La nueva legislatura

Rajoy, sobre la corrupción: “Esto se acabó y aquí ya no se pasa ninguna”

Rajoy, sobre la corrupción: “Esto ya se acabó y aquí ya no se pasa ninguna”

Un Mariano Rajoy con un semblante muy serio intentó este jueves trasladar al Grupo Parlamentario Popular en el Congreso de los Diputados que tiene todo bajo control y que está convencido de que su estrategia, no somentiéndose a la investidura, es la acertada. Para el presidente del Gobierno en funciones no pasa inadvertido que los suyos están desconcertados por lo que ha ocurrido en los últimos días. Han sido varios dirigentes los que se lo han trasladado. Y tampoco pasa inadvertido que la operación Taula en el Ayuntamiento de Valencia, que ha golpeado al núcleo de confianza de Rita Barberá, tiene al partido sumido en una profunda preocupación en un momento en el que se negocia la formación de Gobierno. "Esto ya se acabó y aquí ya no se pasa ninguna", dijo.

El presidente del Partido Popular dejó la corrupción para el cierre de su intervención. No citó directamente a Rita Barberá, pero subrayó una vez más que en este caso y en todos su partido va a actuar igual sea quien sea el señalado. "Desde el presidente del Gobierno al militante más modesto del pueblo más pequeño de España", dijo Rajoy.

El discurso de 'o yo, o el caos' estuvo muy presente durante toda la intervención del presidente del Gobierno. Y es que, a su juicio, cualquier Ejecutivo en el que entrase Podemos o las fuerzas independentistas sería un Ejecutivo radical que lo único que aportaría sería "incertidumbre". La opción del socialista Pedro Sánchez, sostuvo, "no tiene nada que ver con el interés general de España".

España, "un interrogante"

Según señaló, la situación económica en España ha avanzado mucho en los últimos años. Y "los pronósticos de futuro son buenos" aunque la incertidumbre sobre el Gobierno hacen que los inversores se vuelvan "cautelosos" ante cualquier tipo de "experimento". "Nos hemos convertido de nuevo en un interrogante", mantuvo.

En este contexto, Rajoy insiste en que sigue convencido, como el día posterior a las elecciones, de que lo mejor es un Gobierno liderado por él mismo con el apoyo del PSOE y de Ciudadanos. Cualquier otro escenario, dejó claro, no contará con el apoyo del PP.

Los "cuatro objetivos" de Rajoy

El presidente del Gobierno en funciones señaló que la suma de diputados del PP (123), PSOE (90) y Ciudadanos (40) permitirían hacer "reformas pactadas durante mucho tiempo". 

En su opinión los grandes objetivos del Gobierno que propone sería cuatro. Uno: "Continuar en la senda del crecimiento económico y la creación de empleo". Dos: "Mantener los pilares básicos del Estado de bienestar". Tres: "Defender la unidad de la Nación de las amenazas ciertas que se están produciendo". Y cuatro: "Luchar contra el terrorismo". "Este Gobierno, de momento, no ha podido convertirse en una realidad porque el PSOE se ha negado incluso a hablar y dialogar con el PP", subrayó Rajoy.

Todo lo contrario a un Ejecutuvo liderado por él sería, a su entender, "un lastre y una amenaza cierta para la economía española y la recuperación".

La estrategia de Rajoy desconcierta al PP

La estrategia de Rajoy desconcierta al PP

Más sobre este tema
stats