'CARA A CARA' EN EL SENADO

Cómo prepara Sánchez los maratones parlamentarios: fichas, trabajo en equipo y réplicas “apasionadas”

Pedro Sánchez, en el Congreso de los Diputados

Los que conocen mucho a Pedro Sánchez saben muy bien de las libretas del presidente. No deja de anotar. Cifras, datos, ideas, explicaciones. En sus viajes siempre las lleva encima y apunta la información que le pide al ministro que lleva al lado o a sus asesores. Es muy, muy metódico.

Y el presidente del Gobierno vive estos días un auténtico maratón parlamentario, de comparecencia en comparecencia. Con los debates estrella que han surgido contra el líder de la oposición, Alberto Núñez Feijóo, en el Senado, que son el gran hit parlamentario de la temporada. El dirigente socialista les ha cogido el punto y pretende forzar estos rifirrafes con el fin de desgastar al expresidente de la Xunta confiando en que la imagen de su rival saldrá deteriorada.

Estos discursos e intervenciones en las Cámaras (la semana pasada compareció en el Congreso) los prepara Sánchez de manera “muy concienzuda”, como explican fuentes cercanas al presidente. Son trabajos “muy de equipo”, detallan desde Moncloa, con varios asesores preparando datos y papeles para el jefe del Ejecutivo. 

Es “muy coral” ese trabajo, insisten las fuentes, que comentan que también los ministerios participan cuando el equipo del presidente les reclama datos, cifras y medidas. Y muchas veces es el propio presidente del Gobierno quien telefonea directamente al ministro del ramo para preparar algunas de las partes.

El boli de Sánchez

“Es bastante ordenando”, desvelan en el equipo más cercano de Sánchez. Él fue monaguillo antes que fraile y en su época de asesor ya formó parte de este tipo de engranajes. Una vez todo está listo, él siempre mete su boli, cambia, modifica, agudiza y remata el texto. “Lo personaliza”, apostillan. Le dedica todo el tiempo que puede a este tipo de discursos. Les da la máxima importancia. Y no sólo porque se va a enfrentar a Feijóo, sino porque quiere también presentar “con orgullo” su acción de Gobierno.

A pesar de que siempre se habla del rifirrafe, una de las cosas que más tiene en cuenta el presidente del Gobierno es que los destinatarios finales son los ciudadanos. Por lo que no se trata sólo de ganar ante el líder de la oposición, sino de que calen las medidas y sirva el debate para que los españoles conozcan su plan de acción.

Desde el verano Sánchez dio un giro respecto a la relación con Feijóo. A los pocos meses se les cayó la imagen de supuesto hombre de Estado que vendía desde su época como presidente de la Xunta de Galicia. El objetivo de Sánchez es desmontarlo, que se quite la careta de moderado y retratar que es el “PP de siempre”.

El presidente siempre prepara una primera intervención muy medida, con datos, con algún anuncio. Y luego llega la réplica, que es propia y, como dicen los suyos, suele ser la parte “más apasionada”. En el tercer turno suele “rematar”. En su equipo hablan de que utiliza buenos modales y es respetuoso durante esos duelos parlamentarios, pero es implacable en el fondo.

"Se crece"

A Sánchez le gusta mucho el parlamentarismo, como suele reconocer él mismo. “Se ve, se crece”, remarcan los suyos en La Moncloa. Y una cosa que repiten muchos en los círculos socialistas es que se creían que Feijóo sería más bueno en el cuerpo a cuerpo y, sin embargo, ven que flojea más de lo esperado, especialmente en los temas económicos. Lo perciben inseguro y ponen de ejemplo que cita mal datos, como sucedió en el primer debate, donde confundió la prima de riesgo con el tipo de interés. El líder de la oposición, comentan en La Moncloa, no sabe defenderse en temas concretos.

Al presidente en los discursos también le gusta meter citas, tanto de sus lecturas como de actualidad. La pasada semana, en su comparecencia y para retratar a Cuca Gamarra (PP) en el Congreso decidió tirar de frases de la presidenta de la Comisión Europea, la conservadora Ursula Von der Leyen, pidiendo reformar el mercado eléctrico con el topo del gas y abogando por los impuestos a las grandes energéticas con beneficios récord. En otros intevenciones parafrasea a Antonio Machado y Luis García Montero, entre otros literatos. 

Sánchez está confiado en que dará la vuelta a las encuestas y cree que al PP se le hará muy largo el final de la legislatura. El presidente no tiene intención de convocar elecciones adelantadas, coincidiendo con las autonómicas y municipales del próximo mayo, y pretende aguantar hasta diciembre del año que viene. Su gran objetivo en estos momentos  es sacar adelante los presupuestos generales del Estado (los terceros en tiempo y forma de la coalición), que se encuentran arrancando su tramitación parlamentaria. La intención: que estén en vigor el próximo uno de enero.

Según ha confesado él mismo, va a jugar el partido hasta el último minuto. Le ha dado la vuelta a la estrategia de Feijóo de decir que el presidente se esconde y ahora piensa prodigarse mucho más por las Cortes. Y lo que destacan siempre de él los suyos es que no es un cobarde y va a dar la cara. También con estas intervenciones quiere hacer pedagogía de la acción del Ejecutivo y ha pedido a todos los miembros de partido que salgan a las calles y plazas para explicar lo que está aprobando el Consejo de Ministros. Aunque parezca un debate difícil para la izquierda, sostienen en Moncloa que la mayoría de la sociedad comparte sus líneas generales sobre impuestos: son necesarios para el Estado del Bienestar y es el momento de que paguen los que más tienen.

Sus palabras en estos debates parlamentarios están también muy medidas de cara a los socios de investidura. Son necesarios para sacar estos presupuestos generales y se quejan constantemente de que el PSOE no les trata con el respeto que merecen para sacar adelante las leyes. ERC es clave en este momento, con el hándicap de que ha asumido en solitario el Govern catalán, tras la salida de Junts, y podría necesitar al PSC en el futuro en el parque de la Ciudadela para sacar sus cuentas.

Lo que también quiere transmitir durante estos discursos el presidente es la impronta socialdemócrata y reivindicar lo que supone el PSOE. Que se note el flanco de la izquierda y motivar al electorado progresista, una de las principales preocupaciones en estos momentos de cara a las próximas elecciones. Está impulsando esa reivindicación de orgullo socialista a través de los actos con motivo del 40 aniversario de la victoria del PSOE de Felipe González el 28 de octubre de 1982. Este lunes ya reunió a los expresidentes socialistas en Ferraz para inaugurar una exposición y se realizará en Sevilla un gran acto el sábado 29 de octubre, además de que se va a presentar un documental.

La falsa imagen de caos de la izquierda: los gobiernos de derechas son menos estables en España

La falsa imagen de caos de la izquierda: los gobiernos de derechas son menos estables en España

Más sobre este tema
stats