X

Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es




Detrás de la historia

Eugenia de Montijo: la granadina que portó la corona imperial francesa

  • La española, que llegó a emperatriz por su matrimonio con Napoleón III, tuvo voz política más allá de su marido, y a ella se le atribuye el impulso a la construcción del canal de Suez
  • Este agosto infoLibre recupera personajes y acontecimientos que, desde la sombra, han marcado la historia de España

Publicada 15/08/2017 a las 06:00 Actualizada 14/08/2017 a las 23:00    
Facebook Twitter Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios 2

Eugenia María Guzmán y Portocarrero, más conocida como Eugenia de Montijo (por el título de su padre, que ella no heredó), fue una de las mujeres más influyentes del mundo en el siglo XIX. Nacida en Granada, vivió 94 años (1826-1920), de los cuales pasó la mayor parte en el extranjero, ya que se casó con el emperador francés Napoleón III en 1853.

  De familia noble, su hermana se casó con el duque de Alba, pero el matrimonio que la madre de ambas intentó concertar para Eugenia fracasó. Así pues, madre e hija empezarían a viajar por Europa, haciendo sobre todo estancia en París, donde conocerían a Carlos Luis Napoléon Bonaparte, futuro Napoleón III, sobrino del célebre Napoleón.

El Bonaparte coincidió con la aristócrata en una fiesta de la alta sociedad parisina en 1850. Ella tenía 24 años y él, mucho mayor que ella, 42. Diversos autores señalan que el por entonces presidente de la Segunda República Francesa se enamoró de la joven, y tres años después se casaban en Notre Dame el ya por entonces emperador (1852-1870) y la que sería su emperatriz. En 1856 nacería su único hijo: Napoleón Eugenio Luis. 

Tres fracasos y un gran éxito

  Eugenia de Montijo tendría un papel activo en la política francesa (y por tanto internacional) de su tiempo. De ideales conservadores y católica convencida, influiría en las decisiones del emperador y sus ministros en asuntos clave como la defensa del emperador Maximiliano en México, la intervención militar en Italia a favor del papado o la construcción del canal de Suez. Por si fuera poco, actuó en varias ocasiones como regente de Francia. 

La granadina se posicionó a favor del partido ultramontano francés, contrario a la separación entre Iglesia y Estado. Es por eso que se opuso a su marido en la cuestión del papado en el recién formado Estado italiano. El Gobierno de Italia quería acabar con la independencia política del Vaticano, y trató de forzar la situación militarmente con ayuda de Austria. Eugenia presionó a su marido, y Francia acabó luchando a favor del Papa.

En México, que tras su independencia de España en 1820 estaba enormemente endeudado, inició en 1861 una suspensión de pagos por la que Francia invadió el país americano y trató de colocar como emperador a Maximiliano de Habsburgo (de la casa real austriaca). La emperatriz se mostró desde el principio totalmente a favor de impulsar una monarquía en América, ya que era contraria a la idea de república. Finalmente, Francia perdería esta guerra y Maximiliano sería ejecutado en 1867.

Pero no todas sus decisiones acabarían iniciando un conflicto. De hecho, la actuación más célebre de la emperatriz se produjo en 1869, cuando realizó un viaje triunfal a Egipto para la inauguración del canal de Suez, una de las mayores obras de ingeniería del siglo XIX, de la que la granadina había sido una gran defensora.

Según algunos autores, también presionó a favor de la guerra con Prusia (1870-1871), nación protestante que años atrás había derrotado contundentemente a Austria, nación católica. La guerra fue horriblemente mal para Francia, que fue barrida por Prusia en menos de dos años. El conflicto sería el fin del imperio de Napoleón III, que moriría poco después, en 1873. Eugenia, ya viuda, marchó con su único hijo al exilio en Londres

El exilio y la renuncia a la política

  Con la muerte del emperador, su vida política se resintió notablemente. En el exilio forzado por la proclamada III República francesa, los partidarios de la monarquía exiliados en Inglaterra se aglutinaron en torno a ella y durante seis años lideraría la política de los bonapartistas. Pero en 1879 su hijo muere en una campaña militar en Sudáfrica con solo 23 años, y la aristócrata se desplazará hasta allí el año siguiente. 

Desde entonces, renunció a la política y dedicó el resto de su vida a las obras de caridad (que ya había comenzado como emperatriz) y a viajar. Regresaría a España en numerosas ocasiones, y retomaría el contacto con su familia, sobre todo con la casa de Alba, a los que dejaría su fortuna tras su muerte, el 11 de julio de 1920, en Madrid.
 
Correo Electrónico
Relacionados


Hazte socio de infolibre



2 Comentarios
  • vianero vianero 15/08/17 11:04

    He echado en falta a Luis Mariano y a Carmen Sevilla.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    1

    2

    • maite maite 15/08/17 22:08

      Si. Cantando Violetas Imperiales......sin palabras

      Responder

      Denunciar comentario

      1

      0

Lo más...
 
Opinión
  • Muros sin Fronteras Ramón Lobo Ramón Lobo

    El peligro de hablar idiomas

    Ser racista, xenófobo y supremacista está de moda; tanto que el Diccionario de la Real Academia de la Lengua Española va a incluir la última, que las otras dos ya estaban. 
  • ¡A la escucha! Helena Resano Helena Resano

    Monitorizando el acoso

    Para aquellos y aquellas que ponen en duda que salir por la noche para una mujer es una tortura aquí va una demostración científica: un estudio tecnológico que lo demuestra.
  • Telepolítica José Miguel Contreras José Miguel Contreras

    El punto ciego de Irene y Pablo

    Es inconcebible que ambos no fueran capaces de vislumbrar la que les iba a caer encima cuando se conociera la compra de su ya famoso chalé.
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.
facebookLibre