Elecciones europeas

La federación pretende llegar al 15% de los votos explotando el “hastío” con el bipartidismo

Cayo Lara, el pasado 22 de febrero en un acto de europeas en Guadalajara.

No al bipartidismo. No a PP y PSOE. No a la "Europa de Merkel", igual a la de Mariano Rajoy y Alfredo Pérez Rubalcaba. Tensionar y polarizar. Y llegar al 15,6% de los votos el 25-M

Izquierda Unida ya se ha marcado sus prioridades estratégicas para las elecciones europeas. Y se resumen, muy sintéticamente, en esas pocas palabras. Y así lo cuenta en el Documento de campaña electoral, un texto de 36 páginas y al que ha tenido acceso infoLibre. En él plasma las ideas fuerza que replicarán los dirigentes federales y territoriales, y de las que esperan que sean voceros todos los militantes de IU, unos 30.000 en toda España. El borrador será hoy sábado abordado en la reunión de la Presidencia Ejecutiva Federal (PEF), el órgano intermedio de dirección que agrupa a unos 70 responsables.

"La lucha contra el bipartidismo, tal como la hemos venido practicando, tiene que seguir siendo el eje de nuestra campaña electoral". La federación ya ha ahondado desde hace años en esa tesis –ahora rebautizada para la ocasión como "eurobipartidismo"–, y pretende rentabilizarla al máximo en esta campaña. La ocasión, entiende, es única, por el desengaño de la ciudadanía con el "régimen surgido de la Transición", por la tremenda "desafección" hacia PP y PSOE, por la "demanda de otra política", el distanciamiento a la actual arquitectura de la UE, el aumento del euroescepticismo... La federación de Cayo Lara, por tanto, "se encuentra bien posicionada como una fuerza que representa una alternativa global frente a lo establecido en la política [...]. Somos para los ciudadanos de izquierdas una fuerza bien valorada, nítidamente de izquierdas y alternativa al sistema. Esto supone una oportunidad sin precedentes para IU de construir la hegemonía política en la izquierda y en el país". El reto de IU, como se dice en la introducción, es lograr trasladar a los ciudadanos una imagen de "solvencia y capacidad", de formación que se alinea con los "intereses populares", de la gente de a pie. 

El documento, ultimado por el coordinador de campaña y secretario de Organización, Miguel Reneses, continúa con un análisis demoscópico para reflejar, con datos, esa espiral de crecimiento de la federación. Proclama cómo el bipartidismo ya es "percibido como un problema por toda la sociedad, especialmente por la mayoría de la izquierda, que declara abiertamente su hastío con el actual estado de las cosas, incluyendo a los partidos". 

El miedo a la abstención

La dirección percibe que cada vez "un número mayor de ciudadanos" se siente cercano con los postulados de IU, al tiempo que el PSOE es situado "más a la derecha", una muestra también de la "radicalización política" a que ha conducido la crisis. Sin embargo, la "principal preocupación" es la abstención, que los comicios del 25-M sean concebidos como unos comicios de "segundo orden". Ello hace prever que se movilicen los electores con ideologías más definidas, mientras "una gran masa de votantes de centro izquierda y de centro" puede quedarse en casa. Son además, prosigue el texto, unos comicios en clave nacional, en los que las "ansias por castigar al PP" brindan a la federación la "oportunidad" para animar a los suyos. "Parece aconsejable explotar el rechazo al bipartidismo, pero también hemos de conseguir que pase de ser un discurso de rechazo a lo establecido a un discurso capaz de ganar elecciones". Como ya reiteraba la cúpula en anteriores convocatorias, se trata de llamar a cambiar la indignación por el voto. 

¿En qué se traducen estas previsiones? IU especula con que pueda conseguir en torno a 2.457.683 sufragios, lo que significaría un 15,6% del voto emitido, con la misma participación que en 2009 (que fue del 44,9%). Ello supondría quintuplicar sus resultados de las últimas europeas, donde obtuvo 588.248 papeletas, un 3,71% y dos eurodiputados. El texto advierte de que IU se movería, en consecuencia, entre los 2,2 y los 2,5 millones de votos si ahora se celebrasen los comicios, pero esas perspectivas pueden ser mejores si se trabaja en la movilización. "La probabilidad de que los votantes de izquierda voten a IU es mayor que la de que voten al PSOE, por ello parece razonable esperar que una mayor movilización de estos suponga una mayor ventaja de IU sobre sus adversarios, pero también una oportunidad para posicionarse como organización hegemónica de la izquierda ante la ciudadanía". Es el objetivo marcado por IU desde su X Asamblea, en diciembre de 2012: convertirse en la fuerza que represente a la "mayoría social", en un partido de masas. Arrebatar a Ferraz la "centralidad política". 

La federación, en consecuencia, se lanza a por los votantes socialistas que hoy se hallan indecisos, a los que quiere hacer ver que es una "opción ilusionante" por la que apostar. "El crecimiento actual de IU ya es un problema para el PSOE", asegura. 

