X

La buena información es más valiosa que nunca | Suscríbete a infoLibre por sólo 1 los primeros 15 días

Buscador de la Hemeroteca
Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Olvidaste tu contraseña?
infolibre Periodismo libre e independiente
Secciones
Educación

Un manifiesto urge al Gobierno a "revisar los libros de texto" para evitar el bloqueo de la Ley de Memoria en las aulas

  • Un texto apoyado por asociaciones de memoria e historiadores, que será presentado en septiembre, insta a Educación a cambiar los contenidos sobre la Guerra Civil para dejar atrás el relato equidistante de los dos "bandos"
  • El documento reclama también formar al profesorado y acabar con la "anomalía española" que disocia la historia contemporánea española de la mundial
  • El profesor de la Universidad de León Enrique Díez, impulsor de la iniciativa, teme la resistencia de las comunidades del PP y de la industria del libro
  • El ensayo Asignatura pendiente detecta cinco "tabúes" que lastran la enseñanza del siglo XX español, entre ellos el expolio económico y el papel de la Iglesia
  • El Ministerio de Educación prevé que los currículos de ESO y Bachillerato ajustados a la Ley de Memoria entren en vigor en el curso 2023-2024
  • Publicamos esta información en abierto gracias a los socios y socias de infoLibre. Sin su apoyo, nuestro proyecto no existiría. Hazte con tu suscripción o regala una haciendo click aquí. La información que recibes depende de ti.

Publicada el 24/08/2021 a las 06:00 Actualizada el 24/08/2021 a las 09:28
Un operario limpia una estatua de Largo Caballero pintada con la palabra

Un operario limpia una estatua de Largo Caballero pintada con la palabra "asesino", en Madrid, en octubre del año pasado.

Europa Press

Desarrollar los contenidos y "revisar los libros de texto" de ESO y Bachillerato para evitar "falsas equidistancias" y "expresiones genéricas" que alimentan la teoría de los dos bandos igualmente culpables. Sacar la historia de la II República, la Guerra Civil, la dictadura y la represión de la fase residual del curso, haciendo todo el periodo comprensible en un contexto mundial. Y formar al profesorado durante toda su trayectoria docente. Todo ello lo reclama un manifiesto, impulsado entre otros por Enrique Díez, profesor de la Facultad de Educación de la Universidad de León y autor de un ensayo sobre los mecanismos de exclusión de la memoria histórica de las aulas, que reclama al Ministerio de Educación que empiece a preparar la puesta en marcha en el curso 2022-2023 de los cambios educativos previstos en la Ley de Memoria Democrática para que no queden en papel mojado.

"Si no se acometen desde ahora mismo una serie de cambios urgentes, que consideramos imprescindibles, corremos el riesgo de que, de nuevo, lo que dice la ley se quede en papel mojado y no llegue de verdad a las aulas", señalan los promotores del texto, que temen la resistencia de la industria del libro y de las comunidades del PP.

La idea es entregar el manifiesto a la ministra de Educación, Pilar Alegría (PSOE), en una reunión que aún no tiene fecha cerrada, explica Enrique Díez, vicepresidente del Foro por la Memoria de León. Díez forma parte del grupo de cuatro impulsores del texto, junto con la escritora Isabel Alonso, responsable de la Comisión Pedagógica de la Asociación Catalana de Expresos Políticos del Franquismo, y los profesores universitarios de Educación Fernando Hernández (Autónoma de Madrid) y Fernando Yarza (Zaragoza).

