X

Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es




Buzón de Voz

El TC tira por la calle de en medio

Publicada 28/01/2018 a las 08:20 Actualizada 28/01/2018 a las 10:48    
Facebook Twitter Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios 48

No soy jurista. Sólo periodista y ciudadano. Mi obligación es contrastar datos y argumentos antes de trasladar a la pantalla un punto de vista propio que, aun siendo subjetivo, se acerque lo más posible a la realidad de lo sucedido y de sus posibles consecuencias. El Tribunal Constitucional ha emitido un dictamen y de inmediato ha surgido el habitual coro de voces del Gobierno, del PP y de sus terminales mediáticas festejando un contundente éxito de sus posiciones frente al independentismo. Leído atentamente ese dictamen y escuchadas diversas voces (tan sabias como respetables) desde el ámbito de la jurisprudencia constitucionalista, nos atrevemos a puntualizar lo que sigue (sin acritud):

1.- El Tribunal Constitucional no ha dado la razón al Gobierno en su recurso, que solicitaba la suspensión del pleno de investidura convocado en el Parlament de Cataluña para el próximo martes e impugnaba la propuesta del presidente de la cámara, Roger Torrent, de que sea Carles Puigdemont el candidato que se someta a votación. Lo que hace el TC es condicionar la investidura prevista a la presencia física del candidato Puigdemont en el Parlament con autorización del juez que instruye contra él una causa penal en el Supremo. No caben investiduras telemáticas ni delegaciones de voto de quienes permanecen en Bruselas.

2.- El Tribunal Constitucional ha dedicado tres horas a debatir intensamente para encontrar la forma de hacer compatible la evidencia de que no se puede impedir de forma “preventiva” la convocatoria de un acto cuyo carácter ilegal o legal sólo se conocerá una vez celebrado y la certidumbre de que la pretensión de Puigdemont era intentar ser proclamado president de la Generalitat en la distancia. Y el TC, traducido al román paladino, ha tirado por la calle de en medio: Puigdemont puede ser elegido president siempre que acuda en persona a la sesión convocada y lo haga con el permiso judicial del instructor del Supremo.

3.- Este salomónico dictamen abrirá a su vez otros interesantes debates jurídicos, puesto que resulta muy discutible que no estemos asistiendo, en cualquier caso, a una imposición de carácter “preventivo” sobre la comisión de posibles irregularidades que no se han producido. O a una interferencia de órganos judiciales o arbitrales en el poder legislativo. No son cuestiones menores, porque el respeto a los derechos políticos de los representados y de sus representantes son absolutamente básicos en democracia y merecen la más alta protección.

4.- Antes de iniciarse la búsqueda de esta salida consensuada, el pleno del Tribunal Constitucional tuvo que escuchar que los propios letrados de la institución, como ya había hecho el Consejo de Estado y como asumió el ponente asignado a este asunto, el magistrado Juan Antonio Xiol, consideraban que había que rechazar la admisión a trámite (y por tanto la suspensión de la sesión de investidura convocada) porque la propia jurisprudencia del Constitucional descarta los “pronunciamientos preventivos” sobre hechos no producidos. Pero la mayoría conservadora del TC no estaba dispuesta a firmar tal varapalo al Ejecutivo, y además argumentaba que ese rechazo permitiría una investidura telemática que, aunque fuese anulada posteriormente, provocaría una situación política y jurídica endiablada. (Aunque la actual no lo sea menos).

5.- Lo ocurrido en los últimos cinco días desmonta por enésima vez esa leyenda que dibuja a Mariano Rajoy como un político que “domina a la perfección los tiempos”, que actúa “con calma y sentido común” y que presume desde siempre de la solidez que aporta hacer siempre “lo previsible”. Rajoy y su gobierno improvisan constantemente, lo cual no sería un demérito si se tratara de afrontar eventos imprevisibles y si acertaran en la gestión urgente de los mismos. No es el caso ni es la primera vez. Lo cierto es que el miércoles el propio Rajoy explicó en Onda Cero que recurriría al Constitucional si se producía algún "hecho jurídico" recurrible, no antes. El jueves anuncia la vicepresidenta Sáenz de Santamaría que el Gobierno solicita un informe preceptivo al Consejo de Estado, y que “si este es positivo” presentará ante el TC la impugnación previa de la elección de Puigdemont. Ese mismo día el Consejo de Estado responde que no, que no es posible impedir una sesión parlamentaria basándose en hipótesis de futuro, y además lo argumenta citando sentencias del Tribunal Constitucional. No les importa en Moncloa. Como no es vinculante (aunque sea de sentido común y aporte motivos incontestables), siguen a lo suyo y el viernes deciden en Consejo de Ministros recurrir al TC. Por enésima vez, lo que hacen Rajoy, Soraya Sáenz de Santamaría y su ilustre club de abogados del Estado es ir de chapuza en chapuza desgastando por el camino a instituciones clave del funcionamiento democrático. Se diría que les importa mucho más demostrar la fuerza del Estado (a secas) que la del Estado de Derecho, que es la verdadera fortaleza de una democracia frente a cualquier intento de agredirla por vías ilegales.

