Los correos secretos de Blesa

Blesa y su equipo trazaron un plan para blindarse antes de dejar Caja Madrid

El expresidente de Caja Madrid Miguel Blesa, a su llegada, el 5 de junio, a los juzgados de Plaza de Castilla.

Tono Calleja / Alicia Gutiérrez

Los correos secretos de Miguel Blesa muestran cómo desde 2006 el propio expresidente de Caja Madrid y su equipo directivo urdieron un plan para blindar sus jubilaciones ante el temor de que fueran desplazados de sus puestos en 2009, año en el que finalizaba el mandato del presidente. Estos mensajes, a los que ha tenido acceso infoLibre, obran en la causa instruida por el magistrado Elpidio José Silva, que afronta su expulsión de la carrera judicial tras ordenar en dos ocasiones el ingreso en prisión de Blesa.

Los correos electrónicos evidencian que los directivos de Caja Madrid convencen a los integrantes del comité de retribuciones de la entidad financiera, que según el acta del 19 de julio de 2007 acaban aprobando lo que denominan "un incentivo retribuido de fidelización a largo plazo". Lo cual consiste en la percepción por parte de los directivos de un número determinado de anualidades del salario en el momento de la jubilación o del fallecimiento: "Con un coste estimado del 0,25% de la masa salarial global anual del grupo en su aplicación a todos los miembros del comité de dirección y de otro 0,34% adicional en el caso de que se hiciera extensivo al total de 36 posibles beneficiarios". Este "incentivo de fidelización" se aplicaría, especifica el acta, a los directivos que no hubieran causado baja voluntaria con efectos a 1 de enero de 2007.

Correos electrónicos "confidenciales"

El acta, que concreta después otras disposiciones que benefician a los banqueros, cobra especial relevancia tras conocer el contenido de una cadena de once correos electrónicos "confidenciales" intervenidos a Blesa, que muestran las maniobras de Ildefonso Sánchez Barcoj, Enrique de la Torre Martínez y Miguel Blesa para blindar sus retiros Ildefonso Sánchez Barcoj, Enrique de la Torre Martínez y Miguel Blesaante la eventual salida de este último de la presidencia de Caja Madrid.

De esta forma, a las 21.27 horas del 18 de julio de 2007, Enrique de la Torre, secretario general de Caja Madrid, envía un mensaje a Ildefonso Sánchez Barcoj, director financiero y de riesgos, que lleva como asunto: "Comisión de Retribuciones". En el mismo se indica: "Ildefonso, hay que definir en acta lo que es el incentivo: una cantidad única, una cantidad periódica vitalicia, su carácter personalísimo o hereditario. Además, teniendo en cuenta que en 2009 vence el mandato del presidente habría que prever que se consolida el derecho si el directivo se va del grupo por haberle 'degradado' siempre que haya consolidado el incentivo con un número mínimo de años y no trabaje posteriormente en ningún otro sitio".

"El presi está cubierto, no te preocupes"

En 21 minutos Sánchez Barcoj responde de Enrique de la Torre: "Le doy un giro, pero el tema está muy cerrado. Lo de 'degradado' […] el presi está cubierto, no te preocupes. Además nunca le pueden degradar. O es presi o no, punto".

Enrique de la Torre tardó solo 7 minutos en replicarle: "No pienso solo en el presidente. Imagina que en 2009 no sigue, y a ti te hacen comercial de Aluche. Lo que no esté en acta o en el acuerdo no existe jurídicamente. No se trata de que lo tengas tú cerrado en un documento que si no se incorpora al acta no existe tampoco para el presidente que no es el único al que hay que proteger".

Diez minutos después, a las 22.05 del 18 de julio de 2007, Sánchez Barcoj tranquiliza a De la Torre: "Al acta se anexa el documento con el sistema detallado que son varias hojas, obviamente. Aunque acabáramos de comerciales en Aluche […] se nos aplicaría en 2010. Lo único que no cubre es la baja voluntaria o el despido procedente". Después Sánchez Barcoj resalta que lleva varios años "con esto y lo tengo consensuado con ellos. El melón está cerrado. No se puede abrir. La condición de vincularlo al 2010 fue la única que pusieron y se les aceptó. El presi dio su conformidad", indica Sánchez Barcoj, que finaliza este mail asegurando: "Nos quedan al menos tres años y medio de curre, salvo que nos echen de forma improcedente. Es lo que hay".

