x

Nos gustaría enviarte notificaciones de las últimas noticias y novedades

PERMITIR
NO, GRACIAS
X

Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesion con Google Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es




A la carga

La metamorfosis de Pedro Sánchez

Publicada el 06/11/2019 a las 06:00 Actualizada el 06/11/2019 a las 09:26
Facebook Whatsapp Whatsapp Telegram Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios

En tiempos vertiginosos y volátiles, la evolución de los líderes políticos se produce a toda velocidad. Hemos visto a Albert Rivera pasar en muy poco tiempo de defender tesis liberales y reformistas a abanderar el nacionalismo español más excluyente. Hemos asistido, en cuestión de meses, a la transformación del Pablo Casado estridente y crispado en el Pablo Casado con aires de estadista. También hemos podido seguir el cambio profundo de Gabriel Rufián, un político que defendía la secesión unilateral y que hoy rechaza el aventurerismo y se preocupa por la gobernación de España.

¿Y qué decir de Pedro Sánchez? Su metamorfosis es la más chocante de todas. La historia es bien conocida. Consiguió imponerse a Eduardo Madina en las primarias de 2014, con el beneplácito de Susana Díaz, que puso a buena parte del aparato del PSOE a favor de Sánchez. En sus primeros pasos como líder estuvo marcado por la indefinición. Tras los malos resultados de las elecciones de 2015, de hecho los peores del PSOE desde la muerte de Franco, Sánchez dio un paso adelante ante la inacción de Rajoy y se ofreció al rey para formar gobierno. Tras un acercamiento frustrado a un Podemos en crecimiento, optó por firmar un pacto de investidura con Ciudadanos, que no llegó a ninguna parte por falta de apoyos adicionales. Las elecciones de 2016 volvieron a dar un resultado malo al PSOE, pero Podemos no consiguió adelantarle. Comenzaron entonces las presiones para que el PSOE permitiera formar gobierno a Rajoy. Sánchez, sin embargo, se enrocó en el ya célebre “no es no”.

En el PSOE fueron muchos quienes se empeñaron en facilitarle las cosas a Rajoy, hasta el punto de que protagonizaron una conspiración chapucera para descabalgar a Sánchez de la secretaría general del partido. La reunión del comité federal del 1 de octubre de 2016 quedó grabada en la intrahistoria del PSOE como uno de sus episodios más penosos. Para no ser cómplice de la abstención del grupo parlamentario socialista, Sánchez dimitió como diputado. Y al cabo de unos pocos meses volvió a la batalla de las primarias, enfrentándose a Susana Díaz sin apenas recursos ni apoyos orgánicos o mediáticos.

Durante su segunda campaña de las primarias, Sánchez se presentó como el candidato de la militancia. Con coraje y determinación, se enfrentó a los “poderes fácticos” del PSOE: baste recordar aquel mitin de Díaz arropada por la plana mayor del pasado del partido (González, Guerra, Rubalcaba, Zapatero, Chacón, etc.). En aquel momento, en la primavera de 2017, Sánchez cerraba los mítines cantando la Internacional con el puño en alto. Ganó. Y lo hizo con una cómoda ventaja gracias al perfil rupturista e izquierdista que adoptó.

Con el capital político acumulado por esta recuperación sorprendente de la secretaría general del PSOE, Sánchez se lanzó a la moción de censura y consiguió que el PSOE gobernara en minoría con los apoyos de Unidas Podemos y los partidos nacionalistas, tras siete años en la oposición. Generó una ilusión enorme en la sociedad y también grandes expectativas sobre la posibilidad de un gobierno de coalición. Esas expectativas las alimentó el propio Sánchez durante la campaña electoral de abril de este año. Muchos votantes progresistas se movilizaron ante la idea de un gobierno plural de las izquierdas. A Sánchez le fue muy bien: el PSOE se recuperó en las elecciones de 2018, situándose como uno de los partidos socialdemócratas más sólidos de Europa.

A partir de ahí, sin embargo, Pedro Sánchez parece haber puesto esa determinación que le ha hecho famoso en acabar con la figura que él mismo había construido. Todo ha ido a peor desde entonces. Aunque Podemos no se lo pusiera fácil, Sánchez ha desperdiciado una oportunidad histórica para constituir un gobierno de coalición, gobierno que contaba con un gran apoyo en la opinión pública (era la fórmula favorita en las encuestas, véase, por ejemplo, aquí y aquí). Ha optado por dejar pasar los meses y volver a elecciones, a pesar de que el Estado se encuentra en una posición muy delicada (seguimos con los presupuestos de Montoro, las autonomías están ahogadas financieramente, se acumulan tres elecciones anteriores, se avecinan tiempos económicos complicados…).

