x

Nos gustaría enviarte notificaciones de las últimas noticias y novedades

PERMITIR
NO, GRACIAS
X

Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es




Muros sin Fronteras

La eutanasia es un derecho fundamental

Publicada el 11/04/2019 a las 06:00 Actualizada el 10/04/2019 a las 20:24
Facebook Whatsapp Whatsapp Telegram Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios



La política debe servir para solucionar problemas, no para crearlos como sucede en España con algunos partidos entregados al disparate. Cada adjetivo tendría separarse de la frase pronunciada y someterse a un control antidoping. Es urgente averiguar qué tipo de alucinógeno actúa sobre el cerebro de ciertos líderes. Es posible que se llame ideología sin el filtro de la inteligencia.

Más del 80% de los españoles está a favor de que exista una ley que regule la eutanasia, que significa la buena muerte. Es lógico que nos preocupemos por estas cosas porque todos vamos a morir algún día. No está en nuestros planes hacerlo sometidos a un dolor físico y emocional innecesario, ver cómo nuestros familiares y amigos se consumen en una agonía coral.

Morirse bien requiere intimidad. Es el momento supremo en el que ordenamos recuerdos y vivencias en una especie de juicio final que sirve para saber si mereció la pena, si aprovechamos el tiempo. Es bueno esforzarse en este proceso porque con la muerte no suele haber segundas oportunidades. Cuando te mueres casi siempre es bastante definitivo. Tenemos el derecho fundamental a escoger el guión de esos últimos minutos sin que nadie nos lo importune desde el fanatismo.

Solo saben morir aquellos que supieron vivir, y eso requiere una buena dosis de libertad y de suerte.



Una ley de eutanasia no obliga a nadie –católico o de cualquier otra fe– que desee prolongar su vida hasta el último aliento. Tampoco la ley de divorcio fuerza a la separación, ni la del aborto a abortar.

Un Estado laico –o aconfesional como el nuestro, que para el caso es lo mismo; léase el artículo 16 de la Constitución– debe construir marcos legales que respeten las diversas creencias de sus ciudadanos. Si los religiosos consideran que su vida está en manos de un dios y prefieren esperar a que se manifieste, duela lo que duela, están en su derecho. Estoy dispuesto a que la parte correspondiente de mis impuestos se dedique a permitirles una muerte conforme a sus ideas. Se llama respeto.

¿Es tan difícil demandar la mismo consideración a los que no comulgamos con sus ideas? ¿Qué merma produce que elija la fecha de mi muerte sin esperar una intervención celestial en la que no creo? ¿Por qué ese intervencionismo, ese 155 contumaz sobre mis principios? ¿Es para salvar mi alma o su para preservar su negocio?



Las religiones se han especializado desde las cavernas en crear interpretaciones basadas en mitos que saltan por los aires en cada avance científico. Esos mitos generan rayas rojas que son difíciles de borrar porque en ellas reside su autoridad política. Se trata de un poder sustentado en el miedo al infierno y en la hoguera.

Si quieren informarse --y de paso reírse -- sobre estos asuntos tan solemnes les recomiendo el libro Pretérito imperfecto de Nieves Concostrina.

Hoy suena ridícula la explicación de un dios barbudo inmerso en una faena estajanovista durante los seis días en los que creó el universo, el hombre –desde un figura de barro a la que insufló vida de un soplo– y la mujer de una costilla. De esa metáfora nace el machismo rampante de las religiones del Libro que consideran a la mujer parte del hombre, no un todo por sí mismas. Nos decían que el mundo tiene seis mil años de antigüedad, algo que no concuerda con la ciencia, ni con los yacimientos humanos y de animales descubiertos. Y está Darwin, claro. Y el Big Bang. Y la realidad que viaja sola sin aditivos.



Las religiones deberían ser guías espirituales de uso individual. Si a usted le sirve, lo celebro. También estaría dispuesto a pagar de mis impuestos el mantenimiento de centros de culto para que los creyentes encuentren la paz y la energía necesaria, pero no para que me digan cómo tengo que vivir y menos aún cómo tengo que morir. No creo en Dios ni en ningún ente metafísico superior. No espero su llamada, ni siquiera un What’sApp o un SMS.

La misma ley que no obligaría a los católicos a morir en contra de su voluntad antes de que se lo comunique su creador, me permitiría a mí, y a quienes piensan como yo, recortar nuestra presencia terrenal según la situación médica. Mi puerta de salida no depende de seres mitológicos ni de metáforas; tampoco del hombre del espacio. Depende de mí. ¿Han visto Las invasiones bárbaras? Se la recomiendo.



