PORTADA DE MAÑANA
Ver
Más de 13.500 condenados por violencia de género se sometieron a programas de reeducación en 2023

Diálogo Social

El Gobierno descarta congelar el salario mínimo pero elude concretar la subida mientras Montero pide “prudencia”

La ministra Yolanda Díaz, con los presidentes de CEOE y Cepyme y los líderes de CCOO y UGT.
  • Este artículo está disponible sólo para los socios y socias de infoLibre, que hacen posible nuestro proyecto. Si eres uno de ellos, gracias. Sabes que puedes regalar una suscripción haciendo click aquí. Si no lo eres y quieres comprometerte, este es el enlace. La información que recibes depende de ti.

El Gobierno descarta congelar el Salario Mínimo Interprofesional (SMI) para 2021, pero evita concretar una cifra de subida. El Ministerio de Trabajo ha convertido lo que la ley, en principio, establece como un trámite de consulta con los sindicatos y la patronal en una negociación más del Diálogo Social. El próximo lunes volverá a reunirse con los agentes sociales, que esperan para entonces una propuesta precisa. El departamento de Yolanda Díaz, por su parte, confía en que CEOE y Cepyme “reevalúen” su rechazo a cualquier subida del SMI, una posición que queda “fuera del marco esperado de negociación”, en palabras del secretario de Estado de Empleo, Joaquín Pérez Rey. Casi al mismo tiempo, pero en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros, la titular de Hacienda, María Jesús Montero, pedía “prudencia” a la hora de fijar la cuantía del alza del salario mínimo, “para no provocar efectos no deseados”.

El secretario de Juventud de CCOO, Carlos Gutiérrez, mostró su extrañeza por el hecho de que Trabajo no hubiera presentado su propia propuesta de subida, pero desligó esa ausencia de las disensiones que la subida del SMI ha generado en el seno del Gobierno. “Hoy ha quedado claro y confirmado que el Ministerio de Trabajo y, por tanto, el Gobierno, no van a congelar el salario mínimo”, aseguró Gutiérrez, “por lo que queda despejada la duda clave para avanzar”. Sobre las declaraciones de la ministra Montero, el dirigente de CCOO se preguntó “qué significa prudencia, de cuánta prudencia estamos hablando”.

Pérez Rey explicó que el ministerio no planteaba una cuantía concreta de subida “más allá de la no congelación” del SMI para “no condicionar el debate”. “No vamos a decir cifra alguna hasta que alcancemos un compromiso que aúne a todas las partes”, insistió. Por el contrario, los sindicatos no tuvieron inconveniente en fijar sus márgenes. El secretario de Política Sindical de UGT, Gonzalo Pino, fue tajante al anunciar que su sindicato se levantará de la mesa si sobre ella se pone la congelación del SMI y que en ningún caso aceptará que la subida se quede en el 0,9%, la mejora aprobada para las pensiones y para los salarios de los empleados públicos.

La propuesta de UGT consiste en dejar el SMI “en torno a los 1.000 euros”, un aumento del 5%. De esta forma, explicó, se evita dejar para el final de legislatura aumentos más bruscos, teniendo en cuenta que el Gobierno se ha comprometido a alcanzar el 60% del salario medio para entonces. Además, recordó Pino, el acuerdo salarial entre la patronal y los sindicatos ya estableció que los salarios de convenio no pueden quedar por debajo de los 1.000 euros mensuales. Y el SMI está pensado, indicaron tanto el secretario de Empleo como los dos representantes sindicales, precisamente para quienes carecen de esa cobertura de convenio. “No sería lógico que se excluyera de esa mejora a los trabajadores en situación salarial más vulnerable”, concluyó Carlos Gutiérrez.

Para fijar la nueva cuantía del SMI, CCOO plantea que se utilicen dos referencias: el 1,89% en que han subido este año los salarios pactados en convenio y el 1,8% en que han aumentado las pensiones mínimas. “No puede estar por debajo de esas cifras”, resumió su responsable de Juventud.

El salario mínimo está fijado en 950 euros mensuales en 14 pagas tras el acuerdo alcanzado hace ya casi un año entre Trabajo y los agentes sociales para elevarlo desde los 900 euros. El programa de gobierno del PSOE y Unidas Podemos se compromete a equipararlo con el 60% del salario medio español, en cumplimiento de la Carta Social Europea.

¿Una bajada del SMI?

