Sánchez vincula al PP con la corrupción y afea a Feijóo que "mire para otro lado" en el caso de las mascarillas

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez.

infoLibre

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha acusado este lunes al PP de no haber resuelto sus problemas con la corrupción ni con la ultraderecha y ha instado a la nueva dirección nacional de los conservadores a no "mirar para otro lado" y a pronunciarse sobre los contratos de las mascarillas del ayuntamiento de Madrid y de la Comunidad que están en los tribunales. Además, ha rechazado la bajada de impuestos que propone el nuevo líder del PP advirtiendo de que los que los quieren bajar están anunciando recortes como hicieron en la crisis financiera.

Así lo ha afirmado durante una entrevista en Antena 3, recogida por Europa Press, en la que también ha desdeñado los datos que dan en las encuestas al PP de Alberto Núñez Feijóo, al asegurar que esos datos ya los cosechó en los sondeos el expresidente conservador Pablo Casado.

El jefe del Ejecutivo ha aprovechado una pregunta sobre la bajada de impuestos para atacar al PP asegurando que tiene tres problemas y el primero de ellos, ha dicho, se llama "corrupción". Así se ha referido a la investigación que están llevando a cabo los tribunales sobre algunos contratos de compra de material sanitario del Ayuntamiento y de la Comunidad de Madrid. "Yo, a la dirección nacional del PP aún no le he escuchado decir absolutamente nada de lo que estamos viendo en Madrid, ni de Ayuso, ni de Almeida", ha espetado Sánchez quien también ha criticado al alcalde de la capital por decir que el abogado que ha presentado la querella contra él está vinculado al PSOE.

Según el presidente del Gobierno, decir eso "no es de recibo" y ha asegurado que le recuerda a cuando estalló el caso Gürtel y el PP decía que era una trama contra el PP. "Luego la Justicia ha dicho que era una trama del PP", ha remachado.

Según Sánchez, los conservadores tienen que ser conscientes de que la corrupción les "desalojó" de la Moncloa y del Gobierno y les ha acusado de no ser ejemplares por sus "silencios" y por "mirar a otro lado" con los contratos del material sanitario de Madrid. Sobre esta cuestión, ha asegurado que unos "desaprensivos" se aprovecharon de las circunstancias en pleno confinamiento "con la complicidad" de la administración municipal.

"El impuesto más caro es la corrupción"

El jefe del Ejecutivo ha ligado este asunto con la bajada de impuestos que pide el PP de Feijóo al apuntar que "el impuesto más caro que pagan los ciudadanos es el de la corrupción". Dicho esto, ha seguido rechazando la propuesta que realizó el presidente conservador de bajar el IRPF a las rentas bajas y medias, alegando que no va a practicar una bajada generalizada de impuestos y que quienes proponen esto están "anunciando recortes como los que hicieron durante la crisis financiera". Este sería, según Sánchez otro de los tres problemas del PP.

En este sentido, ha afirmado que bajar impuestos "no es un proyecto de país" porque los profesionales sanitarios, la educación o las pensiones se pagan con ellos. "Si una lección ha dejado la pandemia es que el estado del bienestar es la piedra angular de la cohesión social y territorial de este país", ha argumentado al tiempo que criticaba que el PP siempre propone bajar impuestos cuando está en la oposición y luego los sube cuando está en el Gobierno.

Ha recordado, además, que el penúltimo plan fiscal lo firmó un señor —en referencia a Rodrigo Rato— que ahora está condenado y el último, Cristóbal Montoro, del que ha asegurado que hizo una amnistía fiscal para que pudieran eludir el pago de impuestos muchos implicados en asuntos de corrupción.

Y el otro problema de los conservadores, a juicio del presidente, es que no ha resuelto su problema con la ultraderecha. En su opinión, Vox es la "versión ibérica" de la ultraderecha en Alemania o Francia, antieuropeista, antifeminista, que no cree en el cambio climático o señala a los medios de comunicación que le disgustan, según ha dicho. En este sentido, ha pedido al PP que mire y piense bien en relación con sus pactos con Vox y ha advertido de que el acuerdo con este partido en Castilla y León puede replicarse en otras partes de España o incluso en el Gobierno de la nación.

Según Sánchez, la fragmentación parlamentaria es muy elevada y le ha quedado claro que cuando se convoquen elecciones se va a ir a fórmulas de gobiernos de coalición como el actual. Habrá, según señala, dos opciones: una que gobierne el PSOE con Podemos o la plataforma de Yolanda Díaz y otra, el PP con la ultraderecha.

A este respecto, advierte de que si Gobierna el PP con Vox, por ejemplo en Andalucía, quien va a marcar el rumbo no va a ser Juanma Moreno, sino Olona y a Abascal. Pero ha rechazado que pueda gobernar la lista más votada como propone el PP, asegurando que lo proponen cuando ellos son los más votados y ha recordado que ni el alcalde de Madrid, ni el presidente andaluz son ahora mismo la lista más votada y están gobernando.

En cuanto a los buenos resultados que está cosechando Alberto Núñez Feijóo en las encuestas —incluso el CIS le da que acorta distancias con Sánchez— ha asegurado que son los mismos datos que le daban a Pablo Casado en su mejor momento, relativizando así la subida del nuevo presidente del PP en los sondeos.

