Muros sin Fronteras

El año en el que vamos a vivir peligrosamente

Arrancó 2016, que en las Españas se anuncia plurielectoral. Estos serán los ocho asuntos internacionales sobre los que debemos estar atentos en los próximos doce meses. Hay más, como el TTIP (Asociación Transatlántica para el Comercio y la Inversión), que despierta en Europa una fuerte oposición y del que escribiremos a fondo más adelante. 

Tensión Irán-Arabia Saudí

Las escaladas verbales y diplomáticas son como las pistolas: las carga el diablo. Es posible que el conflicto no salte de la actual fase de pavorealismo a una guerra abierta entre las dos potencias regionales del mundo musulmán en Oriente Próximo (con permiso de Turquía). Pero la ejecución en Arabia Saudí del clérigo chií Nimr al Nimr y de otras 46 personas augura una época de tensiones entre suníes y chiíes con alineamientos en bloques de país, algo que ya ha comenzado.

También dificultará el apaciguamiento de conflictos en los que ambos países están implicados: Siria y Yemen. Esta crisis sorprende a Occidente en una mudanza de intereses, de Riad a Teherán. Quizá la muerte de Al Nimr tenga algo que ver en este contexto mayor.

Guerra de Siria

La crisis de los refugiados de 2015, es decir, el intento desesperado de decenas de miles de personas por escapar de la guerra y la muerte, ha puesto esta guerra olvidada en el mapa. Ha costado casi cinco años y 300.000 muertos, casi tres veces más de las personas que perdieron la vida en Bosnia-Herzegovina.

En la reciente cumbre de Viena se encargó a Jordania buscar qué grupos insurgentes pueden ser merecedores del apoyo occidental. Lo tiene difícil. Mientras EEUU, Francia y Reino Unido siguen bombardeando sin saber aún a quién deben favorecer. Rusia sí, ellos apoyan al régimen de Basar el Asad, responsable de gran parte de los muertos civiles. Siria, casi cinco años después, es una trampa: cualquier solución es un problema que no resuelve el conflicto.

Terrorismo yihadista

Este tercer asunto está relacionado con los dos anteriores y con la existencia del Estado Islámico al que llamamos Daesh, su acrónimo en árabe. En los últimos meses de 2015 hemos tenidos tres atentados brutales: Estambul, Beirut y París, aunque en Occidente solo contamos el último. Daesh nace de los errores cometidos en Irak: invadir un país de manera ilegal y con excusas falsas, derribar un dictador que servía de muro de contención del islamismo radical, disolver el Ejército y echar a funcionarios del partido Baaz, que supuso disolver el Estado.

A esta cadena de equivocaciones hay que añadir la prematura retirada de las tropas de EEUU ordenada por Obama que permitió la resurrección del antecedente del Daesh. También influyó un pésimo gobierno chií en Bagdad apoyado por Irán que practicó una política sectaria y los manejos occidentales en la llamada primavera siria, en marzo de 2011, que degeneró en guerra civil. Daesh sigue ahí y con capacidad de atentar. La lucha contra este grupo será clave en 2016. La prioridades deberían ser quebrar el cibercalifato, acabar con sus fuentes de financiación y comprender por qué barrios europeos son viveros de radicalidad y de los que parten los combatientes extranjeros.

Las elecciones de EEUU 

El 1 de febrero arrancan las primarias con el caucus de Iowa. Nos vamos a hartar de análisis (yo mismo haré unos cuantos) sobre los aspirantes con más opciones de ser candidatos. El proceso de primarias es un proceso de descarte. Van cayendo los que tienen menos dinero y menos posibilidades. En el campo republicano todo estaba preparado para que ganara Jeb Bush, pero hasta ahora se ha mostrado poco eficaz. Le ha perjudicado la irrupción de Donald Trump, que ha cambiado el discurso y el ritmo republicano.

En esta primera fase, Trump parece competir con Ted Cruz, un insensato de calibre similar. El tapado sería el joven senador Marco Rubio, que aun debe sobrevivir a la tormenta Trump. Nadie cree en una victoria del millonario, pero el Partido Republicano, cooptado por el Tea Party, es capaz de esta y de locuras aún mayores.

Al frente de los demócratas estará Hillary Clinton si la crisis de los correos electrónicos no acaba con ella. Su alternativa es el senador Bernie Sanders, casi socialista para el gusto norteamericano, que podría acabar siendo la gran sorpresa. Esto es ciencia ficción.

Relaciones con Rusia

La dialéctica del Kremlin es de Guerra Fría; también los hechos en 2015: la anexión de Crimea (de la que ya no se habla) y la guerra de Ucrania, cuya paz pende de un hilo. Siria es un tablero interesante; en él puede jugarse una partida en clave de Guerra Fría, lo que sería peligroso, o como excusa para un acercamiento porque tanto Washington como Moscú están unidos por el mismo objetivo: derrotar a Daesh. Si el petróleo sigue a la baja y Vladimir Putin mantiene el gasto militar en Siria, la economía rusa entrará en un periodo de cierta volatilidad. Cuando Putin siente presión en casa, emprende aventuras fuera de ella.

Las políticas de ajuste

Grecia no pudo torcer el brazo a la troika; Portugal, pese a tener en el gobierno un tripartito de izquierda y antiajuste, se ha plegado para moverse dentro de los límites del sistema que impone Berlín. España es una incógnita electoral múltiple, pero el crecimiento de Podemos muestra una ciudadanía harta de políticas de ajuste que carecen de esperanza.

En el Reino Unido, el nuevo líder laborista, Jeremy Corbyn, representa este cambio general dentro de la izquierda: una socialdemocracia que parece vieja, arrastrada al pragmatismo y al liberalismo por la crisis, y una nueva izquierda que llega desde una cierta radicalidad a las orillas que ocupaba la socialdemocracia en los años setenta y ochenta.

Las políticas antisociales y de choque también han dado vida a movimientos de extrema derecha y xenófobos en Francia, Hungría, Alemania, Austria, Finlandia y Suecia, entre otros. Algunos analistas predicen el final de la crisis, mientras que otros advierten de que las turbulencias siguen ahí, que no se ha aprendido nada de la crisis financiera de 2008 y que es posible que este año se produzcan retrocesos.

También se hablará hasta la extenuación de William Shakespeare, de cuya muerte se cumplen 400 años y de la Guerra Civil española, que comenzó un 18 de julio de 1936, hace 80 años. Si se repasan las declaraciones y los tuits relacionados con Manuela Carmena y la cabalgata de los Reyes Magos de Madrid se podrá comprobar que no hemos avanzado tanto como presumimos. La derecha, en una gran parte, sigue anclada en el lenguaje de vencedores y vencidos.

Irán dice que Arabia Saudí ha roto las relaciones diplomáticas para encubrir sus problemas internos

Irán dice que Arabia Saudí ha roto las relaciones diplomáticas para encubrir sus problemas internos

Más sobre este tema
stats