Los correos secretos de Blesa

Blesa investigó a un consejero de Caja Madrid al que acusaba de incompatibilidades

Miguel Blesa, durante un foro financiero en 2008.

Tono Calleja / Alicia Gutiérrez

El equipo directivo de Miguel Blesa investigó en 2005 a Juan José Azcona, que entonces era miembro del consejo de administración de Caja Madrid. Un correo electrónico enviado el 8 de agosto de 2005 por el secretario general de Caja Madrid Enrique de la Torre Martínez a su presidente, Miguel Blesa, incluye un documento en el que se puede leer una investigación interna relativa a irregularidades en el nombramiento como director general de la Sociedad Estatal de Infraestructuras y Equipos Penitenciarios SA (Siepsa) de Azcona, que había sido en los años 90 coordinador general de Izquierda Unida y secretario general del PCE en Madrid.

En el correo electrónico De la Torre apunta a la posibilidad de filtrar este documento a un medio de comunicación: "Creo que cualquier periodista podrá sacar buena tajada o, un tercero, provocar un conflicto de interés con sanción administrativa en cualquier de las sociedades de las que son consejeros Azcona o Blasco", en referencia a Antonio José Blasco Núñez. Sobre el tema Betes [Juan Manuel Betes del Toro] mis amigos de Infoinvest estarían encantados de que le dieran una guarra administrativa. Misión cumplida. Ya me dirás", continúa De la Torre en el mensa a Blesa.

"Es sobradamente conocido el descarado interés de ciertos políticos y organizaciones, cuando tienen acceso a puestos de poder político, por ocupar cargos en aquellas entidades y órganos que gestionan obra spúblicas y proyectos inmobiliarios, detrás de los cuales hay siempre grandes obras públicas y proyectos inmobiliarios, detrás de los cuales hay siempre grandes presupuestos y suculentas comisiones", explica el mail, en referencia a Azcona.

Así comienza el informe de Caja Madrid, que identifica al que fuera a Juan José Azcona como uno de estos "políticos avezados, con años de experiencia y buen conocimiento de las debilidades de las organizaciones y procedimientos administrativos [...] que pretenden escapar a los controles de ambos tipos de ordenamientos, administrativo y mercantil".

"Graves incumplimientos"

Y el documento de Caja Madrid centra su atención en la Sociedad Estatal de Infraestructuras y Equipos Penitenciarios S.A. (Siepsa): "Es paradigmática de lo que se viene denunciando", especifica el documento, que explica el funcionamiento interno de la sociedad estatal. "Otro de los graves incumplimientos de Siepsa se refiere a las obligaciones derivadas de la legislación mercantil aplicable a las sociedades anónimas, con vulneración de los más elementales principios y normas de transparencia y gobierno corporativo, de conflictos de interés y lealtad por parte de los administradores", especifica el documento, que fue adjuntado a un correo electrónico de Blesa.

Y el directivo de Caja Madrid pone su foco en Azcona, quien en 2004 se incorpora a la mencionada sociedad estatal como director general. Este exdirigente del PCE era en ese momento, según el trabajo incluido en el correo de Blesa, consejero de Caja Madrid, consejero de la Corporación Financiera Caja Madrid, consejero de la sociedad económica social de Madrid (sociedad de CCOO) y consejero de Realia Business.

"Un claro conflicto de interés"

Esta investigación sobre Azcona explica que cuando cumplimentó su declaración de la Ley de Sociedades Anónimas para Realia declaró que no participaba en el capital de otras sociedades. "Es decir, curiosamente se olvidó declarar sus actividades como director general de Siepsa y como administrador de la Sociedad Económica Social de Madrid que son, precisamente, las que generan un claro conflicto de interés", completa el documento que fue enviado a Blesa.

Los motivos por los que pudo producirse lo que el informe califica como "olvido fraudulento", que para Caja Madrid se convertía en "una falsedad en los estados financieros de Realia" podían estar relacionados con haberse olvidado también en haber pedido la compatibilidad ante la Subdirección General de Régimen General de Incompatibilidades del Ministerio de Administraciones Públicas para ser designado director general de la sociedad que se encarga de la construcción de las cárceles. 

"Impedimento para ser designado"

"El señor Azcona sugirió ser nombrado director general, pero no presidente, para escapar así de la formalidad de ser considerado alto cargo y resultar incompatible. Pero no quiso solicitar la preceptiva dispensa de compatibilidad del Ministerio". Además, según el documento, Azcona sabía que entonces tendría que declarar sus actividades en el Grupo Caja Madrid y en Realia, siendo ambas un claro impedimiento para ser designado en su nuevo puesto de director general de Siepsa".

Caja Madrid sostiene también en este documento que la pertenencia de Azcona a Realia y a la Sociedad Económica Social de Madrid es "claramente incompatible" con la actividad inmobiliaria de la sociedad encargada de la construcción de la cárceles. "Es evidente que tales sociedades realizan numerosas actividades concurrentes".

Una sanción

De acuerdo con la ley, continúa el informe, si la persona no solicita el reconocimiento de la compatibilidad "será sancionada". Esta sanción debería consistir en el cese de Azcona. Además, recuerda que la constructora Realia, hasta hace unos días participada por Caja Madrid, no podría contratar con la administración pública.

infoLibre se ha puesto en contacto con Azcona, quien ha asegurado desconocer la existencia de este informe secreto sobre su actividad empresarial. "Yo presenté una documentación que probaba que era absolutamente compatible. Yo no lo hubiera hecho si no fuera así. Yo pregunté a la empresa y a la caja y me dijeron que era compatible. Un informe jurídico lo garantizó. Además, me dijeron que no tenía nada que ver la construción de las cárceles con las casas de Realia", ha asegurado Azcona, que completa: "Todo el mundo lo sabía. Además, al poco tiempo dejé Realia, y no precisamente por un problema de incompatibilidades".

Impositores

Azcona explica también que él entró al Consejo de Administración de Caja Madrid por la cuota de los impositores, pues había sido empleado de la caja desde 1971. "Nunca me plantearon ser presidente de Siepsa.  Al principio no acepté el nombramiento. Imagino que si hubiera habido algún problema quedó resulto, por lo que no tuvo ninguna consecuencia. Incluso hubo una renovación posterior y no pasó nada. No había vluntad de ocultar nada, y el trabajo que yo hacía en la sociedad estatal no tenía nada que ver con Realia".

Pero el informe de Caja Madrid no solo resalta presuntas incompatibilidades de Azcona. "En el consejo de administración de Siepsa, de acuerdo con los datos del Registro Mercantil Central, aparecen dos consejeros externos que, junto con el actual director general, gobiernan Siepsa contraviniendo todas las normas y principios de moralidad, lealtad y gobierno corporativo". Se trataba, siempre según el documento del correo de Blesa, de Juan Manuel Betes del Toro, que había sido antes presidente de la sociedad infoinvest, perteneciente al antiguo Instituto Nacional de industria (INI).

Anticorrupción estudia examinar la contabilidad para comprobar los pagos al presidente de Caja Madrid

Investigación de Caja Madrid sobre la firma Siepsa (PDF)

Más sobre este tema
stats