Crisis del coronavirus

Las restricciones que estudia el Gobierno para Navidad abren una nueva batalla con las comunidades

El Ministro de Sanidad, Salvador Illa, en rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros.

Los expertos, los datos de muertes y hospitalizaciones en el marco del covid-19 y el Gobierno central y los autonómicos llevan ya un tiempo apuntando a que estas Navidades, las que darán el salto del año 2020 a 2021, no serán al uso. No tendría sentido llevar meses de restricciones, estar mejorando los indicadores epidemiológicos y levantar ahora la mano, bajar la guardia. En este contexto, hace una semana, el Ejecutivo anunció que trabajaba en una guía con unas indicaciones claras y homogéneas para que los ciudadanos sepan a qué atenerse en estas fechas. Es decir, si pueden cenar con los suyos, si hay restricciones de aforo, si pueden desplazarse por España o viajar al extranjero, si habrá cabalgata de reyes... El documento ya está listo en forma de borrador. Se conoció este martes. Y a tenor de la reacción de algunas comunidades autónomas, se prevé una nueva batalla entre el Gobierno central y los autonómicos.

De un lado, varias regiones –Madrid, Andalucía, Cataluña y Euskadi, entre otras–han mostrado sus reservas. De otro, el ministerio se esfuerza en trasladar que todo está en una fase muy inicial y que el conocido no es el único documento. Ni el definitivo.

Se trata de un texto muy breve, de cinco páginas de extensión y 16 puntos, que restringe a un máximo de seis personas las reuniones familiares de estas fechas –si se supera este número han de ser del mismo grupo de convivencia–. Para los días 24 y 31 de diciembre establece el toque de queda entre la una de la madrugada y las 6.00.

El Ministerio de Sanidad subraya que el documento conocido este martes es sólo un "borrador" para que lo estudien las comunidades y que pretenden llegar a un texto de "consenso". Que esa es su vocación. De hecho, en el departamento que dirige Salvador Illa mantienen que no está previsto que se vote el texto en la Interterritorial de Sanidad convocada para este miércoles. El tema está en el orden del día, pero no está previsto que se lleguen a aprobar las recomendaciones. Esta es la reunión en la que están presentes el ministerio y representantes de los departamentos de Sanidad de las distintas comunidades autónomas. Su turno, pues, sería la próxima semana. 

El propio Illa, en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros, sostuvo que estamos ante un proceso de discusión para poder llegar por "consenso" a un conjunto de recomendaciones que después sean trasladadas a la población.

En este último punto hay algo de confusión. Porque en algunas comunidades autónomas sí se había entendido que el debate iba a producirse este miércoles. "Es posible que una vez que ha visto el revuelo que se ha generado, el ministro haya decidido darse más tiempo para pulir el borrador y presentar algo más trabajado y comentado con las autonomías", trasladan a infoLibre desde un ejecutivo regional.

Las comunidades hablan de "filtración" y de "deslealtad"

Tanto Madrid, como Andalucía como Euskadi coincidieron en expresar su malestar por haber conocido, aseguran, el borrador a través de los medios de comunicación, atribuyendo la "filtración" al Ministerio de Sanidad.

Desde la Comunidad de Madrid, gobernada por Isabel Díaz Ayuso (Partido Popular) consideraron que la propuesta es "mejorable" y exigieron una estrategia nacional que pase por no adelantar a través de la prensa documentos sobre los que no hay acuerdo. En todo lo que va de pandemia, el Gobierno de la Comunidad de Madrid se ha convertido en uno de los principales frentes de oposición al Gobierno central. Ayuso se enfrentó a Sánchez durante el primer estado de alarma, en el momento de la desescalada y también en el momento en el que los indicadores epidemiológicos de la segunda ola llevaron al Ejecutivo central a decretar el estado de alarma en Madrid.

Por su parte, Jesús Aguirre, consejero de Salud y Familias de Andalucía, calificó de "deslealtad" por parte del Gobierno central que se haya conocido este documento. El consejero mantuvo que la Junta de Andalucía tiene un plan. Pero defendió que este tipo de cuestiones se debatan en el Consejo Interterritorial.

