Crisis en el PSOE

Ferraz sustituye las primarias en Madrid por un sistema de “interpretación” de la voluntad de las agrupaciones

Rafael Simancas, rodeado de la gestora del PSM, este 12 de febrero de 2015 en Ferraz.

El Partido Socialista de Madrid (PSM) sigue sin candidato y no lo tendrá, oficialmente, hasta dentro de, como máximo, 15 días. Pero no se elegirá por primarias ni habrá un sistema de ratificación por parte de la militancia. Nada de eso. La comisión gestora que conducirá la federación durante un plazo inicial de seis meses, "interpretará la intención mayoritaria" de los afiliados tras los debates en sus agrupaciones y elevará esa propuesta a la Comisión Federal de Listas, que será quien sancione oficialmente la decisión. Un procedimiento "excepcional" porque también lo es el "deterioro de la imagen pública" del PSM y del que hasta ahora era su secretario general, Tomás Gómez.

El PSOE ha querido dar imagen de normalidad después de la destitución fulminante del líder de los socialistas madrileños y la disolución de su ejecutiva, decidida por Pedro Sánchez. Y para ello se reunió este mismo jueves la gestora en la sede federal, en Ferraz. El órgano está presidido por Rafael Simancas, diputado en el Congreso y precedesor de Gómez en el PSM (2000-2007), e integrada por 12 vocales, todos ellos lejos de la órbita del secretario general saliente y algunos más próximos incluso a Alfredo Pérez Rubalcaba. Simancas compareció en rueda de prensa –también en Ferraz, y no en la sede regional, en la plaza del Callao–, acompañado por todos sus compañeros. Y en todo momento hizo valer su legitimidad. "La dirección del PSM es esta, es la que tienen ante ustedes, sólo hay una dirección y está aquí presente", dijo a los periodistas, para remarcar que, por mucho que proteste Gómez y haya presentado su recurso ante la Comisión Federal de Garantías [consúltalo aquí en PDF], ahora mismo quien gobierna en Madrid es la gestora. Punto. 

Simancas puso cuidado en no poner ningún nombre de candidato encima de la mesa como el favorito. Ni siquiera el de quien está en todas las quinielas, el exministro de Educación Ángel Gabilondo. Insistió en que el proceso se hará de abajo arriba. "Esto es un procedimiento habitual: se consulta a la militancia, los militantes proponen nombres en plural y dan más apoyos a unos o a otros, las agrupaciones nos trasladan las conclusiones y la comisión gestora ejerce su función, que es interpretar la voluntad de los militantes y convertirla en una candidatura única que se eleva a la Comisión Federal de Listas". Todo ello se hará muy rápidamente. Según explicó el presidente del órgano impuesto por Ferraz, se resolverá por completo en un "máximo" de 15 días, aunque fuentes socialistas apuntaban a que se pretende dilucidar en apenas una semana. 

Podría encabezar un no militante

Después de que la Comisión de Listas emita su dictamen, no habrá "una votación a modo de primarias", no un referéndum ni una ratificación. Simancas subrayó que la "interpretación" que se haga del sentir de las bases se hará de forma "democrática, clara y positiva", y garantizó que a quien se elija para encabezar la candidatura autonómica gozará del respaldo "muy mayoritario" de los militantes. La gestora, según dijo, no será la que proponga nombres. 

Lo cierto es que todas las federaciones del PSOE ya organizaron sus procesos de primarias para elegir a sus cabezas de cartel. En algunos casos, abiertas a simpatizantes y en otros, como sucedió en el PSM, cerradas. Gómez fue proclamado en octubre sin necesidad de urnas porque sus dos rivales no lograron el 10% de avales necesario. Simancas reconoció que las primarias son el "procedimiento habitual" y "generalmente" se obtiene de ellas un "resultado muy positivo", pero cuando el "deterioro de la imagen" del partido es tal que se adoptan decisiones como la que ayer rubricó la Comisión Permanente a instancias de Sánchez, se puede seguir un procedimiento "excepcional", que "también es democrático" porque esa previsión figura en los estatutos. 

