x

Nos gustaría enviarte notificaciones de las últimas noticias y novedades

PERMITIR
NO, GRACIAS
X

La buena información es más valiosa que nunca | Suscríbete a infoLibre por sólo 1 los primeros 15 días

Buscador de la Hemeroteca
Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Olvidaste tu contraseña?
infolibre Periodismo libre e independiente
Secciones
Muros sin Fronteras

Quieren altavoces, no periodistas

Publicada el 20/02/2020 a las 06:00

Despedir al presidente de la agencia estatal de noticias con presencia en 120 países y miles de empleados en un establecimiento de venta rápida de sándwiches resulta cutre. Es necesario tener estilo, forma parte del manual de las buenas costumbres. Siempre recuerdo en estos casos la frase de una amiga francesa, “los españoles sois muy simpáticos, pero no tenéis glamur”. No solo son los sándwiches, que peor hubieran sido unas hamburguesas basura, lo más grave es que la destitución se la comunique el secretario de Comunicación de la Moncloa. Demuestra cuál es noción que tiene el gobierno de Pedro Sánchez de la independencia de los medios estatales de comunicación.

Fernando Garea llevaba apenas un año y medio al frente de Efe. Tenía grandes proyectos de modernización en un sector que debe abrirse al vídeo y al podcast, sin renunciar al reportaje, (si) desea sobrevivir. Las agencias deben alimentarnos de aquello que desapareció de los medios de comunicación obsesionados con lo intranscendente. Le nombró el mismo presidente que decidió dejar de contar con él sin demasiadas explicaciones. Garea puso una condición para aceptar el cargo: contar con el visto bueno del resto de los partidos políticos. Lo tuvo. Y este Gobierno, que viene a ser el mismo más Podemos, lo consideró una muestra de lo bien que saben hacer las cosas. En su carta de despedida a los trabajadores de la agencia Efe, el ya ex presidente resaltó lo que podría ser el motivo de su caída en desgracia, “una agencia pública de noticias no es una agencia de noticias del Gobierno, ni siquiera una agencia oficial”.

La manera torpe con la que se ha manejado el asunto deja en una situación delicada a Gabriela Cañas, su sustituta, la primera mujer en presidir la agencia. Esta vez, Moncloa no ha buscado consensos ni disimulos. Eso debilita a Cañas, una periodista competente y gran persona (la conozco de mi etapa en El País). Es cierto que carece de experiencia en una agencia, pero tampoco la tenía Garea y la mayoría de los presidentes anteriores. Puede bastar saber de periodismo, y tener la inteligencia de dejarse aconsejar por los profesionales de la casa. Un presidente, o presidenta, debe liderar, inspirar, no estar necesariamente en la letra pequeña.

¿Cuándo se torció la relación de Moncloa con Garea, un tipo bien visto en el PSOE y Podemos? ¿Fue durante el fugaz encuentro venezolano de Barajas, a la que tanto rédito trata de sacar una oposición que le importan los venezolanos tanto como los problemas del campo español?

Lo ocurrido en Efe se produce días después de la que la portavoz del PP en la comisión de la radio televisión pública, Almudena Negro, dijera en sede parlamentaria (Asamblea de Madrid) que Telemadrid debe ser leal al Gobierno de Díaz Ayuso, y acusara a la actual dirección del ente público de hacer el juego a la oposición. Hacer el juego a la oposición en España es todo aquello que no sea rendir pleitesía. Parte de una idea patrimonialista del poder, alejada de la que debería ser una representación de la soberanía popular. Lo triste es que no hay diferencias de fondo entre la visión del PSOE y del PP sobre los medios públicos. Una prueba ha sido RTVE, terreno de lucha para lograr su sometimiento.

El Ente Público vivió dos periodos excepcionales de libertad. El primero bajo la presidencia de Fernando Castedo mientras que los barones de UCD estaban más interesados en hacerse la guerra que en controlar la televisión. Su momento estelar fue el 23F y los días posteriores, con Iñaki Gabilondo como jefe de informativos.

El segundo periodo arrancó con la llegada de Zapatero a La Moncloa. El excelente equipo de La 2 con Fran Llorente a la cabeza pasó a dirigir los servicios informativos. La orden del presidente es que trabajaran en absoluta libertad. Algo que no entendió Pepe Blanco y ministros como José Bono, que no dejaron de presionar en busca de favores. En el segundo mandato de ZP, las defensas de resistencia estaban agotadas. No hay cultura de respeto democrático en un país que ha padecido una noche de siglos. No me refiero solo al franquismo.

