LA PORTADA DE MAÑANA
Ver
Del 'caso Begoña' al 'caso Peinado': el juez convierte una causa vacía en un espectáculo mediático

Conflictos en IU

Federaciones de IU piden la cabeza del número dos de Lara para intentar frenar el incendio en Madrid

Es innegable. Ya nadie en Izquierda Unida lo oculta. La situación en Madrid se ha tornado trágica. Un verdadero polvorín. Un incendio descontrolado que toca más que nunca la puerta de la dirección de Cayo Lara, que harta y duele a las federaciones, temerosas de que la guerra interna acabe dañando las expectativas electorales, que ya se presentan sombrías por el empuje de Podemos. Por eso ya hay barones, dirigentes territoriales y miembros de la ejecutiva que creen que hacen falta tomar medidas más contundentes para meter en cintura a la conflictiva cúpula madrileña, y muchos ven ya como "insostenible" que se mantenga el secretario de Organización federal, Miguel Reneses. La zozobra interna se perpetúa y con ella, la sensación de que IU se juega su "supervivencia". 

La guadaña viene planteando sobre Reneses desde hace meses, desde que estalló el escándalo de las tarjetas black e IU se sumergió en la búsqueda de responsables políticos por el papel de la federación madrileña en Caja Madrid y Bankia. Él había sido coordinador de IU-CM en un breve periodo, apenas 15 meses, desde diciembre de 2000 a marzo de 2002. Sucedía en el cargo a Ángel Pérez, líder de 1993 a 2000 y factótum de IU-CM hasta hoy. Años más tarde, en marzo de 2009, tomaría el mando Gregorio Gordo, hasta diciembre de 2012. La Presidencia Federal (PEF) del pasado 10 de noviembre pidió el cese de los coordinadores regionales que tomaron "decisiones relevantes" sobre la entidad financiera. Una redacción que no daba nombres pero que situaba a los tres en la picota. Un mes más tarde, la comisión de transparencia federal, que trabajó durante semanas, emitió su informe, que jamás hizo público, y en él plasmaba que había detectado "actuaciones políticas no acordes con el código ético y la práctica política de IU" durante años. 

Otra nueva Presidencia Federal, el 14 de diciembre, hiló más fino: pidió la renuncia de Gordo y Pérez pero salvó de la quema a Reneses. Para entonces, varias federaciones ya le habían apuntado directamente, aunque las pruebas que se tenían contra él eran más débiles, pese a que sido uno de los muñidores del pacto de estabilidad en la caja con el PP de 2009. Y su jefe directo, Cayo Lara, no quería prescindir de él. Un pacto interno le liberó del abismo. El experto fontanero de la organización había sorteado la guillotina. No obstante, en aquel momento se advertía ya de que acabaría cayendo antes o después, sobre todo después de la previsible victoria de Alberto Garzón en las primarias federales, que se cerrarán el 15 de febrero. 

Aviso de Centella

La paciencia contra Reneses se ha empezado a consumir. La gota que colmó el vaso, que indignó a muchísimos dirigentes, fue que el secretario de Organización, diputado en la Asamblea de Madrid, votó a favor de la ratificación de Gordo como portavoz de IU en la Cámara. Visualizó así, otra vez, su renovada alianza con el sector de Pérez (agrupado bajo la marca SomosIU), con quien ha mantenido una relación de tiras y aflojas, de rupturas y reconciliaciones, durante años. Su voto fue entendido como una desobediencia clara hacia su jefe, Lara, y a la voz de un órgano. 

