x

Nos gustaría enviarte notificaciones de las últimas noticias y novedades

PERMITIR
NO, GRACIAS
X

Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es




Entrevista con Isaías Lafuente

"El Valle de los Caídos es un símbolo del desprecio a las víctimas labrado en piedra"

  • El periodista Isaías Lafuente reedita su libro Esclavos por la patria, que recupera la historia de los presos republicanos que levantaron la tumba del dictador
  • "No me imaginaba que fuéramos a estar en el mismo punto que cuando lo publiqué", dice, sobre los 16 años que distan de la primera edición de su estudio
  • Lafuente señala que el "error" inicial de enterrar al dictador en el Valle "tiene nombres y apellidos": los del rey emérito, Juan Carlos I

Publicada el 24/11/2018 a las 06:00 Actualizada el 24/11/2018 a las 19:33
Facebook Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios

Decenas de personas hacen el saludo fascista ante el Valle de los Caídos.

Decenas de personas hacen el saludo fascista en el Valle de los Caídos.

EP
"No me imaginaba que fuéramos a estar en el mismo punto que cuando lo publiqué". El periodista Isaías Lafuente, parte del equipo de La ventana en Cadena Ser, señala la nueva edición de su libro Esclavos por la patria. La editorial Planeta lo ha recuperado 16 años después de su primera edición, allá por 2002. Desde entonces, admite, se han producido avances en la recuperación de la memoria histórica, notablemente con la ley que el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero aprobó en 2007. Pero con respecto al caso que ocupa su investigación, el Valle de los Caídos y los prisioneros republicanos obligados a levantar la faraónica tumba del dictador, poco se ha avanzado. De hecho, y pese a la agitación política en torno a la posible exhumación de Francisco Franco de su mausoleo, todo sigue igual. Ni una placa en memoria de los obreros forzosos, ni una referencia a los más de 12.000 cuerpos que fueron trasladados, sin permiso de sus familias, a la que es la mayor fosa común de España. O, en palabras de Lafuente, "un símbolo del desprecio a las víctimas labrado en la piedra". 

La reedición "revisada y actualizada" del título recoge, por supuesto, el debate en torno al traslado de los restos del dictador. Incluye la resolución por la que el Congreso instaba en 2017 al Gobierno de Mariano Rajoy a exhumar al dictador, resume la conversación surgida en torno a la iniciativa del Ejecutivo de Pedro Sánchez y rebate los argumentos de quienes ven en estos movimientos una forma de "reabrid heridas". Pero su estudio, construido a partir de otras investigaciones históricas, documentos y testimonios orales, iba a los cimientos del Valle, literalmente. A las manos de aquellos presos políticos que formaron parte, sin capacidad de decidir su suerte y casi sin coste, de esos destacamentos que contribuirían a construir la nueva España con la que soñaba el franquismo. Aún no se sabe cuántos fueron, dónde trabajaron o para quién. Y ese olvido, defiende Lafuente en el libro, da la medida de todo lo que queda aún por hacer. 
  Y, si queda mucho, la exhumación de Franco "cerraría la primera parte del debate" y cerraría "un error histórico que en un Estado democrático es una indecencia". El periodista es tajante: "El dictador no puede estar enterrado en un sitio preeminente junto a las víctimas. Y la Iglesia no debería haber consentido que un dictador que se saltó varios de los mandamientos de la religión católica esté enterrado en el altar mayor de una basílica cristiana". Pero Lafuente, una de las voces públicas que no ha dejado de defender la necesidad de sacar a Franco del Valle, cree que "esta es la buena". Lo único que quiebra su optimismo es que el Ejecutivo que ha emprendido el proceso es "un Gobierno débil" y que existe la posibilidad de que no acabe su legislatura. 


No sería la primera interrupción que sufre un proceso que hasta ahora solo había sido esbozado. "El Gobierno de Zapatero lo intentó, pero cuando le llegó el informe, acababa de perder las elecciones", recuerda Lafuente. El documento, encargado a los expertos en mayo de 2011, sostenía que "el objetivo de resignificar" el monumento "solo será posible si los enterramientos se reservan únicamente, como estaba previsto, para los restos de las víctimas y los muertos de la Guerra Civil. El encargo estaba claro: que los restos de Franco y Primo de Rivera fueran trasladados al lugar donde designara la familia o al que fuera "considerado digno y más adecuado". El texto con el análisis y las recomendaciones llegó el 29 de noviembre de 2011, nueve días después de que el PP se impusiera en los comicios. Ni esta ni otras actuaciones se llevaron a cabo. 


Pero el periodista retrocede un poco más en el tiempo, hasta los Gobiernos de Felipe González, donde ve la primera oportunidad perdida para reparar el error. "Su primer Gobierno llega unos meses después de que se intente un golpe de Estado en España, con lo cual tampoco era un buen momento", concede. "Pero es que luego Felipe González tuvo otras legislaturas, algunas de ellas con mayorías parlamentarias muy logradas, que le hubieran permitido hacerlo. Y yo creo que tenía que haberlo hecho". En ese sentido, el expresidente hizo caso al general Gutiérrez Mellado, que le pidió que esperara a que su generación hubiera muerto para "abrir un debate sobre lo que supuso la Guerra Civil. "Fue otro error", afea el periodista. "Pasados los años del riesgo, se podría haber hecho. Se habría montado revuelo, por supuesto, pero no habría pasado nada".

