PORTADA DE MAÑANA
Ver
Qué hay bajo el fango de Vox en el Congreso: la oleada legislativa de una izquierda que al final se entiende

ENTREVISTA CON EL LÍDER DEL PSOE DE MADRID

Juan Lobato: "Ayuso está en claro declive"

Juan Lobato posa tras la entrevista

“Ilusión”. Eso fue lo que sintió Juan Lobato cuando vio a centenares de miles de personas en el centro de la capital luchando por la sanidad pública. El líder del PSOE de Madrid cree que la presidenta de la Comunidad, Isabel Díaz Ayuso, ha quedado tocada después de esto. Pero tiene claro que a ella no le importa la gestión sino que está centrada en moverle la silla en Génova 13 a Alberto Núñez Feijóo.

El exalcalde de Soto del Real vislumbra desde su despacho en la Asamblea en Vallecas un Madrid progresista a partir del año que viene. Él promete ganas y ambición, además de un proyecto serio. Le preocupa la fragmentación del flanco a su izquierda y vende una gestión alternativa. En esos parámetros encuadra a Reyes Maroto para desbancar también a José Luis Martínez-Almeida en el Ayuntamiento de la capital. 

Lobato no para ni un minuto quieto y dice que hay perfecta sintonía con Ferraz, a pesar de tener un proyecto propio. También opina sobre algunos de los temás más polémicos de la semana. El socialista cree que no pasa nada por corregir la ley del ‘sí es sí’ si no sirve para lo que se aprobó inicialmente. Y, además, no es partidario de tocar la malversación en la reforma del Código Penal.

¿Cómo valora el acuerdo para poner fin a la huelga de médicos en Madrid?

Le he venido exigiendo a Ayuso que rectifique sus errores. Y ahora lo hace, en parte, y ojalá lo cumpla, después de haber hecho sufrir durante un mes y haber puesto en riesgo a sanitarios y familias. Y después de que haya tenido que haber cientos de miles de personas en la calle. Lo hace para poner en marcha dos medidas que le hemos propuesto desde el PSOE en nuestro plan de rescate de la sanidad elaborado con profesionales sanitarios y gestores de la salud pública, como son reabrir de forma urgente los centros de salud que ha desmantelado este mes y de forma progresiva las urgencias que cerró al inicio de la pandemia. Ojalá nos hubiera escuchado cuando le dijimos que no despidiera a 6.000 sanitarios y que pusiera en marcha un pacto de la salud.

¿Qué sabor de boca le dejó la manifestación masiva del pasado domingo? ¿Qué está pasando?

El sabor de boca fue de ilusión. Vi cómo las familias en Madrid se levantaban por reivindicar un derecho tan básico como es la salud. Parece mentira que en pleno 2022 esto nos ilusione, pero a mí sí. Lo que sentí en esa manifestación fue una sociedad reivindicando algo tan básico como que sus centros de salud sigan funcionando como en los últimos cuarenta años y que no se los cierren.

¿Están instrumentalizando, como dice Ayuso, ese malestar?

Si de verdad Ayuso piensa que era una manifestación política, tiene un problema grave. El carácter masivo que tuvo no responde a que los partidos hayamos movilizado, sino a que las familias y los sanitarios salieron a la calle porque ven que la situación está al límite.

¿Qué está haciendo Ayuso con la sanidad? ¿Por qué cree que la gente está saliendo a la calle?

Lo que lleva haciendo el PP veinte años. Ya empezó Lasquetty con ese intento ambicioso de privatización que le costó el puesto, pero es que es ahora Lasquetty el que decide cuántas plazas salen de médicos, enfermeras y celadores en Madrid. Él sigue teniendo la misma ideología y el mismo plan que hace diez años, que se le paró en la calle y en los tribunales. Pues ahora quiere seguir intentándolo.

La gente se ha hartado y va a ser muy difícil que pueda seguir manipulando a la sociedad madrileña

¿Sale Ayuso tocada después de la manifestación?

Mucho, mucho, porque fue una manifestación transversal. Fue de familias y profesionales. Había decenas de miles de personas que habían votado a Ayuso y que no lo van a volver a hacer.

¿Cuál es el plan para la sanidad de Ayuso?

Ir detrayendo recursos y posibilidades de tal forma que la gente vaya aceptando progresivamente que tiene menos derechos y conformándose con eso. Ahora mismo hay mucha gente a la que le dan cita para 2024. Hasta ahora se iba aguantando, como lo de la olla de agua caliente y la rana dentro. Pero ya la gente se ha hartado y va a ser muy difícil que pueda seguir manipulando a la sociedad madrileña.

¿Sabía la presidenta lo que estaba pasando en las urgencias extrahospitalarias?

Me extraña que no lo supiera porque todos los jueves se lo decimos en la Asamblea. Es verdad que a mí personalmente me mira poco a la cara, pero alguna vez lo ha hecho y me ha tenido que escuchar decirle las verdades. Cada semana es una rectificación, algo tiene que llegarle para que vaya forzando a sus equipos a retorcer una tuerca que no puede dar más vueltas. 