El coordinador no ha dicho palabra sobre la rebelión madrileña en los últimos dos días. Pero José Luis Centella, coordinador de la Presidencia Federal, líder del PCE y portavoz parlamentario, sí ha actuado. El mismo jueves, envió un escrito a la dirección madrileña subrayando que los grupos no habían "procedido" conforme a lo acordado el 14 de diciembre, "y los actuales portavoces tampoco han facilitado su cumplimiento", al no marcharse. En consecuencia, "sigue sin cumplirse la necesidad de cambiar los actuales portavoces de la Asamblea y el Ayuntamiento [...]. Los compañeros Gregorio Gordo y Ángel Pérez deben dar paso a otros compañeros o compañeras para el desempeño de la función de portavoces y evitar así que tenga que pronunciarse de nuevo la Presidencia Federal".

Desde el entorno de Centella, subrayaron que "se está hablando con todo el mundo" para intentar, una vez recalcada la posición federal, que Gordo y Pérez se marchen. Pero si no ceden, habrá una nueva reunión. De hecho, los dirigentes ya están en preaviso, preparados para que este jueves, 22 de enero, se convoque la Presidencia Federal, con otro orden del día centrado en la crisis de IU-CM. El tercero en dos meses. 

Ayer viernes, por la tarde, se reunieron los órganos regionales –Presidencia y Consejo Político– para ratificar a los ganadores de las primarias a la Comunidad y al Ayuntamiento, Tania Sánchez Melero y Mauricio Valiente, y a los candidatos de otros 39 municipios. También para aprobar una nueva coordinación colegiada, que reemplaza a Eddy Sánchez, el líder de IU-CM que dimitió el 1 de diciembre, un día después de las primarias. Todo ello sin la presencia de los dos vencedores en el duelo interno ni de sus partidarios, que no reconocieron los resultados. La coordinación nace, pues, en medio de la discordia. Los estamentos de poder autonómicos no ratificaron la decisión de los grupos de confirmar a Gordo y Pérez, precisamente a la espera del pronunciamiento federal. Ni tampoco designaron a una nueva ejecutiva, compuesta por una veintena de miembros, para pilotar el día a día de la organización. 

"Intervenir políticamente"

Un contacto con numerosos dirigentes bastaba para testar el grado de "preocupación" e indignación que se expande por IU. "Al ratificar a Goyo y Ángel se han reído en la cara de Cayo. Directamente. Y eso no se puede tolerar. Ahora la pelota está en el federal, y exigimos que se actúe –verbaliza una responsable de la ejecutiva–. Lo que no entendemos es que Cayo esté escondido debajo de la mesa, eso sí que nos ha dejado a cuadros. Creemos que Miguel Reneses no puede seguir siendo secretario de Organización federal ni un minuto más y queremos una explicación a Cayo. A tan pocos meses de unas elecciones, no podemos tener atascos en algunas direcciones regionales que temen perder poder. Estamos perdiendo votantes por segundo".

El clamor ha prendido en más rincones de IU, como pudo comprobar este diario. La explicación que se escucha en boca de muchos responsables que demandan anonimato es que la "afrenta" y el "golpe directo" a Lara y los órganos federales, el encastillamiento de SomosIU, y el realineamiento de Reneses, obedece a su obstinación por "no perder el poder", aferrándose como sea para no ceder el timón a Sánchez Melero. Pérez y su camarilla de correligionarios –entre los que se encontraba quien fuera vicepresidente de Caja Madrid, José Antonio Moral Santín, ya expulsado–, han controlado, de una u otra forma, IU-CM desde los años noventa. Y se hicieron fuertes, según este relato, al calor de la entidad financiera, tejiendo pactos con el PP para mantener a Miguel Blesa al frente. 

Un poderoso barón, capital a la hora de conformar la opinión dentro de IU, extiende una receta que no deja lugar a equívocos: "Hay que intervenir políticamente en el conflicto, porque todo el mundo se ve afectado ya por lo que pasa en Madrid, una federación clave en el conjunto del proyecto. Hay que hacer cumplir la resolución de la Presidencia, tomar cartas en el asunto. Y desde luego, no puede ser secretario de Organización quien contraviene las decisiones de un órgano superior al que él pertenece". Otro, procedente de un territorio más pequeño, expresaba un criterio semejante: "Si un dirigente federal desafía deliberadamente una decisión tan importante, adoptada democráticamente, como mínimo, debiera dimitir. Y si no, quienes se atrincheran contra la ética que exigimos la inmensa mayoría de IU tienen que salir de los cargos que ocupan. La inmensa mayoría de la gente de IU no nos merecemos estas conductas". 