6.- La reacción gubernamental y de sus baterías mediáticas ha sido de congratulación por el dictamen del TC, con un argumento curioso: un éxito porque lo que en realidad buscaba Rajoy era impedir la investidura telemática “por cualquier procedimiento”. No sólo es curioso el argumento, sino que es otro tiro en el pie de su propio discurso sobre Cataluña. Es decir que un Gobierno y un partido que llevan años respondiendo al independentismo no con propuestas políticas sino con la exigencia de que lo defiendan “dentro de la ley y de los procedimientos democráticos legales”, ahora deciden que el “procedimiento” no importa. Ignorar al Consejo de Estado como si fuera un grupo de cuñados que opina en la sobremesa da igual. Situar al TC en el brete de tener que aplazar su pronunciamiento sobre la admisión a trámite del recurso e inventarse una fórmula “creativa” que impida la disparatada investidura telemática pero que no destroce los derechos políticos de un diputado electo ni de los votantes que lo han elegido ni del parlamento que vota la investidura que le da la gana... tampoco importa.

7.- Al tirar por la calle de en medio, el TC coloca a su vez en una difícil papeleta al presidente del Parlament y al juez Llarena. Uno porque está obligado a despejar rápidamente la duda de si Puigdemont viene o no viene y si tiene o no permiso del juez. Y este último porque, en la muy lejana hipótesis de que Puigdemont estuviera dispuesto a venir (la peor de las opciones para Moncloa), tendría muy difícil la explicación de una negativa a permitirle ser investido, aunque luego ingresara en prisión preventiva como lo están (de forma muy discutida y discutible) Junqueras, los Jordis y Forn.

Y 8.- Desde el punto de vista estrictamente político, se produce la paradoja de que esta decisión del Tribunal Constitucional puede servir finalmente para desatascar el conflicto interno en el independentismo. Como hemos publicado en infoLibre, tanto ERC como el PDeCat (a excepción de una veintena de fieles, hasta ahora, a Puigdemont) son partidarios de pactar un nombre distinto para la presidencia de la Generalitat en el caso de que el huido en Bélgica no acuda presencialmente a su investidura. Sin renunciar a sus ideas independentistas, están dispuestos a descartar las vías unilaterales y a afrontar una legislatura “tranquila” en la que sigan apostando por incrementar el apoyo al soberanismo hasta superar ese 50% que nunca han logrado, y que a su juicio debería obligar al Estado a buscar cauces de negociación para una solución política. Esa estrategia pasa por no colocar en el Govern a nadie que tenga asuntos pendientes con la justicia, lo cual no rebaja sino que en opinión de estos sectores fortalece la reivindicación de la libertad inmediata para los presos y la batalla jurídica por demostrar que los delitos que se les imputan a los dirigentes investigados (salvo el de desobediencia) no se sostienen. (Centenares de juristas y penalistas coinciden en que la rebelión y la sedición no tienen base, la malversación debe estar documentada y personalizada y la desobediencia ha estado a la vista de todos).

Desde el TC se ha evitado, de forma alambicada y creativa, la posibilidad de un espectáculo ajeno al parlamentarismo como sería esa investidura por pantalla cuya legalidad, antes que el Tribunal Constitucional, ya habían descartado los letrados del Parlament y el Consejo de Estado. Se evita, eso sí, con un coste institucional y con un nuevo riesgo para la protección de derechos democráticos básicos que quizás algún día lleven a los tribunales europeos a sacar los colores (de nuevo) a nuestros propios tribunales. Entre celebraciones propagandísticas y a la espera de lo que finalmente decida hacer Puigdemont y acepten o no sus socios de gobierno, conviene no olvidar que en el origen de todo lo que está ocurriendo se encuentra el fracaso de la política, el empeño en responder al independentismo por vías exclusivamente jurídicas y penales. O la incapacidad manifiesta para buscar alternativas en el ámbito parlamentario y no en los despachos de abogados del Estado.

