El futuro de Cataluña

Borrell asegura que no permite "lecciones de democracia" de políticos que "no aceptarían en su país lo que pasa en Cataluña"

El ministro español de Asuntos Exteriores, Josep Borrell.

infoLibre

El ministro de Asuntos Exteriores, UE y Cooperación, Josep Borrell, ha calificado de "sorprendente" que gente que no aceptaría en su propio país lo que está sucediendo en Cataluña trate de dar "lecciones de democracia" a España. En una entrevista en Telecinco, recogida por Europa Press, se ha referido en concreto a "la izquierda de la izquierda" de varios países europeos, como Die Linke en Alemania o en Francia el líder de Francia Insumisa, Jean-Luc Mélenchon o el socialista Benoit Hamon, "que en su país no aceptarían para nada lo que pasa en España".

En concreto, ha reprochado a Hamon que haya dicho a España que el problema catalán no se resolverá con sentencias judiciales. "Pero quién le ha dicho que pensamos eso, naturalmente que no se resuelven con sentencias judiciales, pero hay que distinguir lo que son idearios políticos de las actuaciones que la Justicia puede considerar que infligen leyes", ha dicho.

El ministro ha admitido que, permanentemente, él tiene que dejar claro en el exterior que no es Cataluña quien quiere la independencia, sino una parte de los catalanesCataluña, "importante, muy numerosa, pero menos de la mitad". En ese sentido, se ha referido a su viaje de este martes a Eslovenia y ha asegurado que el Gobierno fue "extraordinariamente amable". El presidente esloveno se convirtió, el pasado diciembre, uno de los poquísimos responsables europeos que han recibido al presidente catalán, Quim Torra.Quim Torra

Sin embargo, Borrell ha explicado que no le recibió ninguna autoridad gubernamental, sino "a título personal" el presidente del país, Borut Pahor. Con él se reunió también el martes Borrell, que le ha calificado como "gran amigo" desde la época en que coincidieron como eurodiputados.

De paso, ha subrayado que a Torra tampoco le recibió nadie del Gobierno en Portugal, donde viajó, según Borrell, "para engañar otra vez a la gente", diciendo que la Constitución portuguesa reconoce el derecho de autodeterminación, cuando en realidad éste se refiere "a los territorios coloniales africanos" y "en Portugal la Constitución no permite que haya partidos regionales" y "ERC sería ilegal".

Borrell ha tenido que volver a explicar sus palabras sobre la prisión preventiva de los acusados por el proceso independentista, señalando que lo que él dijo fue que "hubiera preferido que el juez encontrara otros procedimientos para garantizar que las personas imputadas no escaparan de la acción de la justicia", porque "a todo el mundo le gusta que la prisión provisional se aplique de forma cuidadosa". Eso sí, también ha insistido en que la huida del expresidente Carles Puigdemont y varios exconsejeros "no ayudó en nada a los que se quedaron" y, en todo caso, ha señalado que son los jueces los que deciden.

"No sirve de nada especular sobre qué hacer si el independentismo llega al 65%2", algo que ve "casi imposible"

Por otro lado, Borrell considera que "no sirve de nada especular" sobre qué debería hacerse si el independentismo en Cataluña llegase al 65 por ciento, porque además cree que eso es "casi imposible" ya que "las encuestas en Cataluña demuestran que los partidarios de la independencia disminuyen". "De algo ha servido la política de desinflamación", ha señalado.

Así se ha expresado cuando se le ha preguntado por las palabras del primer secretario del PSC, Miquel Iceta, que opinó que, en tal caso, la democracia debería encontrar mecanismos.

Borrell, sin embargo, ha recalcado que los partidarios de la independencia llegaron a un "pico" del 48 por ciento y ahora están en el 40%, de manera que "de algo ha servido la política de desinflamación". Eso sí, ha reconocido que "los que todavía lo son están más radicalizados". A su modo de ver, lo que deberían hacer todos los partidos constitucionalistas es "entender que es una política de Estado evitar que el independentismo aumente".

Además, en un contexto en que las encuestas arrojan cifras de un 40 por ciento de indecisos, ha llamado a "abandonar el insulto y la descalificación" y a centrar la campaña en explicar cómo piensa cada uno gobernar. "Dejémonos de manos manchadas de sangre", ha afirmado.

El ministro ha insistido en que, "gobierne quien gobierne", el Tribunal Constitucional ha dejado claro que "cualquier pregunta que afecte a la integridad territorial del Estado se puede plantear, pero solo en el marco de una reforma de la Constitución", que recoge la unidad nacional y, por tanto no permite un referéndum de autodeterminación.

Según ha dicho, con el independentismo el Gobierno ha intentado hacer tres cosas y él cree que hay que seguir haciéndolas: diálogo, firmeza en la defensa de la Constitución y sobre, todo, argumentos para explicar que las supuestas ventajas de la independencia no son ciertas.

Preguntado entonces qué sucederá si el PSOE necesita los votos de partidos independentistas para gobernar, ha replicado que todo dependerá del reparto de escaños. Eso sí, ha reconocido que, personalmente, él cree que "hay que evitar en lo posible que el centro se apoye en los extremos". Y ha añadido que, para eso, la situación "es complicada porque han aparecido actores nuevos, algunos con mucha fuerza y otros que parece que la están perdiendo víctima de una desintegración territorial", en alusión a Podemos.