El presidente de la gestora no quiso confirmar si se ha contactado ya con Gabilondo, ni si él es el candidato mejor situado. Sí reconoció que "podría darse el caso" de que quien encabece la lista sea una persona no militante, como es el caso del exministro. Tampoco perfiló el retrato robot que se está buscando. "Tiene que tener ideas socialistas y que nos ayude a ganar", dijo sobre las condiciones que tendría que cumplir. Tampoco quiso colocarse en la "hipótesis" de que el nombre sugerido por las bases sea el del propio Gómez. En cualquier caso, consideró que "hay tiempo de sobra" para dar a conocer al elegido, pese a que quedan exactamente 101 días para los comicios de mayo. "No partimos de cero, el PSOE tiene algunos años de historia y nuestro programa está muy avanzado y elaborado", señaló. Además, se apoyó en el hecho de que todos los demás partidos, salvo UPyD, no tienen aún cabeza de lista en Madrid. 

"Sánchez está para tomar decisiones"

Buena parte de la larga rueda de prensa en Ferraz (40 minutos) se centró en las disputas con Gómez y su dirección, y en su actitud de protesta. El exlíder del PSM, de hecho, presentó hoy su recurso ante la Comisión Federal de Garantías, para cuya resolución no hay plazos. Simancas apuntó que, sin perjuicio de lo que se dictamine, la decisión de la Permanente del PSOE, a propuesta de Sánchez es "democrática", porque así lo amparan los estatutos. Y rechazó que pueda haber dos PSM o un cisma dentro del socialismo madrileño. El partido, señaló, está "muy por encima de cualquier nombre propio". Explicó que la ejecutiva provisional ya ha mantenido contacto con candidatos y con secretarios locales, y pudo constatar la "aceptación muy positiva en general" de su trabajo, aunque "ha habido alguna discusión". "Con carácter general los militantes del PSM son del partido, y las direcciones están para dirigir. Se eligió a Pedro Sánchez para tomar decisiones, no para contemplar impasible cómo van las cosas", así que tenía que intervenir para garantizar una "alternativa socialista fuerte, ejemplar, confiable y capaz de gobernar". Condiciones que, según el secretario general, no reunía Gómez.

Sánchez se pronunció en este último sentido este jueves desde Bruselas. Allí evitó pronunciarse sobre la caída del líder del PSM. Simplemente dijo que el partido en Madrid va a "construir" una alternativa "ganadora" en las próximas elecciones, capaz de "poner fin a más de dos décadas de la derecha gobernando en la Comunidad de Madrid. "Me remito a lo que diga el presidente de la gestora y el secretario de Organización del PSOE [César Luena]", respondió Sánchez a los periodistas. Tampoco quiso decir quién será el nuevo candidato. La estrategia es evidente: intentar pasar página cuanto antes. Gómez le respondió desde el plató de Al rojo vivo, en La Sexta: le inquirió si su "alternativa ganadora" es a costa de "destruir el trabajo de muchos años y mucha gente".

Según sostenían ayer en privado algunos dirigentes, la justificación empleada por Ferraz podría ser peligrosa, pues las encuestas no sólo iban mal en Madrid. Simancas rehusó anticipar si ese puñetazo en la mesa de Sánchez puede extenderse a otras federaciones. "Vamos a ocuparnos de lo nuestro", replicó. 

El exlíder del PSM había dicho esta mañana que esperaba que Simancas fuera capaz de elaborar una lista "mejor" que aquella de las autonómicas de mayo de 2003, en las que incluyó a Eduardo Tamayo y María Teresa Sáez, los diputados tránsfugas que frustraron la posibilidad de cambio en Madrid. El presidente de la gestora respondió que las candidaturas se confeccionarán de forma "colectiva" y "democrática", y aprovechó para meter un rejonazo a Gómez: "Algunas de las listas" que él encabezó obtuvieron apoyos cercanos al 40%, un porcentaje que "ojalá" pudiera "repetir" el PSM. En las últimas europeas, el partido sacó un 18,95%, por debajo de la media nacional (23,01%). "Tenemos ambición de ganar Madrid, vamos a trabajar duro por ello, trabajo y unidad van a ser los lemas de los que hagamos uso de la tarea encomendada", zanjó Simancas.

