especies. Y aunque en algunas especies emblemáticas, como el lince, se ha detenido ese descenso, aún distan mucho de tener poblaciones suficientes y estables. Los linces siguen muriendo atropellados en unas cuantas carreteras o envenenados por una deficiente planificación del control de las medidas de protección. El lobo, especie emblemática de la península Ibérica, está extinguido en gran parte del país y se sigue cazando incluso en zonas protegidas, (muchas veces con el beneplácito de las autoridades e incluso por la propia administración). El oso solo sube ligeramente su población en uno de los tres núcleos donde existe, mientras sigue en grave peligro en las otros dos a pesar de las enormes sumas de dinero gastado. Ecosistemas de gran valor natural como humedales, bosques maduros o estepas siguen en peligro. Es cierto que se ha declarado una gran superficie protegida, si bien de una forma desigual, por comunidades autónomas, que ya ha merecido un apercibimiento por la UE y sin realizar una planificación integral. La mayoría de las amenazas que se ciernen sobre la biodiversidad están auspiciadas, si no diseñadas, desde las diferentes administraciones. El ciudadano de a pie contempla horrorizado cómo se legisla contra natura con sus propios impuestos. Estas amenazas sobre la biodiversidad tienen graves consecuencias para los humanos; sobre todo por aumento de plagas y parásitos (faltan aves, faltan depredadores).

El agua sigue siendo gestionada desde el aumento de la oferta y no desde la gestión de la demanda. Más como un recurso productivo que como uno renovable. Y resulta ser la gran olvidada, sobre todo respecto a la calidad. Muchos ríos siguen oliendo mal y esto es insostenible. La depuración de muchas poblaciones es inexistente, por lo que también vamos a pagar multas a la UE. La sequía de este año puede ser severa y el recurso será cada vez más escaso en un escenario de cambio climático. La falta de gestión científica del trasvase Tajo-Segura dará muchos problemas en el futuro. En la planificación se han primado las obras y se ha pospuesto las mejoras en el estado ecológico de las aguas y permitiendo numerosas excepciones a las normas. El cambio climático producirá menores rendimientos en cultivos para nuestra alimentación por aumento de temperaturas (almendro, olivo, denominaciones de vinos, lúpulo, abrevaderos para ganado, etc.) o  por más plagas a causa del calor (broca en café en Brasil) y su reflejo futuro en  precios y disponibilidad. También menos pescado por acidificación marina y contaminación por nitratos y residuos industriales; zonas muertas oceánicas, etc.

Otras acciones que inciden directamente sobre el medio ambiente como las infraestructuras y el desarrollo urbano están llenas de malas prácticas contra el medio ambiente. La burbuja inmobiliaria también era de infraestructuras. El AVE es carísimo, se ha hecho una de las mayores redes del mundo sin pensar en los costes de la infraestructura, ni por supuesto en los de mantenimiento. Hoy es directamente insostenible económicamente. La burbuja de los aeropuertos, la injustificada construcción de autopistas en concesión que hay que rescatar y la excesiva sobrecapacidad portuaria, chocan con el desmantelamiento directo de las infraestructuras ferroviarias para mercancías y viajeros que obligan a ir por carretera. Pese a todo ello el transporte de personas y mercancías sigue yendo, mayoritariamente, por carretera, y sobre todo en vehículo privado.

Respecto a planes de compra y contratación verde tampoco se ha avanzado. Tampoco se han evaluado la coherencia ambiental de las políticas públicas. Los dos partidos que han gobernado han tolerado los transgénicos, siendo España uno de los países europeos donde más han sido, y siguen siendo, utilizados.

Propuestas para un futuro más sostenible
Se trata de diseñar y realizar una nueva política de sostenibilidad que tenga como objetivo el rescate ecológico de España. El objetivo último es mejorar la calidad de vida de todos los ciudadanos, el aprovechamiento sostenible de los recursos, la defensa de los bienes comunes y el mantenimiento de la biodiversidad.

Las políticas económicas, de infraestructuras, agrarias, forestales, energéticas e incluso las de empleo, de fiscalidad, de I+D, de educación, de sanidad, etc. deberán tener en cuenta el medio ambiente, el cambio climático y la sostenibilidad. Lo mismo sucede con las empresas; hay sectores en los que el problema es mucho más evidente, como el agrario, el forestal, el energético o la construcción; pero también los servicios (¿alguien concibe el turismo en un sitio degradado?) y por supuesto a la banca o los seguros. Por ello es necesario realizar una planificación realista e innovadora y un tratamiento de choque que ayude a recuperar nuestro maltratado patrimonio natural y mejorar el degradado ambiente.

