X

Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es




Buzón de Voz

Gonzalo o la honestidad

Publicada 05/02/2018 a las 20:15 Actualizada 08/02/2018 a las 09:51    
Facebook Twitter Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios 17

No me perdonaría Gonzalo la debilidad de escribir desde la rabia, la impotencia, la incredulidad o una profunda tristeza. Escribir es borrar, repasar, matizar, corregir. Nos lo habían enseñado algunas lecturas comunes: Borges, Vizinczey, García Márquez, Carlos Fuentes… Un periodista debe sentir, pero no contaminar sus crónicas con un estado de ánimo, ni abatido ni exultante. “Eso hay que dejarlo, si acaso, para la novela y la poesía”. Pero tengo que escribir sin más espera, porque resulta que hay tristezas que pueden eternizarse, y ausencias casi imposibles de llenar.

Ha muerto Gonzalo López Alba, periodista, leonés del Bierzo, enamorado de un oficio al que se entregó por completo, al que sólo robó horas de insomnios para su otra gran pasión: la literatura. Quienes no lo conocieran tienen derecho a pensar que estas líneas pretenden ser un obituario hagiográfico, en un país en el que por tradición, costumbre e hipocresía “enterramos muy bien”, nos deshacemos en elogios para quien ya no puede escucharlos. Llegamos tarde a casi todo lo que de verdad vale la pena y con casi todas las personas que hubieran merecido algún pedestal en vida. Pero si uno tiene algún crédito en esta profesión tan arrasada, créanme cuando escribo que Gonzalo López Alba representa todos los rasgos que deberían caracterizar siempre (en papel, en digital, vía móvil o en redes sociales) el buen periodismo. Gonzalo era uno de los tipos más honestos, generosos, humildes, rigurosos y autocríticos que uno se ha cruzado en tres décadas largas ejerciendo el periodismo.

Cada uno de los adjetivos empleados podría apellidarlo con actos concretos a lo largo de su trayectoria. Representa la honestidad porque siempre escribió lo que pensaba después de contrastar cada dato, sin ceder a llamadas o presiones de personajes afectados por sus crónicas o de directores pusilánimes temerosos de perder el sillón. Representa la generosidad porque decenas de compañeras y compañeros del periodismo político pueden aportar testimonios personales y directos de su disposición a ayudar al último o la última que llegaba, compartiendo agenda y sabiduría. Representa la humildad porque nunca desconfió de nadie tanto como de sí mismo, y porque nunca le sobró la autoestima que tanto se derrocha en nuestro gremio. Representa el rigor porque cualquiera que haya dirigido a Gonzalo sabe de su capacidad para tragarse exclusivas cuando todavía no lo eran, cuando faltaba una comprobación más, cuando aún no había dado su versión el aludido. Representa la autocrítica que nos ha faltado a toneladas en el periodismo español, en las empresas mediáticas y en los staff de los medios. ¿Alguien conoce a alguien que se haya autoinculpado por no haber sabido calcular el éxito de Pedro Sánchez en su regreso al liderazgo? Gonzalo era absolutamente exigente, pero empezando por él mismo, antes que por quienes le rodeaban.

Demostró cada una de esas características, en una coherencia a prueba de gurús y de sabios de Wikipedia, en su paso por las Redacciones de OTR-Press, Diario 16, El Sol, ABC o Público y como colaborador de El Confidencial, Interviú, tintaLibre y, por último, de Voz Pópuli e infoLibre. Gonzalo fue un referente en el periodismo político y sería imposible conocer la historia del PSOE sin repasar sus crónicas, reportajes, entrevistas y artículos, o su ensayo El relevo, la mejor radiografía del fulgurante ascenso de José Luis Rodríguez Zapatero en el socialismo español.

Tuvo Gonzalo la valentía de abandonar algún puesto cómodo para arriesgar en proyectos en los que creyó y en compañía de gente con la que compartía algunos principios y una misma pasión por este oficio. Y fue llevándose decepciones y alegrías, de forma injustamente descompensada. Le tocó chocar con la caída en picado del periodismo y con esta puta precariedad cumplidos ya los cincuenta, esa edad a la que tantos miles de españoles de distintos sectores saben que a las empresas les cuesta muy poco liquidarte y se resisten mucho más a contratarte. Pero Gonzalo, también como tantas otras y otros, supo pasar de la Olivetti al ordenador y del ordenador al móvil y de la rotativa a Twitter, y adaptarse a una realidad líquida (era lector atento de Bauman) y a ese ruido de las redes sociales que intentaba entender y asimilar. Al “lado oscuro” de todo esto dedicó su segunda novela, My dear love. (Allá donde esté lo imagino dibujando una sonrisa escéptica al enterarse de que este maldito lunes su nombre fue trending topic).

Tuve el privilegio de que me confiara en 2012 el borrador de Los años felices, una historia personal de la transición, del descubrimiento de la libertad, de una infancia leonesa de aroma a carbón y de una juventud madrileña de olor a pensión, a tinta y a tabaco negro. Y nunca podré olvidar su alegría al enterarse de que Planeta publicaría la novela, ni su orgullo al ver completo el aforo de La Casa del Libro de Gran Vía para la presentación.

Había aparcado temporalmente otra novela para avanzar en un nuevo ensayo. Quería contar a fondo y en detalle la historia del PSOE desde el año 2000 hasta la actualidad. Y en ello estaba, además de cuidar sus nuevas colaboraciones periodísticas, sin dejar de lamentar la ligereza tan de moda en el panorama mediático, pero decidido a seguir aportando su sólido granito de arena para reconstruir en lo posible un periodismo de calidad.

