LA PORTADA DE MAÑANA
Ver
"Es duro decir a una madre que su bebé ha muerto": la emergencia migratoria dura ya 30 años en Canarias

Comunidad de Madrid

La investigación de las residencias hace chocar al PP con Vox antes de la investidura de Ayuso

La investigación de las residencias hace chocar al PP con Vox antes de la investidura de Ayuso

El drama vivido en las residencias madrileñas durante la primera ola de la pandemia abre una brecha en la derecha a pocas horas de la sesión de investidura de Isabel Díaz Ayuso. La extrema derecha, socio preferente de los conservadores, ha anunciado este lunes que las fuerzas progresistas contarán con sus votos para reactivar en la Asamblea de Vallecas la comisión de investigación de los geriátricos que tantos quebraderos de cabeza produjo dentro de las filas del PP durante la legislatura pasada. Algo que no ha sentado del todo bien en la formación conservadora, quien, no obstante, tiene margen de maniobra suficiente como para torpedear el funcionamiento de la comisión. "El PP no se va a sumar a ese nuevo intento de cacería. Y si otros lo hacen, deberán explicarlo", ha dicho en redes sociales el portavoz del Grupo Parlamentario Popular en el Parlamento autonómico.

La semana pasada, PP y Vox mostraron su sintonía en la sesión de constitución de la Asamblea de Madrid. Antes del inicio del Pleno, ambos partidos anunciaron un acuerdo para la composición de la Mesa que implicaba el compromiso de las dos formaciones de empujar hacia una reducción del número de diputados de la Cámara regional. Un pacto que se tradujo en un órgano de gobierno del Parlamento madrileño con mayoría absoluta del PP –cuatro asientos– y una vicepresidencia para la extrema derecha, que desde la misma noche electoral ha dejado claro que respaldará gratis la investidura, prevista para finales de esta semana, de Isabel Díaz Ayuso. Algo en lo que ha insistido de nuevo este lunes la portavoz de Vox, Rocío Monasterio, quien ha adelantado que la reunión que mantendrá esta tarde con la presidenta de la Asamblea será "muy breve" porque se reafirmará en la posición que ya anunciaron hace más de un mes. 

No obstante, la líder de la formación ultraderechista ha dado una de cal y otra de arena a los conservadores durante una entrevista concedida a Onda Madrid. Porque su grupo no solo dará apoyo a la investidura de Ayuso. También tiene previsto alinearse con las fuerzas progresistas para que el Parlamento vuelva a retomar la comisión de investigación sobre lo sucedido en los geriátricos madrileños durante la primera ola de la pandemia, uno de los talones de aquiles del anterior Gobierno que se derrumbó con el adelanto electoral. "Nosotros creemos que la comisión de residencias es necesaria. Con lo que ha pasado en las residencias, sería muy irresponsable por nuestra parte no analizar en qué hemos fallado para no volver a hacerlo. Y yo no he visto que las residencias hayan mejorado en estos meses, y eso que ha pasado mucho tiempo desde el gran drama de marzo", ha sentenciado Monasterio.

Pocas horas después, desde el PP mostraban su contundente rechazo a la iniciativa registrada la pasada semana por Más Madrid, PSOE y Podemos. "La izquierda pretende hacer en Madrid lo que veta en el resto de España. ¿Objetivo? Hacer un nuevo aquelarre contra Ayuso", ha apuntado en redes sociales el portavoz de los conservadores en la Asamblea de Vallecas, Alfonso Serrano, quien ha dejado claro que su grupo no se sumará al "nuevo intento de cacería contra la presidenta". "Y si otros lo hacen, deberán explicarlo", ha sentenciado el dirigente del PP en una clara alusión a la extrema derecha.

A pesar de su mayoría en la Mesa, los conservadores apenas tienen margen para bloquear la creación. El artículo 75 del Reglamento de la Asamblea recoge que el órgano de gobierno de la Cámara "calificará" y "admitirá a trámite" cualquier propuesta de creación de una comisión de investigación. Es decir, que si no hay defectos de forma poco se puede hacer. Como mucho, el Grupo Parlamentario Popular podría rechazar su puesta en marcha, lo que dejaría la decisión en manos del Pleno, "rechazándose si se opone la mayoría de los miembros de la Cámara". Para eso, sería necesario que Vox, por lo menos, se abstuviese en la votación, algo que por las palabras de Monasterio no sucederá. "[La comisión] es un buen incentivo para terminar de analizar y para resolver los problemas que tenemos ahí y el modelo al que tenemos que ir de residencias", ha apuntado.

Vox no apoyará ahora la comisión de residencias presentada por la izquierda tras investir a Ayuso

Vox no apoyará ahora la comisión de residencias presentada por la izquierda tras investir a Ayuso

Descafeinar la investigación

Pero aunque el PP tenga complicado impedir su creación, sí que podría hacer valer su mayoría en la Mesa para torpedearla o descafeinarla. Al fin y al cabo, es el órgano de gobierno de la Cámara regional el que decide sobre las comparecencias o las peticiones de información que se realicen en el marco de las pesquisas parlamentarias. Es decir, que tiene margen para bloquear sin problemas a aquellos comparecientes propuestos por el bloque de la oposición que puedan resultar incómodos a los conservadores. De nuevo, eso sí, justificando su decisión. "Pueden no impedir a lo bruto la creación de una comisión, pero sí tratar de frenarla o descafeinarla de forma sutil", reconoce un diputado socialista con amplia trayectoria parlamentaria.

El adelanto electoral dejó a medias la investigación de residencias, cuyo control dejó la extrema derecha en manos de las formaciones progresistas en la pasada legislatura. Cuando Ayuso convocó las elecciones, las pesquisas estaban ya bastante avanzadas. Tanto, que se había podido llegar ya a algunas conclusiones importantes. Por ejemplo, que el famoso Protocolo de la Vergüenza desvelado por este diario, ese documento que impedía la derivación a los hospitales de los mayores que vivían en residencias cuando tenían un determinado nivel de dependencia o deterioro cognitivo, había sido firmado por un alto cargo de la Comunidad de Madrid, lo que tiraba por tierra la teoría del borrador que se encargaron de airear en su momento desde el Ejecutivo regional. Pero no solo eso. También, que los geriátricos nunca llegaron a ser medicalizados, como reconoció quien fuera gerente de la Agencia Madrileña de Atención Sociosanitaria.

Más sobre este tema
stats