Elecciones europeas

IU e Izquierda Abierta ultiman un pacto para zanjar su pugna por la lista europea

Cayo Lara, entre José Luis Centella y Willy Meyer, el pasado 24 de marzo, tras salir de la capilla ardiente de Adolfo Suárez en el Congreso.

Segunda vuelta de la lista europea de Izquierda Unida. O segunda oportunidad para el consenso. Eso quiere la dirección federal, que su candidatura para los comicios del 25 de mayo, que se aprobó sin acuerdo con Izquierda Abierta (y no pocas tensiones) el pasado 1 de marzo, pase su reválida mañana. Y esta vez, si es posible, con el visto bueno del partido de Gaspar Llamazares y Montse Muñoz. Por eso los dos equipos apuran las horas para intentar sellar un pacto que ponga fin al desencuentro. 

Este sábado se reúne la Presidencia Ejecutiva Federal (PEF) de IU, el órgano intermedio de poder, en el que se sienta una setentena de dirigentes. En el orden del día figura la ratificación de la lista. Y es que desde el 1 de marzo, cuando se citó el Consejo Político –el máximo escalón de dirección, de más de 200 miembros–, se han sucedido algunos cambios. Anova, el aliado gallego, se dispone a elegir en referéndum este domingo a quien ocupará el puesto 5 de la candidatura de IU, Lidia Senra. Con esa postulación, se rompía la cremallera, la alternancia de hombre-mujer. Chunta Aragonesista (CHA), por su parte, rehusó ocupar la plaza número ocho y decidió, la semana pasada, acudir a las europeas con Equo, Compromís y un pequeño partido, Participa. Y de camino había aumentado la crispación con federaciones de peso como EUiA (Cataluña) o Madrid.

En todo este tiempo, permanecía irresoluble la crisis con IzAb, una minoría que pesa el 20% de toda IU. En el Consejo Político del 1 de marzo, se alumbró la lista, encabezada por Willy Meyer, por un 77,4%. Un porcentaje producto del consenso entre los diversos sectores de la mayoría, que sin embargo dejó fuera a los gasparistas. Estos, junto con la Candidatura Unitaria de Trabajadores (CUT) de Juan Manuel Sánchez Gordillo, presentaron candidatura alternativa liderada por el candidato que había ganado sus primarias, Tasio Oliver, y obtuvo el 22,6%. Con ello, IzAb pasó del puesto 11 que le había reservado la dirección al 9. Oliver no pudo ascender ningún escalón más porque además de las plazas destinadas a los partidos socios (el 3, para ICV; el 5, para Anova, y el 8, para CHA), se bloquearon la 2 para la sindicalista Paloma López y el 7 para el activista Javier Couso, con el argumento de que ambos, aunque militantes de IU, eran "referentes sociales". IzAb bramó porque sentía que le correspondía el número seis de la lista (o siete, para respetar la cremallera), presentó dos recursos contra la Comisión Federal de Garantías –uno firmado por Oliver, otro por la cúpula del partido– y exigió negociar con el equipo de Cayo Lara. 

Las dos partes perciben "optimismo"

La semana pasada, como ya adelantó infoLibre, se produjo un primer encuentro, en el que participó el propio coordinador. Fue entonces cuando IU ofreció a IzAb el puesto 8 si se quedaba vacante, si CHA rechazaba el acuerdo. Y CHA lo rechazó, por un contundente 86%

La duda estaba en qué pasaría ahora. Los gasparistas ya habían expresado en principio su rechazo a ocupar el número ocho. No querían "ir de sobrero", como se lamentaban en la dirección. Querían, como mínimo, el siete. Un asiento blindado para Couso, y que fue clave para que la mayoría se pusiera de acuerdo. 

Pero ayer jueves la situación pegó un importante vuelco. Se reunieron en la sede federal, en la calle del Olimpo de Madrid, Miguel Reneses, secretario de Organización de IU, y Antonio Cortés, su homólogo de IzAb y responsable de Administración, Justicia y campañas electorales de IU. Las dos partes trasladaron a este diario su cierto "optimismo" y su sensación de que podría estar cercano el pacto, aunque todo quedará a expensas de lo que decida la ejecutiva de los gasparistas esta tarde. 

"Hoy [por ayer] estamos más cerca de un acuerdo", reconocieron fuentes de IzAb, porque la última oferta "mejora sustancialmente la anterior". En primer lugar, Reneses garantizó el octavo puesto para Oliver. Al quedarse libre por el portazo de CHA, la lista corre. Pero además IU se comprometió a llevar al Parlamento Europeo políticas planteadas por el partido de Llamazares y fórmulas para fomentar la participación ciudadana y una mayor conexión entre el eurodiputado y los representados. En cuestiones organizativas, Reneses recalcó que, en caso de que Oliver no lograra escaño –las encuestas otorgan a IU una horquilla de entre 7 y 9 diputados en Bruselas–, tendría garantizada presencia en la Eurocámara como asistente del grupo. El secretario de Organización también aceptó una demanda clásica de IzAb: disponer de un invitado permanente en la dirección del Partido de la Izquierda Europea (PIE). Asimismo, IU transferiría más recursos económicos a IzAb

