10N | Elecciones Generales

Las razones del descenso de Errejón en las encuestas… y sus posibilidades de revertir la tendencia antes del 10N

Imagen de Íñigo Errejón con candidatos de Más País por Santa Cruz de Tenerife y Las Palmas.

Entre tres y cuatro escaños gracias al 2,9% del apoyo electoral. Son las previsiones que estima el Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS) para Más País de cara a las elecciones del 10N. En su barómetro preelectoral, el centro otorga dos asientos por Madrid al equipo de Íñigo Errejón, que se sumarían a los 1-2 que obtendría la marca valenciana, Més Compromís.

Esas cifras quedan lejos de las primeras que se pusieron sobre la mesa. El 26 de septiembre, el diario Abc publicaba una encuesta que otorgaba a la nueva marca nueve escaños y grupo propio en el Congreso de los Diputados. Aquella primera panorámica no parecía descabellada. La encuesta de La Voz de Galicia publicada el primero de octubre concedía a Más País hasta 19 diputados y cerca del 6% de los votos, mientras que otra encuesta de El Periódico hablaba de ocho a diez escaños y el 5,5% de los apoyos. Pero lo que había arrancado con fuerza, perdía fuelle con el transcurso del tiempo. Pronto la formación de Íñigo Errejón batallaba por superar la barrera del 4,5%, hasta quedar, según las últimas encuestas, encallada en el 4,2%.

¿Qué motivos explican esta línea descendente? En el programa La Noche en 24 horas, el líder del partido restaba este lunes peso a las predicciones. "Yo recuerdo que a poco menos de una semana y media de que votáramos en las elecciones madrileñas, las encuestas nos daban un 7-8% y finalmente los electores nos dieron un 15%", destacaba Errejón en la televisión pública. "Estoy convencido de que vamos a tener muy buenos resultados, con un grupo parlamentario de mucho peso".

Este martes, tras la publicación de la encuesta confeccionada por el CIS, Errejón señalaba que el barómetro está hecho a la medida de Pedro Sánchez y advertía de que no solo "nace viejo", sino que "nace absolutamente disparatado". Errejón confía en estar "muy por encima" de los pronósticos y recuerda que el estudio no ha podido medir al partido durante "buena parte del tiempo que ha estado encuestando", dado que aún no habían anunciado la candidatura. Lo cierto es que Más País comenzó a dar sus primeros pasos en público el 25 de septiembre, pero la encuesta del CIS se lleva a cabo entre el 21 de aquel mes y el 13 de octubre, de manera que buena parte del recorrido que seguiría la formación todavía estaba lleno de incertezas.  

Pablo Simón, profesor de Ciencias Políticas en la Universidad Carlos III, explica en conversación con infoLibre que, en primer lugar, conviene "no dar credibilidad a las encuestas del principio", precisamente porque "ni siquiera se sabía dónde se presentaban", por lo que "no tienen demasiado sentido ni validez".

Héctor Tejero, número cuatro de Más País por Madrid, recuerda asimismo que las primeras encuestas abarcaban todo el territorio, aunque el partido finalmente sólo se presenta en 18 provincias. Hugo Martínez Abarca, diputado autonómico de Más Madrid, lo resume a través de un ejemplo sencillo: si entonces un elector de Soria, donde la marca no compite, escogía a Más País como partido para el 10N, esa intención de voto entraba en las previsiones. El ajuste de las estimaciones –al hipotético elector soriano hay que restarlo– vierte resultados que, en esencia, no son muy distintos de los primeros, observa Tejero.

Simón recalca que "cada uno pelea contra sus propias expectativas", pero recomienda tener presente que las muestras suelen ser "muy pequeñas en la mayoría de las encuestas privadas", pero además el CIS, aunque más representativa, se desarrolla de forma muy prematura para el partido. "Las candidaturas de Más País se presentan a mitad del campo del CIS" y de hecho los candidatos en territorios como Barcelona no estaban listos hasta principios de octubre. "Estos elementos pueden distorsionar un poco el análisis, incluso con márgenes de error que van desde los dos puntos para arriba o para abajo", añade el politólogo, lo que "puede tener un impacto en la traducción en escaños".

