X

La buena información es más valiosa que nunca | Suscríbete a infoLibre por sólo 1 los primeros 15 días

Buscador de la Hemeroteca
Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Olvidaste tu contraseña?
infolibre Periodismo libre e independiente
Secciones
Plaza Pública

La lucha de las mujeres científicas

Javier Alfonso Cendón
Publicada el 14/03/2021 a las 06:00

"Cuando empecé mi doctorado en 1961 casi no había mujeres investigando en España. Se pensaba que no estábamos capacitadas para hacer investigación. Ahora superan a los hombres que empiezan un doctorado en nuestros laboratorios"

Margarita Salas

¿Qué hubiera sido de Carmen si hubiese tenido acceso a una educación en las mismas condiciones que los hombres de su época? ¿Qué hubiera sido de Gloria, de Ana, de Pilar y de otras tantas mujeres cuya vida conozco por cercanía? Mujeres que, de haber podido elegir, habrían tenido la oportunidad de dedicar su vida a la ciencia. Porque ahí está la clave, en el poder de la elección, en el compromiso social de empoderar el talento femenino al mismo nivel que el masculino en las carreras y profesiones de I+D+i.

No, esto no es una crónica del blanquinegro NO-DO. Parece que me estoy remontando muchas décadas atrás, pero con solo volver la vista unos pocos años de este mismo inicio del siglo XXI emergen estas historias. Historias de científicas frustradas que aprovecharon su talento en otros menesteres, no menos válidos, pero sin opción de dedicar su vida a la ciencia, la tecnología, la ingeniería, las matemáticas o el arte.

Gracias a los pequeños pasos que hemos dado en los últimos decenios, también he conocido farmacéuticas, biólogas, veterinarias y otras mujeres que, en años muy complicados, y ahora sí que me refiero a personas de avanzada edad, impusieron su deseo por la ciencia a una mentalidad en la que las mujeres tenían que esconder su capacidad a la sombra de los hombres.

Una lucha, la de las mujeres científicas y la sociedad que las acompaña en este derecho, en la que poco a poco vamos ganando terreno, con paso firme. Según el informe Científicas en Cifras 2021, publicado por el Ministerio de Ciencia e Innovación, nuestro país cuenta con 95.000 investigadoras, tan solo el 41% del total de personal investigador. Y si lo logramos con algunas de nuestras abuelas, si actualmente contamos con datos que no dejan de mejorar, no podemos desistir en la responsabilidad de incentivar las carreras científicas entre las jóvenes. Porque la ciencia y la innovación son los motores del progreso de nuestro país, y las mujeres no pueden quedarse atrás. Tenemos las herramientas para identificar los problemas y seguir construyendo un sistema más justo, sin discriminación de género.

En concreto, la clave se encuentra en fomentar las vocaciones científicas para superar la brecha de género de algunas etapas educativas. Porque, aunque la mayoría de quienes estudian en la universidad son mujeres, también es cierto que optan menos a las áreas STEM. Por ello, la iniciativa de organizaciones como la Fundación Inspiring Girls, dedicada a impartir charlas en centros educativos para animar a las niñas a optar por carreras de ciencias, tecnología, matemáticas e ingenierías, o el apoyo del proyecto educativo STEM Talent Girl dirigido a jóvenes con curiosidad y potencial para desarrollar una carrera brillante en estos ámbitos, son iniciativas precursoras de buenas prácticas.

En este sentido, y a pesar de los múltiples obstáculos que hacen que no hayamos alcanzado todavía una igualdad real en el sector de la I+D+i, España cada vez incorpora a más mujeres a la carrera investigadora, situando a nuestro país en los lugares altos de la tabla europea. Estos datos extraídos del informe Científicas en Cifras 2021 atisban buenas noticias, pero reconocen el inmenso trabajo que todavía queda por realizar en cuanto a la conciliación, la precariedad, la movilidad, los sesgos de género y los entornos sexistas que siguen sufriendo las mujeres. Demasiados techos de cristal que continúan infravalorándolas en los órganos de toma de decisiones, que las hacen ser menos y con menor representación en todos los sectores.

Pero es el momento, el de nuestras investigadoras y científicas y, en este sentido, como una respuesta firme y con garantías hacia el éxito del principio de igualdad efectiva entre mujeres y hombres, hoy podemos celebrar la creación de una subcomisión del Congreso de los Diputados relativa al desarrollo del Pacto por la Ciencia y la Innovación, que además del incremento de recursos y del relevo generacional, contempla este punto como esencial.

