PORTADA DE MAÑANA
Ver
Los fiscales del 'procés' fuerzan una guerra por la amnistía que amenaza con partir en dos la cúpula fiscal

Música

Camané: “El fado es una forma de vida”

El músico Camané.

FRANCISCO CHACÓN

A Camané le viene el fado de estirpe: los Moutinho. Sus hermanos Pedro y Hélder le secundan, pero es él quien personifica hoy el mejor rostro masculino del género, el heredero del veterano Carlos do Carmo, leyenda viva desde la muerte de Amália Rodrigues.

Con su álbum de grandes éxitos bajo el brazo, el cantante portugués dejará su impronta el domingo 23 de junio como broche de oro al Festival de Fado de Madrid en los Teatros del Canal.

Camané le debe mucho a la reina Amália, pues fue a través de ella como entró en la industria discográfica, según rememora para InfoLibre: "Ella fue a escucharme a una casa de fado de Cascais. Me vio y quedó encantada. Enseguida llamó a la compañía [EMI] para que me firmaran un contrato. Y así pude sacar mi primer álbum en 1995".

Cuca Roseta: “El fado se canta desde el alma, sin máscaras”

Cuca Roseta: “El fado se canta desde el alma, sin máscaras”

La profundidad se entrelaza en sus cuerdas vocales y el sentimiento fluye en Camané como el río Tajo hacia el Océano Atlántico. La Revolución de los Claveles no abandona su retina desde aquel 25 de abril de 1974, cuando él contaba ocho años. "Recuerdo que estaba en casa, en Oeiras, donde teníamos un jardín. Iba a hacer café. Todo el mundo estaba pendiente de la televisión. Escuché entonces Gràndola, Vila Morena, de Zeca Afonso, con todo el peso de la música popular portuguesa. Me impactó muchísimo".

Camané se apresura a negar que el fado chirriase como arma arrojadiza de la dictadura de Salazar: "Bajo el régimen, era una música que no sonaba en las radios. Si la ponían, se trataba sólo de fados alegres".

Su abuelo ya lo cantaba, y él empezó a hacer sus pinitos con tan sólo nueve años. "No se puede ser fadista sin mirar al pasado. Además, el fado es una forma de vida. Hay que tener muchas vivencias para cantarlo bien de verdad. Tiene que ser auténtico", afirma antes de concluir: "Para mí, cantar fado es como respirar, como beber".

Más sobre este tema
stats