Desconcierto y adhesión con Lara

La salida que algunos tienen en la cabeza es, si no hay movimientos antes de la PEF de la próxima semana, abrir un expediente sancionador a Gordo y Pérez y exigir la salida de Reneses de Organización. "No hay vuelta atrás. O IU está con quienes avalaron la política en Bankia o con quienes defienden la política acordada en los órganos", tercia una responsable territorial, próxima a Garzón. "A la calle, a la puta calle. Yo no me siento representado por esa gentuza. Si el órgano tuviese valor, los declararía hasta tránsfugas", añade otro importante dirigente, que no puede ocultar su profundo malestar con una agonía que se arrastra desde octubre. Todo este sector de descontentos, muy amplio, apoya sin fisuras a Alberto Garzón, el hombre llamado a suceder a Lara como candidato a la Moncloa. El nuevo valor emergente que goza de un sólido interno y que está profundamente enemistado con el jefe del aparato. Tanto que ya adelantó que si él resultaba elegido, la dirección federal tendría que cambiar

infoLibre intentó contactar con Reneses para recabar su versión. No contestó a los requerimientos.

La parálisis, la frustración por ver cómo la crisis madrileña copa titulares y titulares sin que nada lo remedie, a lo que se añade el ya de por sí complicado porvenir judicial de Tania Sánchez, hace que algunos cuadros dirijan su malestar contra Lara, por haber tolerado que IU-CM desoyera en repetidas ocasiones el mandato federal. El coordinador siempre ha sido muy cauto en sus declaraciones, y ha rehusado replicar a Pérez y Gordo pese a sus embestidas verbales –advirtió de que no dimitiría lo dijera "IU federal o el sursuncorda"–, fiel a su política de no injerencia en las cuitas de las federaciones. Un dirigente que está a su lado desde hace muchos años sostiene que ha actuado "correctamente", siendo "muy escrupuloso", para no apoyar a un bando frente a otro. "Si alguien quiere sangre pero que no sea la suya, no es lógico que la sangre que se vierta sea la del coordinador", avisa, no sin antes tachar de "surrealista" la situación en Madrid y denunciar la "interpretación torticera" que hizo el sector mayoritario de IU-CM de la decisión del 14 de diciembre. otros dicen no saber "qué esperar ya" de Lara, pero le advierten de que si no interviene "la marea le acabará llevando por delante". 

Incluso los barones más tibios en sus declaraciones reconocen que hay un problema muy serio dentro de IU y que la moción de la PEF "debe cumplirse". Las federaciones están ahora mismo inmersas en sus procesos de confección de las candidaturas y en la preparación de la campaña de las autonómicas y municipales de mayo y sus responsables sienten que la guerra interna en IU-CM enturbia su trabajo y nubla unas expectativas electorales que de suyo ya estaban mermadas, según todas las encuestas, que no conceden más allá de un 5% de estimación de voto. "Hay mucha, mucha preocupación. Da igual lo que hagamos. Cualquier cosa se te jode", manifesta con consternación un diputado nacional. "Creo que compartimos una ética política muy similar. Y por eso son frustrantes las conductas de alguno y tener que pensar en lo menos malo cuando el cuerpor nos pide atajar esto de raíz", sentencia un coordinador territorial. No son pocos los que hablan abiertamente ya de "ruptura" dentro de IU-CM. Algunos la ven "posible" y otros algo más cerca. De consumarse la fractura sería un "desastre" para el conjunto de IU, una quiebra en un territorio fundamental, el segundo en número de militantes, tras Andalucía. 

