PORTADA DE MAÑANA
Ver
España se sitúa como uno de los países europeos con mayor brecha de género en la cúpula judicial

PSOE

Pedro Sánchez: “Rodrigo Rato no sólo no frenó los excesos, sino que los protagonizó”

Pedro Sánchez: “Rodrigo Rato no sólo no frenó los excesos, sino que los protagonizó”

Ibon Uría

El secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, cargó este martes contra el exvicepresidente del Gobierno Rodrigo Rato, que horas antes había prestado declaración en calidad de imputado por la presunta comisión de delitos fiscales, blanqueo de capitales y corrupción de particulares. Sánchez recordó cómo el PP decía durante los años de José María Aznar que Rato era "el mejor ministro de Economía" que había tenido España y subrayó que, en cambio, el tiempo ha demostrado que Rato "no sólo no puso freno a los excesos, sino que los protagonizó" y que lo hizo, remachó Sánchez, "para desgracia de los españoles" y "para bochorno del PP".

El líder de los socialistas se pronunció así durante el acto de presentación del nuevo libro del exministro de Industria Miguel Sebastián, La falsa bonanza, que repasa los años previos a la crisis económica y denuncia la "autocomplacencia del 'España va bien" en la etapa de Aznar. Precisamente Sebastián se unió a las críticas de la política económicas de los conservadores: "Todos los problemas que tenemos desde 2008 vienen de esa falsa bonanza. Se me ponen los pelos de punta cuando en el PP dicen 'ya lo hicimos en 1996 y si nos dejáis, lo volveremos a hacer'. Pedro [Sánchez] –le dijo al actual secretario general– lo tienes que evitar".

Arropado por hasta seis ministros de los gabinetes de Zapatero –Trinidad Jiménez, Jesús Caldera, Magdalena Álvarez, Elena Salgado, José Bono y Valeriano Gómez–, Sebastián ahondó en la crítica: Hay una leyenda urbana, explicó ante un auditorio abarrotado, que dice que los del PSOE "son mejores para los temas sociales" y que los del PP "son antipáticos, pero que gestionan bien la economía". "¡Y no, son un desastre", exclamó. "Seguiré en las trincheras para reconocer lo que hicimos mal y mejorarlo, y Pedro [Sánchez], seguiré para que seas el próximo presidente. El país lo necesita", proclamó el exministro de Industria.

Al acto acudió también el propio expresidente José Luis Rodríguez Zapatero, quien hizo referencia a Cataluña y apostó por las "muestras de afecto" para recomponer la convivencia: "Nuestra vida pública necesita afectos y reconocimientos, eso es muy saludable". "Tenemos que pensar los unos en los otros haciendo un esfuerzo colectivo", concluyó. Zapatero también confió en que sobre Sánchez recaerá la "responsabilidad" de afrontar desde el Gobierno las reformas pendientes –como la del modelo productivo– y, especialmente, la tarea elevar la productividad española hasta situarla "a un nivel comparable con el de los mejores países de Europa".

En esa línea, advirtió al candidato socialista a la Moncloa que en momentos de gran responsabilidad arrecian tanto los consejos como las críticas, y prometió: "Vamos a intentar que, sobre todo, te lluevan las ayudas, que es lo más imporante pensando en este país". Sánchez recogió el guante: "Siempre me he sentido respaldado por ti, siempre he agradecido tus sabios consejos, y si ha habido alguien que me ha dado aliento y me ha trasladado su consejo de lo que significa dirigir al PSOE y la candidatura al Gobierno, ese ha sido Jose Luis [Zapatero]", dijo en su turno de palabra al que es el último presidente socialista hasta la fecha.

Aprender del pasado

Por su parte, Belén Barreiro, directora del Laboratorio de la Fundación Alternativas, destacó en el acto que el libro de Sebastián traza un resumen completo de lo que "debería ser la agenda socialdemócrata" para afrontar los retos de la economía española: "El paro estructural, la desigualdad social...", enumeró. Del autor resaltó su "independencia", una cualidad que, agregó, tiende a hacer "incómodas" a las personas que la poseen pero que, al tiempo, las dota de una "enorme capacidad" para anticiparse a los errores, reconocerlos cuando se cometen, y "avanzar y mejorar" a partir de las lecciones que de ellos se extraen.

En esa línea de aprender del pasado, Zapatero sostuvo que el libro "viene a decir que hemos cometido excesos como país" y admitió que "es posible" que esa autocrítica sea necesaria: "Empezando por la parte que corresponde a mi Gobierno", reconoció. El expresidente no renunció, eso sí, a destacar los aspectos positivos de años pasados: "Quizá fuimos demasiado rápido –concedió–, ¿pero de dónde veníamos? Yo pertenezco a la generación nacida en los años 60, que vio cómo el agua corriente no llegó a la mitad de los pueblos de León hasta finales de los 80".

Rato dice que todos sus bienes en el extranjero tienen origen familiar

Rato dice que todos sus bienes en el extranjero tienen origen familiar

Zapatero subrayó que "no éramos nadie en el mundo y empezamos a ser alguien" en las últimas décadas. "Yo lo interpreto así, aunque los errores deben servir para extraer grandes lecciones: el endeudamiento tiene que tener límites, y este país necesita un cambio de modelo productivo", añadió. Sánchez coincidió en destacar aciertos de Zapatero y Sebastián, entre los que citó la puesta en marcha de la Oficina Económica del presidente del Gobierno o el Plan Avanza de I+D+I cuyo objetivo era el incremento de la competitividad.

"Sabíamos que la fiesta se iba a acabar", añadió Sánchez, para quien "la gran lección de la crisis" es la necesidad de subrayar la "vocación reformista de la política". En ese punto, aseveró que ve la España actual "más como la de 1982" que como la de 2004, y dijo que hay que "reinventar" muchas cosas y que eso implica la necesidad de "liderar unos nuevos grandes pactos de la Moncloa" que aborden la reforma constitucional, la modernización de la economía y la recomposición del Estado del Bienestar. "Todos esos acuerdos –terminó– tienen que ver con la socialdemocracia, que es crecimiento y redistribución".

A la salida de la presentación, Pedro Sánchez respondió a preguntas de los periodistas al presidente del Gobierno Mariano Rajoy, quien este martes aseguró que no se "fía" de que Sánchez no vaya a gobernar "cualquier precio" tras las próximas generales. "Es un poco descreído Rajoy", ironizó el candidato socialista, quien agregó:  "Todo lo que ha hecho durante estos años ha sido mentir a los españoles y durante 20 años acudir dopado con la financiación irregular de su partido a las elecciones generales". "Yo voy a hacer un cambio drástico en la política –prometió–, voy a cumplir todo lo que diga y desde luego, por fin, va a haber limpieza en la política".

Más sobre este tema
stats