La portada de mañana
Ver
La inflación también vota en las europeas

Fuerzas Armadas

La reaparición de la ultraderecha en el Ejército pone el foco en el discurso del rey por la Pascua Militar

El rey Felipe VI frente a militares participantes en el desfile del Día de la Fiesta Nacional, en Madrid.

Marcada por elementos que en menos de dos meses han hecho aflorar la pervivencia del franquismo en sectores de las Fuerzas Armadas, la celebración de la Pascua Militar llega este 6 de enero con una duda planeando sobre el Palacio Real, escenario de la ceremonia castrense que abre el año militar: la duda de si el rey introducirá en su discurso alguna referencia a hechos como las cartas remitidas a Zarzuela por grupos de militares jubilados de abierta simpatía hacia el dictador y cuyas misivas envolvían furibundos ataques al Gobierno con palabras de apoyo al monarca y elogios a la Constitución. O como el chat de WhatsApp destapado por infoLibre y donde mandos también retirados de la XIX promoción del Aire lanzaron soflamas como la de que hay que "fusilar a 26 millones de hijos de puta" o procurar "un nuevo alzamiento". O como los vídeos que muestran a jóvenes soldados y marinos en activo mientras corean el himno de la División Azul, la unidad española que participó en la Segunda Guerra Mundial empotrada en el Ejército nazi. 

Las incógnitas sobre si Felipe VI incorporará alguna alusión a esos episodios o a otros como el último conocido, el de la escuela naval que la semana pasada colocó como efeméride en su agenda diaria el hundimiento en 1937 de un submarino de la "escuadra roja", se hacen aún más impenetrables por la cercanía de su mensaje de Nochebuena. Pese a que observadores que siguen muy de cerca la actualidad de la Jefatura del Estado anticiparon que el rey hablaría sin tapujos sobre el escándalo protagonizado por su padre, el monarca se limitó a deslizar una proclama genérica respecto a la prevalencia de los principios éticos. "Están por encima de cualquier consideración, de la naturaleza que sea, incluso de las personales y familiares", dijo en lo que se interpretó como un reproche –entre líneas y sin condena explícita– a Juan Carlos de Borbón. Después, la imagen de un rey emérito físicamente desvalido y que camina en Abu Dabi sostenido por dos escoltas se ha instalado en la retina común para abrir nuevos interrogantes sobre un eventual regreso a España. Y sobre qué hará llegado el caso Felipe VI en un momento en que los datos que va desgranando la investigación penal de la Fiscalía española y la suiza sumen a la institución en una crisis de imagen sin precedentes desde la restauración democrática.

El destierro voluntario de Juan Carlos de Borbón tras conocerse que ocultó fondos multimillonarios en paraísos fiscales se cruza así con la reaparición en el Ejército de una ultraderecha para la que Vox desempeña el papel de referente político: lo demostraban, por ejemplo, los mensajes  del chat de la XIX del Aire; y, también, el hecho de que entre los firmantes del manifiesto de adhesión a Franco que en 2018 cosechó más de 500 apoyos entre militares jubilados se cuenten dos de los tres diputados exuniformados del partido de Abascal, ambos antiguos generales: Agustín Rosety y Alberto Asarta.

Robles: "Él sabrá qué decir"

Es en estas circunstancias, y con el añadido del debate sobre una hipotética Ley de la Corona de la que ni siquiera existe certeza, cuando el rey toma este miércoles de nuevo el micrófono sin que nadie sepa qué dirá. Y esta vez, en directo, ante numerosos mandos militares e invitados –menos que otros años por la pandemia– y en presencia del presidente del Gobierno, de la ministra de Defensa y del de Interior. "Él sabrá qué decir", se limitó a apuntar este martes la ministra de Defensa, Margarita Robles, cuando durante una visita a un grupo de rastreadores militares los periodistas le preguntaron por el discurso que espera de Felipe VI en este día de Reyes en el que la atmósfera de la Zarzuela ha quedado inevitablemente tiznada por el carbón de los acontecimientos.

Defensa tampoco ha dado pistas sobre qué encerrará la alocución de la ministra, que una vez conocido el chat de los militares jubilados puso especial énfasis en remarcar que se trata de conductas residuales y ajenas a la gran mayoría de miembros de unas Fuerzas Armadas comprometidas con la Constitución y los valores democráticos. ¿Incluirá Robles algún llamamiento, algún aviso sobre las consecuencias de romper la neutralidad política exigida y la lealtad al Gobierno de turno? Esa es otra incógnita. En el último mes, el equipo de la ministra ha subrayado la idea de que quien se salta la disciplina y la ley no saldrá impune: llevó a la Fiscalía el chat de la XIX del Aire, asegura que ha tomado medidas contra quienes permitieron la exaltación de la División Azul y ha destituido al jefe de estudios del centro de enseñanza militar que rindió homenaje en su agenda al hundimiento de un submarino fiel a la República.