Sánchez también se ha referido a la convocatoria de las elecciones generales, dejando claro que no piensa en adelantarlas, sino en celebrarlas en "tiempo y forma", a finales de 2023, alegando que aún necesita hacer reformas y que es bueno recuperar el hábito de tener Legislaturas de cuatro años porque no ocurre desde 2015. Eso sí, irónicamente ha dicho que ni el 24, ni el 31 de diciembre.

Sánchez espera que el embajador de Argelia regrese a España pronto y reafirma su posición sobre Marruecos

Sánchez ha trasladado también que espera que el embajador de Argelia en España, Said Moussi, regrese a España en un "espacio breve de tiempo" después de que fuera llamado a consultas tras el acuerdo del Ejecutivo con Marruecos sobre el Sáhara Occidental. "Esperemos que dentro de un breve espacio de tiempo podamos resolver esta cuestión diplomática", ha asegurado.

Sánchez ha asegurado que España colabora con Argelia en otros ámbitos, más allá del energético, como el de seguridad o control de los flujos migratorios irregulares. "En definitiva, tenemos una coordinación y colaboración con el Gobierno de Argelia extraordinaria", ha remarcado.

Asimismo, Sánchez ha hecho hincapié en que las relaciones con Marruecos son "estratégicas" en la política migratoria, pero también en la lucha antiterrorista, la cooperación policial y la lucha contra el narcotráfico, así como en materia económica. "El tercer socio comercial fuera de la Unión Europea de España es Marruecos, con lo cual el tener unas relaciones estables de confianza, de seguridad, de estabilidad con Marruecos para España es primordial", ha asegurado.

En esta clave, el líder del Ejecutivo ha lamentado "discrepar" sobre la cuestión del Sáhara Occidental con Unidas Podemos y con el Partido Popular y ha subrayado en que el Gobierno de España está "asimilándose" con las resoluciones del Consejo de Seguridad Naciones Unidas y también "alineándose" con lo que están diciendo otros países como Francia o Alemania.

Con todo, ha recalcado desde el año 2007 hay dos opciones para resolver este conflicto del Sáhara Occidental y que una de ella es el derecho a la autodeterminación que defienden algunos actores como el Frente Polisario, pero que también hay una propuesta que puso en marcha Marruecos y pasa por una autonomía para el Sáhara Occidental dentro de Marruecos. "Estas son las dos propuestas que encima de la mesa reconocidas por las resoluciones del Consejo de Seguridad Naciones Unidas", ha añadido.

En este sentido ha apuntado que países como Francia, Alemania o Estados Unidos "han venido deslizando que sería interesante empezar a explorar esta segunda alternativa para desbloquear un conflicto que lleva ya casi cincuenta años", ha zanjado.

Sánchez "certifica" que el Gobierno revisará a la baja de la previsión de crecimiento económico

Pedro Sánchez ha confirmado que habrá una revisión a la baja de la previsión de crecimiento del PIB para este año (7%) por el impacto de la guerra de Ucrania en la economía española, aunque ha insistido en que el crecimiento seguirá siendo "robusto".

"Es evidente que la guerra de Putin en Ucrania está impactando en la economía española y europea y que habrá una revisión a la baja en España, Europa y el mundo. Es una certificación, pero eso no significa que no vayamos a crecer", ha subrayado el presidente.

Sánchez ha subrayado que España seguirá creciendo de manera "robusta" y creando empleo, con una cifra que ahora mismo ronda o supera los 20 millones de ocupados. Sin embargo, ha señalado que hay "amenazas y riesgos" sobre la evolución de la economía, entre ella la guerra y su impacto sobre los precios energéticos.

El jefe del Ejecutivo ha asegurado que no se escuda en la guerra "ni pone paños calientes" a la situación económica, pero ha considerado "evidente" que el 70% de la subida del IPC se debe a los precios energéticos y eso, ha añadido, "tiene mucho que ver con el conflicto en Ucrania".

Precisamente, para combatir los precios energéticos, ha recordado que España está negociando con Bruselas para desacoplar el precio del gas del precio de la electricidad, lo que repercutirá en una rebaja de la factura eléctrica, y espera que esta medida pueda acordarse cuanto antes.

Mientras tanto, ha explicado que se ha puesto en marcha un plan de respuesta a la crisis derivada de la guerra por valor de 16.000 millones de euros y que hay que seguir trabajando en la transición energética verde, pues, según ha resaltado, la apuesta por las renovables "es la solución para acabar con la dependencia energética".

Pese al repunte del IPC, el presidente ha señalado que las previsiones de los organismos internacionales apuntan a que la actual situación de precios es "coyuntural", pues la inflación bajará en 2023 hasta el entorno del 2%. En todo caso, y respecto a la revalorización de las pensiones, ha recordado que está regulado por ley su actualización con el IPC, por lo que "no depende de ningún gobierno".

Confirma que el Debate sobre el estado de la Nación será en mayo o junio

Sánchez ha confirmado que en los próximos meses de mayo o junio se celebrará el Debate sobre el estado de la Nación, que sería el primero al que se enfrenta Sánchez como jefe del Ejecutivo. El Debate sobre el Estado de la Nación lo instauró Felipe González en 1983 y desde entonces se ha venido celebrando todos los años en los que no ha habido investidura, acumulando ya 25 ediciones. La última data de febrero de 2015, siendo entonces presidente el 'popular' Mariano Rajoy, que gozaba de mayoría absoluta, y el socialista Pedro Sánchez, líder de la oposición.

El Frente Polisario rompe relaciones con el Gobierno de Pedro Sánchez

El Frente Polisario rompe relaciones con el Gobierno de Pedro Sánchez

Más sobre este tema
stats