X

La buena información es más valiosa que nunca | Suscríbete a infoLibre por sólo 1 los primeros 15 días

Buscador de la Hemeroteca
Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Olvidaste tu contraseña?
infolibre Periodismo libre e independiente
Secciones
Buzón de Voz

La (otra) anomalía española

Publicada el 21/07/2021 a las 06:00 Actualizada el 21/07/2021 a las 09:18

La anomalía es el título de uno de esos llamados ‘libros del año’ que procuramos reservar para las vacaciones. Novela de Hervé Le Tellier ganadora del último Premio Goncourt, resulta imposible resumirla sin destriparla, pero baste decir que es un cóctel en el que se combinan lo milagroso, lo siniestro, lo mágico y lo inexplicable para concluir que, si nos paramos un momento a pensar en serio, la apartaríamos por absurda. En tiempos distópicos como los que vivimos, Le Tellier consigue, sin embargo, atraparnos en su “realidad” alternativa.

Cuarenta y cuatro años, un mes y cinco días. Ese es el tiempo que ha tenido que pasar desde las primeras elecciones democráticas después de cuatro décadas de dictadura (15 de junio de 1977). Quince años menos ocho días han hecho falta desde que el primer gobierno de Zapatero aprobara un proyecto de ley de memoria histórica (28 de julio de 2006) abordado después de casi ¡treinta años! de ignorancia y desprecio hacia las víctimas del franquismo. Ochenta y cinco años y dos días se han necesitado desde aquel 18 de julio de 1936 para que un gobierno español envíe al Parlamento una Ley de Memoria Democrática que recoge avances importantes en materia de reparación, localización de desaparecidos, anulación de sentencias franquistas y educación en valores democráticos (ver aquí). Pues bien: el líder del PP y alternativa de gobierno anuncia que lo primero que hará si tiene oportunidad es derogar esta Ley. Nunca ha sido, nunca es para la derecha el momento oportuno para reivindicar la democracia y renegar del franquismo. Lo cual constituye una de las mayores anomalías que España sufre respecto a otras democracias europeas. Para un francés o un germano demócrata y conservador España debe de constituir una “anomalía” tan distópica como el texto de Le Tellier.

Este mismo lunes, Pablo Casado protagonizó ufano y sonriente un acto en el que el exministro de UCD y cofundador de Vox Ignacio Camuñas negó que “lo del 18 de julio del 36” fuera un golpe de Estado y adjudicó la responsabilidad directa de la guerra civil al Gobierno de la República (ver aquí). Tras esas proclamas negacionistas, Casado felicitó públicamente a Camuñas por su intervención.

Produce tanto sonrojo responder siquiera a esos disparates revisionistas, multiplicados desde el aznarismo por autores tan despreciados por la comunidad académica como Pío Moa (ver aquí), que quizás resultase más eficaz ignorarlos o simplemente chotearse de ellos. Pero no tiene la mínima gracia, y sería un error (creo) pasar por alto la coherencia discursiva, cultural y política entre estas provocaciones y la insistencia de las derechas en negar la legitimidad del Gobierno de coalición.

No se trata de un patinazo, ni de un simple guiño a una parte del electorado conservador más excitado por ser antisanchista o antipodemita que por la defensa de unos principios ideológicos a confrontar con la izquierda desde el respeto mutuo. Lo que aquí asoma, una vez más, es la negativa de una parte importante de las elites españolas (políticas, económicas y judiciales) a aceptar la legitimidad democrática de un gobierno de izquierdas. No les vale una moción de censura, ni una coalición parlamentaria ni unos acuerdos legítimos con los partidos nacionalistas. El poder sólo es legítimo cuando ellos lo ostentan.

La propia ultraderecha española es una anomalía respecto a los nacionalismos populistas en otros países de Europa. Conviene leer a Anne Applebaum (El ocaso de la democracia) para comprobar que la deriva polaca o la húngara tienen características distintas (pero no distantes) a ese hijo pródigo del PP que es Vox, una extrema derecha castiza cuyo antieuropeísmo es tan nítido como sus reminiscencias franquistas.