 
Correo Electrónico


Hazte socio de infolibre



15 Comentarios
  • Manuel Fa Manuel Fa 04/02/18 16:42

    Mi felicitación por lo trabajado que as redactado en este artículo. Me recuerda la década de los noventa donde DON MARIANO era el propulsor en la propaganda deL pp y la frase "vayase don Felipe" repetida mil ochocientas veces.
    No hacen política, hacen adoctrinamiento. Un dialogo, no saben lo que es y no se les puede pedir lo que no saben.
    Mis felicitaciones nuevamente.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • borjiniano borjiniano 30/01/18 15:35

    Más madera..., es la guerra. Me suena esto. Sihomesí, eso lo decían los Hermanos Marx. Y si no le gustas estos principios, le dictare otro; y aquel firmante del contrato a su vez sera el firmante...... Estoy convencido que Rajoy, Santamaría y Cospedal lo tienen en su libro de cabecera.
    Pero ojo. Mientras tanto el pueblo anestesiado ve que se sube mucho en la economía y los robos del Pp son cosas del pasado.Corrupción??? Hombre no me sean pelmas e inquisidores. Eso son cosas de la historia. SÍ, de un pasado que los puso ahí para robar.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    9

  • Sua Sua 30/01/18 10:10

    Fantástico Buzón de Voz. Claro, conciso. Es necesario que alguien ponga orden en estas tóxicas informaciones que salen de esa jaula de grillos marca PP
    Mi nota al trabajo de Maraña 10

    Responder

    Denunciar comentario

    1

    6

  • El Diablo Cojuelo El Diablo Cojuelo 29/01/18 19:18

    Recopilar: D.L.E. (Juntar en compendio (recopilar datos) El Estado parte del que se solicita dra acceso a la misiòn de determinaciòn de hechos a todas las areas e instalaciones bajo su control donde es prescindible que se puedan 'recopilar'hechos pertinentes relativos al cumplimiento cuestiondo.. Otrosì Digo: Delitos contra los Poderes del Estado y el Orden Constitucional. "El objetivo de los querellados està claro: Se pusieron al servicio de un plan Secesionista inventado por ellos mismos promoviendo actos, manifestaciones, referendums y proclamas "Abonando en la Sociedad la idea de la existencia de un derecho de aautodeterminaciòn, establecimiento de una Repùblica Catalana, sobre el cual quedaba legitimada cualquier actuaciòn por su parte al margen de las Leyes...¡He dicho!.... Saludos a todos... El Diablo Cojuelo.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    42

    8

    • Libertino Libertino 30/01/18 00:20

      Espero que los catalanes sigan en su lucha y alcancen la mayoría suficiente para escupir en la cara del estado fascista que, por encima de leyes, jueces inquisidores y policías pegaviejas, está su indiscutible deseo de decidir sobre su futuro. Y si ese futuro se escribe al margen de este estado español corrupto y retrógrado, yo. de la forma que pueda, les apoyaré. Ya no es sólo Cataluña, son nuestros derechos, nuestras libertades y nuestra dignidad como ciudadanos la que está en juego con gente como usted, sr. Diablo Cojuelo. Me da miedo pensar que en Génova hay algún politiquillo que tiene sueños húmedos mientras se imagina apretando un gatillo en la sien de Puigdemont, tal como le sucedió a Companys. No es eso acaso lo que dijo el señor Pablo Casado. Cómo puede el PSOE sostener esta situación!?

      Responder

      Denunciar comentario

      5

      40

  • abitalola abitalola 29/01/18 15:17

    Creo que están tan obcecados por vencer este desGobierno de Abogados del Estado con el Registrador a la cabeza, que ya no dan ni una y no convencen  ni a sus propios votantes. 
    Pero no importa, la oligarquía ya tiene de repuesto a Naranjito para sudecerle  al frente de esta manada de patriotas, porque lo que de verdad les importa es enriquecerse más y más a costa de la mayoria. 