Hay que realizar un gran plan de rescate ecológico con el objetivo de restaurar y vertebrar el país. Este gran plan realizará infraestructuras verdes, que aseguren la conectividad ecológica entre diferentes zonas protegidas y con las zonas ecológicas de interés, como bosques, ríos y montañas; de esta forma se completará la planificación de la Red Natura. El plan debe de ser acompañado de políticas complementarias: se prevendrán los incendios forestales creando empleo estable durante todo el año con el fin de que no pase lo que previsiblemente sucederá en 2017; se respetará la biodiversidad, (por ejemplo, en la protección de grandes vertebrados; se limitará la velocidad en carreteras que pasen por zonas linceras), se protegerá por ley el lobo en todo el territorio; se impulsará un plan de depuración de todas las aguas residuales y de recuperación de la calidad ecológica de las masas de agua; se diseñara un plan contra la pobreza hídrica y se recuperará la gestión pública del agua.

Se realizará un plan de reducción de emisiones y de adaptación al cambio climático en ciudades y en sectores productivos mediante la colaboración de las empresas, los ciudadanos y la administración; y se deben programar actuaciones en las ciudades para aumentar la resilencia y se blindarán las infraestructuras estratégicas como las captaciones y depuración de aguas. Las administraciones deberán dar ejemplo de comportamiento responsable respecto al cambio climático iniciando los planes de actuación en cada una de sus áreas de responsabilidad.

Por otra parte se hará un plan de regeneración del medio rural para fijar población y asegurar la vida digna en el campo, aprovechando este grandísimo espacio sin utilizar que es un problema incluso de inseguridad nacional, fomentando la ganadería extensiva, potenciando la agroecología y recuperando suelo fértil arrasado por los nitratos de síntesis, etc. No diseñando macro granjas lecheras o implementando todavía más granjas porcinas, que nos hace el país más permisivo con instalaciones contaminantes de este tipo de Europa y que genera graves problemas sobre calidad de aguas y olores. La soberanía alimentaria deberá ir unida a este desarrollo rural sostenible, implementando políticas de alimentación en relación a las emisiones de gases de efecto invernadero como hacen otros países. Se potenciaría también la instalación de paneles solares fotovoltaicos y térmicos para fomentar el autoabastecimiento y la energía distribuida en todo el país, (se empezará, por ejemplo, con un millón de tejados solares, como en California o en Australia).

Se fomentará la economía circular, considerando los residuos como un recurso y no como un residuo, intentando desde el diseño del producto hasta su disposición final del mismo que tengan las mínimos impactos ambientales.

En infraestructuras se fomentará la intermodalidad entre el ferrocarril y los puertos y se gestionará de forma eficiente y sostenible las infraestructuras existentes y, sobre todo, los servicios públicos que sobre ellas se prestan, introduciendo obligatoriamente códigos de buenas prácticas ambientales en la gestión del tráfico y del trasporte. Se potenciará la gestión de la demanda y no la realización de nuevas infraestructuras como ha sucedido hasta ahora, buscando la mejora de la calidad de vida de los ciudadanos.

Las administraciones darán ejemplo de actuaciones de sostenibilidad, realizaran planes de compra y contracción verde, pondrán placas solares en todos sus edificios, fomentaran el transporte sostenible, abastecerán por ejemplo, a sus comedores y a los colegios con productos de agricultura ecológica. Se potenciará el comportamiento verde de las industrias propiciando un cambio de modelo productivo sobre todo en la industria agroalimentaria. Se prohibirán, por supuesto, soluciones basadas en el carbono o las que no se hayan evaluado los efectos ambientales adecuadamente, (es decir el fracking y los transgénicos), en todo el territorio. España sin ofrecer ventajas para la soberanía alimentaria perpetuando el modelo de monocultivo industrial insostenible dependiente de los combustibles fósiles (95% de toda Europa).

En definitiva se plantea un cambio de modelo energético y productivo que busque un modelo bajo en carbono, más basado en el silicio que en el carbono, es decir más ordenadores y más investigación y desarrollo. La protección del medio ambiente y la regeneración del medio rural crearán empleo productivo para el común.