Casado, en su competición electoralista con Abascal, está yendo incluso más lejos que Aznar y Rajoy en el empeño de no representar un conservadurismo europeísta, moderado e intachablemente demócrata. Prefiere escuchar a Camuñas o a cualquier Moa antes que al probable sucesor de Ángela Merkel, que hace sólo unos días establecía líneas rojas que situaban a un lado los valores democráticos del proyecto europeo y a otro los que definen ese antieuropeísmo de los socios iliberales, xenófobos y autoritarios, a los que viene abrazando el PP.

Debería ser fácil de entender. Culpar a la Segunda República de la Guerra Civil y negar que el 18 de julio del 36 se produjo en España un golpe de Estado es tan anómalo como achacar el nazismo a los judíos o una violación a la víctima por llevar minifalda. Que a estas alturas un demócrata no asuma que las víctimas del bando “nacional” fueron reivindicadas y homenajeadas durante cuarenta años y que aún no ha sido posible reparar los derechos de los familiares de más de 100.000 desaparecidos del bando “republicano” cuyos restos permanecen en las cunetas significa que no tiene la menor intención de hacerlo.

Esta anomalía no es un hecho aislado, ceñido a la batalla electoralista entre partidos de derechas y de izquierdas. Es mucho más preocupante, porque combina su actuación antisistémica con la de elites que controlan poderes económicos, judiciales y constitucionales. Cuesta entender de otra forma la cerrazón de quienes mantienen sus sillones en un Consejo del Poder Judicial caducado desde hace casi tres años. Cuesta entender de otra manera la sentencia de seis magistrados del Tribunal Constitucional capaces de sostener que en marzo de 2020 en España hubo graves “alteraciones del orden público” y que la declaración del Estado de alarma no “limitó” la libertad de circulación para frenar la mortalidad causada por un virus y el colapso sanitario sino que “suspendió” los derechos constitucionales por un capricho autoritario del Ejecutivo (ver aquí).

En La anomalía de Le Tellier un extraño fenómeno provoca una crisis política, científica y mediática sin precedentes. Entre las anomalías que marcan la historia de España sería deseable superar la que tiene atenazado a un PP que debe decidir si apuesta por la democracia sin apellidos o por un revisionismo franquista que lo dejará atascado en el "corto y violento siglo XX" (Hobsbawn). 

P.D. Por si a alguien interesa, aquí van seis recomendaciones culturales para los revisionistas de la Guerra Civil, seleccionadas por mi compañera Clara Morales.

Publicamos este artículo en abierto gracias a los socios y socias de infoLibre. Sin su apoyo, nuestro proyecto no existiría. Hazte con tu suscripción o regala una haciendo click aquí. La información y el análisis que recibes dependen de ti.

 

 

Más contenidos sobre este tema




70 Comentarios
  • Epi Epi 23/07/21 08:52

    La derecha española, cada vez más escorada hacia la ultraderecha, es una anomalía democrática que no es homologable a ninguna derecha europea, salvo los casos aislados de Polonia y Hungría. Gracias, Maraña, por aportar luz a este país que sólo quiere alumbrarse con las antorchas que prenden hogueras inquisitoriales. Esperemos que a nosotros no nos hagan arder en ellas.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    10

  • peruntros peruntros 23/07/21 00:12

    Sé que no viene a cuento pero no sé dónde ponerlo, ¿alguien puede darme el enlace de la noticia del despido de Jesús Cintora de TVE?

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 2 Respuestas

    0

    5

    • paco arbillaga paco arbillaga 23/07/21 07:03


      peruntros: Si buscas en Google» «despido de cintora de tve1» te saldrá una cuanta información sobre el tema. Osasuna2 salu2.

      Responder

      Denunciar comentario

      Ocultar 1 Respuestas

      0

      1

      • peruntros peruntros 23/07/21 11:08

        Gracias Paco. Sí, eso había hecho, pero la noticia me aparece únicamente en medios de derechas o en secciones marginales de medios de izquierdas (como vertele).
        El consenso silencioso en medios de izquierdas da siempre que pensar.