    Responder

    Denunciar comentario

    7

    43

  • florenblues florenblues 29/01/18 12:55

    Esta señora, SSS, la de "hemos descabezado el procés", es de las que piensa que hay que destrozar al "enemigo" y a lo que se ve tiene más de dos millones solo en Cataluña, si suma el resto del Estado....Lo de negociar, dialogar, eso se lo deja a los "débiles"....ella por España MATA y no lo disimula.
    Esta señora, SSS, que siempre va "subida al caballo" dando lecciones de todo, no es mas que una "broncas", autoritaria y deseosa de aclarar cada día quien manda. Creo que con semejantes características no está dotada para gobernar.

    Pena de moción de censura que acabe de una vez por todas con ésta gente que nos lleva directamente al precipicio.

    Salud.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 3 Respuestas

    18

    60

    • platanito platanito 29/01/18 17:01

      Esta mañana hablaba la gafitas de los " buenos españoles". ¿De qué me suena?

      Responder

      Denunciar comentario

      4

      16

    • Isabelle0651 Isabelle0651 29/01/18 13:26

      Aún así,  Florenblues, estoy de acuerdo con la descripción del personaje, semejante violencia visceral no es de recibo, algún problema mental no tratado anida en ésa pelota que tiene por cabeza. Un peligro latente para el progreso democrático, moción de censura tan pronto sea posible, a través de las IZQUIERDAS UNIDAS, no incluyo al P××E, claro está. 

      Responder

      Denunciar comentario

      14

      43

    • florenblues florenblues 29/01/18 12:56

      Disculpas al foro. Lo he mandado aquí por error.

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      4

  • Isabelle0651 Isabelle0651 29/01/18 12:44

    Excelente artículo, señor Maraña. Las grandes deficiencias del Estado español que aparecieron durante la crisis, no quieren ser subsanadas, seguimos en el suma y sigue de los llamados pomposamente constitucionalistas, como si el resto de partidos estuvieran fuera de la legalidad. La mala Política no es exclusiva del PP, la sustentan otros actores.

    Responder

    Denunciar comentario

    15

    43

  • schopenhauer vive schopenhauer vive 29/01/18 12:04

    La Constitución es ya un chicle de quienes integran el atado y bien atado.

    Responder

    Denunciar comentario

    9

    42

  • Juanjo Seoane Juanjo Seoane 29/01/18 11:57

    La "solución" del TC es pura ideología de claro cariz.

    Responder

    Denunciar comentario

    8

    35

  • florenblues florenblues 29/01/18 09:53

    Muy esclarecedor y objetivo el articulo, Señor Maraña. Es de agradecer entre tanta y tanta propaganda.
    Falta, a mi juicio, su opinión sobre las posturas de los principales partidos de la oposición y sus propuestas. Lo digo, porque si la salida a los embrollos en que nos ha metido el Gobierno, han de ser políticas, lo lógico, es que las soluciones lo sean también.
    No puede ser que un puñado de jueces de un tribunal de justicia, colocados siguiendo una determinada estrategia, por el PP y el PSOE ( siete más cinco) sean a la postre los que marquen la salida y valgan más sus resoluciones que las de un parlamento electo. ¿Donde queda la soberanía del parlamento catalán?.
    Que se juzguen, los distintos delitos que puedan llegar a cometer, por los distintos tribunales.
    Pensar que la justicia vaya a resolver los problemas en Cataluña es cuando menos ingenuo.
    Aquí no hay más solución, que la negociación y el pacto político que satisfaga a todas las opciones y la propuesta mayoritaria de la sociedad catalana sigue siendo el referéndum pactado con el Estado (82% de los catalanes). Ni 155, ni independencia unilateral son la solución.

    Salud.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    19

    46

    • phentium phentium 29/01/18 10:05

      La justicia no va a resolver el problema catalan. Ese es un planteamiento absolutamente erroneo.

      El zafio de Rajoy lleva los temas politicos a los tribunales porque eso le da un buen puñado de votos entre sus 8 millones de electores/votontos/seguidores/holligans. Con la inestimale ayuda de la prensa que financian.

      Puedes estar bien seguro que si llevar esos temas a los tribunales no les proporcionara votos buscarian cualquier otro sistema.......para obtener votos se entiende. Menos trabajar y hacer politca que es para lo que se les contrata (mediante el voto) y por lo que se les paga, cualquier cosa.

      Responder

      Denunciar comentario

      15

      44



Lo más...
 
Opinión
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.