Castilla y Léon, también gobernada por una coalición PP-Cs, al igual que Madrid y Andalucía, también se sumó a estas exigencias de criterios comunes, informa Europa Press.

A nivel partido, el Partido Popular parece dispuesto a inaugurar con esta cuestión un nuevo frente de oposición al Ejecutivo de Sánchez, que se suma a la campaña contra la ley Celaá. Fuentes de la dirección nacional de la formación liderada por Pablo Casado reclamaron que el plan se base "en criterios científicos y técnicos" y que "las decisiones se tomen en coordinación con las comunidades autónomas"

"El Gobierno no debe caer en los mismos errores de siempre. Esa coordinación es fundamental", añaden las mismas fuentes.

El Partido Nacionalista Vasco (PNV), que acaba de sumarse al acuerdo presupuestario, se mostró también crítico con el Ejecutivo. Su portavoz parlamentario en el Congreso, Aitor Esteban, pidió que las comunidades sean informadas por Sanidad antes de que los documentos salten a la prensa. 

"No me acabo de acostumbrar a esta forma que tiene el presidente de anunciar planes, en algo tan serio como las vacunas sin contar con las comunidades autónomas", lamentó, por su parte, el lehendakari Iñigo Urkullu.

Mientras, la consellera de Presidencia y portavoz del Govern, Meritxell Budó, aclaró que Catalunya tomará sus "propias decisiones" sobre este plan para las fiestas de Navidad. 

"Nosotros iremos, escucharemos y veremos qué se plantea en este borrador, pero nosotros tenemos la capacidad de poder tomar nuestras decisiones", dijo sin aclarar si mantendrá su posición de que en Cataluña se puedan reunir 10 personas esas fechas y con un toque de queda hasta las 22.00 horas, en lugar de reuniones de 6 personas y alargar el toque de queda hasta la una de la madrugada como propone el Gobierno de Pedro Sánchez.

Los ejes del plan

Además de las restricciones de las reuniones a seis personas y del toque de queda, el borrador insta, en materia de desplazamientos a evitar como norma general aquellos viajes que no sean estrictamente necesarios.

"Se deberá revisar previamente la normativa que ese momento se aplique en el territorio de destino. En el caso de que excepcionalmente se vaya a realizar un viaje en el territorio nacional, tanto intercomunitario como intracomunitario, éste debe hacerse de forma segura: cumpliendo las recomendaciones indicadas en cada medio de transporte, usando mascarilla, lavado frecuente de manos y manteniendo la distancia física", puede leerse.

El documento pone también el foco en las cabalgatas de reyes. "Eventos como la cabalgata de reyes y otro tipo de que transcurren en las fiestas navideñas suponen situaciones de elevado riesgo de transmisión por la elevada cantidad de asistentes, la intensidad del contacto y dificultad para mitigar los riesgos asociados. Por lo tanto, se recomienda la no celebración de este tipo de evento", refleja

"En cualquier caso, los eventos multitudinarios deben ser valorados de forma individualizada por las autoridades de salud pública siguiendo las Recomendaciones para eventos y actividades multitudinarias en el contexto de nueva normalidad por covid-19 en España", añade.

En el capítulo de eventos deportivos, la carrera de San Silvestre se podrá realizar siempre que no interfiera con la limitación horaria de la movilidad nocturna y utilizando estrategias para disminuir el contacto entre los corredores (limitación de aforos, salidas escalonadas, repartir la participación a lo largo de varios días...)". Sí se recomienda que se realice sin asistencia de público, y que se promueva su retransmisión por televisión.

Puedes leer aquí todos los detalles del borrador.

Directo | La curva de incidencia sigue bajando, mientras que fallecidos se mantienen al alza

Directo | La curva de incidencia sigue bajando, mientras que fallecidos se mantienen al alza

Más sobre este tema
stats