El manifiesto, cuya publicación está prevista para septiembre en el marco de una campaña de difusión, ha recabado ya el apoyo de historiadores como Mirta Núñez, Ángel Viñas, Paul Preston, Alejandro García Sanjuán, Ángeles Egido, Javier Tébar, Francisco Espinosa, Manuel Ortiz Heras, Alberto Reig Tapia, Francisco Erice, Emilio Grandío, Ángel Pablo García y Jorge de Hoyos. A ellos se suman las entidades Encuentro por la Memoria, La Comuna-Asociación de Presxs y Represaliadxs del Franquismo, Coordinadora d'Associacions per la Memòria Democràtica del País Valencià, Acció Ciutadana contra la Impunitat del Franquisme al Pais Valencià-Plataforma de Suport a la Querella Argentina, Colectivo de familiares de Víctimas del Franquismo en Madrid (Memoria y Libertad), La Memoria del Norte y Ateneu Memòria Popular [ver aquí el manifiesto y aquí el listado provisional de adhesiones].

Currículum, orden y formación

El texto reclama al Ministerio de Educación que, para garantizar el cumplimiento de los artículos 44 y 45 del proyecto de Ley de Memoria Democrática, "dé pasos cuanto antes para articular ya en el curso escolar 2022-2023 tres medidas imprescindibles para una verdadera inclusión" de esta materia en el aula:

1) Cambiar los contenidos. "Se necesita –dice el manifiesto– la actualización de los contenidos curriculares para ESO y Bachillerato, desarrollando en los mismos de forma clara y sin falsas equidistancias los 40 años de represión de la dictadura y la lucha antifranquista [...] hasta los años 70". Para ello hay que "revisar los libros de texto escolares y los materiales curriculares que se utilizan para que incluyan estos contenidos que actualmente están en buena medida invisibilizados y silenciados, utilizando expresiones genéricas que ocultan, más que aclarar". Además, continúan los firmantes, hay que "evitar expresamente la teoría de la equidistancia que viene del segundo franquismo, cuando el relato de la cruzada deja de ser creíble y desde el régimen empieza a hablarse de guerra fratricida y de responsabilidad de ambos bandos”.

El texto sugiere como posible referencia unas unidades didácticas elaboradas por un equipo de la Universidad de León. Hay más experiencias de interés. Estudios como La memoria democrática en las aulas de secundaria y bachillerato: balance de una experiencia didáctica, de Vicent Galiana y Cano, han demostrado los buenos resultados de ligar la docencia sobre el siglo XX español a la experiencia cercana.

El artículo ¿Historia olvidada o historia no enseñada?, obra de seis investigadores encabezados por Laura Arias y publicado en 2019, advertía de los resultados negativos de una enseñanza básicamente memorística y centrada en fechas y batallas: sólo un 26,6% de los alumnos de ESO era capaz de definir qué era una dictadura, mientras que un 20,1% lo hacía con la república. Tiene interés situar estas conclusiones al trasluz de otros datos publicados en 2018 por Carlos Fuertes y Mélanie Ibáñez: casi la mitad (un 45%) de los estudiantes de 4º de ESO y Bachillerato del instituto de Salamanca en que se centró su estudio veían innecesario reparar a las víctimas de la represión franquista.

2) Cambiar el orden. El manifiesto reclama "un cambio en la organización de los contenidos de Historia en Bachillerato", de forma que 1º se dedique al periodo entre la Revolución Francesa y la Primera Guerra Mundial y 2º vaya de la etapa de entreguerras hasta al presente. "Sólo así se acabará con la anomalía española que supone la separación de la Historia del Mundo Contemporáneo y la Historia de España en dos cursos diferentes de Bachillerato y se podrá insertar la Historia contemporánea de España en la del mundo". Ello es considerado por los firmantes "más lógico pedagógicamente", porque "garantiza una visión que permite comprender la historia de España en el contexto global". Además, "es la forma de que la II República y la dictadura no queden relegadas al final de curso, sin llegar a ellas en ocasiones, pues pasarán a ocupar la parte central del programa".

