Los correos secretos

Blesa negoció con consejeros de Caja Madrid subirles el sueldo con el uso de las tarjetas

Comparecencia de Miguel Blesa_0

El expresidente de Caja Madrid Miguel Blesa negoció con varios de sus consejeros subirles el sueldo a través de las tarjetas de créditotarjetas de crédito, según se desprende de un correo electrónico secreto incluido en los emails corporativos de la entidad financiera madrileña. Según la Fiscalía, los directivos y consejeros de la entidad financiera gastaron sin control y con cargo a Caja Madrid 15,2 millones de euros en diez años.

El mensaje, fechado el 9 de enero de 2007 y al que ha tenido acceso infoLibre, lo envió el entonces secretario general de Caja Madrid, Enrique de la Torre, y tenía como destino el correo corporativo de Blesa. En el mismo, De la Torre relata a su presidente la llamada de un consejero, el independiente Guillermo Marcos, en la que le comentó que el también consejero, en este caso por Izquierda Unida, José Antonio Moral Santín, le había llamado para informarle de sus gestiones "para mejorar las retribuciones de algunos consejeros".

"Vía tarjeta o dietas"

"Yo le he comentado que, en efecto, es verdad que el presidente está viendo la manera de mejorar a los consejeros con más dedicación –lo que tendría que ser vía tarjeta o dietas en participadas– dejando las dietas de la Caja con su incremento normal en la Asamblea", resalta De la Torre a Blesa de su conversación con el consejero Marcos, según el email.

Fuentes del consejo de administración han defendido el uso de los directivos de las tarjetas, que según esta versión se crearon en 1988 como compensación, pues los consejeros no disponían de medios corporativos, como por ejemplo despachos, secretarias o automóviles. Además, explican que los gastos de las tarjetas se cargaban en una cuenta de la entidad referida a órganos de gobierno, que estaba sometido a la auditoría, por lo que niegan que fueran "cuentas clandestinas", pues se reflejaban todos los movimientos de los consejeros.

En este sentido, defienden que en realidad se trataba de tarjetas "de retribución", pues tenían sueldo como consejeros, pero sí cobraban dietas por su participación en los consejos de administración de las empresas participadas. Otra cosa diferente, según las mismas fuentes del consejo, serían los gastos de los directivos de Blesa, que eran de dudosa legalidad.

Según la Fiscalía Anticorrupción, las tarjetas no tenían ningún "soporte contractual, previsión estatutaria o decisión de los órganos de gobierno". Además, el informe de la auditoría interna de Bankia recalca que la utilización de estas tarjetas "no aparece conectada con los gastos de representación o relacionados con actividades profesionales, como por ejemplo los cargos elevados por compras de alimentación, grandes superficies, ropa o retiradas de efectivo".

Tarjeta de consejeros

Unos meses después de este primer correo, en concreto el 18 de julio de 2007, otro mensaje con destino a Blesa alude a las tarjetas de los consejeros. "Me ha llamado [Moral Santín] para decirme que ya ha hablado con Estanis [Estanislao Rodríguez Ponga] y con Antonio [Antonio Romero] y todo lo de mañana está OK. Aquí se tratará de la previsión voluntaria, retribuciones incluida la tuya y de la tarjeta de consejeros", indica el mensaje, enviado también por De la Torre a Blesa, y que termina de esta forma: "¿Les pagas a los tres la dieta de 6.000 netos de lo que hablamos ayer?".

Según los datos aportados por Bankia al juez Fernando Andreu, José Antonio Moral Santín, de IU, gastó con la tarjeta 456.500 euros, el socialista Antonio Romero 252.000 euros, el exsecretario de Estado de los Gobiernos de Aznar Estanislao Rodríguez-Ponga 255.400 euros y el secretario general de Caja Madrid Enrique de la Torre 320.700 euros.

Control de Blesa

Pero los correos electrónicos de Blesa evidencian, además, que el entonces presidente de Caja Madrid controlaba los gastos realizados por sus directivos y por los consejeros de la entidad financiera: "Recuérdame las cifras de tarjetas de consejeros que habíamos hablado, líderes y pueblo llano. Urgente", ordenó Blesa el 18 de julio de 2007 al director general Financiero y de Medios, Ildefonso Sánchez Barcoj, que era, según Bankia, el encargado de gestionar las tarjetas, con las que pagó por un valor de 484.200 euros.