El caso de Ángel y María José nos ha estremecido como antes nos estremeció el de José, tratado también con una exquisita profesionalidad y tacto por la periodista de la SER Beatriz Nogal en el programa A vivir que son dos días. Son historias de gente normal, como nosotros, que reclaman un derecho fundamental: el respeto a sus creencias. ¿Cómo es posible que se lo nieguen personas y organizaciones religiosas que demandan un respeto para las suyas? ¿Hay creencias de primera y segunda división?



Vuelve Esperanza Aguirre, la madre de todas las ranas, a impartir lecciones sobre el valor de los cuidados paliativos que ella recortó en su etapa de destrucción de la sanidad pública madrileña. Ella, la que nunca rompe un plato, lanzó una persecución inmoral e ilegal contra el doctor Luis Montes, acusándole de utilizar la sedación paliativa, algo legal en España, que se aplica en muchos hospitales con el consentimiento explícito, implícito o delegado.

Newtral explica en este enlace la diferencia entre los términos; incluye gráficos sobre la evolución de la opinión de la sociedad española.

Para quien tenga paciencia, porque es largo, aquí tiene la posición de la Iglesia Católica en el asunto que nos ocupa. Para quien no la tenga le puede bastar este vídeo de Pablo Casado, un tipo capaz de frivolizar sobre cualquier cosa, tal vez por falta de formación para hablar en serio.



La eutanasia es legal en Bélgica, Luxemburgo, Holanda, Canadá, Colombia y en un Estado de Australia (el de Victoria). El suicidio asistido es legal en Suiza y en algunos Estados de EEUU. Legalizar la eutanasia no provoca un aumento masivo de suicidios voluntarios. En Bélgica representa un 2% de las muertes. En Holanda, un 4%, algo marginal.

La Iglesia Católica española es un poder en la sombra, por encima de su afiliación e influencia real en la vida cotidiana de la población. Actúa de manera inconstitucional saltándose la aconfesionalidad del Estado. El electorado del PP es más partidario de la eutanasia que sus dirigentes, siempre timoratos en estas cosas. De Abascal no podemos decir mucho porque sostiene que en los países nórdicos los ancianos huyen de las residencias para evitar que los maten. Ese es el nivel.

Cuando el cristianismo se convierte en la religión oficial del imperio romano con Constantino deja de ser una prédica de oposición basada en el amor al prójimo y la renuncia a las riquezas. Se transforma en un poder absoluto que desea conservar a cualquier precio. Surgen los fanáticos; los perseguidos de Nerón se convierten en perseguidores. En la destrucción de las culturas paganas no se diferenciaron del ISIS en Irak y Siria. En ellos se inspira la figura del Gorrión Supremo en la serie Juego de Tronos.



Los papas unieron la espada al temor a un castigo eterno. Aparecieron cientos de monarcas de origen divino que decían hablar con dios para justificar cualquier decisión mundana. Les recomiendo La rama dorada. La Inquisición fue el brazo armado de ese dios inflexible reducido a una máquina de represión. Si la gente pierde el miedo desaparece el control.

La Razón y las Luces arrebataron el monopolio de la verdad a los dioses. Llegaron las revoluciones, la industrial, la francesa y la americana. Nacieron los derechos humanos, el liberalismo, el socialismo y los ismos que quieran.

Les preocupa el laicismo, que es el que define un espacio común en el que cabemos todos, seamos religiosos o no. El laicismo nos liberó del burka. Es más fácil ver esa cárcel de tela sobre las cabezas de las mujeres afganas que sobre nuestra mentalidad. Una minoría incrustada en la sociedad moderna sigue empeñada en imponernos sus creencias financiadas con dinero público.

Gracias María José, Ángel y José, y gracias a tantos otros que luchan en silencio sin la ayuda del Estado y de una Iglesia Católica que se olvidó de uno de sus motores esenciales: la misericordia.

Más contenidos sobre este tema




Hazte socio de infolibre

25 Comentarios
  • pantera pantera 13/04/19 20:25

    Muy buen artículo y documentos, Sr. Lobo. Necesarios para que la ciudadanía pensemos con calma, racionalidad y sensibilidad.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Juan Gondra Juan Gondra 13/04/19 12:52

    Pero la ley que deba regularla deberá ser completada con sumo cuidado y estudio previo para garantizar que no ocurran abusos ni coacciones fíasicas o morales. Tema este que requiere olvidar estúpidas querellas políticas y buscar un ambiente de libertad y tranquilidad para su redacción, tanto en el plano que corresponde a los técnicos como el de los políticos.
    Para ello, sobran sectarismos.

