Factura eléctrica

Consulta el recibo antes de planchar de madrugada: al 63% de españoles no les afecta el cambio de la tarifa de la luz

Facturas de electricidad.

Si queremos pagar menos por la electricidad, antes de lanzarse a cambiar el horario de uso de todos los electrodomésticos de casa, lo más útil es repasar y entender nuestra factura. Principalmente, pero no solo, para saber si nos afecta el cambio de tarifa que aplica el Gobierno a partir del 1 de junio, y que establece distintos tramos horarios para, asegura el Ejecutivo, fomentar el ahorro energético. Solo el 37% de los españoles, 11 de los casi 30 millones de suministros activos, están sujetos al mercado regulado, donde se aplica esta modificación, según los últimos datos de la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC). El resto está al arbitrio del contrato que ha firmado con la comercializadora... y esta no suele ser la mejor de las opciones para gastar menos dinero en el recibo de la luz.

En la factura de la luz no solo se incluye lo que consumimos de electricidad. También la potencia contratada: cuantos más kilovatios tengamos, más aparatos podremos enchufar a la vez sin que salten los plomos. También se pagan los peajes de acceso a la red, el impuesto sobre la electricidad, el alquiler del contador y el IVA. Al principio del recibo podremos averiguar si estamos sujetos al mercado regulado o el libre. En el primero, se aplica el llamado Precio Voluntario para el Pequeño Consumidor (PVPC): el coste de la electricidad estará sujeto a los vaivenes de la subasta eléctrica, el pool. En un mes que sople con fuerza el viento y de baja demanda, donde las renovables se impongan, pagaremos menos: en épocas de sequía, donde la hidroeléctrica no puede competir y donde el gas natural entre con fuerza, pagaremos más. En el mercado libre, abonaremos lo que venga en nuestro contrato con la empresa eléctrica. Siempre lo mismo, a no ser que cambien las condiciones.

Para los primeros, el Gobierno ha reformado la factura. La hará más entendible, para poder comprender cuánto se paga en peajes, si tenemos contratada la potencia que necesitamos o podemos bajarla y ahorrar. También se aplican los famosos tramos. El consumo será más barato durante las horas valle, de 12 a 8 de la mañana, así como findes y festivos. Tendrá un coste más alto en las horas punta, de 10 a 14 y de 18 a 22; y se aplicará una tarifa intermedia en las horas llana, de 8 a 10, de 14 1 18 y de 22 a las 12 de la noche. El Ministerio para la Transición Ecológica busca fomentar el ahorro energético, lo que ayudará a los objetivos medioambientales y climáticos del país, pero también evitar que la demanda se siga concentrando en picos muy definidos, lo que, dada la generación distribuida renovable, haría necesaria una inversión mayor en infraestructuras de red. 

La CNMC estima que se pueden ahorrar más de 200 euros al año trasladando el consumo a las horas más baratas, pero no detalla cómo se hace el cálculo. Los horarios laborales de muchos españoles o la naturaleza de determinados consumos, muy vinculados a determinadas franjas horarias, como el del horno, podrían dificultar la adopción del nuevo hábito.

Pero de esto solo tienen que preocuparse los sujetos al PVPC, el mercado regulado. Para saber si afecta, el consumidor debe echar un vistazo a su recibo. En el punto que se describe el tipo de contrato debe aparecer "tarifa PVPC" o "tarifa regulada". También ofrece pistas el nombre de la compañía eléctrica que aparece: Iberdrola adopta "Curenergía Comercializador de Último Recurso SAU." para los clientes con esta opción. Endesa se llama Endesa Energía SA para el mercado libre y Endesa Energía XXI, SLU para el mercado regulado. Y Naturgy, Naturgy Iberia SA para el mercado libre y Comercializadora Regulada Gas & Power, SA para el regulado.

La tentación puede ser clara para pasarse de un mercado regulado sujeto a las idas y venidas del pool al mercado libre, donde siempre se paga lo mismo y se pueden escoger diversas opciones, entre las más de 100 comercializadoras que ofrecen condiciones distintas. Pero cuidado: la organización de consumidores Facua calcula que, de media, se abona menos por el kilovatio/hora en el primero. Hasta 22 euros menos al mes. Depende de si el mercado está al alza o a la baja, de las condiciones meteorológicas, del precio del CO2, del gas y hasta de la geopolítica... pero en general, suele salir a cuenta, más si se adapta el consumo a los tramos valle.

Sin embargo, este verano puede ser una mala época para pasarse del mercado libre al regulado: los analistas prevén una subida generalizada de precios. En el sistema actual compartido con Europa, llamado marginalista, el precio de la tecnología más cara marca la del resto y lo que paga el consumidor sujeto al PVPC. Se trata de las centrales de ciclo combinado, cuya materia prima, el gas natural, está en máximos; y que tiene que pagar por cada tonelada de CO2 que emiten, que también está en máximos. Cuando las condiciones meteorológicas son favorables (viento o lluvia), las renovables copan el mercado, tirando por tierra los precios y beneficiando al mercado regulado. Pero si no llegan a cubrir toda la demanda se produce el sablazo.

Las eléctricas saben que, por lo general, cobran más dentro del mercado libre. Por eso intentan que los consumidores abandonen el PVPC. En ocasiones, de manera ilegal, engañando a los consumidores o haciéndolo sin su consentimiento. Para evitar abusos, lo más útil no es poner la lavadora de madrugada, sino vigilar el recibo que llega cada mes. La CNMC impone regularmente multas a las compañías por estas prácticas. En el último caso, la sanción proviene de la Agencia Española de Protección de Datos (AEPD), que impuso en mayo a EDP el pago de tres millones de euros por "utilizar de forma ilegal los datos de sus clientes en la contratación de luz y gas, sin la expresa y debida autorización de los mismos, creando una figura fantasma para suplantar la identidad del cliente", según explica la Unión de Consumidores de Asturias, que pide investigar si este uso fraudulento de la información del consumidor se ha aplicado para cambiar a los clientes del mercado regulado al libre. 

El Gobierno, alarmado por la subida de precios en el mercado regulado, está intentando introducir modificaciones en el sistema eléctrico dentro del margen que le queda al funcionar bajo un pool compartido por Europa. Mediante el Fondo de Sostenibilidad del Sistema Eléctrico, aún por aprobar, los consumidores dejarán de pagar los gastos relativos a la implantación masiva de energías renovables, y lo abonarán las empresas más emisoras (relacionadas con el petróleo y el gas).

Además, este martes aprobará en Consejo de Ministros una reforma para acabar con los "beneficios caídos del cielo" o windfall profits. Centrales antiguas ya amortizadas, como hidroeléctricas o nucleares, cobran mucho más de lo que les cuesta producir la electricidad, porque el precio lo marca el caro gas. El Ministerio para la Transición Ecológica pretende que el coste del CO2, que actualmente abonan las centrales de ciclo combinado y las térmicas de carbón, se reparta entre las otras tecnologías, bajando entre un 7% y el 9% el precio de la luz. 

La CNMC denuncia que algunas eléctricas han elevado hasta un 30% lo cobrado por la energía con las nuevas tarifas

La CNMC denuncia que algunas eléctricas han elevado hasta un 30% lo cobrado por la energía con las nuevas tarifas

Más sobre este tema
stats