Dicen que Ana Botella, ex alcaldesa bilingüe y vendedora de pisos protegidos, decía que la diferencia de Ernesto Sáenz de Buruaga y Alfredo Urdaci –dos de los puntales de la tele aznarista– era que el primero sabía lo que tenía que hacer y al segundo había que recordárselo todos los días.

A José Antonio Martínez Soler, editor de fin de semana de TVE, le llamó Javier Solana cuando era ministro portavoz del flamante gobierno de los 202 diputados. Hablamos de comienzos de 1983. La conversación fue más o menos así:

–Mándame un equipo que el presidente quiere hacer unas declaraciones sobre China, dijo Solana.

–Bien, pero le vamos a preguntar sobre otros asuntos de interés, respondió JAMS.

–No, no, solo va a hablar de China.

–Entonces te envío solo a un camarógrafo. No hace falta el periodista, por cierto, ¿a dónde te lo mando? ¿Al Pardo?

Siempre hubo llamadas, presiones. Lo importante es saber contestarlas, colgar el teléfono o aplicar el método del arroz y las dos tazas. El poder siempre presiona (recuerden las portadas de “Ha sido ETA” del 11-M tras las llamadas de Aznar a los directores de periódicos). Siempre se esgrimen razones de seguridad nacional donde solo está en juego el cargo de un corrupto o un incompetente. No tenemos la cultura de titular, “Aznar dice que ha sido ETA”, más preciso, o no decir nada porque ya había pistas suficientes que apuntaban al terrorismo yihadista.

Zapatero nombró a Belén Barreiro, una reputada socióloga, presidenta del CIS. El problema llegó cuando la vicepresidenta Fernández de la Vega le pidió retrasar un muestreo para que pudiera recoger un acto parlamentario en el que ZP lograría visibilidad mediática. Barreiro se negó porque el CIS es un organismo del Estado, no del gobierno. Fue destituida dos meses después. No es necesario explicarles por qué la agencia AFP se refiere al CIS de Tezanos como agencia gubernamental.

¿Con qué criterios objetivos se seleccionan los candidatos a ocupar puestos en organismos e instituciones del Estado? ¿Con qué criterios se deja de contar con ellos? Uno de los pilares de la democracia es la transparencia, la obligación de dar explicaciones constantes a la ciudadanía a través del Parlamento o en ruedas de prensa, de esas que incluyen preguntas, sobre todo las incómodas. Lo demás, es propaganda.

Tenemos una élite política y periodística que no entiende la diferencia entre el Estado y el Gobierno. Elegimos a los gobiernos en las urnas para que gestionen el Estado, no para que lo ocupen, nombren a sus amigos, coloquen cargos o echen a quien no les sigue la corriente. La cosa pública es un asunto muy serio que se paga con los impuestos de todos, bueno solo de los que pagan impuestos.

Pedro Sánchez y Pablo Casado se han reunido esta semana en la Moncloa. El PP bloquea la renovación del Poder Judicial que decide los jueces que juzgan al PP. Quiere mantener en sus sillones a los miembros que él mismo colocó. No hay organismo ni institución que no esté ocupada o sometida al cerco de intereses partidistas, desde la agencia Efe al Tribunal Constitucional. No hay sentido de Estado ni de la vergüenza. Después se preguntan por qué crece Vox.

Estamos ante una ofensiva global. Boris Johnson y su inefable asesor en jefe Dominic Cummings ​​​​​tratan de desmontar la BBC, nuestro guía utópico. En EEUU, el modelo televisivo que más gusta a Donald Trump es la cadena Fox News, y no toda, solo aquellos programas que le encumbran.

El otro día tuiteé mi devoción por el primer presidente de la Primera República, dije: mi héroe español es Estanislao Figueras por su diagnóstico político, tan vigente aún en febrero de 2020: “Señores, voy a serles franco: ¡Estoy hasta los cojones de todos nosotros!”. Hasta José Antonio Labordeta nadie lo dijo tan claro. Feliz Carnaval de Cádiz.

Más contenidos sobre este tema




11 Comentarios
  • Hammurabi Hammurabi 21/02/20 20:26

    Una gran cumbre sobre libertad de expresión a 11 kilómetros de la celda de Julian Assange

    https://www.eldiario.es/internacional/libertad-expresion-kilometros-Julian-Assange_0_919008802.html

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • AMP AMP 21/02/20 11:24

    ¡Qué repaso, Ramón!, ¡qué repaso más esclarededor y memorístico!
    Mi más sincera enhorabuena.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    3

  • salvafer salvafer 20/02/20 15:28

    En la denuncia de la manipulacion de los medios ocurre lo mismo que en las manifestaciones reinvindicativas, solo aparecen cuando la izquierda llega al poder, antes parece que no existian, ..curioso (aunque sea cierta y oportuna la critica ).

