La portada de mañana
Ver
El Gobierno pone la primera piedra para un frente común europeo que cambie la relación con Israel

Podemos

Iglesias y su equipo plantean que Podemos no concurra con sus siglas a las elecciones municipales

El objetivo útimo, llegar a La Moncloa. El líder de Podemos, Pablo Iglesias, ha propuesto este lunes que su formación política no concurra con sus siglas a las próximas elecciones municipales de 2015, sino que apoye y se implique en otras iniciativas municipalistas "que cumplan a rajatabla con los requisitos de la nueva política" se llamen "Ganemos o de otra forma".

Así se recoge en el borrador de principios políticos que ha elaborado Iglesias junto a los otros cuatro miembros del 'núcleo duro' de la organización: Íñigo Errejón, Juan Carlos Monedero, Carolina Bescansa y Luis Alegre. En este documento –que tendrá que ser votado por los militantes junto al resto de propuestas para establecer los principios políticos de Podemos– el equipo admite que los comicios locales del próximo año "llegan pronto" para Podemos: "Debemos reconocer a los ciudadanos que preferimos no concurrir a las elecciones municipales que hacerlos sin ofrecerles plenas garantías a su confianza y voto", subraya el equipo capitaneado por Iglesias.

La meta de Podemos, donde están destinados a "desembocar" los esfuerzos de la organización, es claro: las elecciones generales de noviembre del año que viene. Por ello, el borrador presentado por Iglesias y sus colaboradores es muy cauto y justifica la propuesta de no presentar la marca Podemos a las municipales afirmando que "con que en dos o tres" municipios existiesen "actuaciones impropias, concejales que rompiesen con las líneas de Podemos y faltasen a su compromiso ciudadano [...], la mayor parte de los medios de comunicación se encargarían de convertirlos en un icono contra la 'marca Podemos', para intentar sembrar dudas sobre ella y lastrar así un crecimiento que ya llama a las puertas de las mayorías en nuestro país".

En este sentido, el grupo promotor insiste en que presentarse a las municipales con las siglas de Podemos supondría una serie de "dificultades para presentar candidaturas confiables y con plenas garantías de representar el espíritu de Podemos" en algunas localidades. Por ende la decisión final, según esta propuesta, no estaría en manos de los círculos –"aunque constituyan el núcleo y la savia de la organización"–, por dos motivos: en primer lugar, que existe "mucha gente que no está en los círculos pero que confía" en el partido y, fundamentalmente, que la "marca Podemos" tiene "un prestigio que no puede arriesgarse en contiendas y contextos difícilmente evaluables caso por caso".

Asimismo, según reza el borrador, las iniciativas municipalistas que apoyarán serán aquellas "que cumplan a rajatabla con los requisitos de la nueva política, la transparencia, la regeneración y las posibilidades de victoria y cambio". Y, por contra, "las candidaturas que quieran reproducir esas prácticas de la vieja política, se llamen Ganemos o de cualquier otra forma, no son candidaturas a las que ofrecer nuestro trabajo ni nuestro apoyo", señala el documento, que no obstante descarta que en Podemos exista "patriotismo de partido". Y vuelve a insistir en una de las claves del partido: desmarcarse del eje izquierda-derecha para situarse en el de arriba-abajo, pueblo contra élites: "No tenemos ante nosotros la tarea de reconstruir una parte, sino de construir un pueblo soberano, y para eso nos necesitamos todos".

Voto abierto

Sin embargo, las elecciones autonómicas son otro cantar. Para las elecciones autonómicas proponen que, "a petición de al menos el 10% de los inscritos en Podemos" en cada comunidad autónoma, "se pueda decidir por voto abierto si se concurre con marca propia" o, sin embargo, "enmarcados en agrupaciones diversas". Según alegan los firmantes del borrador, es necesario habilitar mecanismos para que Podemos participe en agrupaciones más amplias que "en ningún caso sean sumas de partidos políticos" y sí sean candidaturas ciudadanas y de unidad popular y, por este motivo, insisten en que las candidaturas a las elecciones autonómicas deben conformarse a través de elecciones primarias.

Además, creen que estos comicios "deben servir para mostrar la fuerza en auge de Podemos" y "demostrar" que lo sucedido en los comicios europeos del pasado mes de mayo, que otorgaron a esta formación cinco eurodiputados en el Parlamento Europeo, "no fue un fenómeno casual" sino "el primer aviso y un escalón más del cambio político". En esta línea, auguran que Podemos estará "a la altura" en las elecciones generales de 2015. 

Eso sí, sostienen que la candidatura para estos comicios se presenten a partir de "la articulación de capacidades incontestables y el establecimiento de controles democráticos claros", porque, en su opinión, las autonómicas son "un espacio privilegiado" para representar a escala autonómica lo que Podemos defiende. "Estamos ante un año decisivo para la historia de España, y en las diferentes elecciones se va a dirimir el poder político y el rumbo que tome el país y la conducción de la crisis orgánica por la que atraviesa", aseveran al respecto.

Más sobre este tema
stats