Los correos secretos de Blesa

Blesa se embarcó en negocios con Cerezo después de que le hiciera perder 2,6 millones a Caja Madrid

El presidente del Atlético de Madrid, Enrique Cerezo, en una foto de archivo.

Los correos secretos del expresidente de Caja Madrid Miguel Blesa y del resto de su equipo directivo demuestran un trato de favor hacia el empresario madrileño Enrique Cerezo, presidente del Atlético de Madrid y máximo accionista de la firma Boomerang TV.

Uno de los correos de Enrique de la Torre, considerado mano derecha de Blesa, que tenía como destino a otro peso pesado de la caja, en concreto Matías Amat, prueba que la Sociedad de Promoción y Participación Empresarial (SPPE) de Caja Madrid acordó su entrada en el accionariado de Boomerang TV pese a tener conocimiento de que Cerezo había perjudicado anteriormente los intereses de la entidad financiera. "Hay que prever que algún consejero se acuerde de Cartera Audiovisual S.A., de Enrique Cerezo, y tener respuesta, además de insistir en cerrar un buen pacto de accionistas antes de formalizar cualquier participación", indica el correo electrónico, al que ha tenido acceso infoLibre.

Enrique de la Torre se refiere, según explica en el mensaje, a "la prevista inversión" de la Sociedad de Promoción y Participación Empresarial de Caja Madrid en Boomerang TV, cuyo socio principal es Enrique Cerezo. Según reconoce este estrecho colaborador de Blesa la misma sociedad de Caja Madrid había realizado "en el pasado" una inversión de 440 millones de pesetas [2,64 millones de euros] en la empresa Cartera Audiovisual, en la que participaba Cerezo a través de su sociedad Video Mercury.

Pero en el correo Enrique de la Torre añade una amplia explicación sobre la actuación de Cerezo, que según su opinión había perjudicado a la propia caja. Según esta versión, las inversiones realizadas por la firma Cartera Audiovisual resultaron "excesivas" para sus posibilidades financieras, "por lo que la sociedad no pudo hacer frente a sus deudas y fue declarada en suspensión de pagos en 1994 y posteriormente en quiebra".

De la Torre asegura que después de la quiebra Cerezo consiguió hacerse con la parte sustancial del patrimonio que Cartera Audiovisual poseía, "por medio de actos previos y posteriores a la suspensión de pagos, cuya validez se sigue discutiendo (reconocimientos de deuda y pago de la misma mediante transmisión de activos de la sociedad o sus filiales, aumento de capital de la sociedad filial que suscriben personas del entorno de Cerezo, haciéndose con el control de la misma)".

Pero la actuación presuntamente irregular de Cerezo, tal y como indica el correo electrónico, va mucho más allá. "Los antiguos accionistas de Cartera Audiovisual no han recuperado nada de su inversión". Pese a eso, los activos de la empresa de Cerezo son los derechos de explotación de las películas propiedad de Invercine, filial de Cartera Audiovisual y la propiedad de un edificio en la Calle Pilar de Zaragoza de Madrid, "que parece que podría tener un valor importante".

Además, según indica este exdirigente de Caja Madrid en el mensaje del 9 de junio de 2005, Cerezo realizó en su día dos operaciones diferentes "e incompatibles para apropiarse de las acciones de esta sociedad: una compra por un precio simbólico, y la suscripción por una persona de su entorno de una ampliación de capital que Cartera Audiovisual, su accionista único, había acordado y dejado sin suscribir para que pudiera hacerlo Cerezo", indica en el mail De la Torre, quien prosigue así su explicación: "Aunque éste ha pretendido hasta ahora la validez de su adquisición, habiéndose comenzado a discutir ésta ahora en los autos de la quiebra ha reconsiderado su postura". Es por eso por lo que Caja Madrid consideraba posible negociar con Cerezo y recuperar una parte del patrimonio de Cartera Audiovisual.

Relación con Boomerang TV

Pese a tener conocimiento de que la actuación de Cerezo había provocado un menoscabo de 2,64 millones de euros para la caja, el año 2005 en el que se envía el correo electrónico marca el inicio de una gran relación entre la firma Boomerang TV de Cerezo, Telemadrid y Caja Madrid. Tal y como reconoció el entonces director general de Telemadrid, José Antonio Sánchez, en una comparecencia en la Asamblea de Madrid celebrada el 24 de mayo de 2012, la televisión pública y Caja Madrid dieron entrada en el accionariado de Multipark, una sociedad de Telemadrid y Caja Madrid, a Boomerang TV, que Sánchez llegó a calificar como "una de las primeras productoras de televisión de España, como socio industrial de referencia, con el 35% del capital".