El manifiesto defiende que los 44 años entre la II República, la Guerra Civil y la dictadura ocupen "en torno al 50% de los contenidos del siglo XX", tanto en 4º de la ESO como en 2º de Bachillerato, "tal como les corresponde por estricto tiempo cronológico". Javier Tébar, uno de los firmantes, explica a infoLibre que la historia de España suele impartirse "como si estuviera al margen de la historia del mundo". "Se cuenta como si hubiéramos ido por carriles distintos", señala Tébar, que añade que es frecuente que se sacrifique la historia de la dictadura y la transición, algo que nota incluso en el alumnado universitario.

3) Formar al profesorado. A juicio de los firmantes, hay que incluir en la formación "inicial y permanente" del profesorado la "actualización científica, didáctica y pedagógica".

Riesgo de quedar en "papel mojado"

En un texto que acompaña al manifiesto, que circula estos días entre asociaciones y académicos, Díez y Alonso exponen la "preocupación" ante que la posibilidad de que Ministerio de Educación "no empiece a tomar las medidas" para garantizar el cumplimiento de los artículos 44 y 45 de la Ley de Memoria Democrática, todavía no aprobada por las Cortes. "Corremos el riesgo de que, de nuevo, lo que dice la ley se quede en papel mojado", señalan Díaz y Alonso.

El artículo 44 señala que las acciones en materia de memoria deben contar "con un componente pedagógico adecuado" y el 45 que el sistema educativo "incluirá entre sus fines el conocimiento de la historia y de la memoria democrática española y la lucha por los valores y libertades democráticas", para lo que se actualizarán los contenidos de ESO y Bachillerato y se formará al profesorado.

El Ministerio de Educación, que todavía no ha recibido el manifiesto, asegura a través de un portavoz que, teniendo en cuenta que la previsión es que la Ley de Memoria Democrática esté aprobada antes de final de año, es perfectamente posible que los currículos de ESO y Bachillerato se adapten, teniendo en cuenta que estos están arrancando ahora su fase de elaboración. Los nuevos contenidos entrarán en vigor en el curso 2023-2024, explica Educación. La pretensión de los firmantes del manifiesto es que sea en el curso 2022-2023.

Las preocupaciones de los impulsores del manifiesto van más allá del currículo, sobre todo cuando, a juicio de Díez, es probable que las comunidades gobernadas por el PP se resistan a la introducción de la materia. "La Lomloe es muy light. La 'memoria democrática' aparece sólo en el preámbulo, y así, como 'memoria democrática', sino añadir 'histórica'. Luego, en una disposición adicional, se hace referencia al 'conocimiento de la historia de la democracia en España desde sus orígenes a la actualidad'. Son términos muy genéricos e interpretables. Se cita expresamente el 'Holocausto judío', pero no el genocidio franquista", explica.

Tabúes y equidistancia

Díez, uno de los impulsores del manifiesto, parte de un detallado estudio de las trabas que dificultan la entrada de la memoria en las aulas, asunto al que ha dedicado la investigación La asignatura pendiente (Plaza y Valdés, 2020). A su juicio, el cambio de los currículos resultaría insuficiente para invertir una tendencia anclada en la rutina escolar. El problema central reside en los libros de texto, en torno a los cuales sigue girando casi toda la docencia, según el ensayo de Díez. En su investigación, basada en entrevistas a 610 profesores de Historia y en el análisis de libros de Secundaria y Bachillerato de hasta 15 editoriales, Díez encuentra "cinco temas tabú": 1) La incautación de bienes a los perdedores. 2) El papel de la Iglesia dentro del aparato represor. 3) Los responsables y partícipes directos de la represión, con nombres y apellidos. 4) El hecho de que una parte de la sociedad civil se implicó en la represión. 5) El –obstaculizado– reconocimiento, resarcimiento y reparación a las víctimas y a los luchadores antifranquistas.

