Pacma

Radiografía al Pacma: 9 votos en Tordesillas y el mayor éxito electoral en Cádiz

Silvia Barquero, presidenta de PACMA: “La mayoría de la sociedad española está aclamando el fin del Toro de la Vega”

Fueron nueve las personas de Tordesillas que el pasado 20 de diciembre eligieron la papeleta del Partido Animalista Contra el Maltrato Animal (Pacma) entre todas las que competían en el juego electoral. "Nueve valientes", según la presidenta del pardido, Silvia Barquero. Un voto "simbólico" que, sin embargo, representa "la ética en un municipio que es el epicentro del maltrato animal". 

Barquero lleva años luchando para terminar definitivamente con el Toro de la Vega, el acto que cada mes de septiembre monopoliza la localidad de Tordesillas para hacer del festejo una seña de identidad cultural con miles de detractores. Los éxitos derivados de esta y otras campañas se han traducido en el respaldo de 219.101 personas que acudieron a los colegios electorales el domingo para prestar su apoyo a los animalistas.

Unos resultados históricos para el partido, que pese a no haber conseguido representación en la Cámara Baja, doblan los votos logrados en los pasados comicios (102.144), y suman casi cinco veces más que los registrados en el año 2008 (44.795), cuando concurrieron por vez primera a unas elecciones. "El crecimiento que estamos experimentando es exponencial desde hace ya bastante tiempo", explica Barquero, "la tendencia de crecimiento es esa y creemos que es debido a nuestro trabajo constante en defensa de los animales, no sólo en campaña electoral".

La presidenta de la formación destaca especialmente la campaña contra el Toro de la Vega, "que ha supuesto un antes y un después este año", y les ha dado visibilidad entre la ciudadanía, especialmente desde que el partido congregara a miles de personas en Madrid para exigir el fin de esta práctica. Porque los votantes de Pacma son "por un lado fieles, y por otro van aumentando día a día", pero ante todo, sostiene Barquero, son "personas solidarias que buscan un mundo más justo para todos, también para los animales".

Para la animalista esa es la pata de la que cojean los partidos mayoritarios, a los que reprocha no tener la "valentía política" de pronunciarse contra el maltrato animal, principalmente contra la tauromaquia. "Nadie está dispuesto a arriesgar votos por posicionarse claramente, pero creo que sería valiente y coherente pedir el fin de la tauromaquia porque nos está convirtiendo en un país de siesta y fiesta", lamenta.

Esa es su principal seña de identidad, pero el Pacma no se limita únicamente a defender los derechos de los animales. Su programa –que está disponible en castellano, gallego, catalán y euskera– consta de tres pilares básicos: animales, medio ambiente y justicia social. Entre las políticas sociales, los animalistas reivindican un nuevo marco político que pase por una reforma constitucional, una nueva ley de partidos, además de medidas destinadas a conseguir una sanidad y educación públicas, garantías de empleo y vivienda, y políticas de igualdad. Llevan por bandera la lucha animalista, pero "somos una propuesta completa: trabajamos por una sociedad más justa para todos, y los votantes lo saben", resalta Barquero.

El mayor respaldo, en Cataluña y Andalucía

El Pacma ha superado la media nacional de porcentaje de votos (0,87%) en las cuatro provincias de Cataluña y en cuatro andaluzas, Málaga, Huelva, Sevilla y Cádiz, siendo esta última donde logró el mayor porcentaje a nivel estatal (1,17%).

Cataluña aprobó en 2010, con 68 votos a favor y 55 en contra, poner fin a las corridas de toros. Andalucía, en cambio, es considerada como la comunidad autónoma taurina por antonomasia. Creencia que, apunta Barquero, queda ahora en entredicho.

"En Andalucía estamos recibiendo muchísimo apoyo", recalca, y lo atribuye al "reflejo de que la sociedad está pidiendo cambios para los animales, y a que no toda Andalucía es taurina como nos quieren vender". La animalista critica, además, el apoyo institucional por parte del Gobierno autonómico de Susana Díaz a la tauromaquia, y alude al resultado obtenido como "el mejor termómetro para medir el respaldo social de nuestras propuestas en defensa de los animales".

En Cataluña, por otro lado, "llevamos un trabajo histórico de muchísimo tiempo", señala. Pese a reconocer el enorme avance que supuso la prohibición de las corridas de toros, Barquero apostilla que en el territorio siguen celebrándose espectáculos taurinos como los correbous, que también suponen una tortura para los animales. "Entiendo que los catalanes han apoyado nuestra candidatura por ser coherentes, no como otros partidos", remata.

Otros territorios como Valencia, Alicante o Murcia también han superado la media estatal de apoyo electoral al Pacma. Se trata de circunscripciones donde se han puesto en marcha, desde la irrupción de los nuevos ayuntamientos del cambio, algunas políticas antitaurinas –fundamentalmente referéndums o retirada de subvenciones– destinadas a terminar con cualquier festejo que suponga maltrato animal. Políticas que, sostiene Barquero, "son primeros pasos, pero del todo insuficientes". La líder de Pacma afirma ser crítica con los referéndums: "Los partidos políticos deberían posicionarse en sus programas políticos" y en función de dicho posicionamiento, la gente decidirá su voto. "Ese es el mejor referéndum", señala, al tiempo que reivindica al Pacma como "el único partido que lleva la prohibición expresa de las corridas de toros".

En cuanto a las ayudas públicas, la animalista apostilla que "retirarlas no significa prohibir la tauromaquia", de modo que considera esta medida como "insuficiente" y aboga por una postura determinante encaminada a la abolición, aunque reconoce el avance que han supuesto estos primeros pasos emprendidos por los nuevos consistorios.

Hoja de ruta

"Nos estamos convirtiendo en una fuerza política influyente", celebra Silvia Barquero. "Vamos a presionar a los partidos para que lleven adelante medidas que acaben con el maltrato a los animales, porque seguimos siendo un país a la cola de Europa", denuncia. 

Pese al respaldo de más de 200.000 personas, los animalistas lamentan no haber conseguido ningún diputado. Barquero critica los entresijos de la ley electoral, que deja sin representación a formaciones como la suya mientras que Coalición Canaria (81.750 sufragios) y Bildu (218.467) han conseguido uno y dos escaños, respectivamente. Por ello, señala como prioridad en su agenda política un cambio de la ley electoral, mediante el diálogo con otras fuerzas políticas.

Pacma, explica, prevé llevar adelante una campaña para exigir a todos los partidos políticos un compromiso para reformar la ley. "La democracia en nuestro país no se puede llamar así si no cambiamos la ley electoral que permiten que partidos como el nuestro no tengan representación", apunta la líder animalista, quien reivindica una norma "justa, que reparta equitativamente los votos y represente de forma diáfana los intereses de la sociedad".

Silvia Barquero tampoco olvida la que ha sido su gran batalla: "El día que pongamos fin al Toro de la Vega como ese icono de maltrato animal en nuestro país, vamos a salir todos beneficiados", sostiene, al tiempo que lo señala como otro de los principales objetivos del partido tras los comicios.

Por el momento, el diálogo con otras formaciones políticas está a la orden del día, como punto de partida para incorporar el pensamiento animalista que reivindican desde el partido, y que ahora lucha por encontrar su lugar en territorio político. "Hasta ahora no hemos sido escuchados, pero nos vamos a convertir en una pieza fundamental para esa pluralidad dentro del sistema democrático de nuestro país", remata Barquero.

Pacma denuncia a través de un vídeo la “brutalidad” de una clase de tauromaquia

Más sobre este tema
stats