En este pantano quien pretende no mojarse es Izquierda Abierta, minoritaria dentro del IU, pero con referentes en primera línea, como Gaspar Llamazares y Montse Muñoz, sus dos coportavoces. Fuentes del partido aseguraron a este diario que la tesitura tan delicada les "inquieta", pero quieren hacer una reflexión "sosegada". 

El viacrucis de Sánchez en los tribunales

A la tensión por el caso Bankia se ha sumado el calvario judicial que ahora comienza para Tania Sánchez. El PP presentó una querella criminal contra ella, su padre, Raúl Sánchez, y el alcalde de Rivas, Pedro del Cura, entre otros. El trasfondo es la adjudicación de contratos, por valor de 1,3 millones, a la cooperativa administrada por el hermano de la candidata, Aúpa, entre 2002 y 2008. Ella fue concejala de Cultura entre 2007 y 2011 en el Ayuntamiento, y no se ausentó en la Junta de Gobierno en la que se concedió un contrato por 137.000 euros a la empresa. Un "error" que ella misma reconoció.

Libertad Martínez, mujer de la máxima confianza de Ángel Pérez, ya ha pedido en público la dimisión de Sánchez. Ella lo ha atribuido a un "tamayazo preventivo", a un intento del PP de "amputar" su candidatura. Pero su círculo de partidarios, así como muchos dirigentes dentro de IU, sospechan que la querella ha sido alimentada desde SomosIU y el anterior equipo de gobierno de Rivas, de Izquierda Abierta. O sea, guerra sucia. Fuera de Madrid, compañeros de filas de la cabeza de lista admiten que la campaña se le ha puesto más "difícil", pero creen en su inocencia, porque "no hay sombra de ilegalidad, ni enriquecimiento ilícito, ni cobro de comisiones". Y, por encima de todo, "es la candidata de IU", porque fue elegida por militantes y simpatizantes de forma incontestable. 

No obstante, el horizonte temporal podía jugarle una mala pasada. Si el Tribunal Superior de Justicia de Madrid admitiera a trámite la querella –ella es aforada–, comenzara a investigar y, tras pedir el correspondiente suplicatorio, la imputara, su posición peligraría, ya que el código de IU exige que los candidatos o cargos públicos dejen su puesto si se produce una "imputación y procesamiento por delitos de corrupción política o urbanística". 

Acto de lanzamiento de la candidatura

Sánchez, Valiente y los suyos, mientras, están volcados en el acto de lanzamiento de su candidatura, que tendrá lugar este sábado, en el Palacio de la Prensa de Madrid. Quieren que sea una demostración de fuerza, aunque no tenga el amparo de la dirección regional, convencidos de que nada les frenará. Ambos tendrán a su lado a Alberto Garzón; Joan Josep Nuet, diputado y coordinador general de EUiA; los dirigentes federales Clara Alonso, Ramón Luque, Lara Hernández o Marga Ferré; el eurodiputado Javier Couso; el coordinador de Jóvenes de IU, Carlos Martínez Núñez; el líder del Partido Comunista de Madrid, Álvaro Aguilera, y otros responsables. Y otros tantos les mostrarán su apoyo, empezando por Julio Anguita; la líder gallega de IU, Yolanda Díaz; el candidato a la Generalitat Valenciana, Ignacio Blanco y la número uno a Les Corts por Alicante, Esther López Barceló, o la eurodiputada Marina Albiol. 

La madeja está de nuevo muy enredada dentro de IU. Demasiado. La crisis se alarga y se complica y entra en zona de peligro, a cuatro meses de unos comicios que pueden determinar el futuro de IU. Lo que pasa en Madrid irradia en todo el Estado, y el clima no es nada halagüeño. Una dirigente lo expresa con dramatismo: "Nos jugamos desaparecer". La "supervivencia del propio proyecto", dice otro. No es poca cosa. 

Más sobre este tema
stats