    Responder

    Denunciar comentario

    1

    1

  • "Maga" "Maga" 12/04/19 20:02

    No he entendido bien la sentencia realizada por el Sr. Lobo , cuando de forma contundente ,realiza la siguiente aseveración, firmemente, sin ningún atisbo de duda: " SOLO saben morir, aquéllos que supieron vivir, y eso requiere una gran dosis de libertad y de suerte."
    Me temo que necesito una explicación, abundar sobre el tema.
    Por lo demás, brillantez del autor, -en la exposición del DERECHO a UNA MUERTE DIGNA-,cómo habitualmente son sus Columnas o Artículos.
    Muchas gracias y saludos.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    1

  • Mascarat Mascarat 11/04/19 22:52

    La ley la bloquearon PP y C's en al mesa del congreso. Puro nacionalcatolicismo español. Un atraso en la legislación española, y van...

    Responder

    Denunciar comentario

    6

    4

  • Orlinda Orlinda 11/04/19 13:52

    Estoy de acuerdo con el artículo y con todos los que solicitáis la regulación de la eutanasia.
    El caso de María José es terrible y no se concibe que se le pueda negar la asistencia para morir en paz.
    Dicho esto, me parece que este tema merece mucha reflexión. Así en abstracto queda bien hablar de la libertad de cada cual para decidir sobre su muerte igual que sobre todos los aspectos de su vida, pero igual que en otros, en este, para poder decidir en libertad hay que partir de unas bases mínimas de subsistencia para que no sean esas carencias las que nos lleven a decidir. En España los cuidados paliativos no llegan ni mucho menos a todos, ni tampoco las ayudas sociales; las residencias públicas escasean y la ley de dependencia no funciona, en una sociedad envejecida con tendencia a más con enfermedades crónicas y discapacidades. A ver si a cuenta de que como cada cual depende de sí mismo, la dignidad de vida no importa y sí la de la muerte; a ver si sin importar las condiciones de vida y la situación a la que puede llegar una persona, dependiente, sin medios económicos, sin ayuda, le vamos ofrecer como solución el suicidio. Es fácil que lo elija, máxime con la influencia que recibe por muchos medios sobre su inutilidad, carga para el Estado y familiares, vamos, un desecho casi culpable de existir y de su situación. 
    Este es un tema humano que excede de lo religioso, la protección y el cuidado no es un asunto exclusivo de creyentes, solo faltaría.
    Y entre creyentes también están los que defienden la ayuda para morir en determinadas circunstancias, como el sacerdote y teólogo católico Hans Küng: “Una muerte feliz”.
    Un tema este nada sencillo, sin soluciones fáciles y mucho menos cuando son improvisadas según el momento.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    7

    7

    • Orlinda Orlinda 11/04/19 14:07

      Y mucho menos cuando se opina y se polariza con ligereza reducido a enfrentamiento entre progresistas y religiosos. Sobre qué es el sufrimiento humano, la libertad, la dignidad, los derechos...

      Responder

      Denunciar comentario

      9

      7

  • Roqueiro Roqueiro 11/04/19 12:45

    Los que crecimos con el velo, el luto, el rezo en la escuela y la invención de los pecados para que cada semana pudieramos ser dignos de Su misericordia, salimos al mundo oliendo aire nuevo entre discusiones de si los negros eran seres humanos o si las mujeres debían salir de la cocina o me acuerdo de aquel “Quién mato a Juanito?”.... Y ahora casi una vida después volvemos a debatir los mismos clásicos, de que extrañarse si el lobby católico sigue cobrando del Estado manteniendose en la educación pública y sus medios de comunicación compiten como el que mas.
    Les oigo hablar de adoctrinamiento en Cataluña y pienso que eso es hablar con conocimiento.
    Mientras, como diría el clásico, LA LIBERTAD pa cuando?.
    Descanse en paz.

    Responder

    Denunciar comentario

    2

    1

  • Larry2 Larry2 11/04/19 10:09

    Gracias por el artículo. A nivel personal cada día lo tengo más claro. La palabra respetar es la más importante en este asunto. A los que piensan que tiene que ser Dios el que te de y te quite la vida, pues adelante, pero a los que no piensan como ellos tambien hay que respetarles cuando tienen que dejar este mundo. La sociedad en general creo que lo tiene claro, pero la iglesia-esa ,multinacional que funciona en este país sin ningún freno, alimenta que la eutanasia no se puede consentir, llegará en algún momento, la mejor manera de cambiar algo esto es de momento en las urnas. agur.   