¿Cómo se explica que Madrid sea la autonomía con mayor porcentaje de seguros privados de toda España? 

De manera muy fácil: hay mucha gente que entiende que paga impuestos para una sanidad pública, pero que no están bien gestionados y que esa sanidad pública no le sirve para cubrir sus necesidades. Por tanto, tienen que irse a la privada.

¿Le gusta a Ayuso más la política nacional que la gestión autonómica?

Es evidente, es que no se dedica a Madrid, lo tiene abandonado. No le interesa nada, ni sabe de los asuntos, ni se preocupa. Sólo está en el titular y en la bronca del día, en moverle la silla a Feijóo de cualquier manera.

¿El verdadero sueño de ella es llegar a La Moncloa?

Lo que tiene es una clara ambición por el tema nacional. No sé si por llegar a La Moncloa o por ascender en el poder en su partido. Hay gente que le gusta más el partido que la gestión pública y la calidad de vida de la gente. Y ella es un perfil al que le gusta más el partido que la gestión de los servicios. El mío es muy distinto, yo quería ser presidente antes que secretario general y, por eso, estoy aquí. Pero el suyo es el contrario, tiene ansias de poder dentro del partido.

En Madrid hay una mayoría progresista clarísima de gente demócrata con convicciones sociales

Lo que está pasando con la sanidad, ¿la erosionará en votos o luego veremos como dicen las encuestas al borde de la mayoría absoluta?

Las últimas encuestas ya le dan que pierde la mayoría absoluta que le daban hace unos meses. En las últimas elecciones las inercias eran las que eran. Meses después de los comicios tocó su techo y ahora está en claro declive, como dicen los sondeos y el conocer la realidad social que vamos viendo.

¿Hay probabilidad real de que la izquierda consiga la Puerta del Sol en mayo?

Por supuesto. En las elecciones de 2015 nos quedamos a un escaño de gobernar. En Madrid hay una mayoría progresista clarísima de gente demócrata con convicciones sociales. Lo que pasa es que tenemos que tener la actitud y la ambición y ser capaces de presentar una alternativa sólida de gobierno. No vale con el pataleo y con estar con las pancartas, que hay que hacerlo, pero hay que dar un paso más. Los votantes progresistas y demócratas en Madrid necesitan ver seriedad y una alternativa completa de un Gobierno que se encargue de gestionar, que tenga experiencia.

En las últimas elecciones sufrieron el sorpasso de Más Madrid, ¿se va a revertir en estas?

Creo que sí. Por una razón muy lógica. Fue casi un empate a votos. El PSOE representa a esa mayoría demócrata con convicciones sociales, es algo transversal. Más Madrid, que es una escisión de Podemos, representa un espectro ideológico distinto al nuestro. Somos un partido progresista y socialdemócrata, ellos tienen una ideología distinta. Pero el que tiene que aspirar a representar una mayoría clara es el PSOE, que tiene que recuperar mucho voto de gente que no nos vio con actitud e ilusión. Ahora ven que vamos a por todas, con un proyecto de gestión seria y solvente.

¿Qué le parece lo que está pasando con la ley del ‘sí es sí’ en estos momentos? ¿Habría que tocarla?

Me parece preocupante. Cuando tengamos jurisprudencia que se dicte por parte del Supremo y si ahí se produce una posición que coincida con el objetivo que tenía la ley de proteger a las víctimas y castigar a los agresores, pues ya tendrá una aplicación natural. Pero si no se produce, hay que analizarlo, revisarlo y corregir lo que haya que corregir sin ningún problema. Al contrario, cuanto antes mejor. Y con total humildad, errores podemos cometer todos.

La malversación debería mantenerse en el punto en el que está

Hay una reforma ahora mismo en el Congreso del Código Penal. ERC exige un cambio de la malversación vía enmienda en la proposición de ley sobre la sedición. ¿Está de acuerdo con tocar la malversación? ¿Se podría dar el caso de que viéramos a los corruptos de Púnica y Gürtel salir de la cárcel o con penas rebajadas como estamos viendo con la ley del ‘sí es sí’?

Lo decidirá el Parlamento, pero no lo veo. Con el dinero público no hay que jugar ni entrar a debates así. Como técnico de Hacienda del Estado y como responsable político, con lo que hemos visto en Madrid con lo que se ha hecho con el dinero público por parte del PP, debería mantenerse en el punto en el que está. Mi compromiso contra la corrupción es inamovible. Quien malverse debe pagar. Y si es para enriquecerse a sí mismo o a su partido, con más razón.

Ya hay candidata para el Ayuntamiento de Madrid: Reyes Maroto.

Precandidata a las primarias.

¿Era su favorita?

