x

Nos gustaría enviarte notificaciones de las últimas noticias y novedades

PERMITIR
NO, GRACIAS
X

La buena información es más valiosa que nunca | Suscríbete a infoLibre por sólo 1 los primeros 15 días

Buscador de la Hemeroteca
Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Olvidaste tu contraseña?
infolibre Periodismo libre e independiente
Secciones
Buzón de Voz

Lo inviolable debe ser la democracia

Publicada el 08/07/2020 a las 22:00 Actualizada el 09/07/2020 a las 19:55

“No hay espacio para la impunidad”, repite contundente Pedro Sánchez en la entrevista concedida este miércoles a elDiario.es e infoLibre. Lo hace en referencia a lo que denomina “informaciones perturbadoras” sobre el rey emérito y la fortuna multimillonaria que presuntamente oculta Juan Carlos I en cuentas y sociedades radicadas en paraísos fiscales. El presidente del Gobierno da un paso más para hacer creíble lo que por muchos motivos se quedaría si no en un simple eslogan ya muy gastado, y sugiere que la “inviolabilidad” del rey debe limitarse constitucionalmente a su actividad como Jefe del Estado, “y no a otra”, aplicando al asunto la misma argumentación que sujeta la reforma pendiente de los aforamientos de cargos públicos.

Ya iba siendo hora de empezar a llamar a las cosas por su nombre. La inviolabilidad del rey tiene tanto fundamento como la infalibilidad del papa. Que tal cosa esté escrita en la Constitución y sigamos aceptándola después de cuarenta años de democracia no significa que no nos parezca una solemne bobada. Debería ser obvio a todos los efectos que el blindaje de la Jefatura del Estado en sus acciones políticas no tiene nada que ver con una supuesta protección total ante latrocinios, irregularidades o delitos de cualquier índole que pueda cometer el titular de la misma. Si la monarquía parlamentaria es una solución pragmática para vestir de legitimidad democrática un régimen anacrónico de gobierno, lo de la inviolabilidad del rey es simplemente una antigualla que ofende a la inteligencia de una ciudadanía empoderada y contribuyente. De hecho, Felipe VI y Leticia Ortiz tendrían que ser, a estas alturas de este pandémico siglo, los primeros interesados en renunciar al dudoso privilegio que supone poder teóricamente hacer lo que les venga en su “real” gana al margen de las leyes. Por ese camino a la corona le quedan no muchos telediarios. Ellos sabrán.

Lo que Sánchez sugiere en esta entrevista es simplemente poner al día la arquitectura del sistema. Se echarán, seguro, las manos a la cabeza los eternos guardianes de las esencias, ya sean “jóvenes” como Casado y Abascal o “mayores” como Felipe González, Cebrián u otros jarrones castizos. Si de algo hemos andado sobrados desde finales de los setenta es de vigilantes estrictos de la Constitución. Eso sí, de manera muy selectiva. Siempre ha habido mucho más interés en interpretar de forma cerrada y estricta lo que se refiere a privilegios de las élites que lo que pudiera albergar la extensión de derechos sociales. Ya saben: la progresividad fiscal, la vivienda digna, el derecho al trabajo, etcétera, etcétera.

¿En serio alguien defiende que constitucionalmente un rey de quien se demuestre que ha violado a menores es jurídicamente inviolable? Lo más triste y grave es que en este país no tengan el mismo grado de rechazo social el presunto blanqueo de capitales o la acumulación de una fortuna multimillonaria e irregular que el homicidio involuntario o el atraco con violencia. En España llevamos dos siglos largos considerando “antisistema” a cualquiera que ose destapar las vergüenzas de las élites, y un monarca que acumule patrimonio a espaldas de la Hacienda pública viene a ser considerado, como mucho, un “pícaro”, un listillo, un aprovechado, un Borbón cuyo padre ya proclamó de muy joven aquello de “¡nunca volveré a pasar hambre!” (que tampoco ha sido el caso, por cierto, de los borbones).