Díez localiza todo un catálogo de expresiones de equidistancia y hasta de revisionismo en los manuales. Una y otra vez se vincula el fracaso de la República con la “conflictividad social”. Apenas se abordan las causas y los trasfondos económicos. “Los odios generados por la insurrección de octubre [en Asturias] y su represión, las aspiraciones revolucionarias de socialistas, comunistas y anarcosindicalistas y la determinación de las derechas de hacerles frente se combinaron para producir una espiral de violencia”, señala un manual de 2º de Bachillerato. La vida política estaba “asfixiada por el radicalismo proletario”, apunta un libro para el mismo curso. Son frecuentes expresiones como “sectores radicalizados”, “terror simultáneo”... Está extendida la tesis de los dos bandos. La guerra se suele presentar en el mismo bloque que la República, no que que la dictadura, como si fuera el “fin inexorable” de aquella, y no la causa de esta.

Se da "por encima"

Más que análisis, hay relato de batallas. Las causas objetivas del golpe se diluyen en el clima de “polarización”. Sólo un 37,5% de los libros de ESO muestran que la represión franquista fue sistemática. Hay más referencias a los campos de concentración de fuera de España que de España. Los hechos se muestran ajenos a la realidad de hoy, según el análisis de Díez. “La guerra se produjo porque no se respetaron las normas democráticas”, señala un manual. Es frecuente la utilización de expresiones ambiguas, una conclusión compartida por el historiador Javier Tébar, que señala que "casi todo se cuenta a base de eufemismos". ¿Y las mujeres? “La represión inmediata en la Guerra Civil y la posguerra sobre las mujeres afines a la República […] se mantiene prácticamente invisible”, apunta Díez en su ensayo.

Las respuestas de los 610 profesores encuestados dan claves: “Muchas veces no se llega”, “hay que preparar la selectividad y no da tiempo a todo”, “se da a veces por encima”, “prácticamente no se trata”. Un docente ve en los manuales "inexactitudes, bastantes interpretaciones muy cuestionables y muchísima carga ideológica [...]... La editorial SM [Santa María] no va a dejar que en sus libros aparezcan vínculos de sus antecesores ligados a la incautación de bienes, por poner un ejemplo. Cada maestrillo tiene su libro y cada editorial su santoral”. Díez considera un factor clave a tener en cuenta la fuerte presencia de la Iglesia y sus organizaciones en la industria del libro de texto y en la enseñanza concertada, que percibe más de 6.000 millones de euros públicos al año. La suma de todos los condicionantes provoca que en buena medida las leyes autonómicas de memoria, en lo referente a la introducción de la memoria en las aulas, hayan quedado en “papel mojado”, según Díez, que teme que vuelva a ocurrir con la ley estatal.

Suscríbete a infoLibre, forma parte de un periodismo honesto

Creemos en la información. Queremos que tú seas su dueño para que no dependa de nadie más. Por eso, nuestro proyecto se basa en la existencia de socias y socios comprometidos que nos permiten investigar y contar lo que pasa sin ataduras. Si eres uno de ellos, gracias. Sabes que puedes regalar una suscripción haciendo click aquí. Si no lo eres y quieres hacerte con una, este es el enlace. La información que recibes depende de ti.
Más contenidos sobre este tema




13 Comentarios
  • TL TL 24/08/21 22:23

    Espero que la ministra de Educación haga caso a lo que pide este manifiesto. Es lo mínimo que tendría que hacer.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    2

  • Juanalaloca Juanalaloca 24/08/21 18:47

    Absolutamente NECESARIA y URGENTE. El alumnado español no tiene ni idea de la Historia que han vivido sus padres y sus abuelos, y por lo tanto no pueden entender ni valorar lo que ven, lo que oyen y lo que leen. Se convierten en blanco fácil por políticos e historiadores sin escrúpulos y MENTIROSOS.
    Hemos tener en cuenta que TODAVÍA en el partido de derecha extrema,pp hay muchos franquistas; al igual que en la Judicatura y la iglesia.
    Pocas familias explican a sus hijos quiénes somos y de qué Historia venimos.
    URGENTE y más que NECESARIO.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    3