La campaña se ha solapado con los efectos de la sentencia contra los líderes independentistas. El lenguaje del PSOE ha cambiado enormemente en estas semanas. Sánchez y los suyos ahora hablan de un gobierno de coalición con Unidas Podemos como un peligro para España. En el debate del lunes, Sánchez se dirigió en mayor medida a Casado y Rivera para conseguir gobernar tras el 10-N que a Iglesias. Además, el discurso del secretario general a propósito de Cataluña se ha mimetizado con las tesis del nacionalismo español excluyente. Sin ir más lejos, el secretario general del PSOE ha hecho suya la tesis que Ciudadanos repitió machaconamente en las dos últimas campañas según la cual no hay ningún conflicto político entre Cataluña y el resto de España, sino tan sólo un problema de convivencia entre catalanes. Ya ni le coge el teléfono a Torra. En el debate del lunes, Sánchez no formuló ninguna propuesta positiva para resolver la crisis catalana, limitándose a defender la reintroducción en el Código Penal del referéndum inconstitucional (la misma medida que se le ocurrió a Aznar para hacer frente al plan Ibarretxe y que el gobierno de Zapatero, con buen criterio, suprimió). Sus rivales le afearon la incoherencia y le recordaron sus declaraciones sobre la España plurinacional de hace no tanto, pero Sánchez no quiso dar explicaciones al respecto.

Con estos cambios en su relación con Podemos y en la crisis catalana, Sánchez ha destruido a conciencia la imagen que él mismo construyó. Tanto vaivén (de ser el secretario general favorito del aparato a ser expulsado por el aparato, de resucitar como el candidato de la izquierda del PSOE a despreciar a Podemos e implorar el apoyo a Ciudadanos y PP, de reconocer la condición nacional de Cataluña a afirmar que España ya es federal y plurinacional con su sistema autonómico) puede causar un corte de digestión política a muchos votantes. En unos días sabremos si la apuesta de Sánchez ha tenido éxito. Las encuestas (salvo la del CIS) son más bien pesimistas y vaticinan un estancamiento del PSOE, con resultados similares a los del 28-A. Veremos si Sánchez consigue reinventarse de nuevo o si los ciudadanos desconfían de tanto cambio.
Más contenidos sobre este tema




Hazte socio de infolibre

174 Comentarios
  • pedruscom68 pedruscom68 10/11/19 14:41

    Cuando un tonto va por un camino, el camino se acaba y el tonto sigue, verdad Pedro?

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    1

  • Pelias Pelias 09/11/19 19:46

    Sánchez y Rivera no paran de disfrazarse y cambiar de chaqueta. El problema principal es que a Sánchez le han dejado montarse la película en un partido que, yo me pregunto, como después de llevar tantos años bailando la yenka - los viejos sabemos lo que es eso: izquierda, ..., derecha ... un paso adelante y otro atrás ... - es decir, sin definirse, aun sigue consiguiendo ese número de votos por parte de mucha gente de izquierda. Cuando hoy le he oído decir que él nunca ha dicho que no a la coalición con Podemos la palabra mejor que me ha venido a la boca es la de cínico ... De ahí para arriba ...

    ¡Ha jugado con todo el país convocando estas nuevas elecciones y está poniendo en riesgo desde hace un año un gobierno democrático de izquierdas! ¡Menudo personaje!

    Por favor, los de la izquierda a ver si mañana votamos bien para que este personaje y sus palmeros no nos vendan al primer postor.

    Responder

    Denunciar comentario

    2

    2

  • Nidáguila Nidáguila 08/11/19 19:09

    Es evidente que son Sánchez, Podemos nunca llegará al poder. Pero recuerden que un obispo de la religión satánica mayoritaria en España, no hace muchos meses comentó, España necesita un gobierno del PSOE/C´S. A ver cuanto tiempo tarda en salir disfrazado de "enorme sentido de estado y de democracia". Ya lo veremos.

    Responder

    Denunciar comentario

    4

    2

  • Nidáguila Nidáguila 08/11/19 19:05

    Sánchez es la voz de oma, y se llama George Soros. Lo que el diga va a misa. Si tenemos en cuenta que adora a Macrón, el rothschiliano de Europa. Y si tenemos en cuenta sus constantes derivas, pues como que nos encontramos con alguien que no sabe dónde tiene la mano derecha, en ningún aspecto. Su panfleto electoral de la anterior pantomima, era una copia burda de la encíclica Laudato si , del papa negro. Este no sabe nada excepto engañar, que lo hace muy bien. Seguimos en manos de franquistas camuflados.

    Responder

    Denunciar comentario

    4

    3

  • Ataio Ataio 07/11/19 22:06

    Aunque tu no lo sepas, tu partido es Podemos........y tu espacio de encuentro Unidas Podemos.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    4

    9

    • jagoba jagoba 08/11/19 17:49

      Ya me has convencido 5 veces esta semana, pico de oro.
      Okey votare a UP.

