CONFLICTO LABORAL

Interior tramita la rescisión del contrato con la empresa que repara las comisarías

Interior tramita la rescisión del contrato con la empresa que repara las comisarías

El Ministerio del Interior está tramitando la rescisión del contrato por el que adjudicó a la constructora valencia Arción el mantenimiento de las comisarías de la Policía Nacional en casi toda España. Arción lleva desde marzo sin pagar las nóminas a sus trabajadores.

Arción es la adjudicataria de tres contratos, correspondientes a otras tantas zonas del país. En el caso de la que incluye Extremadura y las provincias de Andalucía Occidental, fuentes de Interior explican que la constructora recibió tres apercibimientos por “deficiencias graves en la ejecución del contrato”. Según marca la ley, al no haber subsanado esos problemas, el ministerio ha abierto un expediente para resolverlo. La empresa, añaden, ha expresado su disconformidad. De momento, el contrato se encuentra “suspendido cautelarmente”.

En el caso de las comisarías de Baleares, Alicante, Almería, Valencia y Castellón, Arción también fue apercibida tres veces e incluso recibió las “penalizaciones correspondientes”, indican las fuentes. En “fechas próximas” el ministerio abrirá el expediente de rescisión del contrato.

Y por lo que respecta al mantenimiento de las instalaciones en Castilla y León, Galicia, Asturias y Cantabria, Interior ha incoado el primer apercibimiento contra la constructora por no prestar el servicio en las condiciones adecuadas. Aquí la firma valenciana ha pedido autorización para ceder el contrato a otras empresas.

Interior asegura que en septiembre estos tres contratos saldrán a concurso. Arción se ha limitado a precisar que se encuentra en preconcurso de acreedores e intentando solucionar su difícil situación económica. La incógnita es el futuro de los 60 trabajadores que llevan a cabo el mantenimiento de las comisarías para la constructora. Interior dice que la suerte de la plantilla depende de la empresa. Y ésta no ha aclarado qué va a ocurrir con ella hasta septiembre.

Sin contacto con la empresa

Los trabajadores se quejan de que la empresa ha estado “desaparecida” desde el momento en que consiguió la adjudicación. Los operarios que se ocupan del mantenimiento de las comisarías son trabajadores subrogados: los de Andalucía y Extremadura, por ejemplo, trabajaban antes para Isolux Corsán, la anterior adjudicataria del servicio.

Según explica su delegado sindical, David Aguilar González, casi desde el principio Arción tuvo problemas para pagar a los proveedores, no suministraba material y herramientas a los operarios y se negó a pagarles los sueldos establecidos en el convenio colectivo. Además, la constructora carece de oficinas en las zonas donde se encuentran estos trabajadores, que apenas tenían contacto con los encargados o con la sede central.

En Extremadura y Andalucía, apunta David Aguilar, Arción consiguió el servicio porque presentó el presupuesto más reducido. “Se llama baja temeraria”, subraya. Cuando Interior le concedió las tareas de mantenimiento de las comisarías de Castilla y León, en septiembre de 2010, la constructora cifró en dos millones de euros el presupuesto de la adjudicación, que obtenía por dos años y medio prorrogables. Entonces lanzó una campaña de publicidad con el eslogan “Cuidamos de los que cuidan de nosotros”.

Los empleados de mantenimiento de las comisarías llevan tres meses sin cobrar

Los empleados de mantenimiento de las comisarías llevan tres meses sin cobrar

Más sobre este tema
stats