Corrupción

Cuando Aguirre defendía que no había "la menor sombra de duda" sobre el "intachable" González

Esperanza Aguirre e Ignacio González, en una imagen de archivo.

Mutismo absoluto. La portavoz del PP en el Ayuntamiento de Madrid, Esperanza Aguirre, no ha dicho ni una palabra sobre la detención este miércoles del que primero fue su número dos en la Comunidad de Madrid, Ignacio González, y a quien ella designó a dedo como su sucesor. Su actitud contrasta con la que mantuvo durante años, ya que desde que comenzaron a publicarse noticias que alertaban de las supuestas irregularidades de González, Aguirre no dudó en defender a quien ha sido su fiel escudero. Un personaje, aseguraba la dirigente, "intachable", sobre el que no había la más mínima "sombra" y que, incluso, era víctima de una "trama" en su contra.

González y Aguirre fueron durante más de 20 años uña y carne a nivel político. La que fue la líder intocable del PP de Madrid estuvo acompañada durante toda su carrera por quien este miércoles fue detenido por su responsabilidad en las adjudicaciones públicas y en las oscuras operaciones internacionales de la empresa de aguas Canal de Isabel II, la mayor sociedad pública de Madrid, que permaneció bajo control directo de González durante una década. Tan cercanos fueron que, durante su etapa como presidenta autonómica y una vez el propio González la sucedió, Aguirre defendió siempre a capa y espada a su compañero de batallas pese a que durante años se publicaron irregularidades relativas a casos como la compra de su ático en Estepona, la adjudicación un campo de golf a una empresa de un socio de su hermano o el reparto de televisiones digitales en la Comunidad de Madrid.

Según afirman fuentes del entorno de Aguirre a infoLibre, la dirigente no tiene pensado "tirar la toalla" y dimitir como líder del PP en el Ayuntamiento de Madrid, pese a haber sido la inmediata superior de González cuando este era el máximo responsable del Canal de Isabel II, la etapa que investiga la justicia. Dirigentes próximos a Aguirre afirman que, de confirmarse la culpabilidad de González, ésta quedaría "muy defraudada", pero que no considera que deba abandonar su puesto porque, "por esa regla de tres, también tendría que hacerlo Rajoy por haber nombrado a Bárcenas".

No obstante, la dirección nacional del PP no piensa salir a defender a Aguirre, y fuentes de Génova consultadas por este diario señalan que lo razonable es que ella misma salga a explicarse. De hecho, este mismo miércoles suspendió de militancia a González, aunque tampoco es que lo haya hecho con especial celeridad: un expediente abierto al expresidente madrileño llevaba más de un año en los cajones de la sede de Génova.

El viaje a Colombia, el ático...

En cualquier caso, el silencio de Aguirre con respecto a la suerte de González es una excepción en su carrera, y buen ejemplo de ello fue la defensa que realizó del polémico viaje a Colombia de su número 2. En 2009 se publicaron imágenes de González portando varias bolsas blancas que, según el controvertido comisario José Manuel Villarejo, estaban relacionadas con un supuesto pago de dos millones de euros a González en relación al mayor pelotazo de la Gürtel, que se desarrolló en Arganda del Rey, y que coincidió con el viaje que el dirigente hizo a Colombia "acompañado entre otros de José Manuel Serra Peris", consejero de Martinsa, la empresa que se benefició presuntamente de la adjudicación de Arganda del Rey. No obstante, Aguirre aseguraba pocos días después de la publicación de la grabación que González llevaba "toallas y gorras" en las bolsas.

La expresidenta de la Comunidad de Madrid también ha defendido a González en otro de los casos en los que éste está implicado: el de las supuestas irregularidades en el alquiler y, posteriormente, la compra de su dúplex de lujo en Estepona, que actualmente tiene en propiedad junto a su esposa Lourdes Cavero. Cuando en marzo de 2012 comenzaron a aparecer informaciones que apuntaban a que este ático formaba parte del cobro por parte de González de una supuesta comisión ilegal, Aguirre se apresuró a salir en su defensa frente a las "insidiosas campañas de desgaste" a las que estaba siendo sometido un "político intachable y ejemplar" sobre el que no cabía ninguna "sombra de duda".

En diciembre de 2012, el matrimonio González-Cavero adquiría el dúplex en la Costa del Sol. Según la investigación realizada por la acusación popular y por la jueza de Estepona Isabel Conejo, un presunto testaferro relacionado con el empresario Enrique Cerezo compró el inmueble después de que la propia Cavero visita la vivienda. Pero, en enero de 2013, la versión que ofrecía Aguirre era muy diferente, ya que señalaba que el dinero empleado para comprar el ático por parte del matrimonio había salido de la indemnización que recibió la esposa de González tras el ERE que realizó Unesa, la patronal eléctrica en la que trabajó hasta julio de 2011.

"Un expediente absolutamente intachable"

Un año después, el 14 de enero de 2014, la expresidenta de la Comunidad de Madrid insistía en que González era un "político honrado", e iba un paso más allá al afirmar que comprendía su "enfado" porque, a su juicio, había dado "suficientes" explicaciones sobre la procedencia de su patrimonio. Y es que el día anterior el que entonces era presidente autonómico había montado en cólera en la Cadena Cope al defender la legalidad de la compra del ático de lujo de Estepona y había entablado una fuerte discusión con el que era director de El Mundo, Pedro J. Ramírez, a quien acusó de publicar "insinuaciones sin acreditar nada".

González "ha dado las explicaciones más exhaustivas sobre su patrimonio, sobre de donde saco el dinero para la compra… Es normal que trasluzca enfado ante ello. Todos somos iguales ante la ley, pero no todos somos iguales ante los medios de comunicación", señalaba entonces Aguirre, que apuntó que la imputación de Lourdes Cavero había sido decidida por la justicia nada menos que "para protegerla de los medios de comunicación".

La última defensa encendida de Aguirre a González se produjo en marzo de 2015, cuando todavía no se había anunciado quiénes serían los candidatos del PP a las elecciones autonómicas y el nombre del entonces presidente sonaba para encabezar una papeleta que, finalmente, lideró Cristina Cifuentes. Según aseveró Aguirre el 4 de marzo de ese año, González debería ser candidato porque contaba con "un expediente absolutamente intachable" y había "demostrado, como no ha demostrado ningún político, de dónde sacó el dinero, cómo lo compró, qué crédito tomó" para comprar su dúplex en Estepona. Apenas unos días después, cuando se conoció que González quedaba fuera de la lista, Aguirre insistía en que la gestión del entonces presidente era "absolutamente intachable" y hacía público su "disgusto" por que González no hubiera sido escogido.

El Canal dejó la gestión de sus intereses en Brasil en manos de una sociedad panameña opaca

El Canal dejó la gestión de sus intereses en Brasil en manos de una sociedad panameña opaca

Más sobre este tema
stats