Aunque remontándose, remontándose, Lafuente señala que el "error" de enterrar al dictador en el Valle "tiene nombres y apellidos": los del rey emérito, Juan Carlos I. "Un rey que, en aquel momento, cuando ordena que se entierre allí el cuerpo de Franco, el 22 de noviembre del 75, no tenía ni la legitimidad monárquica, que correspondía a su padre, ni tenía la legitimidad democrática. Solo era el sucesor señalado por Franco". Al día siguiente, Juan Carlos de Borbón acompañaba al féretro a su mausoleo y presidía el entierro. Y el periodista tampoco deja pasar la postura templada del PP y Ciudadanos, que se abstuvieron en la propuesta de exhumar a Franco: "Es una posición que requiere muchas explicaciones. No sé, en pleno siglo XXI, qué significa que un partido democrático no apoye exhumar al dictador y enterrarlo de manera más discreta". Ve en esta maniobra una manera de pescar en los "caladeros de votos de la extrema derecha", pero advierte que "cuando un país toma decisiones que afectan a la dignidad democrática, no puede ir contando votos".

Pero con la posible salida del Valle de los restos del dictador no se acaba el problema que lleva aparejado el monumento y su construcción. "El propio PSOE y el informe que presentaron los expertos preveían una resignificación del monumento", recuerda Lafuente, que se dice sorprendido por las declaraciones de Pedro Sánchez, que tras una visita a Chile el pasado agosto renunció a establecer en Cuelgamuros un museo de la memoria. "La opinión del Gobierno es que el Valle no puede ser un lugar que se deba resignificar", decía el presidente socialista. "Es un absurdo", responde el autor de Esclavos por la patria, "porque ya sacar los restos de Franco significa que deja de ser la tumba de un dictador, y ya lo hemos resignificado". Él encuentra conveniente esta localización precisamente por su simbología, que da cuenta de la unión entre Estado franquista e Iglesia, de la inversión en un mausoleo faraónico en plena escasez y de la utilización de las víctimas, fallecidas o apresadas, en beneficio de la dictadura.  
 
¿Y con Franco, qué hacemos? A la gran pregunta, Lafuente responde con una sonrisa. La solución a la "provocación" de la familia del dictador, que dijo en un principio no estar dispuesta a hacerse cargo de sus restos, está en la tumba de Carmen Polo en El Pardo, que el Gobierno ha ofrecido como posible localización para el cadáver. "Si enterró a la abuela en el cementerio del Pardo, puede enterrar y debería enterrar al abuelo para que descansen los dos juntos", asegura. ¿No se convertiría en un lugar de peregrinación para el fascismo, como ocurrió con la tumba de los padres de Hitler, fallecidos mucho antes de que comenzara la carrera política del líder nazi? "Es imposible que cuando trasladas a un dictador eso no se convierta en un lugar de peregrinación, pero al menos no será en un lugar tan simbólico".
____________

Los lectores que se den de alta como socios anuales de infoLibre+tintaLibre o regalen una suscripción del mismo tipo entre el 15 de noviembre y el próximo 7 de enero recibirán Esclavos por la patria, de Isaías Lafuente, gratuitamente en su domicilio.
 
Más contenidos sobre este tema




Hazte socio de infolibre

2 Comentarios
  • senenoa senenoa 26/11/18 10:10

    Pues yo creo que la mejor solución sería enterrarlo, de noche,en una cuneta anónima. 

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    1

  • Alfonso J. Vázquez Alfonso J. Vázquez 25/11/18 07:47

    La mejor solución es la Almudena. La Iglesia y Franco estuviern juntos en vida en la que pasearon bajo palio al dictador por todas las iglesias y catedrales que pisó. Es lógico que sigan juntos en la muerte. Si a Franco lo sufrimos en vida, es ridículo el sufrimiento que nos pueda producir trss su muerte. Todo se reducirña una algarada mayor o menor controlada por la policía los dáis 18 de julio, 1 de abril y 20 de noviembre que se irán desinflando con el paso del tiempo por l indiferencia añadida al rechazo. "dejad que los muertos entierren a sus muertos",dice elevangelio. Todos esos vivos que se manifietan están muertos. No hay mayor desprecio que no hacer aprecio. Eso solucion es mejore que la alternativa porque permitirá evitar una procesión esos mismos días andando desde Madrid hasta el Pardo pasando por delante de la Moncloa que será imposible evitar. Incluso puede organizarse en coche con marcha lenta y haciendo sonar de cláxons al llegar al palacio de la Moncloa. Lo sencillo es siempre la mejor solución. ¡Franco al cementerio, que no a la catedral, de la Almudena!. Dios los cría y ellos se juntan como consecuencia de la especulación que ha hecho la iglesia vendiendo sepulturas en su cementerio subterráneo. Es poco inteligente que elGobierno le resuelva a la Iglesia este problema. Es suyo. La avaricia siempre acaba creando problemas. ¡Pues que el avaricioso se los coman con patatas!

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    1

 
Opinión
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.