La portada de mañana
Ver
La inflación también vota en las europeas

Derechos humanos

Quién financia de verdad a las mafias libias de la inmigración

Migrantes en el interior del barco de la ONG española Proactiva Open Arms.

El argumento clásico que emplea la extrema derecha contra la migración se ha extendido. El discurso xenófobo ya no es monopolio de partidos como Vox, sino que ahora es compartido por otros como Ciudadanos. Así lo ha demostrado el fichaje estrella de su líder, Albert Rivera. El exvicepresidente de Coca-Cola Marcos de Quinto ha sido uno de los protagonistas indiscutibles de las redes sociales en los últimos días. ¿El motivo? Su polémico tuit sobre el Open Arms y sus "bien comidos pasajeros". Su particular definición de los migrantes que este martes por la noche desembarcaron por fin en la isla italiana de Lampedusa después de 19 días esperando un puerto seguro. Pero este no fue el único comentario que derivó en críticas. Unos días antes de publicar ese mensaje, De Quinto escribió otro en el que acusaba a Proactiva Open Arms y a Médicos Sin Fronteras de cooperar con traficantes libios. Lo hacía con una foto publicada previamente por Rubén Pulido, miembro de Vox y activo crítico de la actuación del Open Arms

 

Este discurso corrió como la pólvora a través de Internet. Usuarios de la red social como el eurodiputado de Podemos Miguel Urbán no tardaron en calificar estos mensajes de simples "bulos". "El típico bulo de vincular a las ONG de rescate con las mafias del tráfico de personas", criticó. Un argumento que este mismo miércoles repitió Vox para argumentar las acciones legales que han emprendido contra la ONG. El partido de extrema derecha presentó una denuncia contra Open Arms ante la Fiscalía por "presuntos delitos de infracción de la Ley Marítima y colaboración con organización criminal para el tráfico de personas". "Disfrazando sus actos como 'rescates', la labor de esta 'ONG' la hace cómplice de las mafias internacionales del tráfico de personas", dijo el líder de la formación, Santiago Abascal.

 

Parte de los mensajes más polémicos se divulgan a través de Caso Aislado, una web que fue objeto de un artículo académico publicado en la Revista de Cultura Digital y Movimientos Sociales de la Universidad Complutense de Madrid (UCM) en el que sus autores relataban la relación entre el auge de partidos de extrema derecha y el uso de fake news. Maldito Bulo, según publicó La Sexta, ha identificado varias de estas noticias falsas publicadas en esta página web. Por ejemplo, la que aseguraba que "inmigrantes musulmanes usan niñas suecas para casarse con ellas y así obtener el pasaporte europeo"

Pero el tuit de De Quinto no termina ahí. "¿No estará (consciente o inconscientemente) siendo parte del último 'eslabón logístico' de Al Bija que cobra por llegar a la UE?", escribió el dirigente de Ciudadanos respecto a Open Arms. ¿Pero quién es Al Bija? No es un nombre demasiado conocido, al menos en nuestro país. En el Parlamento alemán, en cambio, sí que ha aparecido. Varios diputados del partido de izquierdas Die Linke preguntaron al Gobierno varias cuestiones relacionadas con él. Y, según dijeron, se trata del comandante que, con su milicia, controla a los guardacostas libios de Zawiya, una región al oeste de Trípoli con salida al mar. 

Libia: un Estado fallido cuya Guardia Costera es formada por la UE

Libia lleva ocho años sumida en el más absoluto caos. En el año 2011, los heterogéneos grupos rebeldes opositores a Muamar Gadafi acabaron con la larga dictadura del que había sido dirigente del país desde 1969. Desde entonces, Libia es considerada como un Estado fallido. No hay Gobierno y el país está partido en dos. Por un lado, se encuentra el poder reconocido por la ONU, el Gobierno de Acuerdo Nacional (GNA), que lidera el primer ministro, Fayez al Serraj; por otro, el controlado por Jalifa Hafter. En este contexto, miles de migrantes soportan condiciones que las ONG han calificado de contrarias a los Derechos Humanos

Condiciones que, según critica la la responsable de Amnistía Internacional para Refugio y Migración en Europa, María Serrano, son plenamente conocidas por los gobiernos europeos. Unos Estados que, añade, no sólo callan, sino que cooperan. "Si hay alguna relación con los traficantes no es por parte de las ONG, sino de los gobiernos, que saben perfectamente lo que está pasando", denuncia en conversación con infoLibre, rechazando el argumento empleado por De Quinto y por Vox.

