X

Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es




Verso Libre

Las organizaciones y la sociedad

Publicada 11/03/2018 a las 06:00 Actualizada 10/03/2018 a las 18:08    
Facebook Twitter Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios 77

Rajoy está en el poder. Donald Trump está en el poder. Italia se descompone en forma de circo. El capitalismo está volcado en una avaricia extrema que ejerce con más impunidad cada vez y con unos Estados que trabajan a su servicio, desregulando los amparos públicos y regulando las normas de favor para los bancos y las multinacionales. Esto es lo que hay.

Bueno… hay otras cosas. Creo que merece la pena considerar también que, en esta agitación insaciable de la impunidad capitalista, la derecha sigue acumulando poder y las organizaciones de izquierdas, los sindicatos y los partidos que todavía buscan una capacidad de intervención en la realidad acaban siendo el chivo expiatorio. Se ven sometidos a agresivas campañas de desprestigio. Parece que su única defensa en momentos convulsos pasa por adoptar un perfil bajo mientras cruza el huracán o poner su vela allí donde sopla el viento sin capacidad para protagonizar una meditación colectiva.

En el deseo de la izquierda que pretenda intervenir en la realidad, y en su obligación de no ser una simple quimera de buenas intenciones, resulta imprescindible detenerse a pensar la articulación del tejido social y de las organizaciones políticas o sindicales. Creo que buena parte de lo que está ocurriendo procede de un primer error: la desconexión de las cúpulas de los partidos de izquierdas, integradas en las esferas oficiales, del mundo real de la gente. Eso ha dañado de manera grave a la socialdemocracia europea; pero no sólo a ella, porque el fenómeno ha afectado a organizaciones menos fuertes. Hay direcciones expertas en provocar y ganar batallas fraticidas para asegurarse el control interno en la izquierda de la izquierda, aunque eso suponga el alejamiento de un horizonte social más amplio.

Pero creo que ahora estamos sufriendo un segundo error, una tentación suicida: pensar que la movilización social puede prescindir de las organizaciones políticas y sindicales. Si el primer error conduce a una pérdida de poder social, el segundo nos empuja a la ley del más fuerte, al desamparo ante el totalitarismo neoliberal que ejerce el poder mediático. La mezcla de los dos errores está poniendo el mundo en manos de personajes como Donald Trump o como los variados sustitutos de Berlusconi.

Me llama la atención que una parte de los medios, bien acompañados como siempre por el infantilismo izquierdista, hayan querido analizar la magnífica movilización social del 8 de marzo como si se tratase de un fracaso de los sindicatos mayoritarios. Hay personas acostumbradas a opinar sobre la clase obrera sin haber visto un obrero en su vida o sin haberse parado ni un segundo en meditar sobre las condiciones del mundo real y la situación de las fuerzas del trabajo en la economía especulativa. Tampoco analizan las consecuencias de unas leyes laborales de rotundidad capitalista que hacen muy difícil defender a los obreros de la prepotencia empresarial. Los sueldos miserables se mezclan hoy con la libertad de despido. Y, en estas condiciones, es muy grave arriesgar una soledad propia o la vida cotidiana de la gente en muchos centros de trabajo. La cuestión se agrava si consideramos la feminización de la pobreza y la explotación de la mujer en sectores muy desamparados.

Los sindicatos minoritarios que convocaron 24 horas de huelga, además de querer apropiarse de un movimiento feminista triunfante por su transversalidad, debieran tomarse en serio un dato: su huelga no fue seguida de manera real ni siquiera en las empresas donde tienen representación sindical. Hay dos errores clásicos de la izquierda: el acomodarse sin dar la batalla o el infantilismo de darla donde está perdida de antemano.

El debate feminista puede ser abordado desde puntos diversos. El patriarcado es ya una estructura muy incómoda en una sociedad en la que buena parte del dinero, el consumo y las audiencias tienen rostro de mujer. Como existe el machismo económico real, se debe aprovechar esta nueva dinámica. Cualquier paso hacia la igualdad de género que venga por ahí me parece una buena noticia, como fue una buena noticia que los partidos socialdemócratas decidieran defender los derechos civiles feministas para compensar su abandono de otras luchas sociales. Peor hubiera sido su parálisis completa, ya que no estamos en condiciones de rechazar ningún avance. Perola izquierda no puede olvidarse de su necesidad de integrar la lucha por la igualdad de género con su lucha por la igualdad económica.

Ya sé que voy contra corriente, pero me parece que los sindicatos mayoritarios han acertado en su forma de pensar el 8 de marzo: 1) No han querido apropiarse de una lucha feminista transversal. 2) Han articulado la participación obrera en las reivindicaciones con paros de dos horas y miles de asambleas, dinámica que ha permitido un aire de triunfo del pensamiento feminista en el ámbito laboral. Y 3) Han movilizado a la sociedad para contribuir a la asistencia masiva en las manifestaciones.

Vuelvo a repetir: si malo ha sido que las cúpulas organizativas de la izquierda se hayan separado de la gente durante años, peores van a ser los movimientos sociales separados de unas organizaciones imprescindibles en la izquierda democrática.

Y me voy a repetir una vez más lo siguiente, para enseguida corregirme: no hay mayor aliado de la derecha que un tonto de izquierdas. Esta vez lo voy a decir de otro modo, porque me incomodan los intelectuales elitistas que se pasan la vida despreciando a la gente: vamos a guardarnos de los que van de listillos porque no suelen saber de lo que hablan.


Hazte socio de infolibre



77 Comentarios
  • Arkiloco Arkiloco 14/03/18 13:14

    Dax: En forma de preguntas planteas una serie de ideas que tienen cierto interès pero que a mi me resultan más significativas por las preocupaciones que parecen reflejar que por las preguntas en si. Tendría que hacer un esfuerzo de interpretación para vincularlas con la necesidad de "readaptación" que se reclama e, incluso, con los llamados "errores del pasado". En todo caso, es abandonar el terreno de las ideas generales o muy generales en el que estabamos para entrar en cuestiones muy concretas y sobre las que, de forma muy sinuosa, igual llegabamos a temas más de fondo y que, necesariamente, nos llevarían a tener que hacer un incursión por la historia y por los grandes cambios que se han producido en el mundo en las ultimas decadas. Pensar que quienes llevan años en eso no reflexionan o no tienen en cuenta las dificultades que tienen para llevar adelante su tarea es muy propio de quien llega y piensa que hay que "replantearselo todo" y que"todo o casi todo" es un problema del medio o el mecanismo con el que pretendemos conseguir unos fines. Es un tema sobre el que hay muchas reflexiones, internas y externas a los sindicatos, y para orientar te planteo otra forma de reflexionar sobre esto u otra perspectiva. Los sindicatos llevan readaptandose mucho tiempo a lo que podriamos llamar "media" de la conciencia y expectativas de los trabajadores-ciudadanos-consumidores, realmente existentes. Y a las funciones de representación, mediación e intervención que los Estados del Bienestar les reconocen en su ámbito. Muy lejano del papel que cumplian cuando eran extensiones de partidos socialistas-comunistas que tenían como objetivos la reforma-ruptura con el orden capitalista y ciertas teorizaciones que hacían del "trabajador" el sujeto del cambio. Buen y amplio berenjenal. Esto remite a una cuestión fundamental y que afecta igual a sindicatos que a fuerzas politicas: cual es, qué caracteristicas tiene y dónde esta el "sujeto" de ese cambio y que debe sustentarlo y cuales son sus expectativas y motivaciones. Hasta donde quiere llevar el cambio y cuanto quiere invertir y arriesgar en el mismo. Mejor o peor expuesto aquí hay otro y bien complicado jardín. No voy a pisarlo.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 3 Respuestas