De modo que no se alarme nadie por lo que de forma muy moderada y sutil admite Sánchez en la entrevista que hoy publicamos. Lo verdaderamente antisistema es seguir permitiendo que se viole impunemente la democracia. Que funcionarios de policía dedicasen recursos públicos a espiar a adversarios políticos del gobierno de turno, o a periodistas, o a empresarios que legítimamente optaban a lograr la mayoría accionarial de un banco (ver aquí). Lo antisistema es que un rey, más o menos emérito, utilizara sociedades o fundaciones en Panamá para ocultar millones de euros de procedencia injustificable (ver aquí). Lo antisistema es que a estas alturas aún se ponga en duda que cualquier movimiento de ese dinero realizado con posterioridad a la abdicación de Juan Carlos I debe ser perseguido sin la menor duda de carácter constitucional (ver aquí). Lo antisistema es no admitir que si en 2014 se improvisó de forma chapucera una norma para proteger al rey emérito y otros familiares como aforados (ver aquí), ahora se pretenda impedir que el Supremo juzgue presuntos delitos del emérito denunciados por una examante y documentados por la fiscalía suiza.

Lo de “elevar a la categoría política de normal lo que a nivel de calle es simplemente normal” no es un invento de Adolfo Suárez, ni de su redactor de discursos Fernando Ónega, ni del presunto cerebro de la transición Torcuato Fernández Miranda… Es obligatorio en la evolución de una democracia sana. Por mucho que sigan gritando algunos que se empeñan en mantener usos y abusos dignos del turnismo de la Restauración decimonónica. Hace sólo unos días han pretendido acaparar la memoria de los muertos por el covid en un funeral organizado por la iglesia católica y arropado por las derechas (ver aquí). ¿Hace falta explicar que en una democracia laica, constitucionalmente aconfesional, todo homenaje de Estado debe ser estrictamente laico y aconfesional o, como mínimo, multirreligioso?

Pues eso. Lo que debe ser inviolable no es la Jefatura del Estado, sino la propia democracia.

 

Si estás leyendo este artículo es gracias a las socias y socios de infoLibre
La salud es lo primero. Por ese motivo, en infoLibre decidimos abrir todos nuestros contenidos sobre el coronavirus para que cualquier ciudadano pueda leerlos gratis. Ese esfuerzo no habría sido posible sin socias y socios que creen en un periodismo comprometido y que ponga en cuarentena a las 'fake news'. Si eres uno de ellos, gracias. Sabes que puedes regalar una suscripción haciendo click aquí. Si no lo eres y quieres comprometerte, este es el enlace. La información de calidad es la mejor vacuna contra cualquier virus.
Más contenidos sobre este tema




46 Comentarios
  • corleone corleone 13/07/20 09:41

    Me hice socio, en parte por leer los artículos de Jesús, tambien de los otros muchos que tienen buenas plumas,y despejado el cerebro.
    Dicho esto, debo decir que aqui en España somos así por la porqueria de educación que recibimos, en la cual la Iglesia lleva la voz cantante.respetamos los grandes titulares, y nos meamos en lo que significan. Pasa con la Constitución, con el Catecismo, o la Biblia, y hasta con el Código de Circulación, y demas. Nos lo hacen aprender de carretilla, pero,de respetarlo nanay. Y cosa curiosa cuanto mas a la derecha, peor. Porque será que, la mayoria de estas gentes han ido a escuelas privadas.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Nuñez Nuñez 12/07/20 13:17

    Muy bueno el artículo y muy clarificador para aquél que lo quiera ver.Felicidades Jesús

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Jotaechada Jotaechada 11/07/20 22:36

    Jesús Maraña logra decir lo más importante (imprescindible, urgente) de la mejor manera posible en español de hoy. ¡Qué suerte tenemos!

