La pederastia en la Iglesia española

Los obispos se abren a indemnizar a las víctimas de abuso sexual

El presidente de Cremades & Calvo Sotelo, Javier Cremades, y el presidente de la Conferencia Episcopal, el cardenal Juan José Omella.

Tras encargar una "auditoría" de los abusos sexuales en el seno de la Iglesia durante las últimas seis décadas, la Conferencia Episcopal Española (CEE) se abre al pago de indemnizaciones a las víctimas. Así lo confirma Fernando Giménez Barriocanal, su vicesecretario para Asuntos Económicos, el hombre que hace los números al alto clero.

Lo hizo este martes, durante la presentación de los ingresos de la Iglesia vía IRPF del ejercicio fiscal de 2020, casi 300 millones de euros. Javier Cremades, presidente del despacho Cremades & Calvo Sotelo, al que se han encargado los trabajos, había declarado en una entrevista con El País que su "auditoría" incluirá indemnizaciones y que los obispos están "deseosos". A Giménez Barriocanal se le preguntó concretamente por esta afirmación de Cremades: "Nos vamos a pronunciar sobre la responsabilidad civil [de la Iglesia]. Un daño moral o físico siempre lleva consigo una reparación". "Coincido totalmente con lo que decía Cremades en esa entrevista", aseguró Giménez Barriocanal.

El también presidente del Grupo Cope señaló que el alcanzado con Cremades & Calvo Sotelo es "un acuerdo histórico" que pretende "llegar hasta el final" sin partir de "supuestos previos". "En función de las conclusiones habrá que buscar las soluciones. Coincido totalmente con lo que decía Javier Cremades en esa entrevista. Sí que creo que hay que dejar trabajar y que hay que estudiar las cosas con rigor. Vamos a dejar trabajar a esa comisión, vamos a dejarles tranquilos, que puedan investigar a fondo, que puedan investigar con todos los criterios que se han establecido y en el momento en que lleguen las conclusiones habrá que afrontarlas porque para eso se ha hecho".

Habrá que afrontar las conclusiones, afirma Giménez Barriocanal sobre la auditoría, que según el presidente del despacho que la está realizando, el miembro del Opus Dei Javier Cremades, incluirá un apartado sobre indemnizaciones.

Francia, Irlanda, Bélgica...

¿A cuánto podrían ascender? Ahora mismo es imposible preverlo. En Francia, país que Cremades ha puesto como ejemplo con matices, una comisión independiente, por encargo los obispos, presentó en octubre los resultados de una investigación desde 1950 que incluía una estimación de 330.000 víctimas. El informe incluía la propuesta de que la Iglesia pague indemnizaciones. La jerarquía recogió el guante y ha anunciado una primera partida de 20 millones salida de venta de patrimonio.

A las Iglesias irlandesa, australiana y estadounidense se les se ha atribuido el pago –o compromiso de pago– de al menos 120, 200 y 3.500 millones de euros, respectivamente, si bien el caso de EEUU es difícil de trasladar por su particular sistema de acuerdos extrajudiciales. La Iglesia alemana, tras un informe propio de 2021 que identificaba a más de 300 víctimas, fijó una responsabilidad de hasta 50.000 euros por cada una; la belga, tras una investigación mixta (Parlamento-Iglesia) que detectó más de mil denuncias, ha pagado al menos 4,6 millones. La holandesa, al menos 13,7 [ver aquí información en detalle].

Casi 300 millones por el IRPF de 2020

La CEE presentó este martes los datos de la asignación tributaria de la Iglesia a partir de la declaración de la renta de 2021, correspondiente a la actividad económica desarrollada en 2020, el año más duro de la pandemia de coronavirus. Se trata de dinero público, calculado en función del número de equis marcadas en la casilla de la Iglesia, pero que sale de todos los contribuyentes, marquen o no. Lo dejó claro el vicesecretario Giménez Barriocanal cuando afirmó durante la presentación: "No cuesta más. No vamos a pagar más dinero. No nos van devolver menos por el hecho de marcar la casilla. Y además podemos marcar las dos casillas, la de la Iglesia católica y la de interés social, con lo cual nuestra ayuda en favor de estas finalidades se multiplica por dos". La última afirmación responde al hecho de la Iglesia tiene una importante presencia en el tercer sector, con ONG como Cáritas, que se financia más a través de la casilla de fines sociales que de la casilla de la Iglesia, si bien la CEE también dedica una parte de lo recaudado a su obra social.

El número de declaraciones a favor de la Iglesia fue de 7.337.724. Sumando las declaraciones conjuntas, son más de 8,5 millones de contribuyentes, un 31,57%, medio punto por debajo de 2019. La CEE atribuye esta bajada al aumento del número de cotizantes ocasionados por los ERTE, que reciben sus borradores sin ninguna de las casillas –ni Iglesia ni fines sociales– marcadas.

La cantidad destinada por el Estado a la Iglesia alcanzó los 295.498.495 euros. Cerca de 300 millones. Son 5,58 millones menos que el año anterior. Este descenso, según el análisis de la CEE, "refleja el deterioro económico ocasionado por la pandemia". La caída es leve, de menos de un 1,9%. El dato supone la interrupción de una serie de cuatro récords consecutivos entre los ejercicios de 2016 y 2019, año en que se alcanzó el máximo con más de 301 millones. El dato de 2020, presentado este martes, es la segunda mejor marca de la serie: 295,49 millones de euros.

De Castilla La Mancha a Cataluña

Las regiones en las que se da un mayor porcentaje de personas que marcan la casilla de la X en la declaración de la renta para el sostenimiento de la Iglesia son Castilla La Mancha (44,69%), La Rioja (43,84%), La Rioja (43,84%), Extremadura (43,75%) y Murcia (43,01%).

Las que menos, Cataluña (16,33%), Canarias (25,33%), Baleares (26,5%) y Asturias (29,72%).

Campaña de la renta y desgravaciones

Todos los datos son provisionales, pero los antecedentes indican que los definitivos que se incluyan en la memoria de actividades, que se presentará en mayo, contendrán variaciones mínimas. En dicha memoria se detallará a qué se dedica este dinero público que la Iglesia ingresa gracias al 0,7% del IRPF. Entre 2016 y 2019, la Iglesia logró por esta vía más de 50 millones de superávit, de los que destinó 30,5 millones a la televisión Trece.

Estos resultados preliminares se presentan ahora en el marco de la difusión para animar a los contribuyentes a marcar la equis en la próxima campaña de la renta, que puede hacerse a partir del 6 de abril.

La CEE mantiene abiertas al menos dos webs destacando su aportación a la sociedad, Xtantos e Iglesia solidaria, para animar a marcar la equis. Además tiene otra página, Dono a mi Iglesia, para facilitar donaciones. "De los 150 primeros euros que donamos, recuperamos el 80%. Si yo entrego 150 euros, 120 me los van a devolver en mi próxima declaración de la renta", explicó Giménez Barriocanal.

Precisamente ahora el Gobierno y la CEE están negociando en una mesa el régimen tributario de la Iglesia católica, que se beneficia de diversas exenciones fiscales y que podría ser objeto –o no– de una revisión.

La Iglesia supera en cuatro años los 50 millones de superávit gracias al dinero público del IRPF y destina 30,5 a Trece TV

La Iglesia supera en cuatro años los 50 millones de superávit gracias al dinero público del IRPF y destina 30,5 a Trece TV

Más sobre este tema
stats