  • Aserejé Aserejé 24/08/21 17:52

    Estuprnda e indispensable iniciativa, para el bien de alumnos, sociedad, verdad y Memoria. Habra q luchar a tope contra el torpedeo de Iglesia catolica, comunidades autonomas fachas, editoriales , padres y un largo etc. de este (poco instruido) pais

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    3

  • Charo Caylan Charo Caylan 24/08/21 17:06

    Tiene que llegar el día en el que desde las escuelas se explique la verdad. Simplemente, la verdad, pero claro, que concertada o privada va a admitir eso en su ideario? En la pública tendría que ser obligatorio y el gobierno que lo consiga marcará un antes y después en la historia. Sigo confiando en un gobierno progresista que lo haga. El actual, por ejemplo. Saludos y salud.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    6

  • Catalpa Catalpa 24/08/21 13:53

    Por favor, Si! Izquierda toda, incluida el PSOE, afrontemos de una vez por todos la " ley de memoria democrática" en las Aulas. Como profesor emérito, una dolorosa astilla llevo clavada de mi periodo como docente: No haber podido dedicar una Unidad Didáctica al tema que ocupa el Art⁰ habiendo privado a muchos alumn@s a conocer por qué la " derecha política y ultracatólicos" después de 85 años siga diciendo que el " genocidio franquista con sus seguidores poderes políticos, judicial económicos y religiosos,según Pablo Casado son CUENTOS DE ABUELOS. Pues no! Tanto Casado como otros tantos de su edad necesitan saber lo que no pudieron conocer en la laureada transición: que sus antepasados ideológicos, frenaron cruentamente la evolución democrática de la República Legal aislándola de Europa y y metiendo a España en el tunel del oscurantismo baja el filo de la ESPADA Y LA CRUZ 40 años violentamente con golpe, guerra y dictadura; y otros 40 de transición solapada con Acuerdos y Decretos y leyes por un PSOE acomplejado y cobarde que, para gobernar, echaron sus dirigentes)(Felipe Guerra, Bono, etc ) al PUEBLO a los pies de los caballos en manos de la USA (OTAN) y Vaticano ( Inmatriculaciones y Concertada). Fuera TRANSICIÓN COBARDE Y MÁS VERDAD, JUSTICIA Y REPARACION a la REPÚBLICA Y L@S QUE MURIERON por defender la LEGALIDAD, DEMOCRÁTICA. Recuperemos de una vez por todas, las mujeres y los hombres de bien ser tratados como tales contándonos la VERDAD de lo que pasó y lo que pasa.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    12

  • senenoa senenoa 24/08/21 13:50

    Bravo, bravo y bravo por la propuesta y las felicitaciones más efusivas a sus autores.
    La educación, como muy bien saben la Iglesia Católica y los adalides de la enseñanza concertada, es la base principal para el cambio, real y duradero, de la mentalidad de los ciudadanos. Es el momento y tenemos la oportunidad de cambiar la educación de este país para que la República, la Guerra Civil, la Dictadura franquista y la Transición tengan la presencia y la importancia que merecen en el currículo de nuestros alumnos. Y explicadas de forma clara y cierta.
    Espero que la propuesta llegue a buen puerto y sea el curso 2022-23 en el que vea la luz. No esperemos al 2023-24.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    7

  • El chipionero El chipionero 24/08/21 12:18

    Es evidente que el PSOE ha venido torpedeando, desde el 78, la inclusión en los libros de texto, de la realidad del golpe de Estado a la II República y el sangriento y represivo comportamiento del franquismo. ¿Va a continuar aún el PSOE a oponerse a que en los colegios se estudie la realidad de nuestra historia reciente?