"Tranquilo, estás más que cubierto"

Pero esta respuesta no convence a De la Torre, que insiste diez minutos después a Sánchez Barcoj: "No puedo entender que sabiendo que el presidente puede no estar en la caja en 2010 no se prevea algo tan básico como lo que digo. Cualquiera que pueda estar en 2010 con suficientes facultades ejecutivas hace que al menos en mi caso de secretario resulte inaplicable".

Unos 32 minutos después, a las 22.47 horas, Sánchez Barcoj aplacó a De la Torre: "Tranquilo, estás más que cubierto. No te pongas nervioso. Piensa que hoy no tenemos nada de nada y por tanto nada que perder. Solo ganar. Por cierto, si te jubilas antes de 2010 también se aplica. Si te vas voluntariamente, no. Este es un sistema para retener".

De la Torre sigue intranquilo

Pero estas palabras de Sánchez Barcoj no lograron sosegar del todo a De la Torre, pues a las 23.12 horas vuelve a dirigirse por mail al primero: "¿Me puedes enviar el documento que se anexará al acta? Convendría que lo conociera a estas horas". Al no obtener respuesta, De la Torre vuelve a escribir a Sánchez Barcoj a las 4:35 horas ya del 19 de julio. "Son las cuatro y media de la mañana y sigo esperando conocer lo que llevamos a la Comisión de Retribuciones dentro de pocas horas y es mi responsabilidad incorporar al acta que será el único documento fehaciente de lo que se acuerde. No lo entiendo", se lamenta este directivo.

Ante esta situación es el propio Blesa el que se hace cargo del asunto. Así, a las 7.56 de la mañana, envía un nuevo mail a De la Torre asegurando que tenía una reunión con Ildefonso [Sánchez Barcoj] "para revisar todo. Luego te lo cuento". Y éste le contesta de forma muy efusiva: "Solo confío en ti en lo que a mí respecta. Sabes bien que el día que no estés no solo no voy a durar sino que más de uno me perseguirá… y sabes que no exagero ni un ápice".

El acta prueba que la Comisión de Retribuciones se reunió apenas unas horas después, a las 11.30 horas, y que aprobó el "incentivo de fidelización". La comisión fue presidida por el representante de IU, José Antonio Moral SantínJosé Antonio Moral Santín. También participaron Antonio Romero Lázaro (PSOE); Guillermo Marcos Guerrero, como representante de los impositores; Enrique de la Torre Martínez, en calidad de secretario; y el director de los departamentos Financiero y de Medios, Ildefonso Sánchez Barcoj, que actuó como ponente".

Moral Santín llama para hablar de lo suyo (dietas)

Un correo de 2 de agosto de 2007 entre De la Torre y Blesa muestra el final de la operación: "Guarda este acta de la Comisión de Retribuciones. El párrafo tercero es importante para lo que hablamos estos días, más aún ligado a las notas dando instrucciones para el pago de las nuevas dietas en las que se cita este acta y acuerdo de la comisión. El acta está ya firmada por José Antonio Moral Santín y por mí, y tengo el OK de todos sus miembros, incluido Antonio Romero".