Como secretario general, no puedo tener favoritos. Primero: tienen que decidir los militantes. A ver si hay más candidaturas y elegirán ellos. Segundo, como secretario general, tengo la responsabilidad de que en todos los municipios, incluido el de Madrid, haya candidaturas ambiciosas y con gente que quiera dedicarse con ilusión. Es el caso de Maroto, que quiere dedicar los próximos diez años de su vida a liderar un proyecto tan bonito.

A Almeida y a Ayuso los conocían menos que a Reyes Maroto

¿Es un hándicap que no la conozca el 46% de la población siendo ministra?

Un hándicap no. A Almeida lo conocía mucha menos gente y a Ayuso también. O a mí mismo. En la campaña es donde se crece en popularidad y Reyes lleva treinta años en Madrid. Es una gestora extraordinariamente solvente y muy trabajadora. Se conoce los distritos y los barrios.

Siempre se ha criticado que los candidatos en Madrid han sido por dedazo de Ferraz. ¿Están en sintonía ahora el federal y el PSOE-M?

Hay un equilibrio que no se ha dado nunca en los últimos treinta años. El PSOE en Madrid tiene una posición propia y diferenciada, además en temas importantes. Pero la colaboración, a la vez, es absolutamente perfecta con el federal. Eso nos hace tener un proyecto propio y ambicioso para Madrid.

¿Se puede arrebatar la Alcaldía a Almeida?

Claro, por supuesto que sí. Pero es que está pendiendo de un hilo, la realidad es esa. El desgaste que ha tenido esta legislatura ha sido enorme. En la anterior gobernábamos los progresistas. Son situaciones sociológicas en las que hay un equilibrio.

Me preocupa mucho la fragmentación de la izquierda

Se perdió el Ayuntamiento de Madrid por la fragmentación en el espacio a su izquierda. Hay divisiones entre Más Madrid y Podemos, y dentro del propio Podemos. ¿Teme esto? 

Me preocupa mucho a nivel de ciudad y de Comunidad. Son ellos los que tienen que tomar la decisión. Después de lo que hemos visto en Andalucía, con esa división y también con fallos del PSOE, que ahora en Madrid Podemos y Más Madrid no sean capaces de ir unidos, sería una situación complicada y difícil de explicar para muchos votantes a la izquierda del PSOE y progresistas, que votan a los socialistas pero que entienden que a la izquierda tendría que haber un proyecto con más coherencia y unidad.

¿Qué ha hecho mal el PSOE para llevar décadas sin tocar poder en Madrid?

Primero, creo que en algunas ocasiones ha habido un problema de actitud, ambición y ganas. De decirle a la gente que queremos encargarnos de esto, porque Madrid es un cañón y hay que sacarle todo el provecho. 

¿Usted promete ganas y ambición?

Eso está claro. Ya se me ve cada día. Y segundo: tener la capacidad de poner encima de la mesa un proyecto serio. Esto supone contar con gente con experiencia en gestión, con los sesenta alcaldes que gobiernan. Eso da seguridad y confianza a esa mayoría de progreso. 

La Comunidad de Madrid es, según Ayuso, el “muro” frente al sanchismo. ¿Le resta el presidente a usted para unas elecciones?

Para nada. Sánchez ganó las últimas elecciones generales en la comunidad. 

¿Pero puede volver a pasar?

Veremos a ver. Pero esto es que ha sido en las últimas. Las ganó en Madrid y fue el líder más votado.

Se ha empezado a tramitar en la Asamblea una ley de Patrimonio por la que la Comunidad pretende conservar la cruz del Valle de los Caídos porque es un “bien de todos”. ¿Qué le parece?

En el Valle de los Caídos tiene que haber un consenso amplio y lógico en dos cosas. Primero: tiene que tener un significado simbólico muy claro de memoria democrática. Y segundo: el patrimonio histórico, artístico y cultural hay que conservarlo. Y en ese equilibrio tienen que ponerse de acuerdo las administraciones para preservar lo que tiene que significar en un país moderno y en un momento histórico como este.

¿Se puede diferenciar a Ayuso de Vox escuchando su discurso?

En algunas cosas cuesta mucho.

Siendo técnico de Hacienda, ¿cómo ve el discurso de bajar impuestos de Ayuso y lo que hemos visto en el Reino Unido?

Me parece que la líder intelectual de Ayuso era la anterior primera ministra. Con las decisiones que propone Ayuso lo que se consiguió fue la bancarrota y el hundimiento de la libra en el Reino Unido. Son las consecuencias de una política económica absurda y muy hipócrita. Cuando habla de bajar impuestos, no cuenta que lo hace al 2%, las grandes fortunas, a las que ha dejado de cobrar 992 millones de euros al año.

Patxi López: "Con esta legislación, Bélgica o Alemania hubieran entregado a Puigdemont"

Patxi López: "Con esta legislación, Bélgica o Alemania hubieran entregado a Puigdemont"

Más sobre este tema
stats