¿Y qué está pasando? Según explica, que los guardacostas libios están recibiendo apoyo económico y formación por parte de los Estados europeos. "El apoyo a la Guardia Costera libia comienza en 2016. La Unión Europea decide empezar a formarla", dice Serrano. Según recuerda, la institución lo argumentó afirmando que querían "salvar vidas". "Pero, en realidad, el objetivo es interceptar a las personas en los barcos que salen y devolverles a Libia, donde son enviadas a centros de detención donde se tortura, se extorsiona y hay violencia sexual", añade. 

Lo relató también un informe publicado en el año 2018 por la Confederación Europea de ONG para el desarrollo (Concord) [disponible en PDF en este enlace]. Según denunció el documento, parte del Fondo Fiduciario de Emergencia para África, creado en 2015 para hacer frente a las causas de la migración, ha sido desviado para reforzar el control migratorio en países como Libia. Según el informe, 46 millones de euros habrían ido a parar a la Guardia Costera. E Italia ha sido el país protagonista de las relaciones con los guardacostas libios. En 2017, el entonces primer ministro italiano, Paolo Gentiloni, y Al Serraj firmaron un acuerdo por el que el país europeo dotó barcos e instruyó a más de un centenar de guardacostas libios. Y lo hizo, según Serrano, con esos fondos europeos. 

Las relaciones entre Italia y los guardacostas libios, de hecho, ha llegado hasta el Tribunal Europeo de Derechos Humanos (TEDH). Diecisiete nigerianos que sobrevivieron a un naufragio mortal a finales de 2017 denunciaron al país ante la Corte Europea de Derechos Humanos por violar sus derechos al coordinar las operaciones de Libia para frenar la salida de migrantes. En el año 2012, Italia ya fue objeto de una sentencia del TEDH, que la acusó de haber violado la legislación internacional por haber devuelto al país norteafricano a 24 personas interceptadas en aguas internacionales. 

Al Bija y el control migratorio

Las crisis del 'Open Arms' y el 'Ocean Viking' se producen mientras la migración a  Europa sigue a la baja

Las crisis del 'Open Arms' y el 'Ocean Viking' se producen mientras la migración a Europa sigue a la baja

Al Bija, según los diputados de Die Linke que trasladaron sus preguntas al Parlamento alemán, es una de las figuras más trascendentales de esos guardacostas. Pero el Gobierno alemán, en una de sus respuestas, negó que hubiera recibido en algún momento formación por parte de la Operación Sophia, la misión europea destinada a controlar la migración en el Mediterráneo central en la que, según Serrano, Europa formó a esa Guardia Costera libia. Un cuerpo que, explica la experta de Amnistía Internacional, está íntimamente ligado con las milicias del país, que "trafican con los migrantes igual que con el petróleo". 

En una entrevista concedida a XL Semanal, el propio Al Bija explica su labor. Según asegura, su misión es "rescatar a los refugiados en el mar, localizar a los traficantes y, si es necesario, matarlos". Él mismo afirma que su cometido es positivo, pero según lo planteado por diputados de Die Linke al Ejecutivo alemán, hay serias dudas sobre ello. Los parlamentarios preguntaron específicamente por las informaciones de The Washington Post en las que se acusó a Al Bija y a sus hombres de cometer —o permitir— actos de tortura para mantener a los migrantes callados y sobre su vinculación con contrabandistas. El Gobierno no respondió. De hecho, negó conocer qué papel juega Al Bija dentro de la Guardia Costera libia. Lo único que confirmaron saber fue que Al Bija luchó junto con los grupos opositores a Gadafi. 

Pero Serrano explica que estos grupos controlan la migración: quién entra, quién sale y cuándo. "En los centros de detención 'oficiales' los guardias les extorsionan para sacar dinero de sus familiares y liberarles. Una vez lo consiguen, se meten en una barca hacia el Mediterráneo, la guardia costera les atrapa y les mete en sus propios centros", explica. "Es una economía de tráfico de personas brutal. Y esto está alimentado por las políticas de la UE, no por las ONG", critica. 

Más sobre este tema
stats