Desplegar las "potencialidades" de la candidatura

Con todos estos mimbres, IU declara cuáles son sus objetivos políticos. A saber: conquistar un salto cualitativo en el apoyo electoral que visualice el cambio de ciclo político de cara a las municipales, autonómicas y generales de 2015, "mermar políticamente el bipartidismo" y situar a la federación como referente, desplegar las "potencialidades de una candidatura que reúne perfiles complementarios y sumatorios" –que combina experiencia (Willy Meyer) con juventud (Marina Albiol), activistas (Javier Couso), sindicalistas (Paloma López), aliados (ICV, Anova)...–, cohesionar a su base social y fortalecer la organización.

Esas metas se corresponden con un discurso político ligado a la "mayoría social trabajadora", que incida en la necesidad de cambiar Europa y tumbar a la troika, que identique "la Europa de [Angela] Merkel con la de Rajoy y Rubalcaba" y la oponga a la "fuerza del Sur de Europa", en la que la estrella es el líder de Syriza, Alexis Tsipras, el "referente de la rebelión democrática" de los países intervenidos

El documento eleva la vista y se detiene en el resto de competidores. Del PP espera que explote la idea de recuperación y enfatice su condición de partido defensor de "la unidad de España". Del PSOE, se ve venir que intente potenciar el voto útil frente a IU. Incluso cita una proclama de la cabeza de lista, Elena Valenciano, en el Comité Federal del 15 de marzo, cuando llamó a votar a la izquierda que "puede y sabe". Una tesis que IU es consciente de que debe combatir. 

Movilizar, polarizar, poner IU "en el terreno de la gente"

El borrador dedica un epígrafe a "otras fuerzas". Destaca de Compromís-Equo su "fuerte componente territorial" en la Comunitat Valenciana. Pero su punto flaco, aduce, es su "debilidad organizativa en el resto del Estado". "Debemos poner en valor nuestro acuerdo estratégico con la Confederación Verde, formación expulsada del Partido Verde Europeo, en el que sí están Equo e ICV. IU no cita por su nombre a Podemos –liderada por Pablo Iglesias–, al Partido X o a Movimiento RED –impulsado por el juez en excedencia Elpidio Silva–. Pero sí incidirá en campaña en que los votos no se pierdan y confluyan en la federación: "Respecto a otras fuerzas que surgen en el ámbito de la izquierda, con los parámetros tradicionales de 'dividir a la izquierda, para unir a la izquierda', hay que contraponer la potencia territorial y sectorial de nuestra candidatura y la llamada a concentrar el voto en la alternativa en el Estado y en Europa que significa IU". 

Tras este análisis, la dirección proyecta una estrategia para el 25-M de movilización de los militantes de IU y polarización del electorado de izquierdas en torno a la federación. ¿Cómo? Activando por todos los medios a los afiliados, animándoles a que repliquen el mensaje, y haciendo que los ciudadanos vean que sus demandas e intereses casan con el programa que defenderá Meyer. Reneses y su equipo creen que conviene escapar del marco que querrá imponer el PP de la recuperación y de la mejor marcha de las cifras macroeconómicas. "Hay que poner IU en el terreno de la gente", en sus inquietudes cotidianas y con su lenguaje. Entre los elementos que poblarán la campaña estará la reclamación de que "se devuelva lo que se ha robado" en estos años de crisis y la oportunidad que los comicios prestan para "castigar a los culpables de esta situación". 

Casi 4 millones de euros de presupuesto, el 71% para 'mailing'

La federación quiere canalizar sus mensajes de diversas formas. De puertas para dentro, en contacto directo con su militancia, a la que rebotará argumentos y revistas de prensa y a la que convocará a través de mails, WhatsApp, SMS y por teléfono. Y de puertas para fuera, en actos, medios de comunicación y redes sociales. Tirando, claro está, del protagonismo de sus candidatos, su coordinador federal y el aspirante a la presidencia de la Comisión Europea, Tsipras. 

El borrador concluye presentando las grandes cifras del presupuesto de campaña: IU gastará 3.993.269,81 euros, de los cuales 2.826.019,81 euros (el 70,77%) se destinará a mailing, al envío postal de propaganda electoral. El resto se dedicará a desembolsos como materiales de campaña (418.500 euros), las dos caravanas electorales (198.319) o el spot del 25-M (25.000). 

Aplauso a la respuesta de las Marchas de la Dignidad

La Presidencia comenzará con la exposición, por parte de Lara, de su informe de coyuntura. El borrador, de siete páginas y al que también ha tenido acceso infoLibre, centra bastante la atención en las Marchas de la Dignidad, en las que IU estuvo muy "presente y visible". El coordinador apunta que la respuesta de la ciudadanía fue muy "positiva", por lo masiva, y muestra que la federación representa "la izquierda que suma y crece" si lo hace bien. En la práctica, explica, está configurándose el bloque social y político que la dirección lleva persiguiendo liderar desde hace años, sin "sectarismo" alguno, pero reivindicando la identidad de su política y sus "banderas". "Nuestra credibilidad y nuestra referencia para los sectores en lucha es un indicador positivo [...]. Seguir trabajando para ampliar la unidad es un objetivo prioritario para nuestra organización", escribe. 