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    4

  • Esdaquit Esdaquit 11/07/20 01:45

    Mucho me temo que Sánchez sigue siendo el mismo de siempre: un hábil trilero. En mi modesta opinión, está claro que el espíritu de la transición del 78 sigue dominando todos y cada uno de los estamentos de poder de nuestra sociedad. En consecuencia, todos estos "ataques" al emérito no tienen otra finalidad que el blanqueo organizado de la corona. A Juan Carlos le importa un bledo que, en el peor de los casos, le hagan pagar al Fisco unos pocos millones de los miles que suponen su fortuna. Con un módico precio, quedaría mitigada su corrupta actuación, mientras que el heredero seguiría, impoluta, su carrera real. Pero, como escribió Manuel Rico, "Felipe de Borbón y Grecia se ríe de nosotros" por diversos motivos. Entre ellos, cita "... que no ha colaborado con la Justicia para el esclarecimiento de los posibles delitos de su padre. Lo que le convierte a él en un encubridor". Por otra parte, Pablo Iglesias "reconoce" que en este momento, la correlación de fuerzas no está a favor de plantear un cuestionamiento de la institución monárquica. Así que, apaga y vámonos.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    3

  • unlector unlector 10/07/20 10:49

    Sí, el mundo debería ser al revés. La Sociedad como conjunto debería actuar de forma mafiosa. Colocar en puestos de poder a quien más y mejor pueda literalmente beneficiarla, a quien más pueda retorcer el sistema para beneficiar a los capos, que seríamos todos. Y pobre de quien fuera en contra de esta organización mafiosa, la Sociedad, pues como en el hampa, lo quitaríamos de en medio sin pestañear.
    Debería ser la Sociedad quien cobrara 'comisiones' y sobresueldos por trabajos realizados, la que engullera a los competidores, la que debiera ser poseedora de lujos y bienestar sin fin, y por supuesto cuentas de ahorros intocables para casos de necesidad como pandemias y crisis.
    Todo lo que hace un mafioso corrupto para lucrarse, debería hacerlo la Sociedad como conjunto a gran escala, en su propio y legítimo beneficio.
    La Sociedad, la Democracia, seríamos los putos capos. Inviolables.

    Sí, suena infantil...

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    3

  • jkchoni jkchoni 10/07/20 10:11

    MUY BIEN ESCRITO.... SI SEÑOR. Ahora solo queda que mucha gente entienda que un señor con corona no es un santo solo por el hecho de heredarla.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    11

  • SirDrake SirDrake 09/07/20 20:45

    Sr. Maraña como siempre excelente, en su linea, nada más que decir que no sea:
    Ni Dios, Ni Patria Ni Rey,¿ para cuando un referendum sobre la Monarquía?
    Salud, República y mucho humor, eso sí, " no hace falta ser un BRIBÓN, para ejercer de payaso ".

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    17

  • ArktosUrsus ArktosUrsus 09/07/20 19:26

    Gracias por este excelente artículo y por la entrevista a Pedro Sánchez. Es un orgullo pertenecer a esta gran familia que es InfoLibre. Sobre lo que refieres, a mí no me queda ni una sola duda: lo inviolable no es la persona, sino la institución. Y es inviolable porque "alguien" (ministro, presidente del gobierno) se responsabiliza del acto. Es decir, tras un "inimputable" hay un "imputable", alquien que responde por los actos del primero. Y cuando los actos son personalísimos (infidelidades conyugales, obtención de comisiones, ocultación de patrimonio) nadie puede responder por esos actos. Suárez no fue sólo inteligente metiendo el "paquete" de la corona dentro de la aprobación de la Constitución. Lo fue confundiendo exprofeso y con toda intención, la persona (el rey) y la institución (la corona) lo que da lugar a lo que ahora nos encontramos. Algún día sabremos de verdad quién estuvo detrás de la configuración de la Transición. Pero seguro que era un buen amigo de Juan Carlos I, que le conocía y sabía de sus posibles desmanes y procuró que todo quedara en lo que ha quedado lo referente a los Borbones en España: chismes, habladurías y dineros a las cuentes corrientes borbónicas.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    6

  • Luisa Vicente Luisa Vicente 09/07/20 16:37

    Me doy cuenta que en este Reino de España, hay muchos reyes y reyezuelos inviolables, porque roben lo que roben, salen siempre impunes de todas sus fecherorias.

    Responder

    Denunciar comentario

    1

    12

  • Pepeduran Pepeduran 09/07/20 13:42

    Como siempre Jesus fabuloso tu análisis, ya era hora que se abran las ventanas y entre aire fresca

    Responder

    Denunciar comentario

    1

    15



Lo más...
 
Opinión