Por otro lado, Simón se detiene en que "las muestras pequeñas, e incluso el CIS, suelen capturar mal a los partidos pequeños". Pasó con Vox, reflexiona, que obtuvo siempre un resultado menor del que terminó cosechando. El CIS, sostiene el profesor, "no es muy preciso con los partidos por abajo, por arriba suele serlo más". El diagnóstico es compartido por Tejero y Martínez Abarca. "Es muy difícil medir a los partidos nuevos, ocurrió anteriormente con Vox y con Podemos en 2015", afirman. Además, continúan, tampoco existe recuerdo de voto, de manera que "va todo muy a ciegas". 

Otro elemento que puede incidir en el resultado el 10N es el de los indeciso. "Veremos otros elementos del tipo indecisión del votante de última hora", comenta el politólogo, "que se encontrará con la papeleta de Más País con la cara de Íñigo Errejón". El desconocimiento de la marca es otro de los factores que Tejero pone sobre la mesa, aunque confía en persuadir a los indecisos antes de la cita electoral. "La gente está cabreada por la repetición de elecciones", de manera que la abstención –que supone un 11,8% según el CIS– o el voto indeciso –20,3%– pueden ser determinantes para el éxito o fracaso de la apuesta de Errejón.

El papel de Cataluña

Más País ha volcado sus esfuerzos en lanzar un mensaje: es hora del desbloqueo. "El coste de tener el país bloqueado, en un bucle permanente de repeticiones electorales, no lo pagan los partidos, lo paga la ciudadanía", decía el líder del partido en un acto y recordaba que "todos los escaños de Más País van a servir para un gobierno progresista". Al PSOE le reprocha haber pedido la abstención de PP y Ciudadanos, mientras que a Unidas Podemos le echa en cara aspirar a ocupar ministerios y darle una tercera oportunidad a Vox y sus socios.

La sentencia contra los líderes políticos del procés y las manifestaciones en suelo catalán, que han quedado fuera del barómetro electoral del CIS, han cobrado especial protagonismo en el tablero político, lo que ha desplazado el debate en torno a los pactos y los consensos para un gobierno progresista. "Que la campaña se haya centrado en Cataluña es una prueba del tamaño de la irresponsabilidad de quienes decidieron que por cinco escaños más o por un ministerio más valía la pena que toda España volviera a tirar los dados", decía Errejón en el Canal 24 horas. Lo que el líder de Más País denomina "crisis política en Cataluña" no debería, a su juicio, entrar en campaña electoral. "Es un tema con el que no deberíamos estar jugando en campaña, porque permite irresponsabilidades como escuchar a los señores de Vox diciendo que hay que aplicar el estado de excepción".

"Desde luego, Cataluña les va mal, sin lugar a dudas", afirma Pablo Simón, quien sin embargo matiza que "le va mal a la izquierda en general, porque no es un tema en el que sean fuertes". Por el contrario, añade, "orden y seguridad son valores más inclinados a la derecha". Pero además existe otro componente de peso y es que "los electores de izquierdas están más divididos" en ese sentido, de manera que pesa la idea de que "cuanto menos se hable, mejor". Coincide Héctor Tejero al observar que el conflicto en Cataluña "no beneficia a nadie, excepto a la derecha y a la extrema derecha". También Hugo Martínez Abarca cree que "Cataluña penaliza, no tanto por la ausencia de respuesta, sino porque ha escondido la campaña".

Recuperar fuerza

¿Puede Más País recuperar fuelle antes del 10N? El partido, que carece de representación parlamentaria, no podrá participar en los debates electorales, pero tanto Tejero como Martínez Abarca restan peso a las batallas televisadas entre candidatos. "Mueven menos votos de lo que parece", comenta Tejero, aunque no niega su "importancia, sobre todo en una campaña tan corta".

Martínez Abarca confía en la fuerza de las medidas propuestas. "La audiencia de los debates va a ser mucho más baja" que en los anteriores comicios, pronostica, y "no va a tener tanta influencia" porque todo resultará muy reiterativo. "Ellos llevan seis meses de campaña electoral", argumenta. Por el contrario, confían en el efecto de determinadas propuestas de Más País, como la regulación del cannabis o la semana laboral de cuatro días. "Tenemos un programa muy potente", subraya Tejero, uno de los responsables de su redacción. La formación apela al "hartazgo" del electorado y lo conjuga con "la fuerza de las medidas planteadas" para, a poco más de diez días de la cita con las urnas, hacerse con los votos necesarios para derrotar a las encuestas.

Tres encuestas coinciden en que ganará el PSOE, Vox será tercero doblando sus resultados de abril y Cs se hundirá

Más sobre este tema
stats