Ni CEOE ni Cepyme comparecieron ante los medios de comunicación tras la reunión en el Ministerio de Trabajo. Pero, según revelaron Pérez Rey, Pino y Gutiérrez, los representantes de la patronal habían asegurado que no habían ido a negociar y que rechazaban cualquier subida del SMI. El secretario de Estado llegó a apuntar incluso que habían hablado de que era “el momento de bajarlo”. “Les hemos pedido que reevalúen su postura, que imaginamos que no está cerrada”, añadió. El dirigente de CCOO matizó después que no consideraba una propuesta “oficial, real y formal” esa mención a un recorte del salario mínimo. Gonzalo Pino expresó su deseo de que el próximo lunes la patronal sí acuda con una propuesta y con ánimos de negociar.

En cualquier caso, el número dos de Trabajo explicó que no es lo mismo “Diálogo Social que acuerdo social”. Si el Gobierno, continuó, no consigue el “respaldo unánime de todos en la mesa, no puede incumplir sus deberes”, por lo que “explorará soluciones diferentes en el Diálogo Social con algunos de sus integrantes”. Tras elogiar la “gran capacidad de adaptación” de los agentes sociales y los “seis acuerdos” alcanzados con ellos –desde el SMI de 2020 y los ERTE hasta el teletrabajo–, también dejó claro que “una parte no puede determinar la dirección de los acuerdos”. Es decir, subirá el SMI con el acuerdo de la patronal o sin él.

En última instancia, la decisión definitiva sobre el SMI la tomará el Consejo de Ministros, una vez escuchados sindicatos y patronal. UGT y CCOO han saludado el “salto cualitativo” que supone pasar de la mera consulta a la negociación, pero Pérez Rey también precisó que sus miembros están “urgidos” a dar una respuesta cuanto antes. La subida del SMI de este año se publicó en el Boletín Oficial del Estado con un considerable retraso, el pasado 4 de febrero, tras prorrogarse el anterior mientras se formaba el nuevo Gobierno.

El “ruido” de la batalla interna

El secretario de Estado de Empleo reconoció la existencia de “diferentes opiniones” en el Ejecutivo sobre la conveniencia de subir el SMI en plena pandemia. Pero las enmarcó en la “fórmula habitual de funcionamiento de un Gobierno, más aún en uno de coalición”. Fuentes de Moncloa indicaron a infoLibre que Unidas Podemos pactó en el transcurso de la negociación de los Presupuestos Generales no subir el salario mínimo. “Se dejó claro que no es el momento, considerando las últimas y considerables mejoras que se le han aprobado”, precisan. Sin embargo, fuentes de la formación morada cercanas a la negociación de los Presupuestos lo desmienten “radicalmente”. En esas reuniones, subrayan, no se debate sobre el SMI y “lo único que se acordó entonces fue llevarlo al Diálogo Social en diciembre”. Pero sí reconocen la batalla que se libra en el Gobierno sobre este asunto, al igual que con las pensiones y con la derogación de la reforma laboral.

La ministra de Trabajo anuncia que en los próximos días se dará a conocer si se sube el salario mínimo

La ministra de Trabajo anuncia que en los próximos días se dará a conocer si se sube el salario mínimo

Pérez Rey hizo una larga y encendida defensa de la subida del salario mínimo. Según detalló, no sólo no ha afectado al empleo, sino que por el contrario ha sido “una política de éxito destinada a corregir la pobreza salarial y la desigualdad”, mejorando los sueldos de quienes cobran menos, las mujeres, los contratados a tiempo parcial y los jóvenes. Además, resaltó, está enfocado en los 1,8 millones de trabajadores que carecen de la cobertura de un convenio colectivo. Que España no lo subiera este año sería una “anomalía” doble, dijo, porque sólo se ha congelado dos veces desde 1980 y porque lo han aumentado al menos una docena de países europeos, desde Alemania a Irlanda pasando por Portugal y Reino Unido.

En todo caso, se mostró dispuesto a “aceptar modulaciones” en la subida según las circunstancias económicas. Las mismas “circunstancias” a las que hizo alusión la titular de Hacienda tras el consejo de ministros, teniendo en cuenta “los indicadores” a fin de “impulsar el crecimiento económico y conteniendo el aumento del paro”. “El Gobierno escuchará al Diálogo Social y esperará a que la mesa [que se abrirá el lunes] se pronuncie antes de tomar una posición”, avanzó el secretario de Empleo, “ahora estamos formando nuestra opinión”.

CCOO y UGT, entretanto, pidieron al Ejecutivo que presente su propuesta y no se genere más “ruido”. “Sería bueno que se coordinaran [los dos partidos en el Gobierno] para que la negociación fluyera hacia el equilibrio y el acuerdo. Es lo que toca y no aumentar los elementos de distorsión”, resumió Gonzalo Pino.

Más sobre este tema
stats