una amenaza global

Sánchez anuncia que se mantiene el "confinamiento general" y llama a una "desescalada de la tensión política"

Sánchez conversa con Illa durante la reunión que ha mantenido este domingo por videoconferencia con los presidentes de las comunidades autónomas.

infoLibre

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha pedido este domingo a todos los partidos "una desescalada de la tensión política" y ha apelado directamente al PP para vencer la "postguerra". Aunque ha abogado también por la unidad de todas las fuerzas políticas para hacer frente a la crisis del coronavirus, en lo que ha denominado Pacto de Reconstrucción Económica y Social, poniendo como ejemplo el consenso alcanzado hace 40 años en la Transición. "La desescalada en la tensión política debe empezar ya, cuanto antes. Y debe dar lugar a la unidad, al diálogo, al consenso y al acuerdo. La mejor noticia que podrían recibir los españoles y españolas al salir de sus casas es saber que sus representantes políticos han sido capaces de superar sus diferencias y diseñar juntos un gran plan de reconstrucción económica y social para volver a poner en marcha a nuestro país", ha manifestado Sánchez en una comparecencia en el Palacio de la Moncloa que recoge Europa Press.

El jefe del Ejecutivo ha subrayado que el covid-19 no distingue de territorios ni de color político, por lo que la respuesta "debe ser común, unida". Esto debe hacerse, a su juicio, a través de un gran pacto de reconstrucción económica y social que se selle en los nuevos Pactos de la Moncloa que quiere impulsar el Gobierno y que el presidente quiere que se formalicen esta misma semana en una primera reunión.

Para este objetivo, el jefe del Ejecutivo ha insistido en dejar atrás "las palabras gruesas, el lenguaje agresivo" y el "espectáculo de políticos peleándose", algo en lo que ha dicho comprometerse personalmente por ser su "responsabilidad" como presidente. "Mientras prosiga esta crisis, sólo unidad. Sin reproches ni críticas ni desplantes", ha pedido, reclamando primero expresamente el apoyo del PP para vencer la "postguerra" como primer partido de la oposición, pero también del resto de formaciones políticas "sin excepción".

"Democracia significa pluralidad, pero también unión cuando tenemos el ataque de un enemigo común", ha sostenido Sánchez, recordando el ejemplo de hace 40 años tras la dictadura franquista y pidiendo a todas las formaciones que se inspiren en él y en otros pactos anteriores como el antiterrorista o el de las pensiones. "Todos sabemos que cuando venzamos esta guerra necesitaremos todas las fuerzas país para vencer la posguerra", ha reconocido.

"Nos necesitamos todos"

En una comparecencia en la que ha recurrido en muchas ocasiones al lenguaje bélico al comparar la lucha contra el coronavirus con una guerra, el presidente ha admitido que en estos más de 40 años de democracia el acuerdo y el consenso no han sido la tónica general, pero ha subrayado que el problema ahora es "infinitamente mayor" a otros. Ha llegado a calificarlo de "inmenso" y "descomunal". "Cuando venzamos necesitaremos todas las fuerzas del país para vencer la posguerra. Nos necesitamos todos, las propuestas de todos, la unión de todos. Cuantos más, mejor. A todos los que estén dispuestos, les agradezco su actitud. Estamos ante una situación completamente nueva y nos exige un comportamiento nuevo. Haré lo que esté en mi mano para conseguir esa unión", ha remarcado.

Sánchez considera que no son incompatibles las medidas que está poniendo en marcha ahora el Gobierno para frenar la pandemia con los retos futuros una vez superada la crisis. De hecho, ha resaltado la importancia de "empezar a hablar de la reconstrucción económica y social".

Sobre las críticas recibidas en la videoconferencia que ha mantenido este domingo con los presidentes autonómicos, Sánchez ha utilizado también otros términos como "demandas legítimas", "pareceres" o "realidades" que han planteado los dirigentes de las comunidades, y ha asegurado que "incluso las críticas" las toma como "bienvenidas" porque es "importante mantener la humildad" en el debate. Es más, ha llegado a decir que la respuesta que ha obtenido de los presidentes autonómicos con respecto al Plan de Reconstrucción Económica y Social ha sido "positiva" y que las "críticas" manifestadas al respecto han sido "constructivas".