Y dos años después, en 2008, tuvo lugar la polémica inauguración de un teatro del Canal de Isabel II de Madrid, controlado con mano férrea por Ignacio González. La empresa Boomerang TV de Cerezo fue la encargada, sin concurso público, de organizar un evento por el que recibió 1,2 millones de euros.

También en 2008 y ya con Cerezo dentro, Multipark cambió su objeto social, haciéndose con la gestión de la publicidad de Telemadrid, Onda Madrid y La Otra. Al mismo tiempo se creaba la sociedad filial Multipark Ficción. Los representantes legales de Telemadrid acordaron la cesión de la publicidad a Multipark pese a que Cerezo, que se había hecho con diez frecuencias de televisión, por lo que era competencia directa de la televisión y competidor por la publicidad, tenía el 35% de las acciones de esta sociedad.

Precisamente, la entrada de Cerezo en la gestión de la publicidad de su rival Telemadrid es uno de los puntos en los que incidieron los extrabajadores de Telemadrid en su denuncia presentada en verano pasado ante la Fiscalía de Málaga. En la misma ligaban los presuntos tratos de favor del Gobierno de Ignacio González a Cerezo, por lo que aseguraban que no era descabellado que el ático fuera un regalo del presidente del Atlético de Madrid. La magistrada ha visto indicios de delito en la actuación de Lourdes Cavero, mujer de González, que adquirió en diciembre de 2012 el ático de lujo a una sociedad de Estados Unidos radicada en el Estado de Delaware, que mantiene un sistema impositivo similar al de un paraíso fiscal.

Derechos audiovisuales del fútbol

El relato de los trabajadores también incluía los derechos audiovisuales del fútbol, por lo que el Atlético de Madrid, con Cerezo de presidente, recibió casi 300 millones de euros de una sociedad controlada por Telemadrid y Caja Madrid. Según los correos electrónicos, a los que ha tenido acceso infoLibre, fue la propia presidenta Esperanza Aguirre quien junto con su entonces número dos, Ignacio González, encabezaron el acuerdo, pese a tener informes que les alertaban de que esta inversión sería deficitaria. La sociedad Madrid Deporte Audiovisual (Telemadrid, 49% y Caja Madrid 47%) compró los derechos televisivos del Atlético de Madrid durante 5 años pese a tener informes de que solo serían rentables a partir del octavo año. Uno de los correos, a los que ha tenido acceso este periódico, muestran un documento "confidencial" que indica que la rentabilidad sería efectiva después de ocho años. También un abogado de Telemadrid alertó de que la inversión tenía importante lagunas.

Además, según ha podido confirmar infoLibre, varios aspectos incluidos en los acuerdos por la cesión de los derechos audiovisuales no fueron aprovechados por la sociedad Madrid Deporte Audiovisual. Como por ejemplo la publicidad estática en el Vicente Calderón o la publicidad en la camiseta del equipo rojiblanco. Pese a estos incumplimientos, los equipos madrileños, entre ellos el Atlético de Madrid de Cerezo, cobraron el 100% de los acuerdos suscritos hasta su finalización de mutua acuerdo.

Pese a todas estas alertas Telemadrid y Caja Madrid entraron en la operación que habían encabezado Aguirre y González, perdiendo al menos 23 millones de euros. Hoy Madrid Deporte Audiovisual está en concurso de acreedores. Telemadrid ha presentado un ERE en el que han despedido a 861 personas alegando un agujero de más de 200 millones de euros, y Caja Madrid ha tenido que ser intervenida con 22.000 millones de euros de dinero público.

Además, los correos secretos de Blesa ponen de manifiesto la buena relación entre el banquero y Enrique Cerezo, que se valía de su papel al frente del Atlético de Madrid. Así, en un correo de febrero de 2007, Blesa llega a asegurar a una familiar: "Estaremos pronto en Madrid. Me ha invitado Enrique Cerezo al palco para ver el Real-Atlético y voy a ir".

En otro correo, también de Blesa pero en este caso con destino al empleado Mariano Pérez Claver, el expresidente de Caja Madrid habla de la organización de una reunión de Caja Madrid con Cerezo sobre "la obra social". Pérez Claver muestra su extrañeza: "No sé qué pinta la Obra Social aquí", a lo que Blesa contesta: "Mañana te explico lo de la Obra Social. En cualquier caso la primera reunión la tienes tú solo".

El Atlético no tendrá que devolver 863.000 euros que le anticipó una empresa de Telemadrid pese a incumplir el contrato

Más sobre este tema
stats