    7

    3

    • Arkiloco Arkiloco 14/03/18 13:16

      Sobre tus preguntas no tengo muchas respuestas y sobre todas ellas tendría que hacer consideraciones generales. Llevo mucho tiempo en el compromiso politico pero nunca he formado parte ni de las grandes organizaciones sindicales ni de los grandes partidos. Se ha desarrollado en organizaciones pequeñas y en los movimientos sociales. Así que desconozco que medidas se han tomado o se toman para combatir la corrupción. Supongo que todos están avisados. No obstante creo que habría que discutir más a fondo las diferencias entre una corrupción ligada al enriquecimiento personal y la vinculada a la financiación de organizaciones. No para juzgar a una más aceptable que la otra sino porque remiten a problemas y medidas para combatirla distintas. Y luego hay otro tipo de corruptelillas sobre las que se habla menos y que parecen peajes que hay que pagar para que las cosas funcionen y sobre las que hay bastante tolerancia o están muy normalizadas. Y tendrá que hablar sobre problemas nunca resueltos alrededor de las exigencias de profesionalización y especialización y la representación politica o sindical. Reconozco que no se que es eso de "replantearselo todo" y que sobre las "nuevas formas de lucha" siempre ha habido más paja que sustancia. No conozco formas de lucha no "tradicionales" y si formas de lucha con indumentarias, lenguajes y formas acordes con los cambios culturales y tecnologicos que se van produciendo. Es un hecho, por ejemplo, y que indica muchas cosas, la poca tolerancia existente hoy o el rechazo muy generalizado hacia formas que incluyan la violencia en su expresión. Sobre como ser útiles o llegar a trabajadores que no están en grandes empresas, parados, precarios y tal, te aseguro que cualquier idea sería bienvenida pero, como ya señalé, es muy dificultoso. Y si se organizan al margen de esas organizaciones pues estupendo y quizás tenga que ser así. Sobre eso ya me explayé. Y sobre las muchas discusiones que siempre ha habido alrededor de las huelgas que te voy decir. Te podría hacer un catalago muy extenso sobre todas las pegas y contradicciones, sobre eficacia y calculadora, en la producción o en los servicios, en lo privado o en lo publico...

      Responder

      Denunciar comentario

      Ocultar 2 Respuestas

      5

      3

      • Arkiloco Arkiloco 14/03/18 13:28

        Quería decir y para acabar que discutir sobre las huelgas solo en terminos de eficacia o monetarizandolas, seguramente no se harían huelgas. La huelga es y expresa o puede expresar muchas cosas que no se pueden reducir a esas cuestiones aunque siempre hay que tenerlas en cuenta. Yo lo que se es que hacer o impulsar una huelga es siempre muy dificil y que somete a los protagonistas a una gran lucha interior y, a veces, violencia respecto a su sentido del orden, de la obediencia y de los riesgos. Y que es muy dificil articular convenciendo a todos y satisfaciendo todos los intereses y objetivos. Solo hay que pensar en el dudoso resultado de ciertas huelgas en el sector servicios, donde las consecuencias las pagan clientes o usuarios y que puede usarse con facilidad en contra de quienes la impulsan. En fin, tema amplisimo, a ejercer con responsabilidad y mesura y que siempre será objeto de controversia. Sus resultados también. Si a ti se te ocurren otros metodos "nuevos" y que eviten las contradicciones sería maravilloso. Yo, en general, lo que siempre ha conocido han sido todo tipo de argumentos para no hacer huelga. Algunos hasta se revestían de ser los más extremistas de la izquierda o superarnos a todos por la izquierda. Hay para hacer toda una historia sobre esto y algunos capitulos son muy divertidos. Hasta otra.

        Responder

        Denunciar comentario

        7

        3

      • Arkiloco Arkiloco 14/03/18 13:17

        Quería decir y para acabar que discutir sobre las huelgas solo en terminos de eficacia o monetarizandolas, seguramente no se harían huelgas. La huelga es y expresa o puede expresar muchas cosas que no se pueden reducir a esas cuestiones aunque siempre hay que tenerlas en cuenta. Yo lo que se es que hacer o impulsar una huelga es siempre muy dificil y que somete a los protagonistas a una gran lucha interior y, a veces, violencia respecto a su sentido del orden, de la obediencia y de los riesgos. Y que es muy dificil articular convenciendo a todos y satisfaciendo todos los intereses y objetivos. Solo hay que pensar en el dudoso resultado de ciertas huelgas en el sector servicios, donde las consecuencias las pagan clientes o usuarios y que puede usarse con facilidad en contra de quienes la impulsan. En fin, tema amplisimo, a ejercer con responsabilidad y mesura y que siempre será objeto de controversia. Sus resultados también. Si a ti se te ocurren otros metodos "nuevos" y que eviten las contradicciones sería maravilloso. Yo, en general, lo que siempre ha conocido han sido todo tipo de argumentos para no hacer huelga. Algunos hasta se revestían de ser los más extremistas de la izquierda o superarnos a todos por la izquierda. Hay para hacer toda una historia sobre esto y algunos capitulos son muy divertidos. Hasta otra.

        Responder

        Denunciar comentario

        4

        3

  • Delgiot Delgiot 13/03/18 00:32

    Hace bastante que no entro por este medio ni comento nada, evidentemente. Me han sorprendido, bastante, dos comentaristas a los que no había leído hasta hoy, no se si porque son nuevos en infolibre o por no coincidir, que son Ataio y vaaserqueno. Me han gustado mucho, la verdad, y quería plasmarlo aquí.
    Dicho esto, quería hablar sobre la izquierda en España.
    Yo entiendo la izquierda como una corriente política que trata de humanizar a un estado, hoy visiblemente deshumanizado, y que trabaja por conseguir una sociedad igualitaria en el que todos los ciudadanos tengan exactamente los mismos derechos, deberes y oportunidades para prosperar dentro del marco de unas leyes y una constitución que garantice unos derechos básicos fundamentales inherentes a cualquier ser humano independientemente de su condición, nacionalidad, raza o credo. Por eso considero a cualquier partido neoliberal fuera de esta definición y, por tanto, alejado de la izquierda, independientemente de la etiqueta con la que quiera definirse de cara al público. Ese es el caso, por ejemplo del psoe, que fue el primer partido neoliberal que ejerció en este país debido a sus políticas privatizadoras. Con esto no quiero decir que no hayan realizado algunas políticas de izquierda, pero eso no los define como tales. Por tanto considero que España ha carecido de una izquierda real durante mucho tiempo. Luego tenemos el caso de IU, que aunque su mensaje y propósito era acertado no ha conseguido trasmitir a la gente su mensaje y siempre ha sido un partido residual inmerso en innumerables batallas internas y esa desunión tiene sus consecuencias, electoralmente hablando. Los sindicatos funcionaron bastante bien en un principio pero, como decía Tolkien en su famosa trilogía, el poder corrompe y los principales sindicatos se corrompieron hace ya mucho. Yo mismo fui testigo de ver cómo, en un ERE de telefónica, CCOO y UGT cobraban por cada despido. Hubo sindicatos muy comprometidos, como CNT, pero se los cargaron. Hoy, los sindicatos solo son útiles en organismos públicos. (sigue, perdón)