Es nuestra responsabilidad seguir sumando esfuerzos. Se lo debemos a todas aquellas que arriesgaron aportando conocimiento, a quienes se les arrebató la oportunidad y también a las que se apartaron por obligación, en contra de sus intereses.

Por todo esto, apoyar, atraer y retener el talento femenino en I+D+i es clave para una ciencia diversa y de calidad, para la ciencia que nos merecemos. Mejorar la realidad de las científicas es trabajo de todas y de todos, consigámoslo juntos y en igualdad de condiciones. Solo las políticas de igualdad integradas en el sistema de ciencia, tecnología e investigación acelerarán los cambios para eliminar los obstáculos que tantas personas queremos erradicar.

Por el pasado, presente y futuro de las mujeres científicas.

___________

Javier Alfonso Cendón es Diputado Nacional por la provincia de León y portavoz de Ciencia e Innovación del Grupo Parlamentario Socialista en el Congreso de los Diputados

 

Publicamos este artículo en abierto gracias a los socios y socias de infoLibre. Sin su apoyo, nuestro proyecto no existiría. Hazte con tu suscripción o regala una haciendo click aquí. La información y el análisis que recibes dependen de ti.

 

Más contenidos sobre este tema
Etiquetas




4 Comentarios
  • vel vel 15/03/21 22:29

    Interesante ártilo. Muchas gracias

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • cromwell cromwell 15/03/21 09:26

    Mi madre tuvo que dejar de trabajar por cuenta ajena al casarse porque trabajar si que trabajó en las labores domésticas. Mi hija sí estudió en la universidad y mi nieta iniciará en breve una carrera científica. Hay que seguir en esta línea ¡ni un paso atrás!
    Saliéndome de la cuestión mi hijo, científico, lleva 24 años desarrollando su labor fuera de España ¿podrá volver algún día? ¿o será mi nieta quien si termina sus estudios con brillantez tenga que salir fuera también para desarrollarlos.
    Disculpad si he expresado un tema personal pero creo que es un claro exponente de lo que desgraciadamente sucede en España.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    2

  • Alfonso J. Vázquez Alfonso J. Vázquez 14/03/21 17:30

    En este momento en el que se ha logrado que el número de mujeres que egresan de la universidad supere al de varones todavña es inferior al 40 % el de mujeres que estudian carreras de ciencias y tecnologia por lo que ese 40 % no es un techo de cristal sino un techo de oferta. No obstante, como el porcentaje de varones esperando por esas plazas que NO SE CONVOCAN PORQUE NO SE DEDICA DINERO A I+D, la oferta estlá desequilibrada en favor de los varones. Porque son muchos mas, mas del 60 %, los que se van acumulando año tras provocando una acumulación porcentual creciente respecto de las mujeres, acumulando mèritos, con lo que ESA FALTA DE CONVOCATORIA DE PLAZAS es la que PERJUDICA la incorporación de la mujer a la investigación, salvo en el área de humanidades donde la demanda de varones es menor que la de mujeres. Recordemos el refrán DONDE NO HAY HARINA TODO ES MOHINA y eso es lo que pasa con la -I+D y las mujeres cientiíficas y tecnólogas. Primero tienen que egresar tantos como varones, primer techo de oferta; segúndo tiene que desatacasrse el número de varones que llevan decenios esperando y cunukabdi méritos y experiencia para ingresar, porque no se convocan plazas. Hay que elegir LA POLiTICA DE INVERSIONES: fomentamos CHIRINGUITOS para emplear a CAMAREROS Y CAMARERAS y asi tener una iNDUSTRiA TURíSTICA VOLÁTIL y descapitallizada que crea empleos de baja cualificacion, con contratos mínimos y temporales que no crea riqueza, sino que vive de las migajas que dejan los que vienene a divertirse o fomentamos LABORATORIOS DE INVESTIGACIÓN para EMPLEAR CIENTIFICOS Y CIENTIFICAS en número suficiente para crear una INDUSTRIA ESTABLE que pueda CREAR RIQUEZA por sí misma de cara al futuro generando empleos de ALTA CUALIFICACIÓN y ESTABLES. En Madrid Ayuso está por los camareros, dicho sea con todo respeto para estos trabjadores.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    1

  • Epi Epi 14/03/21 09:45

    Me parece muy bien lo que propones Sr. Cendón, pero si dedicáramos más dinero para aumentar las cuantías de las becas para investigación y, a ellas, aplicáramos un criterio de paridad, seguro que tendríamos muchas más mujeres investigadoras y científicas.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    1

 
Opinión