El jefe del Ejecutivo ha admitido que las comunidades quieren tener una "mayor capacidad en la toma de decisiones", pero ha dicho estar "seguro" de que "entienden que en niveles de tanta incertidumbre y ante un enemigo que no descansa el Gobierno tiene que tomar medidas de manera muy rápida", por lo que les ha reclamado un "margen de confianza". En este sentido, y a la pregunta de si se compromete a que el estado de alarma no será excusa para una recentralización al modo de una ley como la de Armonización del año 1982, el presidente del Gobierno se ha limitado a contestar que "sí".

Se responsabiliza de la "insuficiencia" de material sanitario

Sánchez también ha señalado que se responsabiliza de que los recursos para el personal sanitario "no son los necesarios", ante la "insuficiencia" del material como consecuencia de la pandemia global de coronavirus. "Los recursos no son los necesarios, hay una insuficiencia en los mismos como consecuencia de que el mundo no estaba preparado para la envergadura de esta pandemia global. Me hago cargo de ello, me responsabilizo de ello", ha manifestado.

Asimismo, ha resaltado que empatiza con las demandas "legítimas" del personal sanitario y ha asegurado que el Gobierno "está haciendo lo indecible, día y noche, para garantizar ese material médico". El presidente del Ejecutivo ha destacado que en las reuniones "el primer punto del día" es el de la provisión de los suficientes materiales "a la primera línea de combate" contra el covid-19, que son los profesionales sanitarios.

A lo largo de unas semanas "difíciles" y con un mercado internacional "absolutamente inflamado", Sánchez ha apuntado que, "afortunadamente", España ha empezado a "garantizar la provisión regular sistemática" de esos materiales sanitarios. "Nos gustaría que fuera incluso con mayor celeridad, pero estamos garantizando a las comunidades autónomas de todo lo necesario para que el personal sanitario haga una labor impagable que siempre reconoceremos", ha concluido el presidente del Gobierno.

Cuestionado en el turno de preguntas por los periodistas sobre el reparto a partir del lunes de las mascarillas en el transporte público, Sánchez ha asegurado que el Gobierno va "a garantizar que se utilicen en determinadas circunstancias" y que se van a proveer a los trabajadores que reinicen sus actividad las necesarias "a través de las fuerzas de seguridad". 

Niega discrepancias en el Gobierno: "Hay unidad de acción total"

Por otra parte, Sánchez ha negado este domingo que existan discrepancias dentro del Gobierno respecto a la reanudación de la actividad económica y ha asegurado que el Ejecutivo tiene "una unidad de acción total" y toma decisiones para frenar la propagación del covid-19 motivado únicamente por criterios técnicos y científicos.

Sánchez ha mantenido esta postura durante la comparecencia a pesar de que diversos representantes de Unidas Podemos hayan criticado a través de las redes sociales que la nueva prórroga del estado de alarma que se acaba de aprobar hasta el próximo 26 de abril incluya la reanudación a partir de este lunes de la actividad en determinados sectores productivos no esenciales.

Pese a ello, Pedro Sánchez ha asegurado este domingo que el Gobierno "está centrado en ganar el virus y tiene una unidad de acción total", basando sus decisiones "única y exclusivamente" en criterios científicos. Según ha defendido, así fue cuando tomó la decisión de paralizar la actividad económica, siendo criticado por ello por varios líderes territoriales y sectores económicos, y también lo es ahora. "Tuve críticas, pero lo hice porque creía que ayudaba a garantizar aún más la salud pública y destensionar el número de UCI y hospitalizados", ha argumentado.

Los frutos de esta decisión ha apuntado que podrán verse materializados en los próximos días y próximas semanas y ha insistido en que las decisiones que se adoptan no siguen ningún criterio político, sino basado en los expertos. "La decisión política la tomo yo, el mando único y las autoridades delegadas, pero en base expertos y no a otros criterios", ha insistido aceptando que todo ello conlleve "críticas legítimas". "El comité científico y de expertos nos está diciendo que con esta dinámica venceremos pronto al virus", ha animado.

Sánchez también ha insistido en que España aún no está en la fase de desescalado y ha avisado de que será "progresiva" y no comenzará hasta "como pronto" dentro de dos semanas. "El confinamiento general será la regla al menos durante estas dos próximas semanas", ha reiterado el presidente del Gobierno. 

Sánchez corteja a CEOE para obligar al PP a sentarse a negociar el pacto de reconstrucción económica

Sánchez corteja a CEOE para obligar al PP a sentarse a negociar el pacto de reconstrucción económica

Más sobre este tema
stats