        Responder

        Denunciar comentario

        0

        6

  • @tierry_precioso @tierry_precioso 22/07/21 21:16

    El articulo va en la buena direccion pero reconozco que la ditriba me parece un poco fuerte.
    Hoy una idea ha invadido mi mente sin que lo uscaba. Me parece que las decenas de personas de la dirigencia del PP tiene una identidad muy fuerte, no es el catolicismo ademâs el catolicismo estâ extendido en todos los partidos incluido Podemos. No, es algo mâs preciso, ahora intuyo el opus dei ha tomado el poder en el PP, sonrisas, chicas en flor (Ayuso) que juega al futbol pero no en pantalon corto como Dios manda si no en una falda larga muy amplia que complacererîa a Escriva de Balaguer. Serîa en Estados Unidos pensaria en un movimiento radical evangelista protestante pero el PP estâ en Esâña. Cuando veo Soraya Saenz de Santamaria por ejemplo, la puedo criticar por muchas cosas pero no me evoca al Opus Dei. Seguramente me ha provocado esta intuicion enterarme hace una semana que Teodoro Garcia Egea era casi oficialmente del Opus. Ademâs suelen ser asî: hacen cochinadas de autenticos delincuentes con el CGPJ el Contitucional etc... pero cuando los ves chicas en flor chicos encorbatados Casado sonrisa simpatica Colgate tienes la impresion que te dicen que te hacen un favor dignandose a hablar contigo, por eso les deberîa dar las gracias. En fin no sé si estoy en lo cierto pero me parece que es la mafia del Opus Dei que ha tomado el poder en el PP.

    Responder

    Denunciar comentario

    1

    2

  • menchones menchones 22/07/21 19:20

    Gracias Jesús. No te canses, somos mucho los que te leemos y te escuchamos con detenimiento. Felices vacaciones, aunque sé que tu mente nunca está de vacaciones. 

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    3

  • Antonio LCL Antonio LCL 22/07/21 15:49

    Suscribo en totalidad el comentario de Carlos.
    Lo que ocurre nos informa de estrategias utilizadas en el pasado para justificar intervenciones militares y juegos peligrosos en beneficio de los poderosos de la historia, estamentos tradicionales ya tan conocidos, para desgracia de este país y sus gentes maltratadas, ...

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    3

  • CarlosP58 CarlosP58 22/07/21 11:20

    Muy interesantes tus razonamientos Jesús. Me quedo con este parrafo:"Esta anomalía no es un hecho aislado, ceñido a la batalla electoralista entre partidos de derechas y de izquierdas. Es mucho más preocupante, porque combina su actuación antisistémica con la de elites que controlan poderes económicos, judiciales y constitucionales..."
    Y creo que debemos tenerlo claro. Llevamos asistiendo a la reedición aznarista del ultraderechismo franquista español del terrible siglo XX. Están atrincherado en las instituciones, que violan sin ningún sonrojo Constitucional, pues todos sabemos leer; mienten sin descaro, suban o bajen, y las mismas élites que les hicieron coros en el 36 se los hacen ahora. Con mismos apellidos y poderes salidos de la dictadura franquista.
    Golpismo puro y duro, que cuestiona la soberanía popular establecida en las urnas y con muchos medios afines desinformando, cuando no fabricando bulos, contra el pueblo español, una vez más. Casado y su ley sin democracia que no fue un error.
    De algunos llamados jueces, mejor callar por miedo a sus puñetas. ¿En qué democracia liberal europea se permitirían unos servidores públicos prolongar su mandato y no dimitir, casi tres años después de finalizado su plazo, o dictar sentencias con órganos incompletos y caducados?
    Pues eso. Aires de Golpismo a los que toda la sociedad y el arco parlamentario debe poner asunto, pues en esta partida se juega nuestra libertad y no es la primera vez y no cambian los actores.
    Saludos y Periodismo Libre.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    16

  • jumar jumar 22/07/21 06:37

    De acuerdo, Sr. Maraña con su exposición, opinar sólo que todo esto no se da por voluntad divina, ni creo que exista algún gen que lo determine. Es la punta de iceberg en el que sigue sumergida la educación fascista, confesional, golpista que tiene tomado el estado (manteniendo casi intactos sus privilegios obtenidos y asentados durante el franquismo).
    De hecho somos las víctimas de un blanqueo que se le hizo al franquismo (sin Franco) del que cada vez vamos conociendo más detalles, pero sin saber en realidad todavía los compromisos adquiridos en todos aquellos pactos que como una pesada bola de preso nos mantienen alejados de algún tipo de solución, obligándonos a estar zurciendo y remendando esta pobre democracia (que al parecer cambia el "ORGÁNICA" por "PLENA").