    Responder

    Denunciar comentario

    2

    6

  • Damas Damas 11/04/19 10:03

    Desconozco si lo de derecho/s fundamental/es es un concepto sólo y estrictamente jurídico; según el drae:
    "derechos fundamentales: 1. m. pl. derechos que, por ser inherentes a la dignidad humana y por resultar necesarios para el libre desarrollo de la personalidad, son normalmente  recogidos  por  las  constituciones modernas asignándolesun valor jurídico superior."
    En mi concepción el derecho a decidir sobre la vida propia y por tanto a decidir sobre el momento de finalizarla es un *derecho fundamental* se recoja o no en la constitución, en legislación y le pongan el nombre de eutanasia, o el que se les ocurra.
    Gracias por el artículo Sr. Lobo.



    Responder

    Denunciar comentario

    4

    5

  • Copito Copito 11/04/19 09:36

    Que magnifico artículo Ramón. Sería estupendo que se lo enviase a la asociación DMD, si no lo has hecho ya. Sólo le añadiría una cuestión, cuando hablas de que si una persona por sus creencias religiosas quiere aguantar el sufrimiento hasta el final, estoy de acuerdo, pero cuidado con incluir en esto a los niños o personas a su cargo. En este punto es muy necesario una ley que impida a los padres por sus creencias religiosas, tener la facultad de dejar sufrir a los menores a su cargo, o a personas disminuidas en sus facultades. La tortura no es admisible que se permita bajo ningún concepto, ni siquiera el religioso.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 5 Respuestas

    4

    5

    • irreligionproletaria irreligionproletaria 11/04/19 21:09

      ¿Conoce usted DMD?

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      0

    • Orlinda Orlinda 11/04/19 16:18

      “En este punto es muy necesario una ley que impida a los padres por sus creencias religiosas, tener la facultad de dejar sufrir a los menores a su cargo....”
      Sufrir. ¿Quién decidirá cuál es el límite de sufrimiento aceptable? ¿Va a sufrir un niño con discapacidad? Sí. 
      Me parece que se está obviando que vivir lleva incorporado un grado de sufrimiento ineludible, que incluso el más objetivo y medible hasta cierto punto como puede ser el físico, no es igual, no lo viven igual todas las personas con la misma dolencia. Y tú quieres tabularlo, como si se pudiese dar por hecho lo que un niño determinado va a sufrir.
      Dirás seguramente que tú te refieres a casos extremos. Aun así es curiosa esta pretensión de intervencionismo por una supuesta compasión que no te corresponde ejercer, a la vez que tanta defensa de la libertad individual.

      Responder

      Denunciar comentario

      Ocultar 2 Respuestas

      3

      5

      • Alex B Alex B 11/04/19 17:19

        Siempre bienvenidas sus aportaciones, matizaciones y su clarividencia. Y más en temas complejos como este. Gracias Orlinda.

        Responder

        Denunciar comentario

        Ocultar 1 Respuestas

        2

        3

        • Orlinda Orlinda 11/04/19 19:14

          Gracias a ti, Alex.

          Responder

          Denunciar comentario

          1

          1

    • MASEGOSO MASEGOSO 11/04/19 11:28

      En esta cuestrión Copito hay dos tipos de tortura que, desde la infancia, se van induciendo en la conciencia del individuo.
      ¿Qué otra cosa es la religión (todas) que un gran negocio para aquellos que la sostienen?
      Desde el brujo tirbal hasta los liberadores que predican, desde el mismisimo Papa hasta el último cura, sobre todo en España, no son más que captadores de voluntades para un solo fin. Obtener riquezas sin dar golpe al agua.
      Otrora refugio de jovenes que no tenían nada más beneficioso que tomar el camino de la sotana o los habitos. Ahora ya se cierran templos por falta de curas.
      La ciencia que nos detalla los acontecimientos se ha adelantado a la fe ciega y su luz ha deslumbrado tanto que nos ha llevado a la liberación. La fe eliminaba el conocimiento popular, la ciencia ha abierto sus ventanas y de ahí nos llega, conocimiento, luz y libertad.
      Saludos.

      Responder

      Denunciar comentario

      2

      3

  • Ayla* Ayla* 11/04/19 06:01

    Yo el único mandamiento que tengo en mi vida es: respeta para que te respeten o no hagas a los demás lo que no quieras que te hagan.
    Es tan difícil respetar al prójimo? Porqué siguen imponiendo su visión en un país aconfesional?

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    5



 
Opinión
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.