El futuro del PSOE

Los críticos presionan en público para aplazar el congreso mientras Ferraz guarda silencio

Los críticos del PSOE presionan en público para aplazar el congreso mientras Ferraz guarda silencio

Ibon Uría

Lo que hasta hace bien poco eran presiones en privado se han transformado ya en demandas públicas: en los últimos días dos presidentes autonómicos y cargos de otras dos federaciones socialistas han reclamado aplazar el congreso del PSOE. El argumento es que ahora al partido le toca centrarse en la formación de Gobierno. De fondo están también los cálculos de la andaluza Susana Díaz, que está "prácticamente decidida" a dar la batalla contra Sánchez pero que preferiría hacerlo en un congreso aplazado y no con el calendario actual.

Ese calendario establece que los aspirantes a la Secretaría General deben comunicar que optan a hacerse con el control del partido entre el 11 y el 14 de abril. Después tienen diez días para recoger avales, el 8 de mayo las bases elegirán a su líder para los próximos cuatro años y, dos semanas después, el ganador de esas primarias será proclamado en el 39 Congreso Federal, los días 20, 21 y 22 de mayo. Sánchez ya comunicó el pasado 21 de diciembre que se presentará a la reelección. Ahora, todas las miradas se dirigen a la líder andaluza.

Los próximos a la presidenta de la Junta dicen que las opciones de que dé el paso adelante son menores si el congreso se mantiene en mayo. El motivo es que Díaz estaría obligada a plantar cara al actual número uno con Sánchez aún inmerso en las negociaciones con otros partidos para formar Gobierno, algo que distintos sectores del partido coinciden en señalar que "no se entendería". Si el cónclave se retrasara, en cambio, la andaluza podría reservarse para dar el golpe definitivo tan pronto como fracasaran los intentos del candidato o se repitieran las elecciones.

Presiones públicas

Como publicó este diario el jueves, los principales barones han advertido en los últimos días a la dirección federal de que son partidarios de retrasar la fecha del congreso. Algunos habían trasladado ya para entonces al equipo de Pedro Sánchez de que preferían cambiar la data de la elección interna. Otros, según las fuentes consultadas por infoLibre, concidieron en que en sus conversaciones con el entorno del secretario general se pronunciarían en ese mismo sentido: mejor esperar a tener Gobierno antes de abordar el congreso federal.

El martes, el número uno del PSOE en Extremadura y presidente autonómico, Guillermo Fernández-Vara, apostó en público por abordar la "cuestión interna" cuando "llegue el momento oportuno". "Mal haríamos si lo que le trasladamos a la ciudadanía ahora que está buscando un Gobierno es que lo que ofrecemos desde el PSOE es que nos vamos a enzarzar a ver quién es el secretario general", advirtió. Un día después, el aragonés Javier Lambán se mostró igualmente partidario ante las cámaras de "posponer" el congreso hasta que "esté absolutamente despejada la incógnita de la formación de Gobierno".

Desde la propia federación andaluza, uno de los hombres de confianza de Susana Díaz, Antonio Pradas, dijo también esta semana a los medios que "la agenda institucional debe estar por encima de la orgánica" y que el "calendario institucional" es "ahora mismo" más "importante" que el "calendario orgánico" para los socialistas. El último pronunciamiento público en este sentido ha sido el del secretario de Organización del PSOE de Castilla-La Mancha, Jesús Fernández Valero: "No es el momento de liarnos en un congreso en estas fechas. Ahora hay que dedicarse a la formación de Gobierno", aseguró este sábado.

Ferraz no se mueve

Frente a las declaraciones de Andalucía, Extremadura, Castilla-La Mancha y Aragón, la dirección federal permanece en silencio. Fuentes del equipo de Sánchez aseguran a infoLibre que modificar la fecha del congreso es "una cosa que todavía no se ha planteado", aunque semanas atrás el secretario de Organización, César Luena, sondeó a los barones sobre un posible aplazamiento. En Ferraz no responden por ahora a palabras como las del andaluz Pradas, que afirmó que "tendría que ser el partido a nivel federal" quien decidiera el cambio y que no tendría por qué impulsarlo ninguna federación. "Ya se verá", le responde la dirección del partido.

En el entorno del secretario general Pedro Sánchez a nadie se le escapa que retrasar al máximo la decisión traslada presión a Susana Díaz, a quien le queda cada vez menos para decidirse con el actual calendario o para forzar un cambio. Fuentes socialistas de Ferraz admiten que si "alguien" quiere dar la batalla "no se lo puede pensar mucho, porque si no se atrasa el congreso se va a quedar sin tiempo enseguida". Al tiempo, reconocen que si se modifican las fechas "tiene que ser ya mismo".

¿Entonces, cómo es que el PSOE a nivel federal no ha abordado en serio todavía esta cuestión? ¿Cuándo habrá una decisión? "¡Es que estamos en plenas negociaciones y en plena formación de Gobierno!", se disculpan en Ferraz. El actual calendario se aprobó en el Comité Federal del pasado 30 de enero, tras no pocas tensiones entre cercanos a Sánchez y críticos con el líder. Una modificación sólo podría acordarse en una reunión de ese mismo órgano, el máximo entre congresos del partido. Por ahora la cuenta atrás avanza sin señales claras: no hay ningún comité agendado para las próximas semanas.

Hernando recuerda que es el Comité Federal el encargado de definir la fecha del Congreso socialista

Hernando recuerda que es el Comité Federal el encargado de definir la fecha del Congreso socialista

Más sobre este tema
stats