PORTADA DE MAÑANA
Ver
El Gobierno busca fórmulas para garantizar que la enmienda de ERC no afecte a la lucha contra la corrupción

El futuro de Cataluña

El Parlament inviste a Pere Aragonès president de la Generalitat con los votos independentistas

infoLibre

El Parlament ha investido este viernes al candidato de ERC y hasta ahora vicepresidente del Govern Pere Aragonès como 132 president de la Generalitatpresident , con 74 votos de los republicanos, Junts y la CUP, y 61 votos en contra del PSC-Units, Vox, los comuns, Cs y el PP, ha informado Europa Press.

La elección de Aragonès se produce a cinco días de finalizar el plazo límite y pone fin a casi ocho meses de interinidad en la Generalitat, ya que Cataluña lleva desde el 28 de septiembre de 2020 con el Govern en funciones por la inhabilitación de Quim Torra, y en este periodo Aragonès ya ha asumido las funciones de presidente, aunque con limitaciones que a partir de ahora ya no tendrá. El dirigente de ERC ha logrado ser investido en el segundo intento, después de que a finales de marzo fracasara tanto en la primera como la segunda vuelta del primer pleno por el desacuerdo con Junts, que se abstuvo.

A sus 38 años será el presidente más joven de la historia y su elección supone la vuelta de ERC a la Presidencia de la Generalitat 41 años después —el último fue Josep Tarradellas—, tras cuatro décadas de presidentes de la antigua CDC, del PSC y del actual espacio de Junts.

Tras ser proclamado presidente, Aragonès ha saludado a los líderes parlamentarios de todos los grupos parlamentarios, excepto Vox, que en ese momento ha abandonado el hemiciclo, y después de su intervención ha sonado Els segadors, el himno de Cataluña. "Visca Catalunya lliure", ha dicho.

Ahora la presidenta del Parlament, Laura Borràs, deberá comunicarlo al rey para que proceda al nombramiento formal, aunque ya avisó de que no tenía intención de ir a la Zarzuela porque cree que hay otras vías para comunicarlo, y la ley fija que, en un máximo de cinco días tras el nombramiento, el nuevo presidente tome posesión, en un acto que se prevé para el lunes.

Quiere que su investidura no sea "una victoria de partido, sino una victoria de país"

Durante su discurso, Aragonès se ha comprometido este viernes a ser el presidente de todos y a trabajar para que toda la ciudadanía pueda verse representada en su figura aunque no comparta su proyecto político: "No quiero que esta sea una victoria de partido, quiero que sea una victoria de país".

En su intervención en el Parlament, el ya nuevo president ha avisado de que también se tendrá que resolver el conflicto político: "Mirar hacia otro lado, esconderlo debajo de la alfombra o esconder la cabeza como un avestruz no hace desaparecer el conflicto".

"No venimos aquí pensando que ahora que asumimos las máximas responsabilidades todo estará en nuestras manos y seremos Deus ex machina para resolverlo todo", sino que son conscientes de las dificultades, pero tendrán la determinación de que el asunto se debe resolver políticamente.

"Y en una democracia, eso es votando", ha proclamado Aragonès, que ha asegurado que la mayoría independentista quiere que participen en la votación todos los ciudadanos de Cataluña, incluso los que se ven privados del derecho de voto por una Ley de Extranjería que cree que se debe superar.

Aragonès ha recordado que la Generalitat no sería lo que es sin la labor de sus expresidentes Francesc Macià, Lluís Companys, Josep Irla y Josep Tarradellas, todos ellos de ERC, y ha destacado el papel también de personas anónimas a lo largo de la historia, como los que "hicieron historia" el 1-O.

Ha recordado también al exvicepresidente del Govern y líder de ERC, Oriol Junqueras; a la expresidenta del Parlament Carme Forcadell, a los exconsellers Raül Romeva y Dolors Bassa, que están en prisión, y a la secretaria general de ERC, Marta Rovira, en el extranjero, así como a todos "los exiliados y presos políticos y gente que está sufriendo la represión" por el 1-O.

Tercer mandato con Junts

Este será el tercer mandato que los republicanos comparten con los de Carles Puigdemont, después de una legislatura en la que se ha demostrado que, pese a ser independentistas, los partidos del Govern han defendido estrategias diferentes —opuestas incluso en algún momento— que han hecho peligrar la legislatura.

En esta ocasión, el botón de las elecciones corresponde por primera vez a los republicanos, que consiguieron imponerse por 35.000 votos a Junts en las elecciones por primera vez, aunque no consiguieron ganar los comicios autonómicos, un ejercicio pendiente todavía para ERC desde el restablecimiento de la democracia.

Las negociaciones que han aflorado la investidura de Aragones no auguran un mandato fácil para el nuevo gobierno de coalición, ya que ERC alcanzó primero un preacuerdo con la CUP molestando a los de Puigdemont, que se aferraban a los resultados electorales para exigir a ERC que les considerara el socio prioritario, por lo que se resistieron durante tres meses a cerrar un acuerdo e incluso las conversaciones llegaron a romperse.

La nueva legislatura arranca con un primer límite temporal, el que han acordado ERC y la CUP por el que Aragonès ha accedido a someterse a una cuestión de confianza en dos años, para dar cuenta de si ha cumplido o no con los acuerdos alcanzados.

Cataluña vuelve a la casilla de salida

Cataluña vuelve a la casilla de salida

Más sobre este tema
stats