Luego pasa a ocuparse, como cabía esperar, de los ataques violentos vistos el 22-M. Lara expresa, sin "ninguna duda", su "rechazo" a la acción de estos grupos, pero denuncia a la par la "estrategia de criminalización" del Gobierno, una deriva "peligrosa y profundamente antidemocrática". 

Las Marchas de la Dignidad reclamaban "pan, trabajo y techo" para todos, y ni un recorte más. El líder recoge ese eslogan para anunciar tres iniciativas legislativas. Junto a la demanda de pan, una propuesta para el establecimiento de una renta mínima de inserción; junto a la proclama de trabajo, la petición de un pleno monográfico de empleo y un plan urgente de lucha contra el paro; y junto a la exigencia de techo, una moción para modificar la Ley Hipotecaria, asegurar la dación en pago, crear un parque público de viviendas en alquiler moderado con los pisos del banco malo (la Sareb) y volver a pedir al Gobierno que retire su recurso de inconstitucionalidad contra la Ley Antidesahucios andaluza. 

Lara se referirá a una medida ya adelantada ayer por este diario: la presentación de una querella sobre Bankia y su matriz, BFA, "que tenga en cuenta la gestión de sus directivos y de su consejo de administración". "Se trata de dar un paso más en la lucha contra la corrupción, de aclarar las responsabilidades de todo tipo en la gestión de una caja fundamental para el sistema financiero español", escribe en su informe. El coordinador ya había hecho ese anuncio hace meses, pero nunca se había materializado. En parte porque el equipo jurídico de IU estaba centrado en la querella por los papeles de Bárcenas y en parte porque entrar en el caso Bankia supone señalar al hombre fuerte de IU en Caja Madrid durante años: José Antonio Moral Santín, al que se le dio de baja como militante una vez fue imputado por el juez. 

IzAb quiere que se prime la política y el respeto a la pluralidad

En la Presidencia también se ratificará, previsiblemente, la lista de las europeas. Aún queda la duda de qué hará Izquierda Abierta. Ayer por la mañana se volvió a reunir Reneses con su homólogo en el partido de Gaspar Llamazares y Montse Muñoz, Antonio Cortés. Avanzaron en el pacto. Por la tarde, se reunió la ejecutiva de IzAb. Tras varias horas de reunión, no hubo consenso. Las posiciones eran dispares. Unos eran más proclives a pactar con la cúpula de IU y zanjar el conflicto, y otros entendían que había que llegar hasta el final. 

El acuerdo fue seguir discutiendo este sábado, antes y durante la reunión de la Presidencia, y ver cómo respira el equipo de Lara. El desencuentro arreció en el Consejo Político del pasado 1 de marzo, cuando el candidato de IzAb, Tasio Oliver, sólo pudo aspirar a ocupar la plaza nueve de la lista pese a haber conseguido un 22,6% de los votos. El problema era que se bloquearon tres puestos para los aliados políticos (el 3 para ICV, el 5 para Anova y el 8 para Chunta Aragonesista) y otros dos para los "referentes sociales y sindicales": el 2 para Paloma López (CCOO) y el 7 para el activista Javier Couso. Los gasparistas protestaron porque consideraban que, por ese 22,6%, le correspondía el número 6 (o el 7, si se confirmara la cremallera). Presentaron, con la Candidatura Unitaria de Trabajadores (CUT), dos recursos contra la Comisión Federal de Garantías, que aún no se ha pronunciado, y pidieron negociar. 

Los avances se produjeron en las últimas 48 horas. Reneses garantizó la plaza 8 para Oliver, dado que CHA pegó portazo a IU hace una semana. Si la federación no lograra ocho escaños, Oliver estaría presente en Bruselas como asesor. Pero además prometió abrir un "nuevo camino de relaciones" con IzAb, una silla de invitado permanente en el Partido de la Izquierda Europea y más recursos económicos. IzAb señalaba anoche que mantiene su "voluntad de pacto", pero siempre que se respete la "pluralidad" y se asuman cuestiones políticas. Es decir, que la formación de Llamazares esté presente en todos los ámbitos de poder, en la toma de decisiones desde su génesis, que se abra IU a la participación de la militancia (fomento de las primarias)... "Queremos más concreciones mañana [por hoy] en la Presidencia, no sólo promesas. Y estamos dispuestos a sacrificar el puesto que queríamos para Tasio, el 7, y bajar al ocho, si se asumen principios políticos básicos. No se trata de tener más dinero o de tener más puestos, sino cambios en las políticas", indicaba un alto cargo. IzAb pesa un 20% en todos los órganos de dirección. 

No obstante, como indicaban otros dirigentes, el principal escollo es que una parte de la cúpula del partido "no se fía" de la dirección federal y prefiere que no se retiren las impugnaciones ante Garantías hasta tener más pruebas del nuevo compromiso de Lara y su equipo.

Chunta da portazo a IU y decide por un 86% aliarse con Equo y Compromís

Chunta da portazo a IU y decide por un 86% aliarse con Equo y Compromís

Más sobre este tema
stats