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    5

    8

    • Delgiot Delgiot 13/03/18 00:33

      Hay que replantear los sindicatos desde cero. La última reforma laboral les ha quitado mucho poder y hay que recuperarlo, pero eso sólo será posible reinventando la lucha de los trabajadores, uniéndolos, y encaminándolos a un propósito único. Y para eso hace falta apoyo político. Me estoy enrollando mucho... y creo que el mensaje está claro. Saludos

      Responder

      Denunciar comentario

      5

      7

  • Ataio Ataio 12/03/18 19:49

    Considero excesivamente benévolo y poco realista decir que las élites socialdemócratas han desconectado de la realidad social. Además han participado ( cuando no comandado ) de los gobiernos que , como usted bien dice , han regulado en contra de lo social y a favor de la banca y el capital.
    Es decir,se han desnaturalizado en tanto que han aplicado políticas neoliberales renegando de sus esencias. Mermando muy mucho el estado de bienestar que aportaron en otras épocas.
    Por desgracia , las batallas fraticidas parecen ser un mal endémico de las izquierdas ( aunque no solo ). Hace poco hemos vivido" la muerte y resurrección" del anhelado Don Pedro II. A mi me disgusta muchísimo. Pues mi utopía personal (creo que la de algunos más) es la "unidad de acción de la izquierda y el progresismo". A algunos les salen ronchas cuando escuchan UNIDAD, lo siento por ellos.
    De los sindicatos no puedo opinar porque desconozco bastante el tema. Solo me llega la leyenda negra de que viven del cuento y solo sirven para los empleados públicos. Opino que son muy necesarios , hoy más que nunca . Si se han de renovar , refundar o reestructurar que lo hagan.
    Como experiencia personal diré que en 4 años que llevo trabajando a través de ETT en una empresa mediana , 150-200 trabajadores , aparte del calendario laboral y algún anuncio para cursos gratis de carretillero en el tablero del comedor , no se sabe nada de ellos. Y hay por ejemplo serios problemas de toxicidad ( no se paga plus de la misma ).
    De su relación con la huelga general feminista , creo que ha sido una inmejorable ocasión perdida de hacer una gran huelga que tiene más que merecida el corrupto PP. Con dejar la cabecera de las manifestaciones y los comunicados públicos a las mujeres . Creo que se hubiese entendido que las
    lideresas eran ellas.
    Sigue ( con perdón ).

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    17

    11

    • Ataio Ataio 12/03/18 21:12

      La relación de los movimientos sociales con la izquierda y los sindicatos debe ser de COLABORACIÓN.
      Puesto que cualquier intento de integración de los mismos en los partidos rompería su carácter transversal destruyendo así su esencia aglutinadora.
      Los partidos deben canalizar las aspiraciones institucionales de los movimientos. Y estos deben ejercer presión social para alcanzar los objetivos comunes.
      Desde mi prisma de la UNIDAD . El más tonto es el que deja que su voto se pierda porque antepone sus exquisitos matices a un mínimo de convergencia. Claro está que habemos muchos tontos , depende del prisma. En cualquier caso coincido con el coronel Dax , bienvenidos todos los tontos , si es por el bien común.Suscribo sus comentarios.
      Coincido bastante con Bidebi. Discrepo con lo de "la rebelión catalana como movimiento social". A mi entender ha habido mucho de institucional en ese movimiento.Y si bien hay una parte del independentismo que obedece a un sentimiento popular, hay otra que ha ido de arriba a abajo , de la élite al pueblo. De una forma además cínica y oportunista.
      Reducir la izquierda a Podemos es exagerado. Las élites de partidos y sindicatos clásicos no son de izquierdas , pero en sus bases , hay mucha izquierda.
      Sacralizar lo nuevo por nuevo y demonizar lo viejo por viejo es mucho simplificar. Hay en lo viejo experiencia y sabiduría que lo nuevo no puede despreciar. Lo nuevo debe liderar el cambio asimilando y respetando lo viejo. Las dinámicas de poder no atienden estas razones pero se debe intentar.
      PD: Quien mucho te quiere te hará llorar.

      Responder

      Denunciar comentario

      16

      12

  • vaaserqueno vaaserqueno 12/03/18 10:20

    Yo creo que no hay una sola causa de la deriva de la izquierda, en el caso de los sindicatos, la pérdida de fuerza en la época del estado de bienestar en la que dejamos de ser obreros cuando nos ascendieron a clase media y nos lo creímos, combinada con el desarrollo de la clase sindical privilegiada cada vez más numerosa en las estructuras internas de los sindicatos y cada vez más desconectada de la realidad laboral y social como dice D. Luis. Quien conozca los sindicatos por dentro sabrá de lo que hablo, el sistema electoral sindical adolece de democracia, es un ecosistema cerrado en el que priman las prebendas y los favores para conseguir votos, lo que lleva al desprestigio de la actividad sindical porque no se prima el compromiso con la lucha sindical, sino el compromiso con el jefe de turno, y digo el en masculino, porque la igualdad en los sindicatos de clase se ha quedado en el mismo sitio que en resto de las instituciones. La desidia social y la sindical se retroalimentan. En estos tiempos de crisis los sindicatos, si hubieran sido medianamente inteligentes, podrían haber recuperado protagonismo reformando sus estructuras y sus cuadros y haciendo propuestas interesantes, pero las fuerzas se les van en mantener esas macroestructuras elefantiásicas que han tenido que crear para mantener a tod@s a quienes se deben favores. Los sindicatos son necesarios, pero tienen que replantearse o terminarán desapareciendo para alegría del capital y la clase trabajadora tiene que despertar de su letargo.

    Responder

    Denunciar comentario

    20

    9

  • Coronel Dax Coronel Dax 11/03/18 18:54

    2 de 2. ¿Hace cuántos años que no vemos a estos sindicatos a la ofensiva? ¿Cuándo se han preocupado por el trabajo de los autónomos, de las kellys, de los trabajadores de las pequeñas empresas, de los más desfavorecidos, en suma?

    Algo parecido podemos decir de los partidos socialdemócratas, el PSOE y ERC. Tanto en los sindicatos como en estos partidos quedan muchos miembros y simpatizantes muy válidos y que creen en un proyecto de izquierdas, de mayor justicia social, pero que no confían en otros proyectos más nuevos. O que tienen que dar de comer a su familia y es menos arriesgado continuar en el partido de siempre. No lo digo en tono despectivo, el salto al vacío rara vez lo dan los que no tienen un colchón debajo por si las moscas. Y hay que contar con ellos, aunque tengamos que desconfiar de las direcciones de esos partidos y de esos sindicatos.

    No sé a quién se refiere como “tonto de izquierdas” y los “intelectuales elitistas”. En mi opinión se puede ser discrepante o disidente con la dirección actual de nuestro partido, pero yo sería respetuoso con los dirigentes. Han sido elegidos, aunque pensemos que estén equivocados en sus planteamientos. Demos la batalla cuando toca, cuando haya que renovar los órganos de dirección. Mientras tanto rememos todos en la misma dirección, es lo que toca. A mí no me sobran ni los tontos ni los elitistas. Ni los que votan al PSOE, a UP, a Compromís. Ni siquiera los que votan a ERC, las CUP e incluso a Bildu. Aún más, ni los todavía más “tontos” que han votado a C's siendo gentes de izquierdas. Sean ateos, agnósticos, cristianos o de otras religiones, no es posible hoy tener una mayoría sin contar con todos. Sólo nos sobran los traidores y los corruptos. A los demás los necesitamos atraer a todos para un proyecto común.

