La portada de mañana
Ver
La derecha apoya en Irlanda y Noruega el Estado palestino mientras PP y Vox lo censuran en España

Elecciones 24-M

IU fracasa en su estrategia de confluencia con Podemos también en Andalucía

Antonio Maíllo y Alberto Garzón, durante el mitin que ambos compartieron con Julio Anguita en Málaga, el pasado 18 de marzo de 2015.

Las idas y venidas de Izquierda Unida-Comunidad de Madrid con Ganemos han vuelto a refrescar la imagen de una convergencia imposible con Podemos. De una federación que pudo perseguir la confluencia pero no logró (o no quiso, o no quisieron los otros) forjarla. Pero no es Madrid el único agujero negro de toda IU. Los casos de plataformas electorales comunes en los que participen ambas formaciones serán una excepción en las elecciones municipales del 24 de mayo. No ha cuajado tampoco en ninguna de las grandes capitales de Andalucía, otra comunidad fortaleza de IU, otro bastión histórico, liderado por Antonio Maíllo, un báculo para el candidato a la Moncloa, Alberto Garzón, el encargado de tejer la "unidad popular". Los casos –Andalucía y Madrid, primera y segunda federación de IU– son distintos, y las razones, también, pero el resultado ha sido por ahora el mismo: no hay suma. En otras ciudades, como Barcelona, Zaragoza, Santiago, Bilbao o Salamanca, la entente sí ha cristalizado. 

No hay que perder de vista algunos datos. De los 2.249 concejales logrados por IU en las últimas locales, en 2011 (un 6,36% de los votos), 1.104, casi el 50%, salieron elegidos en Andalucía, donde consiguió el 11,98% de las papeletas. En Madrid sentó a 178 ediles, gracias a su 10,81%. 

Cayo Lara y el secretario de Proceso Constituyente y Convergencia, Alberto Garzón, suelen repetir que la confluencia está "en el ADN" de Izquierda Unida desde su fundación, en 1986. Ha sido en los últimos años cuando acentuó su estrategia de conformación de un "bloque social y político" con la idea de engrosar sus respaldos y de articular un frente más potente capaz de batir al bipartidismo. Pero los resultados de las europeas del año pasado, que triplicaron los de 2009 pero supieron a poco dentro de IU, alimentaron y aceleraron los movimientos en pos de esa perseguida confluencia. Esta vez, los pasos no fueron los mismos: IU no tomó la batuta. En la ciudad condal nació Guanyem Barcelona, promovida por la activista antidesahucios Ada Colau, y esa experiencia se intentó clonar en otros puntos de España. Pero los Ganemos han ido teniendo un recorrido desigual. Algunos, con IU; otros, sin ella; algunos, con Podemos; otros, sin él; algunos, escindidos en dos o tres partes. El mapa dista de ser homogéneo en todo el país

El obstáculo de la vía legal

Barcelona en Comú –el nuevo nombre que adoptó Guanyem Barcelona tras perder la batalla contra el concejal que registró antes la marca en Interior– logró aglutinar a ICV, EUiA (las siglas de IU en Cataluña), Podemos, Equo, Procés Constituent en una coalición electoral. En la capital, Ganemos y Podemos alcanzaron un acuerdo a finales de enero para crear un partido instrumental, Ahora Madrid. IU-CM se dividió en dos. Mauricio Valiente, el vencedor de las primarias internas –en tándem con Tania Sánchez para la Comunidad–, apostó por la confluencia y se presentó a las elecciones de Ahora Madrid. Se convirtió en su número cuatro, aunque antes tuvo que romper su carné de militante de IU, como exigía el reglamento. A Valiente le apoyan los que se marcharon con él y también los críticos que se quedaron en IU, empezando por Garzón.

El sector oficialista de IU-CM, tras un referéndum no avalado por la dirección de Cayo Lara, rechazó acudir a las urnas bajo la rúbrica de Ahora Madrid, porque le suponía "diluir" sus siglas. Al final, eligió como candidata a la que perdió contra Valiente en las primarias, Raquel López, que no obstante no goza del "respaldo" de la Presidencia Federal. En cualquier caso, la cúpula regional ya no acudirá el 24-M con las siglas de Ganemos. Tras la polémica, dentro y fuera de casa, tuvo que desistir. Se presentará como IU-Los Verdes. 

