ENCUESTA DE POBLACIÓN ACTIVA

La economía destruye más empleo mientras la población activa se desploma

La crisis empuja al 65% de los jóvenes a buscar empleo fuera de España

El Gobierno repite que, gracias a sus reformas, España ha cambiado su patrón para crear empleo, por lo que ahora ya no es necesario que el PIB crezca un 2% para generar puestos de trabajo; es suficiente con un 1%, un porcentaje que el Ejecutivo prevé superar este año. En parecidos términos se expresó ayer también el presidente de la CEOE, Juan Rosell: “Nuestra economía es muy distinta ahora”. Sin embargo, las cifras de la Encuesta de Población Activa (EPA) del primer trimestre desmienten esa supuesta y más fácil recuperación del empleo.

Desde enero el paro sólo ha bajado cuatro centésimas. Son apenas 2.300 personas menos sin trabajo, lo que significa que ni siquiera se ha reducido en 800 desempleados menos al mes. En total, la cifra de parados en España sigue encaramada en los 5,93 millones, con una tasa dos décimas superior a la de diciembre, el 25,93%.

Y es así porque, pese a los anuncios de los ministros del Gobierno –Fátima Báñez, Miguel Arias Cañete ayer mismola economía española continúa destruyendo empleo. Sólo en el primer trimestre, 184.600 puestos de trabajo se volatilizaron. Esa destrucción, además, se ceba en el sector privado, mientras que en el público se han recuperado 11.100 empleos.

Récord de caída de la población activa

Con todo, una buena muestra de la atonía en que se encuentra aún el mercado de trabajo, pese a los repuntes estacionales acostumbrados, es la caída de la población activa. El número de personas mayores de 16 años y menores de 65 en disposición de trabajar ha disminuido en 187.000 personas en el primer trimestre, y nada menos que en 424.500 en el último año. De forma que la tasa de actividad es ya sólo del 59,46%, la más baja desde el segundo trimestre de 2007. Es decir, el efecto desánimo sigue aumentando entre los trabajadores, que dejan de buscar empleo, se marchan al extranjero, regresan a sus países de origen si son emigrantes, vuelven a los estudios… ante el obstáculo casi insalvable de conseguir un salario.

La EPA incorpora desde ahora una nueva estadística de flujos, los movimientos de población entre ocupación y paro o actividad e inactividad. Así, se observa que sólo se han incorporado al trabajo desde la inactividad 63.200 menores de 25 años desde enero, la menor cifra desde 2006. Sus expectativas laborales se encuentran, pues, bajo mínimos.

Además, la estadística de flujos revela que, mientras pasaron a ser activas 1,1 millones de personas en este primer trimestre del año –98.000 menos que en los tres primeros meses de 2013–, desistieron de buscar trabajo otros 1,31 millones. Unas 200.000 personas más. Lo mismo ocurre con los flujos entre el paro y el empleo. Fueron más quienes dejaron de estar ocupados –1,23 millones– que quienes encontraron trabajo –1,08 millones–.

Empleo precario 

“El crecimiento con contratos a tiempo indefinido será una cosa, si decimos con contratos a tiempo parcial será otra”, intentó explicar también ayer el presidente de la CEOE sobre la recuperación del empleo. Y, en efecto, la exigua bajada del paro confirma la preocupante tendencia a la precarización emprendida desde la reforma laboral.

En los útimos tres meses el empleo a tiempo completo ha bajado en 176.800 personas, y son ya 1,05 millones menos los trabajadores con ocho horas de jornada diaria que en el primer trimestre de 2012, cuando se aprobó la reforma laboral. Por el contrario, los empleados a tiempo parcial han aumentado en 244.700 personas. Son ya el 16,2% de los ocupados, dos puntos más que antes de la reforma.

Además, quienes poseen un contrato indefinido han caído en 51.600 desde enero, en 210.000 respecto al primer trimestre de 2013, y en 553.000 desde que se aprobó la reforma laboral, un año antes. La industria, donde los contratos son más estables y el empleo tiene mayor calidad que en los servicios, sigue sin levantar cabeza y pierde este trimestre 42.200 trabajadores. De hecho, la ocupación sólo aumenta en la agricultura, gracias a una campaña récord de la aceituna y a la recogida de la fresa.

La consecuencia de este panorama un tanto anémico es la cronificación del paro. Quienes llevan más de un año sin trabajar aumentan en casi 10.000 personas, y lo que es aún más alarmante: el número de hogares con todos sus miembros en paro ha crecido en 53.100 y roza los dos millones –1,97 millones–. Los hogares con todos sus miembros ocupados se reducen en 27.900, hasta los 8,65 millones. Con la nueva base de población que se ha incorporado en esta EPA –el censo de población de 2011 ha sustituido al de 2001, que era el utilizado hasta el momento– la cifra de hogares en España ha aumentado en 21.400, por lo que se contabilizan un total de 18,26 millones.

Montoro, esperanzado; los sindicatos y Asempleo, preocupados

El ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, ha calificado de “esperanzadores” todos estos datos, además de pronosticar que esta tendencia se reafirmará en los datos del paro registrado de abril.

“No nos tenemos que cansar de decir que sí estamos saliendo de la crisis”, ha recalcado Montoro durante unas jornadas sobre gobierno local de la Fundación Democracia, informa Europa Press.

Un análisis opuesto al del secretario de Acción Sindical de UGT, Toni Ferrer. “Nuestra economía”, ha explicado, “no está en la senda del cambio de ciclo que vienen preconizando las grandes empresas y el Gobierno, sino que tiene riesgos potenciales y no aumenta su actividad. Son necesarias respuestas urgentes y que no sean puramente retóricas, con una reorientación de las políticas para crear empleo, el desarrollo de planes de inversión en infraestructuras y planes de choque para jóvenes y parados de larga duración”.

CCOO, por su parte, destaca que la duración media de los períodos de desempleo aumenta considerablemente: "Los desempleados tardan el doble en conseguir empleo que antes de la crisis". También reclama medidas urgentes. “No podemos esperar resignadamente varias décadas, porque los casi seis millones de personas en paro son parados de larga duración y hay 768.800 hogares sin ningún tipo de ingresos”.

Asempleo, la patronal de las grandes agencias privadas de empleo, ha mostrado su decepción por las cifras de la EPA. “Las previsiones apuntaban a datos más positivos”, asegura en un comunicado. A su juicio, “es indudable la fragilidad que sigue mostrando la recuperación”. De hecho, destaca que, “si no fuese por el aumento de empleo en la agricultura (no habitual en un primer trimestre de ejercicio) y los servicios públicos, la pérdida de ocupados sería sustancialmente más abultada”. También destaca que la industria “sigue destruyendo empleo a ritmos elevados”, la construcción “empeora” y “la contención del deterioro en los servicios privados resulta todavía insuficiente”.

La CEOE, que reconoce que se ha producido un “freno a la mejora” del mercado laboral, reclama “medidas de flexibilidad”, que impulsen “la actividad económica y dinamicen el marco regulatorio, para mejorar la competitividad y sentar las bases para que las empresas españolas generen empleo de forma sostenida”.

Rajoy envía a Bruselas las cifras de una recuperación incapaz de bajar el paro que recibió en 2011

Más sobre este tema
stats