    Digamos que mas vale tarde que nunca.

    El que aparezca mas VOX que los partidos partidos que gobiernan, en los medios publicos, debe ser un homenaje a la independencia informativa tal vez...

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    8

  • Pelias Pelias 20/02/20 13:34

    Si este Gobierno de las esperanzas sigue dando tumbos como gallo sin cabeza con historias tan importantes como el descabezamiento porque sí de la Agencia EFE, o la impresentable gestión en Baleares sobre el caso de las violaciones y matrato a los niños impidiendo que el asunto se aclare con rapidez, sobre el caso de mentira sobre mentira del ministro Ábalos y sus palmeros; sobre la cantidad de nombramientos de amiguetes impresentables para cargos importantes en la Administración Pública, existiendo funcionarios muy profesionales que podrían desempeñar esas funciones y y podría decir y suma y sigue .... estamos aviados. La mayoría de las esperanzas por el suelo. ¡Señores del Gobierno ustedes no tienen derecho de pernada! ¡Gobiernen! ¡Si se equivocan, reonózcanlo y rectifiquen, pero no nos engañen! Por otra parte sus mentiras quedan con el culo aire y son el mejor pasto para alimentar a la derechona y a la extrema derecha ¿No se dan cuenta?

    Responder

    Denunciar comentario

    2

    6

  • cea cea 20/02/20 13:23

    "Le nombró el mismo Presidente que le ha cesado ", dónde está entonces el problema."Dios me lo dió, Dios me lo quitó,bendito sea el nombre del Señor".Por qué no se entra en el artículo en que los periodistas ya no son profesionales sino profesionales de su medio y por tanto de la ideología de su medio y eso lo vemos diariamente ne tertulias de TV y Radio. Hayn que ser independientes siempre y no según qué suledo me ofrezcan;predicar con el ejemplo o callarse; y vaya por delante que el Sr. Garea me ha parecido un enorme profeional.Por cierto, porqué no se cuenta porqué salió del Pais y aterrizó en en Confidencial;a lo mejor mse aclaran dudas

    Responder

    Denunciar comentario

    1

    1

  • Fernandos Fernandos 20/02/20 10:26

    Coño, pues será uno de los pocos periodistas que trabajan para el PP.

    Responder

    Denunciar comentario

    1

    0

  • Isleña Isleña 20/02/20 09:35

    Con la Política no sé si a todos,pero al menos a mí me ocurre como me ocurrió con la religión y los curas,de tanto ser manoseada por seudo-profesionales me está causando tanto hartazgo y ganas de vomitar que estoy pensando mandarlos a todos a cursos de honestidad y anti servilismo.Ya no me apetece ni utilizar el insulto para con tanto impresentable como hay sentado en El Congreso de los Diputados y que dicen hablan en mi nombre.Yo no dí mi voto para que sirviera de lanza contra los que piensan diferente,lo dí para mejorar España por mediación de la discusión y el consenso.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    1

    11

    • Dver Dver 20/02/20 13:08

      Bajo su palnteamiento de mandarlos a freir espárragos, ¿quién votaría? Me tenmo que el poder lo ocuparían los de siempre, pero encima se vanoglorarían de que han sido elegidos. Los políticos no son otra casta, somos nosotros. mientras se piense que ellos son otros y que inevitablemente lo hacen requetemal (que como dice el señor Lobo, muchas veces lo hacen), y que ello no va con nosotros, la cosa irá peor. Tenemos nuestra voz y nuestro voto, que no es mucho contra el poder del dinero, pero lo tenemos y de algo puede servir. Utilicemóslo lo mejor que podamos.

      Responder

      Denunciar comentario

      1

      5

  • Juan Ferrera Juan Ferrera 20/02/20 09:32

    De lo que se infiere, señor Lobo, que no hay nada nuevo bajo el sol: se parecen tanto los partidos en sus comportamientos que no solo resulta penoso el resultado, sino que la tristeza de una verdadera democracia se verifica cada día. Y el hecho del cambio en la Agencia EFE es una muestra de que estos políticos jóvenes lo único que tienen es juventud. Y en la cabeza, solo las canas que les saldrán en los próximos meses. Al tiempo. Muchas gracias por su artículo!!

    Responder

    Denunciar comentario

    1

    6

  • Valldigna Valldigna 20/02/20 08:03

    Valldigna.Toda la razón tienes en tu artículo, pero,  quien pone en su casa a un "fiscal"?

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    1

  • Republicano1944 Republicano1944 20/02/20 06:41

    Libertad de prensa, te vas para no volver. Las dictaduras y golpes de estado de guante blanco son la pandemia universal, el virus mortal sin remedio.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    10

Lo más...
 
Opinión