    Un saludo.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 20 Respuestas

    12

    38

    • Arkiloco Arkiloco 11/03/18 22:39

      Hoy somos ubicuos Coronel. Y debe ser que me va la marcha, coincidiendo allá y discrepando, y mucho, acá. Y aclaro que mi discrepancia no supone defender lo que dice Garcia Montero aunque tenga cercania sentimental y mucha comprensión sobre lo que dice, ni defender a los "sindicatos" o al "sindicalismo", en abstracto. Las criticas o problemas que se plantean alrededor de la profesionalización, burocratización, endogamia, dependencias del Estado y otras cuestiones, son muy viejas y se pueden hacer extensibles a partidos, incluso muy asamblearios o nuevos, o a las ONGs. Temas y problemas tan viejos como indispensables para que se produzca el cambio y la renovación y aunque sea renovando o repitiendo viejos debates. Manifiesta, también, que lo "nuevo" es, sobre todo, una circunstancia y no, necesariamente, aunque a veces lo sea, una virtud. Lo nuevo se caracteriza porque deja de serlo muy pronto aunque el aspecto juvenil se puede mantener mucho tiempo si no hay que lidiar con las cosas feas de ejercer responsabilidades y, en general, por estar alejado del poder. Tras este prologo que vete a saber a que viene te digo que mi discrepancia es mucho cansancio de escuchar esta critica o discurso facilón sobre los sindicatos, deficiencias y limitaciones y que, con matices e intenciones distintas, por supuesto, se emite por derecha e izquierda. Comprendo los calificativos que utiliza Luis sobre los "tontos de izquierda" y los "intelectuales elitistas" porque los utiliza alguien que lleva mucho tiempo en el compromiso politico, que ha conocido realidades muy diversas y habla con el conocimiento de quien ve los problemas y dificultades desde dentro y ha invertido mucho tiempo y sentimientos en esas causas. Yo podría utilizar ese termino porque creo entender lo que quiere decir y porque conozco a miembros de las dos clases. Pero prefiero decir que ciertas criticas manifiestan muy poco conocimiento o reflexión sobre lo que tratan y, sobre todo, una exterioridad espectacular, la poca experiencia de un recien llegado o la distancia de quien ha sabido mantenerse juvenil a base de no pringarse y no comprobar cuan dificil es construir un sindicato combativo y siempre a la ofensiva.

      Responder

      Denunciar comentario

      Ocultar 9 Respuestas

      19

      22

      • Arkiloco Arkiloco 11/03/18 23:31

        En ese discurso facilón no falta la referencia a un pasado que habría sido ejemplar, lleno de autenticidad izquierdista y a la ofensiva. En este caso, que nostalgia por las CCOO de Marcelino Camacho, Joer, Coronel, en aquellos tiempos a Comisiones y al mismo Marcelino, los considerabamos algunos reformistas en el peor sentido y burocratas y a estos sindicatos, organizaciones destinadas a domesticar a la clase obrera. Y firmaron los Pactos de la Moncloa y aceptaron no se cuantas reconversiones industriales con millares de despedidos y firmaban convenios sin contar con las asambleas. Y, y, y... Hoy puedo tener sobre aquello y otras cosas valoraciones algo distintas pero lo que creo es que el declive de los sindicatos, todos, hasta los combativos, su crisis, la de la izquierda, que también es vieja en muchos aspectos, que no sean "ofensivos" o que no lleguen a parados, autonomos, precarios o las Kellys (habría que conocer cuanto hay de asesoramiento y apoyo sindical tras esas luchas, a autonomos y precarios que no sale a la luz) tiene poco que ver con ese pasado, su burocratización o su falta de renovación. Y digo poco y no digo que no tengan que renovarse o que haya que dejar la critica a su labor. Pero lo fundamental son los grandes cambios que se han producido en el mundo a raiz de la globalización, en el trabajo y su sentido y en los trabajadores. En como se rompieron unas reglas de juego que, precarizando, subcontratando, deslocalizando, fragmentando el mundo del trabajo... aumentaron la asimetria del poder en el mundo de la producción, nos quitaron suelo que nos daba fuerza para pelear y, derivado de esa impotencia, redujeron el prestigio de los llamados "sindicatos de clase". Unido esto a cuestiones generales alrededor del socialismo y sus utopias o la asimilación dentro del Estado del Bienestar de muchas de las reivindicaciones clasicas del sindicalismo. Todo esto muy extenso, con muchas derivaciones y con experiencias o desarrollos diversos según los paises. Pero vete a ser "ofensivo" en la G Motors de Zaragoza que amenaza con pirarse, trata de atraer a autonomos o precarios que, o trabajan en soledad o entienden que sindicarse les perjudica para trabajar.

        Responder

        Denunciar comentario

        Ocultar 8 Respuestas

        18

        24

        • Arkiloco Arkiloco 12/03/18 00:54

          Vete, decía, a convencer a un autonomo que trabaja en soledad y en dura competencia con otros autonomos para que se afilie o pelee por los autonomos, o a un o una currante de McDonalds o de muchos curros en los que ni estan ni quieren estar mucho tiempo, para que se presenten como delegados sindicales o promuevan elecciones en el curro. En muchos casos, la ayuda solo podrá ser exterior o tratando de generalizar ciertas condiciones a través de convenios de aplicación obligatoria que unos sindicatos cada vez más debiles y con trabajadores poco dispuestos, por lo que arriesgan, a la movilización y al enfrentamiento directo con sus empresas y patronos, cada vez tienen más dificultades para defender. En un mundo donde se promueve la productividad y la competencia feroz y con lo que puedes ser muy critico pero que te avasalla todos los dias y que de multiples maneras te dice que "eso" o nada. Que si no pasas por el aro será peor y, lamentablemente, suele ser peor muchas veces. Es una situación muy complicada y es legitimo pensar que el problema está en esas organizaciones que no han sabido renovarse, que no se preocupan más que de la elite de los trabajadores o que viven de inercias del pasado. Y no es dificil constatar que el sindicalismo llamado de clase,si sobrevive, es porque todavía hay una masa importante de trabajo fijo y estable y estas organizaciones y ciertos derechos están recogidos en los derechos fundamentales de nuestras leyes. Creo que hay mucha complejidad en esto y que los sindicatos y sus dificultades de representación, actuación y movilización reflejan problemas de más envergadura, del conjunto de la izquierda y del estupor e impotencia que se manifiesta en este renovado capitalismo y para hacer frente a muchas injusticias a través de la politica y la lucha. Y en estas tesituras, con muchas preguntas y pocas respuestas, surgen las que creo son criticas faciles o se teoriza con cierta frivolidad sobre alternativas superadoras. Suelen coincidir en que deben ser "imaginativas", "nuevas", "transversales" o "pospoliticas" aunque casi nadie se atreve a desarrollarlo mucho o se ve que las teorias chocan cuando se pasa del papel a lo real.

