La XII Legislatura

¿Es imposible gobernar con 85 diputados?

¿Es imposible gobernar con 85 diputados?

"Con 85 diputados no se puede gobernar". Estas palabras se han convertido en el principal argumento contra Pedro Sánchez tras las elecciones del 26 de junio. Pero no sólo entre los rivales políticos del PSOE, sino también en el seno de las propias filas socialistas. Susana Díaz lo dejaba claro el pasado 14 de septiembre: "Siempre he defendido que con 85 escaños no se puede gobernar este país y hay que hacer una oposición útil". Antes de ella fueron voces como la del portavoz parlamentario del PSOE andaluz, quien insistió el 7 de este mes en que "no es posible" una alternativa. A principios de agosto, el concejal socialista en el Ayuntamiento de Madrid, Antonio Miguel Carmona, aseguraba que aquello que no fueron "capaces de hacer con 90 diputados" no podrán hacerlo tampoco "con 85".

En un Parlamento como el español, con un total de 350 asientos, gobernar con 85 diputados implicaría hacerlo con el 24,28% de la Cámara. El sector más crítico del PSOE descarta en redondo esta posibilidad pero, ¿hasta qué punto es o no viable? ¿Qué ocurre en las comunidades autónomas o en los países de la Unión Europea?

Pactos en las comunidades autónomas

Tras los comicios autonómicos del pasado 2015, y ante la irrupción de las por entonces nuevas formaciones políticas, muchas comunidades autónomas dijeron adiós a gobiernos con mayorías absolutas y se abrió la necesidad de pactar.

Entre las comunidades cuyo partido gobernante consiguió hacerse con el poder pese a contar con menos del 25% de los escaños, Navarra se encuentra a la cabeza. El partido de Uxue Barkos, Geroa Bai, logró ponerse al frente del Gobierno de la comunidad con nueve escaños de un total de 50, es decir, un porcentaje del 18%. Lo hizo gracias al apoyo de EH Bildu e Izquierda-Ezkerra, formaciones que pasaron a formar parte del equipo de Gobierno. En la Comunitat Valenciana, los socialistas de Ximo Puig consiguieron liderar el Gobierno con 23 asientos de los 99 que conforman las Corts Valencianes, un 23,2%. Junto a ellos, el apoyo de Compromís y Podemos a la hora de formar un Gobierno fue clave para desbancar a los conservadores de la comunidad. Por su parte, los comicios autonómicos permitieron a los socialistas hacerse con el Govern de las Islas Baleares, donde lograron 14 diputados de un total de 59 actas (23,7%). Gracias a un gobierno de coalición junto a Més, Francina Armengol se convirtió en la presidenta de las islas.

Otros partidos han logrado llegar a los gobiernos de sus respectivas comunidades con una representación parlamentaria de entre el 25% y el 40%. El PSOE lo consiguió en Aragón con 18 de los 67 escaños con los que cuenta la comunidad (26,9%). El aragonés Javier Lambán se alzó como presidente autonómico con el apoyo de la Chunta Aragonesista (CHA). Y Coalición Canaria se hizo con el Gobierno del archipiélago con el respaldo del PSOE, tras haber obtenido 18 asientos en la Cámara autonómica, que cuenta con un total de 60 escaños, lo que supuso exactamente un 30% del total.

En Asturias, el socialista Javier Fernández reeditó su victoria al frente del Gobierno autonómico, ocupando 14 de los 45 asientos parlamentarios (31,1%). El Partido Regionalista de Cantabria, encabezado por Miguel Ángel Revilla, se hizo con 12 escaños de un total de 35, entrando de este modo en la Presidencia de su comunidad gracias al apoyo del PSOE y con un porcentaje del 34,3% de los asientos totales. En Madrid, por su parte, el PP de Cristina Cifuentes no necesitó formar Gobierno de coalición para hacerse con el poder. Los conservadores llegaron a presidir la comunidad, gracias al apoyo de C's, con 48 de los 129 diputados del parlamento autonómico, es decir, con una representación del 37,2%.

En las elecciones de 2012 en Euskadi, el actual lehendakari, Iñigo Urkullu (PNV), consiguió ponerse al frente del Gobierno tras haber obtenido 27 diputados de los 75 con los que cuenta el Parlamento vasco, lo que les dejó con el 36%.

Por último, hay seis comunidades autónomas en las que el partido del Gobierno está respaldado por más del 40% de de los diputados en sus respectivas Cámaras. Es el caso de los socialistas en Andalucía –con 47 escaños de 109, un 43,1%–, en Castilla-La Mancha –con 15 de 33, un 45,5%– y en Extremadura –30 de un total de 65, un 46,2%–; mientras que los conservadores lo consiguieron en La Rioja –tras obtener 15 de 33 asientos, un 45,5%– y en Murcia –22 de 45 diputados, un 48,9%–. En Cataluña, Junts pel Sí llegó al Govern con 62 de los 135 escaños con los que cuenta el Parlament (45,9%).

En Castilla y León, el PP formó Gobierno tras lograr exactamente la mitad de los asientos de las Cortes: 42 de 84. Y el único presidente autonómico que cuenta con el respaldo de la mayoría absoluta de su partido en el Parlamento es Alberto Núñez Feijóo, tras haber conseguido en Galicia 41 diputados de un total de 75 en los comicios de 2012, es decir, el 54,7% de los asientos. Este domingo intentará revalidar ese amplio apoyo en las elecciones a la Xunta de Galicia.