La reunión del 19 de julio fue la culminación de todas las gestiones realizadas por Sánchez Barcoj y De la Torre para lograr que los representantes de IU, PSOE y de los clientes apoyaran las jubilaciones. Así, el mismo 18 de julio de este año, a las 12.44, unas horas antes de que se iniciara el intercambio de correos entre De la Torre y Sánchez Barcoj, el primero envía un mensaje a Blesa en el que le pregunta si le puede llamar por teléfono en relación a Moral Santín. Pero el presidente de Caja Madrid está en una reunión de la Confederación Española de Cajas de Ahorros (CECA): "Yo lo voy a llamar para verlo esta tarde, antes de la comisión y para contarle lo suyo. ¿Pasa algo?", pregunta Blesa a De la Torre, que replica: "Me ha llamado para decirme lo de Estanis [Estanislao Rodríguez-Ponga] y Antonio [Romero], y que todo lo de mañana en la reunión de las 11.30 está OK. Aquí se tratará de la previsión voluntaria, retribuciones incluida la tuya [Blesa] y, de la tarjeta de consejeros; pero que se van a reunir sin Guillermo [Marcos]. Es decir Estanis, Antonio y él a las 9.30 (reunión no formal de la Comisión de Retribuciones) para tratar de lo suyo (imagino que es dieta de participadas) y quiere que yo esté presente".

¿Les pagas a los tres la dieta de 6.000 euros?

Pero el mensaje sigue explicando acerca de la reunión formal de la comisión: "De la reunión de la Comisión, como ahora voy yo y hay acta formal que no se reproduce en la del Consejo, hay más confidencialidad, sobre todo en lo que a ti respecta. De la reunión informal quería tus instrucciones: ¿Les pagas a los tres la dieta de 6.000 euros netos de la que hablamos ayer?", interpela De la Torre a Blesa. Dos días antes, el 16 de julio el representante del PSOE ya había confirmado su apoyo a retribuciones: "Cumpliendo así su palabra", resalta De la Torre.

El 21 de noviembre de 2006, ocho meses antes de la aprobación definitiva de las pensiones, un correo electrónico de Sánchez Barcoj a Blesa da cuenta de la primera gestión conocida para tratar de aprobar las jubilaciones del equipo directivo de Caja Madrid: "He tenido la reunión. Mejor de lo esperado. Ambiente favorable por parte de los tres, hemos hablado de impacto de la cuenta, calendario…".

El correo indica que la opinión fue favorable, "aunque los tres matizaron que siempre que el ambiente sea oportuno. Antonio Romero me ha dicho que él ya se mostró favorable en su día y que lo sigue siendo, ahora bien, ha pedido que tiene que estar seguro que el grupo mayoritario lo va a apoyar". En el caso del representante de IU, "Moral Santín ha dicho que él creía que era bueno que esto fuera con la actualización de las condiciones de las consejeros en cuanto a dietas. Yo le he dicho que eso tocaba en 2007, por lo de que hay que llevarlo a la Asamblea".

"Una jubilación dorada"

El 24 de noviembre de 2006, un nuevo correo muestra el fruto de las gestiones de Sánchez Barcoj: "Presidente, he hablado con Moral Santín y le he reiterado el interés en tener cerrado el asunto para el consejo de diciembre. Me dice que prefiere tasajear". Para este directivo realmente lo que quería saber el representante de IU era si Antonio [Romero, PSOE] estaba convencido. Asimismo, Barcoj le dijo a Moral Santín que era muy importante que se hiciera este año: "Porque si lo hacemos el año que viene se podría usar la demagogia de que con las plusvalías de la cartera industrial el presidente y su equipo se aseguran una jubilación dorada y zarandajas de esa clase".

Según Sánchez Barcoj, Moral Santín le dijo que era favorable: "Pero que, claro, a lo mejor se necesitaban varias reuniones para redactar bien el informe si él va a ser ponente. Le he dicho que estamos a 24 de noviembre y que de aquí al 18 de diciembre hay días de sobra para hacer cuantas reuniones sean menester. Dietitis, vamos".

El 28 de noviembre Sánchez Barcoj escribe a Blesa. Y asegura que Guillermo Marcos, el representante de los clientes, le había llamado para "chivarse" sobre la Comisión de Retribuciones. Y explicó todo lo que había hablado en secreto con los representantes de IU y del PSOE. En este sentido, Marcos atribuía a Moral Santín el haber dicho en esa reunión que el acuerdo podría ser visto como que la Comisión de Propuestas garantizaba al presidente Blesa "una salida blindada. Que él creía que esto habría que abordarlo después de las elecciones de mayo". Y después Sánchez Barcoj llamó al representante del PSOE, que según el mail le dijo que Moral Santín le había propuesto hacer dos comisiones y no elevar la propuesta si no se estaba seguro del OK unánime del PP y del visto bueno de la Comunidad de Madrid.