En lo que respecta al jefe del Estado, la revisión de los discursos pronunciados hasta ahora en la Pascua Militar a lo largo de su sexenio como sucesor de Juan Carlos I muestra que solo a partir de la ceremonia celebrada el 6 de enero de 2018 ha incorporado referencias al poder de la Constitución y el peso de los valores constitucionales. Por qué con anterioridad –en los discursos de 2015, 2016 y 2017– no lo hizo resulta imposible de conocer. Pero lo cierto es que la incorporación de la clave constitucional se produjo a partir del ilegal referéndum independentista catalán de octubre de 2017. Antes, los términos "Constitución" o "valores" constitucionales no aparecen en ninguna de sus intervenciones por la apertura del año militar mientras que se repiten en los posteriores.

A las órdenes del Gobierno, sea cual sea

¿Debe Felipe VI reservar espacio para lanzar un mensaje contra lo que ofrece síntomas de un rebrote de la extrema derecha? "Por lo menos, debería aclarar que en democracia el Ejército está a las órdenes del Gobierno legalmente constituido y condenar la actitud de quienes se comportan como una guardia pretoriana". Quien así opina es José Ignacio Domínguez, portavoz en el exilio de la extinta Unión Militar Democrática (UMD) durante la fase final del franquismo y uno de los varios miembros de la XIX promoción del Aire que lejos de participar en la escabechina verbal del chat que ahora investiga la Fiscalía de Madrid consideró una ofensa lo que estaba sucediendo.

Ya retirado e integrante del Foro Milicia y Democracia, José Ignacio Domínguez es el más pesimista de los militares consultados. Cree que la irrupción de Vox en el escenario político ha sacado a la luz "lo que permanecía oculto". Y que el mensaje de Nochebuena del rey no solo no dejó clara su posición respecto a las cartas de ataque al Gobierno –cuatro en total– o al chat del Aire sino que la frase con que puso punto final a su discurso navideño fue una mano tendida a los autores de esos textos. "Os agradecemos muy sinceramente  –dijo el monarca– todas las muestras de afecto y apoyo que nos habéis transmitido este año". Partidario de reformar la Constitución para que no quepa malinterpretar el artículo 8, que asigna a las Fuerzas Armadas la tarea de garantizar "el ordenamiento constitucional", ni el 62, que atribuye al rey y no al Gobierno "el mando supremo de las Fuerzas Armadas", Domínguez entiende que al hablar de "todos los apoyos" el rey dio cobertura implícita. ¿A quiénes? A los impulsores de aquel inesperado envío de misivas y listas de firmantes que repetían su lealtad y disponibilidad para con el jefe del Estado. 

Miembro también de Milicia y Democracia, el portavoz de la Asociación Unificada de Militares Españoles (AUME), Jorge Bravo, difiere de Domínguez en su diagnóstico sobre el significado de la alusión a los "apoyos". "No creo que al hablar de apoyos se estuviese refiriendo a los que mandaron las cartas", afirma. Pero sí cree que una extrema derecha que permanecía latente en las Fuerzas Armadas se ha reactivado: las cartas, por ejemplo, siguen la senda de Vox al describir al Gobierno como "socialcomunista". Y que eso implica la necesidad de reforzar los valores democráticos en el proceso de formación de las nuevas promociones.

El rey subraya la vigencia de la Constitución: "Todos estamos incondicionalmente comprometidos con ella"

El rey subraya la vigencia de la Constitución: "Todos estamos incondicionalmente comprometidos con ella"

En un comunicado difundido este martes, AUME remarca que ha trasladado al ministerio "la situación en los cuarteles con la incursión de ideologías políticas en su seno". El comunicado habla de ideologías en plural pero Bravo llega más lejos: "Nadie le puede decir [al rey] qué debe decir, pero si dijera algo estaría muy bien, por tranquilizar a la opinión pública y y dar un mensaje a la Fuerzas Armadas, tanto a unos como a otros" ¿A unos y a otros? "Sí, a aquellos a los que les parece bien el chat [de la XIX del Aire] y las cartas porque mantienen valores del pasado y a quienes están en la onda democrática, que somos mayoría".

Contrario a abordar cualquier asunto político, Marco Antonio Gómez pone el énfasis en que episodios como el del chat o el envío de cartas "se escapan a nuestra generación". Presidente de la Asociación de Tropa y Marinería (ATME), Gómez coincide con el líder de AUME en que al grueso del Ejército le preocupan asuntos como el exiguo salario, las dificultades para la conciliación familiar o el corsé legal al asociacionismo: "De lo que tenemos que estar preocupados –dice Gómez– es de la pandemia y de que un miembro de la tropa se tenga que ir a los 45 años con una pensión de 600 euros".

Pero él mismo sostiene que la mayoría de las Fuerzas Armadas tiene clara su misión y su deber. Los del chat o las cartas son "gente que viene de otra época". "Quienes tenemos treinta y tantos o cuarenta hemos vivido en democracia y sabemos que nuestra obligación es estar al servicio de la ciudadanía y a las órdenes del Gobierno, sea cual sea". ¿Cómo se explica entonces que los alumnos de la Escuela Naval de Marín (Pontevedra) celebren una fiesta al ritmo del himno de la División Azul? Eso –responde el líder de ATME, y es aquí donde dispara el misil– "habrá que preguntárselo a los mandos militares". "Y si alguien ha mantenido en una agenda una efemérides que no debería, que se active la justicia", añade. "Pero –agrega de inmediato cerrando así el círculo– ningún militar que tenga un poquito de lucidez le haría caso a ningún político que le dijera que sacase los tanques a la calle".

Más sobre este tema
stats