Carmona está con el partido, "como siempre"

El presidente de la gestora indicó que se había celebrado en Ferraz la primera reunión porque la de este jueves era la sesión constitutiva, y había de realizarse en la sede donde se tomó la decisión de crear el órgano, pero adelantó que las siguientes reuniones, y la sede habitual será la de Callao. Justo después de la rueda de prensa se conoció que Ferraz ya había enviado personal al cuartel regional para cambiar la cerradura de la sede y mandó seguridad

Simancas relató los primeros pasos de la gestora. Primero, el reparto de tareas entre sus miembros y anticipar al Grupo Socialista en la Asamblea de Madrid que la semana que viene se elegirá a una nueva dirección. Entretanto, la actual seguirá en funciones. Y hoy, de hecho, Gómez podría haber preguntado al presidente de la Comunidad, Ignacio González, en el pleno, tal y como recogía el orden del día. Pero él renunció a hacerlo. Además, se dará "un nuevo impulso" a la elaboración del programa y se concertarán contactos con sindicatos, organizaciones y plataformas madrileñas. Asimismo, se ratificará a todos los candidatos municipales ya elegidos. Ahí no habrá variación. Entre ellos se incluye el aspirante a la Alcaldía de Madrid, Antonio Miguel Carmona. Simancas ya se reunió con él para trasladarle el apoyo de la dirección del partido para ser "candidato y alcalde". Este, a su vez, trasladó que "está con la legalidad del PSM, como no podía ser de otra manera", y al lado de su partido, "como ha estado siempre". 

Gestora "de integración"

Simancas definió al nuevo equipo como una "gestora de integración, que aspira a representar todo el PSM" y que se va a guiar por las máximas de "trabajo y unidad". Pero lo cierto es que en ella no hay ningún tomasista íntimo, de su núcleo duro de confianza. De entre los doce vocales, el más significativo es Jaime Lissavetzky, portavoz en el Ayuntamiento de Madrid y amigo íntimo de Rubalcaba. También están el exconcejal Daniel Viondi, secretario general en el distrito de Vicálvaro y muy próximo a Sánchez, o Borja Cabezón, secretario de Relaciones Internacionales de la ejecutiva saliente y actual candidato por Majadahonda. Cabezón era muy próximo a Gómez, pero se alejó de él al apoyar a Eduardo Madina frente a Pedro Sánchez en las primarias internas del pasado verano. 

David Lucas también ha hecho un camino de ida y vuelta. Exportavoz en el Ayuntamiento de la capital, se alineó con Trinidad Jiménez en 2010, en unas primarias que ganó Tomás Gómez. Ahora es portavoz en Móstoles y cabeza de lista a la Alcaldía. En el congreso regional de 2012 se acercó a Gómez, aunque ahora ya estaba más distanciado. En ese cónclave compitió contra Gómez Pilar Sánchez Acera, también miembro de la gestora, y obtuvo en torno al 40% de apoyos de los delegados. Asimismo, destaca Javier Rodríguez, líder del PSM en Alcalá de Henares, muy enfrentado a Eusebio González Jabonero, dirigente de la máxima confianza de Gómez. En la dirección provisional también está Pablo García-Rojo, edil en el Consistorio de Madrid y hombre fuerte de Juan Barranco, expresidente del PSM. 

En la lista figuran las diputadas autonómicas Nani Moya y Victoria Moreno, y Lucía Casares (secretaria general en Las Rozas), Mercedes González (jefa en Barajas) y Sara Hernández (líder del partido en Getafe y candidata a la Alcaldía de la ciudad). Esta es la más cercana de todos a Gómez. 

“Pedro Sánchez está buscando el Control + Z”

Más sobre este tema
stats