No están imputados por los sueldos

Hasta el momento los directivos de Caja Madrid no están imputados en la Audiencia Nacional por la percepción de sus sueldos, pese a que la formación política UPyD presentó una denuncia en la Fiscalía Anticorrupción contra la gestión de Blesa y de su equipo directivo. Según los informes aportados por Bankia al caso que investiga en la Audiencia Nacional el magistrado Fernando Andreu los integrantes de los consejos de administración de Caja Madrid entre 2007 y 2011 percibieron un total de 71,5 millones de euros en concepto de sueldos e indemnizaciones.

En concreto, los datos aportados al magistrado, que incluyen los nombres de 17 ejecutivos de Caja Madrid, ponen de manifiesto que el expresidente Miguel Blesa percibió él solo 12,4 millones de euros en cuatro años; el director general de Participadas, Matías Amat Roca 9,7 millones; Ildefonso Sánchez Barcoj (9,7 millones); Enrique de la Torre (7,2 millones)Enrique de la Torre; Ricardo Morado Iglesias (6,2 millones); Carlos Contreras Gómez (4,1 millones), Ramón Martínez Vilches (3,8 millones); Mariano Pérez Claver (3,7 millones); Ramón Ferraz Ricarte (2,98 millones); Rodrigo Rato (2,7 millones en un año); y Carlos Vela García-Noreña (1,5 millones).

En febrero de 2011, bajo la presidencia de Rodrigo Rato, el consejo de administración de Caja Madrid acordó paralizar el pago de 25 millones de euros en bonus comprometidos a Blesa y a otros nueve directivos de la caja tras la oposición a ese pago por parte de la consejería de Hacienda de la Comunidad de Madrid al tratarse de una entidad que había recibido ya ayudas públicas del FROB.

Anticorrupción no vio delito en verano

La Fiscalía Anticorrupción archivó en julio pasado la denuncia de UPyDdenuncia de UPyD, que tampoco está siendo investigada en la Audiencia Nacional. Blesa y Sánchez Barcoj sí están siendo investigados en la Audiencia Nacional por su participación en la comercialización de las participaciones preferentes de Caja Madrid.

Al contrario que a los dirigentes de Caja Madrid, el juez de la Audiencia Nacional Ismael Moreno ha interrogado en calidad de imputados a los integrantes de la comisión de retribuciones de NovacaixagaliciaIsmael Moreno. Según el escrito de acusación de la Fiscalía Anticorrupción, los directivos de la caja gallega cobraron en total 18,9 millones de euros por su salida del grupo. Según Anticorrupción, los directivos firmaron el 20 de octubre de 2010 contratos en los que se habría alterado supuestamente el concepto de la renta vitalicia total que iban a cobrar a su salida de la entidad, que a partir de entonces incluiría como retribución fija la parte del salario variable.

Imputados en varias cajas por las jubilaciones

Además de los banqueros gallegos, también permanecen imputados por el presunto cobro indebido de jubilaciones, sueldos y dietas los dirigentes de Caixa Penedés, que se enfrentan a tres años de cárcel por maniobrar para cobrar de la caja catalana 31,6 millones durante una década en forma de fondos y pólizas de seguros, tras su salida de la entidad con el fin de garantizarse una jubilación dorada. En Caja de Ahorros del Mediterráneo (CAM) y en Caja Segovia también se están analizando las percepciones de los banqueros, al igual que en Caja Navarra, que tras el archivo del caso Dietas el partido UPyD ha recurrido al Supremo.

El primer ministro griego amenaza con arrestar a los profesores que hagan huelga durante lo exámenes

Tranquilo, estás más que cubierto (PDF)

Más sobre este tema
stats