          Responder

          Denunciar comentario

          Ocultar 1 Respuestas

          20

          24

          • Arkiloco Arkiloco 12/03/18 01:36

            Y para acabar, creo, bienvenido sea el debate, la renovación y nuevas formas de organizarse, denunciar, resistir y pelear. Habrá que pelear y seguir chocando, como las olas, contra las rocas. Pero por acotar esto tan extenso y diverso quiero referirme a las ejemplares luchas de las Kellys y otras que se citan. Que surjan al margen de las organizaciones sindicales (con matices que ya he señalado) es una prueba de que ciertas luchas o reivindicaciones ya no pueden ser canalizadas por ellas en este nuevo capitalismo y son manifestación de que estos escenarios hacen surgir nuevas formas de lucha. Y que ejemplifican que se puede y se debe pelear a través de los sindicatos o con la autoorganización. Y así parece que va a ser o tendrá que ser. Y mejor que existan estas manifestaciones y que siga habiendo y se siga apoyando a aquellos sindicatos con sus limitaciones y necesidades de renovación. Y es que, si miramos a aquellos, sus deficits y limites, no debería ser muy dificil constatar los deficits y limites de estas formas tan saludables de organizarse. Desde una mirada clasica se objetaría que carecen de "perspectiva global" o que están muy determinadas por unas reivindicaciones tan justas como limitadas a un sector, empresa o reivindicación. No es la mia. Luchan y punto, muestran caminos en una situación complicada y mucho de eso tiene el sindicalismo más "global" o de "clase". Pero habrá que coincidir en que aparecerán y desaparecerán, ojala que con mucha frecuencia, vinculadas a la consecución de determinados logros o por ser muy dependientes del periplo vital de los miembros o "miembras" más dinámicas. Y que hay muchos sectores en los que no aparecerán nunca o es extremadadamente dificil. Y que muchas cosas se pueden complementar. Y ahí sobran criticas faciles, contundentes en exceso o frivolas y que apelan demasiado a "imaginar". Pero eso si, lo de imaginar debe ser cosa de otros y lo que hay que imaginar solo se sugiere o se queda en "imaginar". Y así llevamos, imaginando, ni se sabe. El que ha pasado por muchos tajos y lleva mucho tiempo en esto, como Luis, pues eso, mira a muchos que imaginan y tienen "la alternativa" de aquella manera y como dije al princip

            Responder

            Denunciar comentario

            17

            19

        • Coronel Dax Coronel Dax 12/03/18 00:04

          Sigo manteniendo que los sindicatos han cometido muchos errores en las décadas pasadas, han actuado con mucha inercia. El enemigo ha cambiado las reglas del juego y ellos no han sabido adaptarse a esas nuevas reglas.

          En todo caso coincido con usted en mucho de lo que dice, y en todo caso tengo en alta valoración sus comentarios, Arkiloco, que están siempre muy bien argumentados. Un saludo.

          Responder

          Denunciar comentario

          Ocultar 5 Respuestas

          6

          9

          • Arkiloco Arkiloco 12/03/18 10:55

            Ok. Te comprendo y entiendo que no es facil explicar como se vinculan "errores del pasado" con dificultades del presente. Y entiendo que "el no han sabido adaptarse" comprende algun conocimiento o conocimientos que es laborioso exponer o lleva mucho tiempo o que alguien, no sabemos quien, posee y no acaba de trasladarlo a sindicatos y partidos. Entiendo todo esto y aún conozco más el vetusto mecanismo con el que tienden a "solucionarse" o a explicarse problemas complejos o sobre los que existen multitud de teorizaciones. Consiste en añadir muchos adjetivos a "la cosa" o usar verbos que pueden significar lo que queramos en cada momento y sin necesidad de tener que verificar nada. Un saludo y ya habrá tiempo y lugar para que nos lo vayas contando.

            Responder

            Denunciar comentario

            Ocultar 4 Respuestas

            9

            15

            • Coronel Dax Coronel Dax 13/03/18 09:16

              Arkiloco, tiene usted una parte de razón porque soy de los que creen que siempre se juzga con una cierta injusticia a los demás, y sobre todo cuando no se les conoce bien. Yo no soy sindicalista y desconozco su labor de todos los días. Entiendo que los sindicatos son un objetivo a destruir por el sistema, como lo puedan ser los de Izquierda Unida, los de Podemos o los dirigentes más honestos del PSOE. Y a fe que es una lucha desigual, no hay más que contemplar cómo está el panorama de las organizaciones de izquierda en toda Europa. Hay que jugar con el el juego sucio del equipo contrario y con el árbitro en contra.

              Dispongo de poco tiempo esta semana, pero le apunto algunas ideas que me he planteado sobre los sindicatos: ¿Son adecuados o son mejorables los mecanismos internos de detección y depuración de los corruptos? ¿Qué hacer para “llegar” a ser útiles a los trabajadores que no sean de grandes empresas como Opel, que no dejan de ser una minoría y no son precisamente los más vulnerables (sin duda gracias a que tienen detrás esos sindicatos)? ¿Son efectivos los mecanismos de lucha tradicionales o hay que replanteárselo todo? Por ejemplo, ¿se presiona de verdad a una empresa con una huelga cuando los servicios mínimos llegan al 90%, o al contrario, simplemente se la aligera de cargas salariales al tiempo que se penaliza económicamente a los huelguistas? Tengo muchas más preguntas, esto es sólo una muestra, daría para un debate para el que no tengo tiempo. Ya le digo, no sé si todo esto se ha planteado, yo lo vivo desde fuera.

              Un saludo.

              Responder

              Denunciar comentario

              Ocultar 3 Respuestas

              0

              0

              • Arkiloco Arkiloco 14/03/18 11:31

                En forma de preguntas planteas una serie de ideas que tienen cierto interès pero que a mi me resultan más significativas por las preocupaciones que parecen reflejar que por las preguntas en si. Tendría que hacer un esfuerzo de interpretación para vincularlas con la necesidad de "readaptación" que se reclama e, incluso, con los llamados "errores del pasado". En todo caso, es abandonar el terreno de las ideas generales o muy generales en el que estabamos para entrar en cuestiones muy concretas y sobre las que, de forma muy sinuosa, igual llegabamos a temas más de fondo y que, necesariamente, nos llevarían a tener que hacer un incursión por la historia y por los grandes cambios que se han producido en el mundo en las ultimas decadas. Pensar que quienes llevan años en eso no reflexionan o no tienen en cuenta las dificultades que tienen para llevar adelante su tarea es muy propio de quien llega y piensa que hay que "replantearselo todo" y que"todo o casi todo" es un problema del medio o el mecanismo con el que pretendemos conseguir unos fines. Es un tema sobre el que hay muchas reflexiones, internas y externas a los sindicatos, y para orientar te planteo otra forma de reflexionar sobre esto u otra perspectiva. Los sindicatos llevan readaptandose mucho tiempo a lo que podriamos llamar "media" de la conciencia y expectativas de los trabajadores-ciudadanos-consumidores, realmente existentes. Y a las funciones de representación, mediación e intervención que los Estados del Bienestar les reconocen en su ámbito. Muy lejano del papel que cumplian cuando eran extensiones de partidos socialistas-comunistas que tenían como objetivos la reforma-ruptura con el orden capitalista y ciertas teorizaciones que hacían del "trabajador" el sujeto del cambio. Buen y amplio berenjenal. Esto remite a una cuestión fundamental y que afecta igual a sindicatos que a fuerzas politicas: cual es, qué caracteristicas tiene y dónde esta el "sujeto" de ese cambio y que debe sustentarlo y cuales son sus expectativas y motivaciones. Hasta donde quiere llevar el cambio y cuanto quiere invertir y arriesgar en el mismo. Mejor o peor expuesto aquí hay otro y bien complicado jardín. No voy a pisarlo.