Negociación "tardía y mal"

"Al menos vemos voluntad de acuerdo, de negociación, cosa que antes no se veía por un lado. Nosotros siempre estaremos por la labor de buscar el consenso. Mejor un acuerdo antes que tener que recurrir a los tribunales", aseguraba un miembro de IzAb. "Es poco aún, pero más de lo que graciosamente nos concedían al principio. Apenas ha empezado la negociación, tardía y mal", opinaba otro máximo responsable del partido. Otro dirigente, más "belicoso", también asumía los avances: "Hay que mirarlo desde el punto de vista colectivo. Nos daríamos con un canto en los dientes si la vieja política se domestica". 

Reneses no quiere entrar al detalle de la oferta hecha a IzAb, pero subraya la filosofía de fondo. "Tenemos voluntad de intentar llegar a un acuerdo con Izquierda Abierta y la CUT. Y tenemos la frustración de no haber sido capaces de conseguir la unidad en el Consejo Político del 1 de marzo. Así que esperamos poder hacerlo en la Presidencia. Mi voluntad es proteger a las minorías siempre, porque la pluralidad forma parte de la esencia de IU", señalaba anoche el secretario de Organización a este periódico. "Lo que queremos es compartir la estrategia, hablar más, compartir con ellos la génesis de los procesos, una mayor complicidad".

"El problema es que la gente ya no se fía"

Reneses indicaba que, "si es posible", intentarán conseguir un puesto para los gasparistas en el PIE, como también estarían garantizados esos otros elementos de compensación. "Pero lo importante es inaugurar un nuevo camino de relaciones con IzAb, compartir, trabajar en la misma dirección, y eso se plasma en todo. Se trata de una relación nueva y distinta, en lo interno y en lo externo, porque entre todos debemos hacer una IU más fuerte y potente en este nuevo ciclo. Espero que esto sea el inicio de una relación fructífera y que mejore de una manera cualitativa el clima interno". 

Este viernes se irán cerrando los flecos de ese posible pacto. Aunque la última palabra recaerá en la ejecutiva de IzAb convocada para esta tarde, donde no hay que dar nada por seguro. Porque, como dice un dirigente que conoce bien la organización, "el problema es que la gente ya no se fía". Lo que sí está ya muy claro es que el partido no se irá de la lista. "De ahí no nos sacan ni con agua caliente", verbaliza un alto cargo. Puesto ocupará, con toda seguridad. Y si se sella el pacto, entonces los gasparistas "desistirían" de sus recursos ante Garantías y enterrarían la vía judicial. 

Si, por el contrario, no cuajara el consenso, según Reneses, la dirección aún podría destinar, en la Presidencia, el puesto 8 para IU Aragón y los colectivos sociales de la comunidad autónoma

Quejas por la inacción de la Comisión de Garantías

Izquierda Abierta, con todo, se queja amargamente de que este conflicto no se haya intentado resolver antes por la vía política –y no a 48 horas de la Presidencia– y, sobre todo, que la Comisión Federal de Garantías no haya avanzado apenas en sus trabajos. Fuentes de este tribunal interno de IU aseguraron a infoLibre que se ha acordado abordar los dos expedientes de IzAb "con celeridad", siendo conscientes de que las listas han de presentarse antes del 21 de abril. El instructor ya está nombrado, es el madrileño Miguel Ángel Garrido, pero el órgano aún no se ha pronunciado siquiera sobre su competencia para llevar el caso ni ha llamado a las partes.

En la reunión de la Presidencia, además de la lista europea y del informe del coordinador, se estudiará tomar "algún tipo de decisión de carácter jurídico y novedoso contra los consejos de administración de BFA y Bankia". Es una vieja promesa de Lara, nunca cumplida básicamente por dos razones: porque el equipo jurídico de IU estaba centrado en la querella de los papeles de Bárcenas, y por la incomodidad que a IU le supone un nombre: José Antonio Moral Santín, el hombre de la federación en Caja Madrid (y después en Bankia) durante años y mano derecha de Miguel Blesa. Moral Santín fue imputado y dado de baja como militante, pero aún sigue desatando la controversia en IU, y no han sido escasas las voces que han pedido contundencia contra él. "No personalizamos, pero sí vamos contra los consejos de administración" de la entidad, deslizó Reneses. 

En el orden del día no se encuentra la destitución de Ramón Luque como jefe de campaña de IU y su sustitución por el secretario de Organización. Puede que él mismo suscite el debate, pero el núcleo duro de Lara considera que ese asunto ya se abordó en la ejecutiva la semana pasada y está discutido y zanjado. "Nadie cuestiona su papel y su valor. Y puede tener autonomía política suficiente", aseguran en el primer anillo de poder del coordinador. 

IU alega que Llamazares usó en 2004 el mismo método para hacer la lista europea que ahora critica

IU alega que Llamazares usó en 2004 el mismo método para hacer la lista europea que ahora critica

Más sobre este tema
stats