En Andalucía, la alianza de IU y Podemos tampoco ha sido posible en las ocho capitales. El choque por la fórmula legal, como ha ocurrido en otros lugares, ha sido una constante. La federación sólo aceptó en un principio la coalición electoral, porque era la vía que le permitía mantener sus siglas en la papeleta. Pero Podemos, que según su asamblea fundacional de Vistalegre, rechazó concurrir con su marca a las municipales, apostaba por la agrupación de electores y, en algunos puntos, por el partido instrumental. Pero ni siquiera esta opción intermedia consiguió vencer las resistencias. 

Los dirigentes de la federación andaluza asumen sin problemas que los sueños de convergencia se han estrellado contra la realidad en la mayor parte del territorio. Reconocen que donde mejor ha funcionado la experiencia es, sobre todo, en Cádiz, y de forma relativa en Málaga. En el primer caso, porque sí han sumado distintas plataformas y movimientos ciudadanos, y en el segundo la alianza ha sido algo más limitada. Pero en ninguno de los dos se ha producido el pacto con Podemos, que presentará su propia lista. Singular es la situación en Jaén, donde la asamblea local sí quiere cobijarse bajo la agrupación de electores de Ganemos y Podemos, pero no cuenta con el plácet de la dirección provincial y autonómica, que podrían presentar lista propia y separada. Los procesos, pues, no están cien por cien rematados: todo se está removiendo hasta en estos últimos días, justo al acercarse la fecha límite: 20 de abril, cuando se cierra la ventanilla de la Junta Electoral para registrar candidaturas. 

Las razones del choque, la singularidad de IU-CM

¿Qué ha ocurrido para que no prosperasen los acuerdos en Andalucía? Algunas fuentes apuntan que el paréntesis de las elecciones autonómicas del 22 de marzo, en las que se enfrentaron IU y Podemos, hacía difícil al mismo tiempo tejer alianzas en el ámbito municipal. Pero no sólo habría influido ese aspecto. También la "definición del discurso" de ambas fuerzas –en Andalucía, por ejemplo, en el partido de Iglesias tiene arraigo el sector más anticapitalista, cuyo exponente es la propia secretaria general, Teresa Rodríguez– y el obstáculo del cogobierno de la pasada legislatura. "Podemos no quería asociarse con IU por nuestra presencia en la Junta en los últimos tres años", explica un miembro de la ejecutiva regional. 

Aunque las dos almas de IU existen –una más pactista con el PSOE, y otra más proclive a tender la mano a otras formaciones y movimientos para plantar cara al bipartidismo, dicho de forma muy sintética–, y también en el sur, la diferencia sustancial entre Madrid y el resto de comunidades radica en su situación interna. La "excepcionalidad", como convienen varios dirigentes, ha sido la división que se ha producido en el seno de IU-CM a cuenta de la política de confluencia –que acabó con la salida de los dos candidatos ganadores, Sánchez y Valiente–, del enfrentamiento en las primarias, de la depuración de responsabilidades por el papel de la federación en Caja Madrid y Bankia, y del "incumplimiento" de las resoluciones federales por parte de la cúpula regional. En suma, el clima ha sido totalmente distinto. La federación de Maíllo está, al menos por ahora, unida en torno a su coordinador, como reconocen todos los interlocutores consultados y percibe el federal. 

La ejecutiva andaluza señala, además, que ha sido "flexible" y ha apoyado la doctrina marcada desde Olimpo y desde la cartera de Garzón. Es decir, que se ha volcado con la estrategia de convergencia, sin perder de vista un elemento importante: que apostar por agrupaciones de electores hacía que no se pudiesen contar esos votos para disputar las diputaciones, institución que en Madrid no existe. 

La bronca de Sevilla

Sevilla se ha convertido en el ejemplo del desastre. Del "fracaso", según sus propios protagonistas. Ganemos Sevilla nació con el concurso de Izquierda Unida Los Verdes-Convocatoria por Andalucía (IULV-CA) y Equo, y el rechazo de Podemos, que promovió su agrupación electoral, Sevilla Sí Se Puede. Pero la plataforma municipalista sufrió el distanciamiento electoral de IU y la salida de caras visibles, como Rubén Sánchez, portavoz de Facua. Ganemos y Sevilla Sí Se Puede emprendieron un proceso de confluencia, pero emergieron las discrepancias sobre el modo de construcción de la lista unificada a la Alcaldía. La agrupación de Podemos prefería un partido local instrumental, IULV-CA quería coalición para mantener su posibilidad. La tercera fórmula era partido local en coalición. Ganó la fórmula que quería la formación de Pablo Iglesias. IU se separó. El propio Maíllo defendió la semana pasada que la federación, "vaya donde vaya" a las elecciones locales del 24 de mayo, ha de acudir con sus siglas, para que "la gente sepa lo que vota".