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    10

  • Cocinera Cocinera 24/08/21 09:23

    Se debería aprovechar esta circunstancia para eliminar los libros de texto actuales, que no son más que negocio de las editoriales, en su mayor parte en manos de la iglesia o sus sectas, y obligar a dichas empresas a publicar libros decentes, no sólo en este aspecto i9mprescindible, en todos los demás.
    Son textos de una calidad ínfima, vergonzosa, la que jamás debería aceptar un ministerio de educación decente, o eliminar directamente la obligatoriedad de los alumnos de comprar unos libros determinados, porque en esa circunstancia radica el negocio vergonzoso de estos editores.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    0

    15

    • Ahankara Ahankara 24/08/21 10:38

      Que el sistema educativo descanse en una gran parte en la enseñanza concertada que a su vez está en manos de la Iglesia mayoritariamente, es responsabilidad de la cobardía y la falta de voluntad política de una izquierda que representada por el PSOE cedio y acabo plegandose a las presiones del Clero y sus brazos políticos y empresariales manteniendo la escandalosa anomalía inconstitucional del concordato.

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      14

  • Distopía Recurrente Distopía Recurrente 23/08/21 22:33

    Efectivamente, hay que acabar con la equidistancia. No se puede equiparar a un gobierno legal y constitucional con unos golpistas. En lugar de hablar del ejército republicano, hay que decir el ejército de España o el el ejército gubernamental. En cuanto al ejército sublevado o golpista, es inadmisible que se siga diciendo ejército nacional simplemente porque ellos se "bautizaron" así. Además el ejército golpista era muy internacional ya que estaba formado por soldados marroquíes, italianos, alemanes, portugueses..., sumando todos ellos más efectivos que las Brigadas Internacionales.
    Por otra parte, ¡¿Como es posible que se conozca el holocausto nazi y no el genocidio franquista?!
    Una buena película y una buena serie de TV, ambas documentadas, ayudarían mucho a los estudiantes y al gran público a conocer nuestra historia. De nada sirven todos los avances que se han hecho en la historiografía a lo largo de las últimas décadas si no llega a la gente, saliendo de su ámbito meramente académico.
    Por último, los españoles damos 6000 millones al año a unas instituciones que se permiten mantener un ideario religioso que marca la enseñanza de la historia. La enseñanza concertada (mayoritariamente católica) es una anomalía democrática. El que quiera un colegio religioso que se lo pague de su bolsillo.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 3 Respuestas

    0

    25

    • MASEGOSO MASEGOSO 24/08/21 09:12

      Paul Preston, uno de los hispanistas que con más rigor ha escrito sobre la II República Española y la Guerra civil, publicó en 2011 "EL HOLOCAUSTO ESPAÑOL".
      En esta obra podrá comprobar como si se habla de los hechos de aquel ejercito nacional y sus ayudantes de la falange. 

      Responder

      Denunciar comentario

      Ocultar 2 Respuestas

      0

      13

      • Ahankara Ahankara 24/08/21 10:34

        Pero tiene razón "Distopía Recurrente", apenas hay bibliografía sobre el tema de la represión fascista en España ni de sus campos de concentración. Paul Preston, como usted bien dice, y pongamos que cuatro más. Pero con todo, lo peor es la ocultación de estos hechos por parte de las élites que son herederas de dicha represión y en cuyas manos descansa gran parte del sistema educativo. Ese es el cáncer de que España tenga un problema con su propia historia.

        Responder

        Denunciar comentario

        Ocultar 1 Respuestas

        1

        15

        • MASEGOSO MASEGOSO 25/08/21 10:17

          Tienes razón Ahankara no snob muchos los autores e historiadores que nos cuentan la verdad.
          En esta misma cabecera hay un artículo de Ángel Viñas muy ilustrativo que te recomiendo leer.
          Este mismo historiador ha escrito varios libros con una claridad diáfana sobre el tema.
          En Planeta y su sección de Crítica tiene sus libros editados y, para más claridad, te recomiendo leer "LOS CAMPOS DE CONCENTRACIÓN DE FRANCO" de Carlos Hernández De Miguel. te sorprenderás.
          Gracias por tu respuesta. Un cordial saludo.

          Responder

          Denunciar comentario

          0

          0

 
Opinión