Además, Blesa recibía de forma periódica correos electrónicos de Sánchez Barcoj en los que se especificaban los gastos de tajetas y de representación de Presidencia, incluyendo ahí una tarjeta colectiva de la secretaría, el gabinete de Presidencia, el área de Estudios y el de Relaciones Externas y Protocolo.

Un nuevo mensaje electrónico ejemplifica, todavía más, el control de Blesa de los datos de las tarjetas que ahora investiga el magistrado de la Audiencia Nacional Fernando Andreu. El 5 de noviembre de 2007 el consejero Jesús Pedroche, que gastó a cuenta de Caja Madrid por un valor de 132.200 eurosCaja Madrid, recibe un mensaje de Enrique de la Torre, con copia a Blesa, tras solicitarle el consejero que le remitiera los movimientos de su tarjeta de consejero.

En el mensaje, De la Torre asegura a Pedroche que los gastos de esa tarjeta "son asumidos por la caja dentro de vuestras necesidades de representación, motivo por el que no se envía a nadie el listado de movimientos que queda como responsabilidad de la entidad ante las autoridades tributarias. Por supuesto, si hubiera alguna discordancia, lo podemos mirar a tu mejor conveniencia", zanja el directivo de Caja Madrid, que al reenviar el mensaje a Blesa se queja de la actitud del consejero: "¿Pero de qué va este señor?".

Pero el Ministerio Público destaca, por el contrario, que en el informe remitido por Bankia "no consta que los tenedores de estas tarjetas hayan declarado las sumas como apercibidas en sus declaraciones correspondientes", como por ejemplo el IRPF o el Impuesto de Sociedades.

Unos 15 meses después del último mensaje el propio De la Torre, que entonces negociaba su marcha de Caja Madrid, envió un nuevo correo electrónico a Blesa en el que especifica la existencia de problemas organizativos, y en el que también se alude "a los fallos organizativos. ¿Sabías que algo tan delicado como las tarjetas black de los consejerosblack lo lleva la secretaría de Medios que con una simple llamada de mi secretaria le da los saldos y movimientos de estas tarjetas? No me extrañan luego algunas filtraciones", finaliza de la Torre.

Gastos en El Corte Inglés

Los mensajes electrónicos muestran también los gastos de un consejero en El Corte Inglés. En concreto, se trata del exsecretario de Estado del PP José Manuel Fernández Norniella, que el 5 de septiembre de 2007 recibe una contestación de De la Torre, en la que le explica que Caja Madrid "ni ha dado ni podría dar a El Corte Inglés ningún tipo de instrucción de cómo contabilizar las compras a través de nuestras tarjetas. El Corte Inglés manda sus ficherosa Visa y Visa a todas las entidades del mundo. En nuestros ficheros solo aparece El Corte Inglés, sin concretar si es alimentación, supermercado o cualquier otro departamento comercial".

Otro email, de 26 de septiembre de 2007, de Sánchez Barcoj, da por "absolutamente confirmado que el origen es El Corte Inglés. Ellos tienen dividido su negocio, a efectos de tarjeta, en dos. Hay una parte que denominan Super-Hipercor-Alimentación en la que agrupan, entre otras cosas, Hipercor, el súper de El Corte Inglés, libros, discos y el restaurante".

El propio Fernández Norniella, que gastó a cuenta de Caja Madrid 175.400 euros con la tarjeta, ha confirmado a infoLibre la existencia de esta compra: "Fue un gasto de informática que hice en El Corte Inglés y me lo cargaron en el Supercor. Y yo protesté porque no había comprado nada de alimentación", se justifica el exsecretario de Estado de Hacienda en el Gobierno de José María Aznar, que asegura que necesitaba ese material informático "para trabajar".

No obstante, Fernández Norniella se ha negado a explicar el resto de sus gastos: "Eso lo aclararé con quien tengo que aclararlo, que es el juez", dijo este excargo del PP a preguntas de este periódico.

Por su parte, el exsecretario general de CCOO Rodolfo Benito negó que ninguno de los 140.600 euros que pagó con la tarjeta de Caja Madrid se destinara a gastos personales. El exconsejero Moral Santín ha preferido no hacer declaraciones sobre los gastos con las tarjetas.

Correo de subida con las tarjetas (PDF)

Más sobre este tema
stats