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    6

  • Elena MG Elena MG 21/07/21 21:39

    Casado sabe que para poder gobernar necesita contar con los diputados de VOX, el partido de la ultraderecha nostálgica del franquismo y cuyo ideario totalitario pone en entredicho la convivencia, pues entra en clara contradicción con la base de cualquier partido democrático, los derechos humanos.

    Casado desde hace lustros se siente a gusto con el discurso populista y revisionista del pasado que frivoliza y ningunea a los cientos de miles de víctimas represaliadas en las depuraciones de la guerra y la postguerra. Esa inmensidad de restos humanos que fertilizan los senderos y campos santos españoles.

    Cuenta con una gran ayuda para que la anomalía de Europa de coaligarse con la ultraderecha le aúpe al poder; la ayuda de una élite postfranquista que copa puestos extremadamente relevantes entre la judicatura, las finanzas y los medios de comunicación. Esos últimos, a través de sus altavoces mediáticos, blanquean y legitiman actitudes que recuerdan a tiempos predemocráticos.

    La deriva que están tomando algunos colaboracionistas mercenarios de la pluma sólo se entiende como una acción para abonar el terreno que permita, cuando gobierne el PP con los votos de VOX, que sus votantes no sientan los escalofríos. Los que tendría cualquier votante conservador europeo si el partido al que vota tuviera que pasar por el aro de gobernar o dejarse presionar por unos cafres que se han confundido de siglo al nacer.

    Vamos a escuchar barbaridades revisionistas que ni en nuestros peores sueños. Del pensamiento crítico y de la complicidad de los votantes de la derecha con actitudes que avergonzarían a cualquier europeo sólo espero, como decía Antonio Machado, que me hielen el corazón.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    12

  • corleone corleone 21/07/21 18:51

    Desde la entrada de FOX, hasta la victoria de la Comunidad de Madrid. El P. en cuanto a envalentonarse .P. ha ido en creccendo


    Desde la irrupción de Fox, hasta la victoria del P,P en la Comunidad de Madrid. Casado ha ido en creccendo, en cuanto a su talante franquista. Ha perdido el miedo, o lo está perdiendo, Es decir ese poquito de rubor que el P.P. tenia por que lo asemejaran al franquismo, o al fascismo. se está viendo cada vez mas nítido dia a dia, y yo no se hasta donde piensan llegar
    . Estos dias hemos visto demasiados momentos de este "espatarre" franquista.
    Sospechoso es cada vez mas ese empecinamiento en querer bloquear varias instituciones del Estado, entre ellas el CGPJ. Que ya por cualquier "gilipollex" lo bloquean.
    No se dan cuenta que estas instituciones están algunas desde hace ya bastante tiempo, de OKUPAS ?. si eso es lo que llamamos a elguien o a algunos que ocupan un sitio ilegalmente. Y la Constitución y la ley,- que es lo mismo -dice que ya se debia de haber desocupado, por unos- ilegales- por otros, que la LEY permite.
    Osease que los Constitucionalistas de banderita, son los primeros que reniegan de esa Constitución. y que no digan que no. Que sino que venga Dios y lo vea.


