Jaén agrava su atraso como provincia más despoblada y envejecida

Imagen de archivo de la cosecha en Andalucía.

La Andalucía interior se descuelga de la dinámica de crecimiento poblacional de la comunidad con más habitantes de España. Las tres provincias sin costa perdieron habitantes en 2020, mientras las cinco litorales ganaban. El caso emblemático es Jaén, donde ha prendido el descontento propio de las zonas donde se denuncia "abandono" y "olvido". La provincia de los olivos, que ha cedido casi el 6,5% de su censo en diez años, tiene cinco veces menos densidad de población que Málaga y es la única de Andalucía más envejecida que el conjunto de España. Por otra parte, el presidente de la Junta de Andalucía, Juan Manuel Moreno (PP), atribuye a su política fiscal una dinámica de crecimiento demográfico general que en realidad empezó dos años antes de que llegara a San Telmo.

Una autoatribución de méritos cuestionable

La evolución demográfica no ha quedado al margen de la autoatribución de méritos del Gobierno andaluz. "Andalucía, que perdía entre 1.000 y 2.000 habitantes al año, ahora ha ganado 80.000”, ha afirmado en plena precampaña el candidato del PP, Juan Manuel Moreno, que achacaba directamente el incremento a su "bajada de impuestos".

Los datos en detalle conducen a serias dudas sobre la incidencia de las bajadas de impuestos en la recuperación demográfica. Dos años antes de formarse el Gobierno de PP y Cs, la población ya había empezado a subir tras cinco años de bajadas durante la dificultosa resaca de la Gran Recesión.

Lo que es innegable es que hay crecimiento demográfico a nivel autonómico. Además de la comunidad más poblada de España, con 8.494.155 habitantes a 1 de enero de 2022 (17,9% del total en España), Andalucía es en efecto una de las 13 donde crece el censo desde el inicio de 2019 –las elecciones andaluzas fueron el 2 de diciembre de 2018– hasta el inicio de de 2022. Queda pues fuera del grupo de las cuatro que pierden: Asturias, Castilla y León, Extremadura y Galicia. La subida andaluza es de 79.915 habitantes, un 0,94%, levemente mejor que en el conjunto del país (0,87%).

En Andalucía, como en el conjunto del Estado, llegó a haber años de bajadas poblacionales durante la década pasada. Se perdió censo cinco años seguidos: 2012-2016. Aunque no fue una caída fuerte. En todo ese periodo la población cayó un 0,83%, mientras en el conjunto del país se perdió en el mismo periodo un 1,46%. La reversión de la tendencia empezó en 2017 (+0,05%) y siguió en 2018 (+0,35%), antes de Moreno. Las subidas con el Gobierno de PP y Cs han sido del 0,59% (2019), del 0,09% (2020) y del 0,25% (2021).

El retroceso de la Andalucía interior

Se trata de un crecimiento no exento de desequilibrios internos. A falta de los datos provincializados a 1 de enero de 2022, en la presente legislatura ha subido la población en seis provincias y ha bajado en dos: Jaén y Córdoba. La primera, ya de por sí la menos poblada de Andalucía (con algo más de 525.000 habitantes, 6,19% del total), ha perdido un 0,76%; la segunda, un 0,79%. Jaén y Córdoba son además las dos únicas provincias, junto a Granada, que han perdido habitantes desde 2011. El caso de Jaén es más grave: en una década se ha dejado el 6,47% de su población. Además, es la única que retrocede mirando las últimas dos décadas. ¿Está Sevilla libre de la tendencia de retroceso del interior? No del todo. La provincia sevillana ha perdido población en 2020. Con ello, retroceden las tres interiores de Andalucía en el mismo año.

Entre las que crecen desde 2019, la que más lo ha hecho es Almería (2,08%), por delante de Málaga (2,03%), Huelva (0,75%), Granada (0,72%), Cádiz (0,46%) y Sevilla (0,28%).

La brecha de la densidad de población y la edad

En España no hay provincia que pueda integrarse con propiedad dentro de eso que se ha dado en llamar España "vacía" o "vaciada". La que tiene sectores que con más fuerza reclaman su inclusión en esa categoría es Jaén, donde un cóctel de malos indicadores socioeconómicos, decisiones políticas interpretadas como agravios e infraestructuras pendientes ha terminado por conformar un movimiento provincialista del que está por ver su impacto electoral.