      Responder

      Denunciar comentario

      3

      7

  • luzin luzin 07/11/19 11:29

    Y muy recomendable para los amantes del debate intelectual la entrevista de Monedero a DON Ignacio
    https://m.publico.es/publicotv/en-la-frontera/programa/813481/juan-carlos-monedero-y-un-cambio-de-ciclo-en-la-izquierda-en-la-frontera-6-de-noviembre-de-2019

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 4 Respuestas

    4

    8

    • Isabelle006# Isabelle006# 07/11/19 12:34

      Excelente lección histórica sobre la deriva política de la izquierda, muchas gracias por traernos aquí esta entrevista tan interesante, deberían abrir los ojos más de un abducido descerebrado que siguen votando al binomio PPPXXE, los que se han diluido con el tiempo en ese neoliberalismo depredador imparable. Tanto el señor Sánchez Cuenca como el señor Monedero cuentan con todo mi respeto, creo que el señor Sánchez Castejón debería tomar lecciones de ellos, quizás, solo quizás se podría contagiar de una pátina de honestidad política. Le intuyo a usted otra persona, luzin, hace no mucho andaba usted por aquí insultando a diestro y siniestro de falsos guión rojillos ¿es el mismo o le han reciclado?

      Responder

      Denunciar comentario

      Ocultar 3 Respuestas

      8

      15

      • luzin luzin 07/11/19 18:30

        No se puede calificar a las personas por la cercanía ideológica. Cuando debatimos lo hacemos sobre ideas y personalmente me gusta mucho el debate ideológico. El debate partidista no me interesa, no soy de ningún partido de ningún bando, intento pensar por mi mismo y sacar mi propias conclusiones. Y aunque me parece interesante la entrevista a varios puntos en los que no estoy con DON Ignacio ... Y con Monedero muchos más ...

        Responder

        Denunciar comentario

        0

        8

      • jagoba jagoba 07/11/19 16:35

        Yo soy fan de Monedero.Ya pensaba que era el único.

        Responder

        Denunciar comentario

        Ocultar 1 Respuestas

        2

        9

        • Isabelle006# Isabelle006# 13/11/19 19:20

          Hola, Jagoba, hoy han dicho en la sexta que estuvo en Moncloa cuando firmaron el preacuerdo.

          Responder

          Denunciar comentario

          0

          0

  • Hammurabi Hammurabi 07/11/19 08:51

    En esa metamorfosis, él mismo se está empeñando en no salir del capullo, corriendo el riesgo de acabar aplastado.

    Responder

    Denunciar comentario

    6

    12

  • Argaru Argaru 07/11/19 02:34

    El Partido Socialista es la piedra angular del sistema democrático español. Es su partido más importante. Si él se tambalea, se tambalea el sistema. Por lo tanto, no es Sánchez, es el PSOE. Su función es ser el primer bastión para frenar cualquier idea política que cuestione el “Statu Quo”. A nuestro “Stablishment” no le preocupa ni lo más mínimo VOX, le preocupa Unidas Podemos. Por esta razón, el Partido Socialista y Pedro Sánchez, que tanto monta, harán todo lo posible para que la formación morada “no toque pelo” a nivel de gobierno. La metamórfosis de Sánchez sólo ha sido un ejercicio obligado en el alambre con luz y taquígrafos debido a estos nuevos tiempos políticos que corren. Pedro Sánchez apenas se diferencia de sus antecesores. Hemos podido ver su evolución por que se vieron obligados a enseñarnos el guión, el guión que le escriben los que realmente mandan. ¿Qué pasará el 11 N si se mantienen los mismos números o parecidos? ¿Dará la cara o seguirá interpretando con la careta heredada de Felipe González? Me temo que volveremos a ver una nueva versión del “pato” y no me refiero ni al pato Lucas, ni al pato Donald, ni siquiera al tío Gilito. Los más perspicaces me habrán entendido.

    Responder

    Denunciar comentario

    5

    11

  • jagoba jagoba 07/11/19 00:30

    El PSOE está buscando la reconfiguracion del Bipartidismo. Solo desde esta óptica se entiende las derivas del Sr. Sanchez, las estupideces que suelta de vez en cuando, y lo poco que habla de los problemas reales de España.
    Y esto lo esta haciendo confabulado con el PP.
    Hasta aquí...mal. Pero lo peor es que el PP, es como poco PPVOX.
    Todo en nombre de una estabilidad y de un progreso, que siendo cierto que el PSOE ha conseguido logros muy importantes, vamos muy lento comparado con la velocidad media de Europa.

    Responder

    Denunciar comentario

    5

    18

  • jagoba jagoba 07/11/19 00:21

    Habrá que recordar un concepto básico. Es presidente , primero el que puede. Y después, el que quiere.
    Podemos hablar de culpables y del clima que hace actualmente, pero el resultado va a variar poco la realidad. Es la que es.

    Solo Pedro Sanchez pudo ser presidente, de un gobierno o progresista, o de un un gobierno con vicepresidentes elegidos por el IBEX35, que no ronquen. Pero solo lo pudo ser él.

    Estamos en la repetición, por su culpa y solo por su culpa. Porque no quiso.
    Y no quiso porque esperaba estar cerca de la mayoría absoluta.

    Y la única mayoría que va a conseguir, es la de la gente que nos vamos a acordar de toda su parentela.

    Será un espectáculo ver como es devorado por sus orcos y trolls, en una segunda rebelión.
    Regreso al Comité de los Trolls(segunda y ultima parte)

    Responder

    Denunciar comentario

    6

    21



 
Opinión
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.