El mapa en la Unión Europea

Los otros 27 Estados miembros de la UE también cuentan con ejemplos significativos al respecto. En seis países, el presidente pertenece a un partido que tiene el 25% o menos de los diputados de su Parlamento. Es el caso de Bélgica, donde el partido Movimiento Reformador, al que pertenece el primer ministro, se hizo con 20 de 150 asientos parlamentarios, es decir, el 13,3% del total. En Letonia, y tras la dimisión del primer ministro que pertenecía al partido Unidad, la Unión de Verdes y Agricultores llegó al Gobierno con 21 de los 100 escaños con los que cuenta la Cámara, exactamente el 21%.

Por su parte, el Partido Socialdemócrata de Austria formó gobierno en el país ocupando 52 de los 245 asientos parlamentarios, es decir, con una representación del 21,2%. Cuatro décimas más alcanzó el Partido Democrático de Luxemburgo, cuyo primer ministro, Xavier Bettel, cuenta con el apoyo de 13 de los 60 diputados. En Finlandia, el Partido de Centro gobierna actualmente con 49 escaños de un total de 200 (24,5%). Finalmente, el umbral del 25% queda cerrado por el Partido Socialdemócrata de la República Checa, que ocupa en la actualidad 50 asientos en la Cámara de 200 diputados. Los seis países comparten otra característica: todos ellos tienen gobiernos de coalición formados por varios partidos.

En la franja del 25% al 40%, se encuentran a día de hoy un total de once Estados europeos. En los Países Bajos, el Partido Liberal lidera la coalición que gobierna el país, tras haber conseguido 41 actas de un total de 150 (27,3%). Un punto por encima, con el 28,3%, se encuentra el Partido Socialdemócrata de Lituania, quien encabeza asimismo un gobierno de coalición después de que en las últimas elecciones parlamentarias lograra 40 de los 141 asientos con los que cuenta el país. En Estonia, el primer ministro pertenece a la formación Reforma, con 30 diputados de los 101 disponibles (29,7%), y en el marco, una vez más, de un gobierno de coalición.

Irlanda rompe con la tendencia de formar coaliciones, con un partido, el conservador Fine Gael, que gobierna en minoría después de cerca de 70 días de negociaciones tras haber obtenido 50 escaños de los 158 con los que cuenta el Parlamento irlandés (31,6% del total). Chipre, por su parte, se encuentra dirigida por el partido Agrupación Democrática (DISY), que con sus 18 escaños de un total de 56 (32,1%) gobierna el país en solitario. El partido Dirección Socialdemócrata, en Eslovaquia, obtuvo 49 diputados de 150, situándose en el 32,6% del total y logrando gestar un gobierno en coalición.

Boiko Borísov ejerce como primer ministro de Bulgaria gracias al partido Ciudadanos por el Desarrollo Europeo (GERB), que en coalición con el Bloque Reformista gobierna el país tras haberse hecho con 84 de los 240 asientos con los que cuenta la Cámara (35%). En Portugal, es el Partido Socialista, con António Costa a la cabeza, quien lidera el Ejecutivo gracias a los 86 diputados alcanzados tras las últimas elecciones, de un total de 230 (37,3%). 

El Partido Liberal Danés cuenta con 34 de los 90 escaños existentes en Dinamarca y logró encabezar un gobierno en coalición tras las elecciones legislativas del 2015. Por su parte, Coalición Croata Patriótica, el partido gobernante en Croacia, dispone de 59 escaños de un total de 151, lo que les deja en el 39%. Finalmente, la formación eslovena Stranka Modernega Centra gobierna en coalición con 36 escaños de los 90 con los que cuenta el Parlamento de Eslovenia, situándose así en 40% del total de la Cámara.

En cuatro países de la UE el partido gobernante logró en las elecciones más del 40% de los escaños. Es el caso de Suecia, donde el Partido Socialdemócrata gobierna en coalición con los verdes tras unas elecciones parlamentarias que en las que logró 158 de los 349 escaños totales (45,27%). Por su lado, el Partido Democrático de Italia, con Matteo Renzi al frente, ostenta 300 asientos de un total de 630 (47,61%), y lidera un gobierno en coalición integrado también por Nueva Centroderecha (NCD) y Elección Cívica (SD).

En Grecia, una vez celebradas las anticipadas elecciones de septiembre del 2015, Syriza volvió a hacerse con el poder, de nuevo coaligada con los Independientes, y tras obtener 145 diputados en una Cámara que cuenta con un total de 300 (48,3%). Por último, en Alemania Angela Merkel consiguió al frente de los partidos CDU/CSU 310 de los 631 del Bundestag (49,1%). Para formar gobierno tuvo que pactar con los socialdemócratas del SPD.

En cuanto a los países europeos cuyos partidos gobernantes disfrutan de una mayoría absoluta, se hallan Reino Unido –el Partido Conservador, con David Cameron como primer ministro, tiene 330 de 650 asientos en el Parlamento–, Polonia –Ley y Justicia (PiS) con 235 de 460–, Francia –el Partido Socialista con 295 de 577–, Malta –el Partido Laborista con 39 de 65– y Hungría –Fidesz-Unión Cívica Húngara con 133 de 199–. Todos ellos ejercen el poder en solitario.

Finalmente, y como caso particular, Rumanía se encuentra presidida desde finales del 2015 por un equipo tecnócrata provisional tras la dimisión del anterior Gobierno del socialdemócrata Víctor Ponta.

El PSOE andaluz insiste en que “con 85 diputados no se puede ir a una investidura”

El PSOE andaluz insiste en que “con 85 diputados no se puede ir a una investidura”

Más sobre este tema
stats