La protesta jiennense, en rigor, es más por "olvidada" o "abandonada" que estrictamente por "vaciada", porque su densidad de población es de 46,47 habitantes por kilómetro cuadrado, lejos de Teruel, que apenas supera los 9. No obstante, dentro de Andalucía Jaén sí es claramente no sólo la que más habitantes pierde, sino también la que menos densidad de población presenta, con datos de 2021. La siguen Huelva (51,9, con fuertes desequilibrios entre costa e interior) y Córdoba (56,4%). Las dos con mayor densidad son las provincias costeras de Málaga (232,1) y Cádiz (167,4).

Jaén está por debajo de la mitad de la densidad población de Andalucía y tiene cinco veces menos densidad que Málaga.

La provincia que tiene al olivo por emblema es a su vez la más envejecida, con 43,9 años de media con datos de 2021, por encima de Córdoba (43,77). Otra vez, dos interiores. Además, Jaén es la única con una edad media superior a la española: 43,8. La más joven es Almería, 40,68, fenómeno vinculado a su inmigración en las áreas agrícolas: el 16,86% de su población es no comunitaria.

En cuanto a las capitales de provincia, han perdido población en 2019 y 2020 no sólo Jaén y Córdoba, sino también Sevilla, Cádiz, Granada, Huelva. Sólo ganan Almería y Málaga. Si ampliamos el análisis a veinte años, hay un retroceso demográfico en tres ciudades: Sevilla, Cádiz y Granada. Seis capitales de provincia andaluzas han perdido población en el bienio 2019-2020.

Esta dinámica alimenta el pique entre Sevilla, la capital que retrocede demográficamente, y Málaga, que avanza y se presenta además como la ciudad con rasgos de un mayor dinamismo empresarial. De momento, la diferencia en población es considerable: 684.234 frente a 577.405.

¿La Andalucía rural? No tanto

Quizás por las crónicas rurales de los viajeros románticos, por las estereotipadas estampas miserabilistas sobre el campo agrietado bajo el ardiente sol, o por las impactantes luchas jornaleras de los braceros sin tierra, o quizás por una mezcla de estos y otros factores, es frecuente asociar a Andalucía con lo rural. En realidad, esto es inexacto. Andalucía es una comunidad fundamentalmente urbana.

El 83% de la población se concentra en el 36% del territorio. Sólo el 17% vive en lo que el Instituto de Cartografía de Andalucía considera "zonas rurales". Esto no es producto de ninguna revolución demográfica. Andalucía ha sido –en parte gracias a ayudas como el subsidio agrario– de las comunidades que mejor han conseguido fijar población en el entorno rural. El porcentaje que vive en municipios de menos de 10.000 habitantes no llega a la quinta parte. Y por poco supera el 30% en los de menos de 20.000. Es a partir de los municipios de más de 20.000 cuando aparecen las tres franjas con más porcentaje de población: 20.000-500.000 (18%), 50.000-100.000 (15,22%) y más de 100.000 y capitales (35,45%).

Los datos del INE muestran que Andalucía tiene menor porcentaje que el conjunto de España de población sobre el total en municipios de menos de 10.000 habitantes. En toda la gama de ciudades medias hasta 100.000 habitantes Andalucía sobresale por encima del conjunto de España.

La tendencia más llamativa en cuanto al tamaño de los municipios en los que se agrupa la población en la comunidad del sur es el crecimiento del porcentaje de habitantes en localidades de entre 50.000 y 100.000. En 1996 suponía un 9,55%; ahora, un 15,22%, siendo la comunidad que más porcentaje concentra en localidades de este tamaño tras Castilla La Mancha (18,78%).

Los datos de opinión indican que en estas poblaciones (50.000-100.000 habitantes) la derecha es especialmente fuerte. Según el CIS, es ahí donde mejor nota obtiene la gestión de Juan Manuel Moreno (6,18), mayor porcentaje de la población cree que el PP es partido que mejor defiende los intereses de los andaluces (36,6%) y más gente siente por Vox la mayor confianza (10,6%) y mayor proximidad ideológica (11,4%).

Madres jóvenes y pobres del Marruecos rural: así se seleccionan freseras dóciles para el campo andaluz

Madres jóvenes y pobres del Marruecos rural: así se seleccionan freseras dóciles para el campo andaluz

stats