    Responder

    Denunciar comentario

    0

    12

  • Argaru Argaru 21/07/21 15:25

    España es sí misma una anomalía. Y la razón es muy clara y también, estratégica. El fascismo es la última careta que se quita el capitalismo cuando ya no le funcionan “las buenas formas” para ejercer el dominio absoluto, dominio que solo beneficia a élites económicas. El fascismo, en definitiva, es la última bala que le queda al capitalismo salvaje para mantenerse si o si en el machito. Con la victoria de los aliados en la Segunda Guerra Mundial se le dio un golpe mortal a fascismo y al nazismo, pero permitieron que nuestro país se convirtiera en una obscena anomalía, denominada, por los gerifaltes del régimen, como la reserva espiritual de occidente. Una brutal dictadura de la misma calaña de las que fueron derrotadas en dicha contienda. ¿Por qué los aliados occidentales permitieron y protegieron el franquismo? ¿Qué sentido tenía mantener este régimen abyecto en plena Europa? La única explicación que tiene es que la derecha siempre tiene metido en el cajón, donde guarda la indecencia, el fascismo como último recurso para imponer su interés supremo. Durante todos estos años de democracia, el Partido Socialista se convirtió  en el partido más importante del sistema constitucional del 1978. El PSOE es la piedra angular que sujeta el sistema, un sistema que permitió que el franquismo permaneciera intacto y en estado de latencia. Esa inacción educativa en valores democráticos ha permitido que VOX sea, hoy en día, el tercer partido del país y el que marca el paso dentro del espectro de la derecha. Este monumental despropósito solo se consigue cuando a un partido, supuestamente de izquierdas, le preocupa más su “chiringuito” de negociado de “amíguetes” que la Salud democrática de sus ciudadanos. Por todas estas razones, España es una anomalía y mucho tendrían que cambiar las cosas para que no lo sigamos siendo a perpetuidad.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 4 Respuestas

    4

    26

    • Guelito Guelito 21/07/21 18:01

      Quieres decir que la culpa de la deriva franquista de la derecha es culpa del PSOE? Ya te vale.

      Responder

      Denunciar comentario

      Ocultar 2 Respuestas

      11

      2

      • PedroLibre PedroLibre 22/07/21 09:39

        El PSOE de después del congreso de Suresnes (Francia 1974), hizo de la necesidad virtud y se ha dedicado con el paso de los años a vivir de las rentas de su luchadora historia y a dejar hacer, quizás demasiado, a los herederos del franquismo, que con su invento de la monarquía borbónica han terminado de desactivarlo como fuerza decidida de izquierdas a pesar de que muchísimos de sus antiguos y no tan antiguos militantes son netamente republicanos. El P??E actual creo que tiene un grave problema de identidad política que lastra sus gobiernos y que entusiasmaría a las derechas sino fuera porque ha provocado el nacimiento de otras fuerzas que están ayudando a corregir el rumbo de un partido cada vez mas entregado al neoliberalismo yuppie encarnado en su icónico y patético FELIPE GONZALEZ

        Responder

        Denunciar comentario

        1

        11

      • Argaru Argaru 22/07/21 01:16

        Evidentemente, la deriva franquista de la derecha no es culpa del PSOE y en ningún momento de mi comentario hago referencia a eso. De lo que es culpable el Partido Socialista es de no haber hecho prácticamente nada para erradicar el franquismo sociológico. Y eso solamente se hace educando en valores democráticos a un pueblo analfabeto funcional en educación política. Y no lo hizo por dos sencillas razones, la primera, un pueblo despolitizado es más fácil de “manejar” que un pueblo educado en valores de libertad y democracia y la segunda, cuando un partido que se define de izquierdas siempre que busca a su enemigo, mira a su izquierda, se comprenden muchas cosas, entre otras, el propicio e intacto caldo de cultivo de gran parte de un electorado que se ha echado en las manos, perdón, quise decir, en las garras de la ultraderecha de PP y VOX. Si a esto unimos a nuestra particular idiosincrasia pendular, se entiende perfectamente el panorama de mierda donde nos encontramos actualmente. El día que el PSOE se tome en serio la deriva fascistoide que está teniendo esta sociedad, quizás ese día, se empiecen a solucionar las cosas.

        Responder

        Denunciar comentario

        0

        11

    • PedroLibre PedroLibre 21/07/21 17:58

      Total y absolutamente de acuerdo con usted, en el fondo y en la forma. Creo que no se puede acertar mas con menos líneas. Nada que añadir, excepto mis felicitaciones.

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      11



 
Opinión