Pocas veces en mi vida profesional me habría atrevido a decir que lo que expreso es probablemente compartido por gran parte de la tribu de la prensa, y por dirigentes políticos de distintas siglas, y por politólogos de diferentes escuelas. Lo han demostrado compañeras y compañeros de todas las Redacciones este lunes con centenares de mensajes personales y públicos. Como lo ha expresado un montón de gente que ya no está en las Redacciones a su pesar, pero que sigue valorando la necesidad democrática de un periodismo decente.

Que la tierra le sea leve.

P.D. Gonzalo participó desde el primer minuto en la Sociedad de Amigos de infoLibre. “Quiero estar, no vaya a ser que acertéis y algún día el personal entienda que la información no es gratis”. Y hasta aquí nos ha acompañado, como seguirán acompañándonos su ejemplo y su memoria. Tan pronto como la familia nos lo comunique informaremos acerca de su despedida final, en Madrid y en Ponferrada (León).
Correo Electrónico


Hazte socio de infolibre



11 Comentarios
  • Bonanzero Bonanzero 09/02/18 01:36

    Un valiente menos, en esta batalla por informar con veracidad pundonor y objetividad, mi más sentido pésame a toda su familia, con la fija idea, que sus compañeros de oficio sigan su ejemplo. ¿será posible?

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    5

  • Isabelle0651 Isabelle0651 08/02/18 15:49

    Aunque no estuve de acuerdo con sus teorías en cuanto a la idoneidad de Susana Díaz como SG del partido, siempre le consideré como un hombre honesto que trasladó esa virtud a su labor de periodismo, con buen criterio y mejor intención. Leí muchos de sus artículos y nunca me defraudaron lo más mínimo. Un periodista así es una gran pérdida para la profesión. Fuiste ejemplo vivo de los que no comulgaron con el periodismo acomodaticio al calor del poder. Quizás te quedaras sin sombra donde poder protegerte de los malos tiempos, don Gonzalo, pero muchos de tus lectores supimos comprobar en tus escritos que el periodismo riguroso y comprometido no era solo un derecho nuestro sino una exigencia posible. Emocionado y sentido homenaje el que aquí ha plasmado, señor Maraña, gracias por compartirlo con nosotros.

    Responder

    Denunciar comentario

    1

    8

  • Concha Monserrat Concha Monserrat 08/02/18 09:35

    Tuve el privilegio de leerlo, la alegría de reencontrar su columna  el domingo y la certeza, casi tópica, de que siempre se van los mejores

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    4

  • frida56 frida56 07/02/18 16:31

    Muy hermosas sus palabras,Sr. Maraña. Se pueden decir muchas cosas hermosas de un ser humano,pero en las suyas resume todo lo que es auténtico. Siempre me ha parecido,tanto por sus artículos como por sus intervenciones en TV,que ud también pertenece a ese “grupo” de honestos que en el mundo han sido y,aunque parezca difīcil,seguirán existiendo. Gracias.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    9

  • Sancho Sancho 06/02/18 23:51

    Un afectuoso saludo para su familia y amigos. Buen viaje.

    Responder

    Denunciar comentario

    15

    6

  • CarlosP58 CarlosP58 06/02/18 22:03

    Gracias Jesús por dedicarle a Gonzalo López Alba, un amigo y compañero de profesión, tan bonitas palabras, de cuya certeza no dudo por acreditadas y sinceras.
    Los lectores, socios y amigos de Infolibre tenemos la suerte de que profesionales del bien se hayan dedicado a la información en una sociedad donde lo público sea central y ahí Infolibre hace un trabajo magnífico.
    Gracias a Gonzalo por artículos y novelas. Y que ambos sepáis que es este Periodismo el que nos hace mejores, que buena falta hace.
    Saludos y Periodismo Libre

    Responder

    Denunciar comentario

    1

    8

  • kalikatos kalikatos 06/02/18 20:02

    No sabía nada, y llevo años siguiendo sus artículos por diferentes medios, y lo siento.

    Responder

    Denunciar comentario

    1

    4

  • TOTOFREDO TOTOFREDO 06/02/18 12:25

    Reconozco que no le conocía hasta que leí su artículo, pero al margen de sus méritos profesionales, lo que me rebela es la injusticia de la vida, llevándose a una persona con ésa edad.....

    Responder

    Denunciar comentario

    2

    8

  • Cristina Buhigas Cristina Buhigas 06/02/18 09:30

    Lo mismo que Jesús Maraña, tuve el honor de trabajar con Gonzalo en Público y desde que ayer me enteré de su muerte, me invade la tristeza. Con Gonzalo se va, por desgracia creo que definitivamente, el periodismo íntegro. Soy una de las que ya no está en una redacción, y no por mi propia voluntad, las empresas han ido expulsando a muchos periodistas. Gonzalo, tras muchas batallas, había recaíado en Infolibre. Leerle me dio tanta alegría el domingo como tristeza su muerte horas después.¡Qué poco nos queda a los periodistas españoles!

    Responder

    Denunciar comentario

    1

    22

  • Copito Copito 06/02/18 09:03

    Que hermoso artículo. Muchos de los que apoyamos prensa como este periodico,lo hacemos porque queremos lo mismo que Gonzalo, que tú, Jesús, una información lo más ajustada a la verdad sin presiones externas. Y sabemos que eso hay que pagarlo, y con gusto. Gracias a periodistas honestos y valientes hay prensa libre.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    1

    32

    • Lumbre Lumbre 06/02/18 10:24

      Me uno a la valoración de Copito. Es un hermoso artículo y muchos hemos llegado hasta aquí buscando la prensa libre que pagamos con gusto.
      Acompaño en el sentimiento a quienes le quisieron, aunque no tuve el gusto de conocerlo.

      Responder

      Denunciar comentario

      1

      16



Lo más...
 
Opinión
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.