El siguiente foco de discrepancias se debió al modo de confección de las primarias. Equo anunció que abandonaba el proyecto al no salir adelante el sistema de voto ponderado, considerado como un "requisito necesario para la confluencia". La última asamblea conjunta aprobó rebautizar la iniciativa como Sevilla Participa. 

Resultado: el 24-M los sevillanos tendrán tres papeletas distintas: la de IU –que hace semanas eligió a su candidato, Daniel González Rojas–, la de Sevilla Participa –producto de la convergencia de algunos miembros de Ganemos Sevilla y de la agrupación de electores Sevilla Sí Se Puede– y Equo, apoyado por los miembros de Ganemos Sevilla que no marcharon con Podemos. Un estallido que se acabó por confirmar el pasado viernes, 10 de abril, a diez días del registro de las candidaturas. 

Equo, con y sin IU

Cádiz, en manos del PP desde 1995, fue la única capital andaluza que cayó del lado de Podemos en las autonómicas del pasado 22 de marzo. Allí compiten dos proyectos semejantes. Por un lado, Ganemos Cádiz, en el que han recalado IU, Equo, Ciudadanos por Cádiz y otros movimientos sociales. El cabeza de lista es Martín Vila, actual portavoz de IU en el Ayuntamiento. Por otro lado, la agrupación de electores Por Cádiz Sí Se Puede, impulsada por Podemos, cuyo candidato es José María González, Kichi, pareja de la secretaria general autonómica del partido, la roteña Teresa Rodríguez. IULV-CA subraya que allí, en Cádiz, es donde ha cuajado mejor la confluencia y donde el proceso ha sido más exitoso. 

En Málaga, la plataforma gemela de Guanyem, Ganemos Málaga, acabó partida en dos. De un lado, IU y sus afines, que acabaron montando Málaga para la Gente, una coalición de la que participan Alternativa Socialista y Alternativa Republicana, y que encabeza Eduardo Zorrilla, actual portavoz de la federación en el Ayuntamiento de la ciudad. En la otra facción quedaron partidos como Equo y Podemos o Movimiento por la Democracia. Mantuvieron el nombre, Ganemos Málaga. Su candidata es la abogada Ysabel Torralbo, activista de la Plataforma de Afectados por la Hipoteca (PAH). 

IU va por su cuenta en Granada, con su propio candidato, Francisco Puentedura. Por otro camino anda Vamos Granada, una plataforma ciudadana que agrupa a partidos como Podemos y Equo –que en su día convergieron en la ciudad como Imagina Granada–, y a movimientos sociales y asociaciones como Arco Iris, que lucha por los derechos de la comunidad de gays y lesbianas (LGTB), Stop Desahucios, 15-M, la Plataforma Desempleadxs Granada, o el Movimiento RED del juez inhabilitado Elpidio Silva. El formato es la agrupación de electores, así que sus promotores están obligados a presentar 3.000 firmas antes del 20 de abril para poder estar el 24-M en los colegios electorales. Vamos Granada se encuentra ahora mismo sumergida en su proceso de primarias, que concluyen el 14 de abril a las 23.59

La federación también compite en solitario en Córdoba. Algo que estaba cantado, vistos sus movimientos. Antes de las vacaciones de verano, la asamblea local eligió a su coordinador provincial, Pedro García, como su candidato en la ciudad. Sin pasar por primarias. Después se sumó a Ganemos Córdoba, pero en cuanto se optó por la vía de la agrupación de electores, decidió abandonar el proyecto. A esta se han adherido Podemos, Equo e integrantes de distintos colectivos. Su número uno es Rafael Blázquez, miembro de la plataforma Stop Desahucios desde su fundación. Un grupo de militantes críticos de Podemos han fundado el partido Entre Todos Sí Se Puede Córdoba

Escisiones en los Ganemos

Tres opciones en Almería. Una, la de IU, capitaneada por Rafael Esteban, actual portavoz municipal. Dos, Ahora Almería, el partido instrumental nacido de Ganemos Almería, cuyo cabeza de lista es Fernando Plaza, enfermero y antiguo responsable de Movimientos Sociales de IU Almería. La tercera candidatura en liza es la de Ganemos Almería Sí Se Puede, abanderada por la docente y activista Carmen Murillo, y promovida por el grupo constituyente de Ganemos.