El dar mayor importancia al medio ambiente deberá venir acompañado por un cambio en la Constitución. En efecto, este texto es de 1978, y cuando se aprobó no existían las Comunidades Autónomas ni la conciencia social sobre el medio ambiente, ni sobre la biodiversidad, ni existían las evidencias que hoy existen sobre el cambio climático. Disfrutar de una naturaleza protegida es un derecho ciudadano indiscutible y la Carta Magna debe darle acogida para que en el mismo contexto normativo que protege a las personas se encuentren ríos, bosques, montañas, especies y espacios que aseguren la supervivencia de la humanidad. Por ello, este rescate ecológico, implicará modificar la constitución.

Muchas de estas actuaciones aunque parezcan futuribles u opcionales son en realidad inevitables y obligatorias. Cuanto antes se hagan estas actuaciones, mejor. Es decir, cuanto antes se incluyan los elementos preventivos y de integración de los criterios ambientales y de sostenibilidad en la economía y en las políticas territoriales, más dinero ahorraremos. Igual que con el cambio climático o con la contaminación atmosférica en las ciudades que nos afecta a la salud, o en la prevención de los incendios forestales, existe el coste de no actuar que supera en mucho al de la prevención y al de la realización de actuaciones tempranas. Por todo ello, es preciso que la cuestión ambiental y la sostenibilidad sea tomada en serio por los diferentes gobiernos, (ayuntamientos, comunidades autónomas y estado) incorporándola en el núcleo duro de las actividades prioritarias tendentes a rescatar España.

Cualquier tipo de política pública que pretenda ser sostenible en el futuro deberá tener en cuenta el medio ambiente, la ecología y, por supuesto, los límites al desarrollo existentes en cada territorio. Necesitamos urgentemente que la defensa de nuestro bien común más preciado —el territorio debidamente equipado y mantenido— sea realmente una cuestión de Estado. La ecología no puede seguir siendo tratada como un problema de segundo nivel, marginada por las políticas económicas y las sociales. Esta ceguera atenta contra nuestra esencia de personas, como hijos de esa madre que nunca se queja….la Tierra. Es necesario un nuevo contrato social que incluya a los bosques, las aguas, las costas, como parte de nuestra naturaleza. Cuanto antes lo hagamos mejor.

El medio ambiente, la ecología y la sostenibilidad, hasta ahora olvidados, van a ser lo que genere empleo y lo que, a la larga, nos ayude a salir de la crisis económica y reduzca la crisis social. Apostemos por un futuro más sostenible. No sólo por nuestros hijos sino, sobre todo, por nosotros.

Ganamos todos.

www.observatoriosostenibilidad.com


Hazte socio de infolibre



2 Comentarios
  • paco arbillaga paco arbillaga 05/06/17 10:46




    Además de todas las observaciones que se hacen en este escrito para mantener la salud de nuestro planeta sería también conveniente cuestionarnos cómo consumimos como lo hace «Brenda Chávez, el consumo responsable para luchar contra la “economía cowboy”»:

    http://elasombrario.com/brenda-chavez-consumo-responsable/

    Una entrevista que no tiene desperdicio. Osasuna!



    Responder

    Denunciar comentario

    0

    1

  • COMO HACEMOS COMO HACEMOS 05/06/17 03:38

    El uso y el I+D+I de las energías renovables así como la ecología sostenible va a ser la locomotora económica de aquellos países que crean e inviertan en ello.
    Esto además de ser altamente beneficioso para todos genera y generará millones de puestos de trabajo de alta y media cualificación.
    En España por desgracia, hay unos DEMONIOS infiltrados que tratan que nuestra patria se arruine a base de ponerle el impuesto al sol.
    Recordemos que nosotros estábamos en las posiciones de cabeza en Energía Solar hasta que llegaron estos seres del AVERNO y se cargaron todo a favor de las empresas altamente contaminantes.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    1

Lo más...
 
Opinión
  • @cibermonfi Javier Valenzuela Javier Valenzuela

    ¿Hacia un Estado de Excepción?

    La libertad, primera víctima del emponzoñamiento de la crisis política catalana. A uno y otro lado del Ebro.
  • En Transición Cristina Monge Cristina Monge

    ¿Irán los catalanes a votar en bici?

    La cuestión no es baladí, porque la forma en la que nos movemos representa el 40% de las emisiones de CO2 y es una de las principales causas de contaminación atmosférica en nuestras ciudades.
  • Verso Libre Luis García Montero Luis García Montero

    Madrid

    Pido que me comprendan si me niego a aceptar la caricatura facha de Madrid que se utiliza estos días en muchas declaraciones, porque yo he vivido y vivo en otro Madrid y me reúno a hablar de poesía o a tomar cerveza con otro Madrid.
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.
facebookLibre