                Responder

                Denunciar comentario

                Ocultar 2 Respuestas

                5

                1

                • Arkiloco Arkiloco 14/03/18 12:03

                  Sobre tus preguntas no tengo muchas respuestas y sobre todas ellas tendría que hacer consideraciones generales. Llevo mucho tiempo en el compromiso politico pero nunca he formado parte ni de las grandes organizaciones sindicales ni de los grandes partidos. Se ha desarrollado en organizaciones pequeñas y en los movimientos sociales. Así que desconozco que medidas se han tomado o se toman para combatir la corrupción. Supongo que todos están avisados. No obstante creo que habría que discutir más a fondo las diferencias entre una corrupción ligada al enriquecimiento personal y la vinculada a la financiación de organizaciones. No para juzgar a una más aceptable que la otra sino porque remiten a problemas y medidas para combatirla distintas. Y luego hay otro tipo de corruptelillas sobre las que se habla menos y que parecen peajes que hay que pagar para que las cosas funcionen y sobre las que hay bastante tolerancia o están muy normalizadas. Y tendrá que hablar sobre problemas nunca resueltos alrededor de las exigencias de profesionalización y especialización y la representación politica o sindical. Reconozco que no se que es eso de "replantearselo todo" y que sobre las "nuevas formas de lucha" siempre ha habido más paja que sustancia. No conozco formas de lucha no "tradicionales" y si formas de lucha con indumentarias, lenguajes y formas acordes con los cambios culturales y tecnologicos que se van produciendo. Es un hecho, por ejemplo, y que indica muchas cosas, la poca tolerancia existente hoy o el rechazo muy generalizado hacia formas que incluyan la violencia en su expresión. Sobre como ser útiles o llegar a trabajadores que no están en grandes empresas, parados, precarios y tal, te aseguro que cualquier idea sería bienvenida pero, como ya señalé, es muy dificultoso. Y si se organizan al margen de esas organizaciones pues estupendo y quizás tenga que ser así. Sobre eso ya me explayé. Y sobre las muchas discusiones que siempre ha habido alrededor de las huelgas que te voy decir. Te podría hacer un catalago muy extenso sobre todas las pegas y contradicciones, sobre eficacia y calculadora, en la producción o en los servicios, en lo privado o en lo publico...

                  Responder

                  Denunciar comentario

                  Ocultar 1 Respuestas

                  4

                  1

                  • Arkiloco Arkiloco 14/03/18 12:22

                    Quería decir y para acabar que discutir sobre las huelgas solo en terminos de eficacia o monetarizandolas, seguramente no se harían huelgas. La huelga es y expresa o puede expresar muchas cosas que no se pueden reducir a esas cuestiones aunque siempre hay que tenerlas en cuenta. Yo lo que se es que hacer o impulsar una huelga es siempre muy dificil y que somete a los protagonistas a una gran lucha interior y, a veces, violencia respecto a su sentido del orden, de la obediencia y de los riesgos. Y que es muy dificil articular convenciendo a todos y satisfaciendo todos los intereses y objetivos. Solo hay que pensar en el dudoso resultado de ciertas huelgas en el sector servicios, donde las consecuencias las pagan clientes o usuarios y que puede usarse con facilidad en contra de quienes la impulsan. En fin, tema amplisimo, a ejercer con responsabilidad y mesura y que siempre será objeto de controversia. Sus resultados también. Si a ti se te ocurren otros metodos "nuevos" y que eviten las contradicciones sería maravilloso. Yo, en general, lo que siempre ha conocido han sido todo tipo de argumentos para no hacer huelga. Algunos hasta se revestían de ser los más extremistas de la izquierda o superarnos a todos por la izquierda. Hay para hacer toda una historia sobre esto y algunos capitulos son muy divertidos. Hasta otra.

                    Responder

                    Denunciar comentario

                    5

                    1

    • Arkiloco Arkiloco 11/03/18 22:39

      Hoy somos ubicuos Coronel. Y debe ser que me va la marcha, coincidiendo allá y discrepando, y mucho, acá. Y aclaro que mi discrepancia no supone defender lo que dice Garcia Montero aunque tenga cercania sentimental y mucha comprensión sobre lo que dice, ni defender a los "sindicatos" o al "sindicalismo", en abstracto. Las criticas o problemas que se plantean alrededor de la profesionalización, burocratización, endogamia, dependencias del Estado y otras cuestiones, son muy viejas y se pueden hacer extensibles a partidos, incluso muy asamblearios o nuevos, o a las ONGs. Temas y problemas tan viejos como indispensables para que se produzca el cambio y la renovación y aunque sea renovando o repitiendo viejos debates. Manifiesta, también, que lo "nuevo" es, sobre todo, una circunstancia y no, necesariamente, aunque a veces lo sea, una virtud. Lo nuevo se caracteriza porque deja de serlo muy pronto aunque el aspecto juvenil se puede mantener mucho tiempo si no hay que lidiar con las cosas feas de ejercer responsabilidades y, en general, por estar alejado del poder. Tras este prologo que vete a saber a que viene te digo que mi discrepancia es mucho cansancio de escuchar esta critica o discurso facilón sobre los sindicatos, deficiencias y limitaciones y que, con matices e intenciones distintas, por supuesto, se emite por derecha e izquierda. Comprendo los calificativos que utiliza Luis sobre los "tontos de izquierda" y los "intelectuales elitistas" porque los utiliza alguien que lleva mucho tiempo en el compromiso politico, que ha conocido realidades muy diversas y habla con el conocimiento de quien ve los problemas y dificultades desde dentro y ha invertido mucho tiempo y sentimientos en esas causas. Yo podría utilizar ese termino porque creo entender lo que quiere decir y porque conozco a miembros de las dos clases. Pero prefiero decir que ciertas criticas manifiestan muy poco conocimiento o reflexión sobre lo que tratan y, sobre todo, una exterioridad espectacular, la poca experiencia de un recien llegado o la distancia de quien ha sabido mantenerse juvenil a base de no pringarse y no comprobar cuan dificil es construir un sindicato combativo y siempre a la ofensiva.

      Responder

      Denunciar comentario

      Ocultar 3 Respuestas

      11

      17

      • paco arbillaga paco arbillaga 12/03/18 07:24



        Arkiloco: Comparto tu interesante exposición y recalco: «… Manifiesta, también, que lo "nuevo" es, sobre todo, una circunstancia y no, necesariamente, aunque a veces lo sea, una virtud. Lo nuevo se caracteriza porque deja de serlo muy pronto …» Como ejemplo de lo «nuevo», para ocultar las mentiras de siempre, nuevo lenguaje como posverdad u otras palabras a las que se apuntan, o inventan, hasta grupos de izquierda.

        Por muchas vueltas que se le dé al calcetín el problema siempre es el mismo, por los siglos de los siglos: la injusticia, la explotación de los ricos y poderosos (nobleza, clero, gobiernos, capital) a l@s trabajador@s (quizá Marx añadiría ahora también a los consumidores). Por supuesto que en estos tiempos se puede cambiar la forma de plantar cara a esa explotación pero lo que no se debería olvidar nunca es qué se persigue con esa protesta, y sobre todo no colaborar ni con quienes nos explotan ni con los gobiernos que defienden a los explotadores.