Pedro Jiménez es el hombre elegido por IU para liderar la lista en Huelva. De nuevo, la federación sigue un camino aparte al de una plataforma de confluencia. En esta ciudad, el nombre es Huelva Participa. Ahora, tras un cambio de planes de última hora, se configurará como agrupación de electores, y tendrá que recoger 1.500 firmas antes del 20 de abril para poder concurrir a las municipales. La razón es que el proyecto forma parte del partido Democracia Participativa, de ámbito nacional. El Consejo Ciudadano Estatal de Podemos, sin embargo, recordó a sus afiliados formar parte de otra formación con implantación en toda España. Ello obligó a ese viraje. Este lunes acaba el plazo de presentación de candidaturas. 

Jaén es un caso aparte. Ganemos y Podemos crearon la agrupación de electores para poder presentarse a las municipales, Jaén en Común, y este 14 de abril procederá a la elección de su candidato. El conflicto está dentro de IU. La asamblea local decidió participar en la agrupación, en contra del criterio de la dirección provincial y regional. No es el primer conflicto entre los militantes de la capital y la cúpula provincial. Viene ya de largo. Pero en este caso IU Jaén está dispuesta a presentar una candidatura propia a la Alcaldía si sus afiliados en la ciudad no reculan. Lo decidirá en una asamblea que se celebrará este martes. 

Los casos en positivo de Zaragoza, Bilbao o Galicia

"Podemos tenía tenía orden de no confluir con IU. Reventó varios Ganemos. En algún caso, los de IU ni lo intentaron. Y en municipios alguna confluencia se ha conseguido", resumen desde el círculo de Garzón que, sin embargo, miran los ejemplos exitosos en otros puntos del país, partiendo del modélico Barcelona en Comú, que lidera Ada Colau. Así ha ocurrido en la capital aragonesa. Zaragoza en Común suma a miembros de IU, Podemos, Equo, Puyalón, Piratas de Aragón, Demos+ y #Somos y al partido instrumental Ganemos Zaragoza, bajo el formato de coalición. Su cabeza de lista es el abogado Pedro Santisteve, apoyado por el partido de Pablo Iglesias, y su número tres es el concejal de IU Pablo Muñoz.

Podemos e IU certifican la confluencia en Andalucía

Podemos e IU certifican la confluencia en Andalucía

En Bilbao, se acaba de cerrar el pacto entre Podemos, Ezker Anitza-IU, Equo, Alternativa Republicana e independientes. Se llamará UdalBerri Bilbao, y se ha optado por la coalición. Los candidatos aún no están elegidos. Las primarias se cierran, de hecho, el 14 de abril. Salamanca es otro ejemplo de éxito. Allí, la agrupación de electores Ganemos Salamanca está recogiendo las firmas necesarias para poder concurrir a las municipales. Su cabeza de cartel es la militante de IU y activista Virginia Carrera

En Galicia, la coordinadora autonómica, Yolanda Díaz, muy cercana a Garzón, ha hecho de la convergencia una apuesta fuerte. Y eso también explica el impulso de los procesos en varias ciudades. En Santiago, la candidatura Compostela Aberta reúne a miembros de Esquerda Unida –siglas de IU en la comunidad–, Anova, Podemos, Espazo Ecosocialista y de la central sindical CIG. Su número uno es el viceportavoz de Anova y alcalde de Teo, Martiño Noriega. En A Coruña, también ha sido posible la convergencia de Podemos e IU bajo la marca Marea Atlántica

En Murcia, la candidatura unitaria había prosperado: Cambiemos Murcia. La formaban Izquierda Unida, Equo y miembros de Podemos cuya asamblea ciudadana aprobó su apoyo a la candidatura e independientes. Pero la falta de acuerdo para cerrar el documento político y el código ético hicieron que Podemos y Equo se acabaran retirando. La alianza se acaba de deshacer

Más sobre este tema
stats