La situación en el PP

Cospedal recupera visibilidad

el papel de cospedal

El pasado 5 de julio una foto sorprendía en sectores del PP. Mariano Rajoy recibía en el Palacio de la Moncloa al presidente canario, Fernando Clavijo, y al secretario general de Coalición Canaria (CC), José Miguel Barragán. Le acompañaba María Dolores de Cospedal, secretaria general de su partido. En un momento en el que se supone que el jefe del Gobierno en funciones está haciendo cábalas para la formación del Ejecutivo si logra ser investido y, además, prepara a su partido para el XIII Congreso Nacional, la imagen despertó algunos recelos y se dispararon los rumores.

Desde la dirección nacional del PP intentaron cortar de raíz las especulaciones apuntando a que Cospedal había sido convocada a esa reunión porque junto a Clavijo acudió Barragán, su homólogo en el partido nacionalista canaria. Y que esto no tendría por qué extenderse al resto de encuentros de Rajoy con los representantes políticos para buscar apoyos de cara a una posible investidura. De hecho, ha sido así. Este miércoles concluía la primera ronda de reuniones y Cospedal sólo estuvo en el primero de ellos.

Pese a ello, el momento coincide con una mayor visibilidad puertas afuera del partido de la labor de María Dolores de Cospedal, dirigente a la que en su etapa al frente de la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha le llovieron las críticas internas en el PP por compatibilizar la labor institucional con la de número dos de Rajoy en la estructura del partido.

"El hecho de que ahora tenga más presencia mediática ha sido una coincidencia. Su trabajo interno ha sido siempre el mismo. Nunca ha dejado a un lado su labor de secretaria general", señala un miembro del Comité Ejecutivo Nacional en conversación con este diario. Y recuerda, además, la "intensa" campaña electoral que ha desarrollado como cabeza de lista por Toledo.

La rivalidad con Santamaría

Esta semana, al recoger su credencial como diputada electa para la XII Legislatura, respondió a las preguntas de los medios de comunicación en el Congreso, una labor de la que se había ido desprendiendo en los últimos años y que tras los cambios que introdujo Rajoy en la cúpula del PP hace un año quedó prácticamente encomendada a los vicesecretarios más jóvenes.

Minutos antes de acreditarse como parlamentaria la había precedido Soraya Sáenz de Santamaría, vicepresidenta del Gobierno. Ambas son dibujadas en el partido como rivales internas y competidoras. Una de las incógnitas que despejará el XVIII Congreso Nacional del PP que Rajoy tendrá que convocar cuando haya Gobierno es cuál de las dos logra mayor peso interno

A ojos del PP, Cospedal ha perdido en los últimos años algunas batallas internas con la número dos del Ejecutivo –la que se libró en el PP andaluz que culminó con Juanma Moreno como líder regional, por ejemplo–, pero, con todo, la secretaria general cuenta con más apoyos entre las bases que Santamaría. 

Cospedal es secretaria general del PP desde el XVI Congreso Nacional del PP, celebrado en junio de 2008 en Sevilla. Meses antes, tras perder las generales, Rajoy había nombrado portavoz del PP en el Congreso a Santamaría.

Hasta la fecha, la última rueda de prensa en Génova la ofreció el 3 de mayo, tras el Comité Ejecutivo Nacional del PP. Y el periodo más largo de 'silencio' en la sala de prensa de Génova, sede nacional del PP, se produjo entre enero y septiembre de 2015. Por aquellas fechas, la labor de comunicación recayó en Carlos Floriano, que fue apeado de la dirección nacional del partido en los cambios introducidos el pasado verano.

Los escándalos de corrupción

Los meses previos habían sido muy duros en Génova con los escándalos Gürtel y de los papeles de Bárcenas como telón de fondo. Algunas voces en el PP interpretaban que Cospedal había decidido echarse a un lado para no quemarse con la exposición pública cuando ya estaba muy tocada. Pero en el partido esgrimían que el hecho de que no ofreciese ruedas de prensa no era sinónimo de que no trabajase. Además recordaban que estaba preparando las elecciones autonómicas del 24 de mayo de 2015. El PSOE acabaría arrebatándole la Presidencia de la Junta.

Los fieles a Cospedal defienden que fue ella quien plantó cara al extesorero del PP, Luis Bárcenas, sin ser una persona ligada a su etapa en el partido y que, por ello, se convirtió en una enemiga a batir por él. La semana pasada, el Supremo se puso del lado de Cospedal cuando confirmó la sentencia dictada por la Audiencia Provincial de Toledo el 5 febrero de 2015, en la que se condenaba a Bárcenas a indemnizarla con 50.000 euros por vulnerar su derecho al honor.

La Audiencia de Toledo consideró que vulneraba el derecho al honor de Cospedal la publicación de los papeles sobre la supuesta 'contabilidad B' en el partido en El País y El Mundo. La sentencia de la Audiencia afirma que el contenido de los papeles elaborados por el extesorero con la supuesta contabilidad B del PP "constituyen un claro y evidente menoscabo de la dignidad personal y profesional" de Cospedal, además de "un atentado contra su fama", ya que los hechos relatados "no se han probado como veraces" y, por tanto, sin esa prueba de veracidad, "los hechos son difamatorios e injuriosos". "Para ella esa sentencia fue muy importante porque estuvo dispuesta a ir hasta el final", señala uno de sus compañeros de partido.

Seis meses muy complicados

Cuando los vicesecretarios aterrizaron en la dirección nacional del PP, una de las incógnitas era la de cómo iban a encajar con Cospedal. Transcurrido un año, las fuentes de la dirección consultadas insisten en que el balance es "positivo" y que el entendimiento con el número tres del partido, Fernando Martínez-Maillo, ha sido muy bueno. Ambos han tenido que hacer frente en los últimos meses a la implantación de gestoras en Madrid, el PP de la ciudad de Valencia y el PP de Palma.

Junto a ello, la dirección nacional del partido, ha atravesado momentos complicados tras las generales del 20D. A Cospedal y Martínez-Maillo se les atribuye el haber contribuido de manera decisiva al cierre de filas con Mariano Rajoy en un momento en el que desde el resto de partidos pedían su cabeza. 

En todas las quinielas

Cospedal es fija en todas las quinielas para ocupar un puesto en el nuevo Gobierno de Rajoy en el supuesto de que el dirigente conservador logre la confianza del Congreso. También la incluyen sus compañeros en el órgano de dirección del Grupo Parlamentario e incluso dentro de la Mesa, el órgano de Gobierno de la Cámara.

Creen que su jefe de filas premiará su trabajo de estos años en el partido y que sondeará sus preferencias. Recuerdan que si no fue ministra de Educación tras la marcha de José Ignacio Wert a París fue porque no quiso. Ahora, la opinión más extendida es que recalará en el Consejo de Ministros y que podría salir de la cúpula del partido en el próximo congreso para dar paso a un nuevo equipo.

Cospedal reprende a Aguirre por pedir que el PP celebre primarias no vinculantes para el 26-J

Cospedal reprende a Aguirre por pedir que el PP celebre primarias no vinculantes para el 26-J

Más sobre este tema
stats