        Si no gusta la palabra explotadores se puede cambiar por quienes generan puestos de trabajo, que queda muy posverdad, muy fino, muy Davos o muy Banco Mundial: ¡muy de derechas! Osasuna2 salu2.


        Responder

        Denunciar comentario

        Ocultar 2 Respuestas

        13

        18

        • Arkiloco Arkiloco 12/03/18 09:34

          Salud2 para ti.

          Responder

          Denunciar comentario

          5

          5

        • Arkiloco Arkiloco 12/03/18 09:34

          Salud2 para ti.

          Responder

          Denunciar comentario

          6

          5

    • Inocencio XIV Inocencio XIV 11/03/18 22:04

      Como parece que no ha tenido suficiente con la que le han  dado en el apartado "derecho a la intimidad" se viene usted aquí. Qué coraje. Estoy de acuerdo en casi todo con lo que ha escrito hoy. Le envío mi enhorabuena y mis condolencias, coronel.

      Responder

      Denunciar comentario

      Ocultar 4 Respuestas

      12

      16

      • Coronel Dax Coronel Dax 11/03/18 23:52

        Gracias, Inocencio XIV, por el apoyo. En el tema del Sr Salvadó sabía que iba a contrapelo de la opinión general, pero no podía evitar defender a quien creo que se ha condenado con pruebas muy débiles y cuestionables, en todo caso insuficientes. Incluyo el linchamiento practicado por su propio partido político. Las televisiones deberían volver a reponer la película “Furia” de Fritz Lang, o “Doce Hombres sin Piedad”, son muy instructivas sobre la serenidad que se requiere para juzgar a una persona. He aportado mi manera de ver las cosas y creo que no todo han sido puntuaciones negativas, he conseguido una puntuación equilibrada.

        He pasado un domingo intenso de comentarios, junto con el sábado donde también tuve un intercambio con Max Inclán en una entrevista larga y muy interesante al profesor Víctor Sampedro, con pocas visitas y comentarios a pesar de que lleva ya varios días en InfoLibre.

        Es mi traca final, ahora que en mi tierra comienzan las fiestas falleras. Y las tracas se fabrican con “masclets”, quizás ahora deberemos utilizar un 50% de “femelletes” (permítame esta pequeña broma). He tenido un par de semanas con un pequeño bajón de trabajo, pero ahora creo que tendré una temporada en la que no tendré tiempo para mucho comentario.

        Un abrazo.

        Responder

        Denunciar comentario

        Ocultar 3 Respuestas

        10

        13

        • Coronel Dax Coronel Dax 13/03/18 09:41

          Añado: En la Constitución Española están prohibidas las causas generales contra una persona.Es algo relacionado con la profecía bíblica de que ninguno de nosotros podría lanzar la primera piedra. Escudriñar a una persona las 24 h del día durante varios meses se parece a abrirle una causa general. Entiendo que un juez autorice las escuchas para confirmar los indicios que ya se tienen de la comisión de un delito, pero esa autorización se debe circunscribir a eso (o a la comisión de un delito flagrante). El resto de las conversaciones es fundamental que no pueda llegar a hacerse nunca público. Si sucede, para mí el procedimiento es tan deleznable, que el pecador se convierte en víctima. Eso suponiendo que haya pecado; yo pongo en duda hasta eso.

          Les recuerdo que cuando el partido Podemos llegó a preocupar al sistema, alguien dio la orden de investigarles todo lo que pudieran averiguar. Y en poco tiempo apareció la beca de Errejón, el problema fiscal de Monedero, los asuntos del hermano de la que entonces era novia de Iglesias. Y los tuits escritos ¡varios años antes! por el concejal Zapata. Imagínense el material que tendrían si hubieran podido disponer de alguna excusa para contar con escuchas telefónicas. Condenar a alguien usando esos métodos me recuerda a una institución por la que somos muy recordados en el resto del mundo, que era muy dada convertir a supuestos herejes en roastbeef.

          Responder

          Denunciar comentario

          Ocultar 2 Respuestas

          1

          2

          • Orlinda Orlinda 13/03/18 17:18

            Que existe guerra sucia e intereses espúreos en lo que se comunica no cabe ninguna duda.
            Lo que no me cuadra es que se sea más escrupuloso con que algo se diga que con lo que se está diciendo. A mí me molesta más lo que han hecho Errejón y Monedero que se cuente, sea cual sea el interés en publicarlo. Porque “pecado” hubo. A partir de ahí quejarse de que van a por ellos carece de sentido.
            Si además ni siquiera se reconoce “el pecado” (de Salvadó) y se es tan ético para defenderlo estás haciendo un flaco favor a la causa que defiendes. En una diatriba tan difícil en la que como ya te dije la perspectiva de hombre y mujer es diferente (hay que ser una cosa con tetas para saber de qué estamos hablando), solo se puede pedir tolerancia con este machista desde el reconocimiento de la falta, como hace Arkiloco, no negándolo y haciéndolo una víctima de la Inquisición.

            Responder

            Denunciar comentario

            Ocultar 1 Respuestas

            7

            3

            • Coronel Dax Coronel Dax 13/03/18 23:34

              Orlinda, creo que ya no queda nadie más que usted y yo leyendo este foro. Yo, por mi parte, voy a dejarlo ya con este último comentario. Discrepamos en este punto y creo que no debemos darle más vueltas.

              No le quito la razón en que la manera de expresarse del Sr Salvadó en la conversación de marras es ofensiva para las mujeres, en ningún momento lo he hecho. Tampoco niego la posibilidad, o si así lo prefiere, elevada posibilidad, de que ese señor se exprese así porque es un machista. Lo que digo es que es una conversación privada, luego no hay ninguna mujer a la que ofender delante, y puede ser que hable en clave de broma como quien está contando un chiste.

              Me parece que es poner el listón muy alto, tan alto que dudo que quede alguien que lo pueda superar, que una persona sea puesta en la picota por hablar alguna vez en una conversación privada de manera “inapropiada”tras unos meses de espionaje de sus conversaciones. Si un señor cuenta un chiste de leperos, ofende a los leperos; si cuenta uno de gangosos, ofende a los discapacitados y familiares; y si cuenta uno sobre la desgracia de Irene Villa, todavía me parece más ofensivo. Pero si eso se hace en privado y sin que conozcamos el contexto de esa conversación y su relación con el interlocutor (detalles fundamentales), yo creo que es razonable pensar en la posibilidad de que no sea su intención ofender a las mujeres, a los leperos, a los discapacitados o a Irene Villa.

              Un cordial saludo.

              Responder

              Denunciar comentario

              0

              1

    • irreligionproletaria irreligionproletaria 11/03/18 19:02

      MI VOTO A LA 2a PARTE DEL COMENTARIO DEL CORONEL DAX, IGUAL QUE LA 1a, ES 'POSITIVO'

      Responder

      Denunciar comentario

      9

      13

  • Coronel Dax Coronel Dax 11/03/18 18:49

    1 de 2 . Hoy no estoy de acuerdo con su artículo, Luis. Utiliza usted un tono críptico, por lo que no sabemos muy bien a qué o a quién o quiénes se refiere con determinadas frases. Pero de lo que llego a comprenderle sí que discrepo con usted en varios aspectos.