"Inexplicable" la posición de Ciudadanos

En ese contexto, ha tildado de "inexplicable" la posición de Ciudadanos, que se presenta como partido "de centro", de "excluir cualquier negociación con su ala izquierda". "Eso sitúa a un partido de centro fuera de juego, o le pone excesivamente a la derecha".

A su juicio, lo que los de Albert Rivera están intentando hacer es plantear "un espantajo" y que los votantes del PSOE piensen que éste solo podrá gobernar con apoyo del independentismo.

Por otro lado, ha restado importancia a las distintas visiones en el seno del PSOE, porque considera "natural" que, sobre un problema complejo y "poliédrico", "distintos observadores en distintos momentos puedan emitir opiniones que puedan parecer no exactamente lo mismo".

En cuanto al programa electoral, ha justificado que no se hable de Cataluña afirmando que "no se dice nada distinto de lo que se dice del resto de las comunidades autónomas" ya que el sistema autonómico es el mismo para todas y el PSOE apuesta por "perfeccionarlo" frente a quienes quieren hacerlo retroceder, quitar competencias o aplicar el artículo 155 de la Constitución.

España no puede ser "un santuario" para dirigentes chavistas porque no se les puede dar inmunidad

Otro tema que ha tratado el ministro en la entrevista ha sido el de la crisis en Venezuela. Borrel ha afirmado que España no podría ser "un santuario" para dirigentes chavistas que deseen abandonar a Nicolás MaduroNicolás Maduro, porque el Gobierno no les puede garantizar ninguna clase de inmunidad si algún ciudadano decide denunciarlos ante los tribunales o si el TPI emprende acciones contra ellos.

"No les podemos dar ninguna garantía, esto no es un santuario, hay países donde a lo mejor se puede hacer eso, aquí no", ha dicho Borrell en una entrevista en Telecinco, recogida por Europa Press. El ministro se ha expresado así el mismo día en que visita España el enviado de Estados Unidos para Venezuela Elliot Abrams, que ha abogado abiertamente por esa vía de salida para dirigentes del chavismo.

Hasta ahora, el Gobierno español había confirmado que ese asunto se trató en algunas conversaciones pero remarcando que no se había entrado en ningún detalle. Abrams tiene previstas reuniones este miércoles en el Palacio de la Moncloa con el secretario general de Asuntos Internacionales, Unión Europea, G20 y Seguridad Global de Presidencia del Gobierno, José Manuel Albares --el principal asesor diplomático de Pedro Sánchez--, y en Exteriores con el secretario de estado de Cooperación y para Iberoamérica y el Caribe, Juan Pablo de Laiglesia.

Borrell ha recalcado que España es un Estado de Derecho, de manera que tampoco puede retirar los visados a hijos de dirigentes venezolanos tal como, según ha desvelado, también se le ha pedido.

En España, ha dicho, no se puede castigar a unos hijos por lo que hacen sus padres, "es un Estado de Derecho y el Gobierno no puede hacer lo que la Justicia no le permitiría hacer".

Cree que habrá nueva prórroga del 'Brexit'  y admite que Macron es el más reticente

Josep Borrell, también ha opinado que los líderes europeos decidirán este miércoles dar a la primera ministra británica, Theresa May, "un nuevo aplazamiento" para que el acuerdo del Brexit Brexitse apruebe, aunque ha reconocido que aún está por discutir la longitud de la prórroga.

Asimismo, ha admitido que el presidente francés, Emmanuel Macron, está siendo el más reticente a las peticiones británicas y lo ha achacado a que Francia es el país con más tráfico fronterizo con el país. Eso sí, por eso mismo, cree que Francia tendrá que tener en cuenta las dificultades que le generará un Brexit "a las bravas" que, a su juicio, "nadie quiere".

Borrell ha incidido en que el Brexit es "un pésimo negocio para todo el mundo",Brexit empezando por los británicos, cuyo PIB se estima hoy entre 2,5 y 3 puntos menos de lo que sería si no se hubiera aprobado. "Pierden a la semana más de los 350 millones de libras que les prometieron que iban a ganar", ha dicho. La UE, por su parte, está teniendo un impacto de 0,2 puntos del PIB.

Por otro lado, Borrell, que será candidato del PSOE a las elecciones europeas, ha remarcado que en esta cita "se juega el ser o no ser de Europa", ante la emergencia del "populismo identitario de izquierdas o de derechas" que quiere desintegrar el proyecto europeo en favor del Estado nación o de entidades menores.

"Esta gente se va a aliar", ha advertido, bajo el liderazgo del italiano Matteo Salvini, de la Liga, y con el apoyo de actores estadounidenses -en alusión a Steve Bannon--. Borrell ha advertido de que si consiguen más de un tercio de los escaños del Parlamento pueden paralizar la toma de decisiones "y eso sería grave".

Borrell hace parar una entrevista en una televisión alemana por las preguntas "sesgadas" sobre Cataluña

Borrell hace parar una entrevista en una televisión alemana por las preguntas "sesgadas" sobre Cataluña

Más sobre este tema
stats