    Dice usted que la derecha ha hecho campaña de descrédito contra los sindicatos. Lleva usted razón, esas campañas han existido. Y las organizaciones sindicales son necesarias, aunque tienen que redefinirse. No sé si los sindicatos clásicos son útiles para defender al débil en la estructura de la sociedad española de este momento. ¿Cómo un sindicato defiende al camarero de un bar que si plantea una mínima queja a su jefe va a la calle ipso facto? ¿Y a un falso autónomo repartidor de paquetes? ¿Y a un falso taxista? ¿A una kelly? ¿A una mujer (lo digo porque son mujeres en el 99% de los casos) que debe renunciar a su trabajo porque tiene que hacerse cargo de un dependiente?

    Pero no podemos excusar a los sindicatos de sus gravísimos errores “porque eso es hacer el juego a la derecha”. La estructura de los sindicatos mayoritarios está muy carcomida por el conformismo y por la corrupción. Era envidiable cuando a CC.OO. La dirigía Marcelino Camacho. Cometería errores, injusticias y arbitrariedades, pues era un ser humano. Pero se podía confiar en su integridad. Ahora bien, ¿qué labor pudo realizar un Secretario General como José María Fidalgo, un miembro de la" bodeguiya" de Aznar, sino poner las cargas explosivas de la demolición de esa arquitectura construida gracias a la lucha de tantos?

    ¿Hace cuántos años que no vemos a estos sindicatos a la ofensiva? ¿Cuándo se han preocupado por el trabajo de los autónomos, de las kellys, de los trabajadores de las pequeñas empresas, de los más desfavorecidos, en suma?

    Responder

    Denunciar comentario

    5

    46

  • Espartaco Espartaco 11/03/18 18:49

    ¿Qué les hubiera pasado a las mujeres, pocas o muchas, que han ido a la huelga todo el día 8 si los sindicatos minoritarios no hubieran convocado una huelga general? DESPEDIDAS y los sindicatos mayoritarios mirando al tendido. 

    Responder

    Denunciar comentario

    4

    52

  • paser paser 11/03/18 18:20

    Estupendo artículo Luis. totalmente de acuerdo con lo que expones. Los sindicatos mayoritarios han acertado convocando una huelga de dos horas. Siendo muy importante el exito de la huelga, que lo fue, pero fue mucho más las concentraciones y las manifestaciones. Cuando convocas una huelga tienes que estar muy seguro de conseguir lo que persigues, si fracasas estarás peor que antes.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 2 Respuestas

    26

    7

    • irreligionproletaria irreligionproletaria 11/03/18 18:43

      Empezar en CCOO y UGT por poner todos los cargos a disposición de todos los afiliados; desde los Secretarios generales, asicomo el resto de cargos de las distintas federaciones estatales, territoriales y provinciales de toda la estructura sectorial que integra a los trabajador@s desde sus puestos de trabajo.

      Convoque elecciones libres, desde la igualdad, en número de candidatos hombres y mujeres...

      Acepten los resultados sin manipulacion de ningún tipo...Y,

      jubilen a tod@s l@s beneficiad@s -hoy, asesore@s de organismos públicos, precio de su pacto con el poder (patronal/politico)... MOTIVO DE PADECIMIENTOS, POR ABOLICION DE DERECHOS A TOD@S L@S TRABAJADORES/ASALARIADOS@S.

      Quizás, entonces, las organizaciones sindicales SEAN RESPETADAS POR L@S TRABAJADORES/ASALARIADOS@S en todo el Estado.

      Las mujeres nos hemos manifestastado en defensa de nuestros derechos/igualdad con el resto de nuestros semejantes... podemos y debemos...y, lograremos el reconocimiento desde la igualdad.

      Responder

      Denunciar comentario

      Ocultar 1 Respuestas

      15

      16

      • irreligionproletaria irreligionproletaria 11/03/18 23:59

        Disculpad. No deseo generalizar; hay muy buen@s sindicalistas en todos los niveles de responsabilidad, gracias a cuyo esfuerzo y empeño, no estamos vendidos del todo. Pero, ellas y ellos, se que no se darán por aludidos ni tendrán inconveniente alguno, en competir desde la igual: en hombres/mujeres.

        Salu2.

        Responder

        Denunciar comentario

        6

        3

  • Grobledam Grobledam 11/03/18 17:13

    Totalmente de acuerdo con Vd, querido Luis.
    Yo ya analizo las actuaciones, manifestaciones, organizaciones, movilizaciones, etc., por la reacción que producen en la "caverna" de los medios de propaganda del "Poder" (poder de clase, poder de casta, poder de dominantes).
    Cuando surgió el 15M la Caverna reaccionó al unísono y con una violencia implacable; cuando dicho movimiento institucionalizó su vertiente política en el primer Podemos, la reacción siguió siendo unánime y salvaje. Ahora con el segundo Podemos espurio la cosa decrece a buen ritmo y de aquí a nada, cuando ya resulten sin peligro, incluso les echarán un capote.
    Contra la revolución de las filosofías social-comunistas del siglo pasado las clases dominantes hubieron de emplearse a fondo y no dudaron en provocar las guerras más sangrientas de la historia. La cosa quedó en "guerra fría" y reparto del planeta, con el fleco del "bienestar social" en el primer mundo. La caída del muro provocado por diversos errores de puesta en práctica del ideal socialista, más el relajo consiguiente al "bienestar" de la clase trabajadora y sus organizaciones nos trajo la nueva vuelta de tuerca del neoliberalismo y el capitalismo financiero más depredador.
    Ahora las clases dominantes van ganando la partida por goleada y provocando el declive de las condiciones de vida de los dominados en mayor o menor medida según convenga a la nueva realidad de la "globalización".
    La olla del conflicto social, lógicamente, vuelve a coger presión. Lo "viejo y lo nuevo" no son distintos. Continúa la "LUCHA DE CLASES" y retomando el inicio de mi comentario, cualquier movilización u organización que pretenda modificar el status-quo de los ricos y poderosos pasa por aceptar ese paradigma y sus consecuencias. La olla del conflicto coge presión y el malestar que debería ser de todos va saltando en "agrupaciones" de distinto tipo: étnico-nacionales, profesionales, de género, creencia, fe, disciplina, etc. El árbol del poder se tambalea. Algunas de sus movilizaciones lo debilitarán; otras, por contra, lo ayudarán a enraizar. Pero mientras no suene el "agrupémonos todos" el árbol seguirá dando sombra sólo a unos pocos. ¿Verdad amigo Luis?

    Responder

    Denunciar comentario

    27

    28

  • Espartaco Espartaco 11/03/18 14:12

    un intelectual fuera de la realidad. De ahí a calificar de feminazis a las mujeres que han secundado la huelga un paso

    Responder

    Denunciar comentario

    5

    61



Lo más...
 
Opinión
  • Verso Libre Luis García Montero Luis García Montero

    Televisión de negro

    La manipulación partidista de los medios públicos de información es el signo más claro de la degradación democrática. Y en este sentido, como en todos, las actuaciones del PP son desoladoras.
  • La Mirada Internacional Fernando Berlín Fernando Berlín

    ¿Empieza el diálogo en Cataluña de una vez?

    El periodista Fernando Berlín analiza cómo ha reaccionado la prensa internacional a la investidura de Quim Torra como president de la Generalitat.
  • Muy fan de... Raquel Martos Raquel Martos

    La maldita Torrateca

    ¿En qué se parecen Aristóteles y Quim Torra? En nada. Uno lleva gafas y el otro no, uno tiene cuenta de Twitter y el otro no, uno reflexionó y el otro no... Muy fan de Quim el incontinente.
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.
facebookLibre